Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5564661
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Fortalece tu corazón - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Amigos y amigas, bienvenidos a Buenas noticias TV.

Un domingo más, presento desde mi casa,

como todos vosotros, me imagino,

cumpliendo una semana más de confinamiento.

Un confinamiento que a muchos se les está haciendo

muy pesado, ¿verdad?

La incertidumbre de lo que va a pasar en el futuro,

junto con este confinamiento prolongado en el tiempo,

más el miedo al contagio

y también la amenaza de una gran crisis económica

ahí en el horizonte,

está produciendo en la sociedad sentimientos de ansiedad,

de miedo y de estrés.

Ya los expertos auguran que en los próximos meses

muchas personas van a sufrir los efectos emocionales

de esta pandemia.

Por eso nosotros desde aquí, desde Buenas Noticias TV,

queremos sembrar una palabra de aliento

al corazón de todas aquellas personas

que estén ya sufriendo los efectos de esta pandemia.

Y para hablar de ello tenemos con nosotros

a un invitado muy especial.

Él es Jaime Fernández Garrido,

que es escritor y, además, también es doctor en pedagogía.

Pero antes de darle paso, quiero saludar a nuestro director,

a José Pablo Sánchez. Hola, José Pablo, ¿cómo estás?

Pues la verdad es que estoy muy bien,

totalmente recuperado. ¿Y tú cómo estás?

¿Has tenido tú que luchar con los efectos de la COVID-19?

Pues me alegro mucho de que estés bien,

de que estés muchísimo mejor,

y yo, pues gracias a Dios y lo repito,

dando muchas gracias a Dios,

de que me encuentro en perfecta salud,

así que bueno, disfrutando y aprovechando también

de esa salud.

Pues me alegro mucho

y espero que sigas así de sana y de fuerte.

Pues vamos a dar ya entrada a nuestro invitado de hoy.

Hola Jaime, ¿cómo estás? Muy bien.

Encantado de estar con vosotros

y con todos los que nos están viendo ahora.

Hola, Jaime, me alegro que estés bien.

Tengo entendido que tuviste que luchar también con el COVID-19.

Cuéntanos un poco cómo fue tu experiencia.

La verdad es que fue una experiencia bastante complicada.

Estuve más de 20 días en el hospital y, después, en casa,

es obvio, y bueno,

todos los que hemos pasado por este virus,

digamos de una manera más o menos importante,

sabemos que es complicado.

Es un virus que lo tiene absolutamente todo,

pero gracias a la atención de mi médica,

del personal de salud en el hospital,

los cuidadores, incluso a la gente que venía todos los días a limpiar,

la verdad es que pude salir adelante.

Es curioso cómo te ayudan muchas personas.

Recuerdo una vez que estaba temblando

y no paraba y uno de los enfermeros, simplemente,

puso su mano en mi pecho y me dijo:

"Es el virus que te quiere vencer,

pero no vamos a dejar que lo haga".

Y mucha gente orando, pidiendo al Señor por mí.

Y ese cuidado de Dios que lo notas aun cuando estás

o te sientes casi desesperado, pero sabes que él está ahí,

es lo que cambia absolutamente todo

y realmente ha merecido la pena,

aunque hayan sido días muy complicados.

Beni comentaba al principio de nuestro programa

que esta crisis sanitaria

está creando toda una serie de efectos emocionales

como temor, tristeza, ansiedad, estrés...

Y tú, precisamente, escribiste un libro

que se titula "Corazón indestructible".

¿No te parece que es eso lo que necesita hoy

nuestra sociedad?

Sí, y lo que necesitamos es, no solamente nuestro corazón,

sino todo nuestro ser.

No desanimarnos y también ver

todo lo que Dios tiene preparado para nosotros.

Es decir, seguir luchando,

no solamente por la cuestión del virus,

sino también en nuestra vida,

y comprender que muchas veces,

incluso cuando nosotros pensamos pues: "Ha sucedido un milagro",

a lo mejor alguien que no es creyente,

que nos está viendo, piensa,

recuerda situaciones en las que creía

que su vida se perdía y era Dios quien le estaba cuidando.

Entonces, esa es la cuestión,

darnos cuenta de que Dios sigue ayudándonos

a pesar de todo y que este tiempo, incluso que estamos en casa,

que tenemos que aprovecharlo para hablarnos, para abrazarnos,

para darnos cuenta de las cosas que son importantes,

que en cierto modo este virus, de una manera cruel,

nos las hace recordar,

el estar juntos y la posibilidad también de poder contarle

todo lo que hay en nuestro corazón a Dios, a nuestro Creador.

Y es obvio, también leer su palabra.

Es como darle la vuelta, todas las cosas malas

convertirlas en buenas y, entonces, nuestra vida puede ser diferente.

Tú eres doctor en Pedagogía,

escritor de varios libros, conferenciante internacional,

pero en tu libro, principalmente,

te fundamentas en las enseñanzas de la Biblia,

de la Palabra de Dios, para reforzar tus argumentos,

¿por qué la Biblia

y no las teorías o las opiniones de los expertos?

Porque la Biblia es la palabra de nuestro Creador,

el que nos hizo sabe exactamente lo que hay

dentro de nosotros, a nuestro alrededor,

lo que pasa en la naturaleza.

Él mismo incluso nos dio la capacidad para hacer ciencia.

Todo lo que muchos investigadores están desarrollando estos días

es porque Dios nos dio esa sabiduría.

Por eso tenemos que volver a su palabra.

Una experiencia personal es que justo el primer día

que estaban en el hospital, una de las personas que me atendió,

en un momento que había una crisis muy fuerte de salud,

pues él me dio unas medicinas en vena,

me ayudó y yo...

Y cuando me preguntó, me dijo: "¿Estás mejor?".

Yo le dije: "Sí, estoy mejor gracias a Dios".

Y la respuesta de él fue:

"Dios no tiene nada que ver en esto".

Y yo le dije: "Sí, tiene mucho que ver,

porque Dios te dio la sabiduría y el cariño

con el que me estás tratando".

Esa persona se dio cuenta de que realmente era así.

Dios es la fuente de la vida, entonces, si le damos la espalda él,

perdemos la vida. Si no leemos la Biblia,

no nos damos cuenta de cuál es la fuente de la vida

y, al mismo tiempo, sabemos

que todo lo que él dice lo cumple siempre.

Entonces, la Biblia es nuestra seguridad,

porque podemos escucharle a él personalmente,

nos habla a cada uno de nosotros.

Jaime, tú has experimentado, como estás contándonos,

los efectos del virus

y es inevitable sentir que el temor

y la incertidumbre están sobre nosotros

y no se van a marchar hasta que,

en principio, esto termine.

Muchas personas se preguntan: "¿Me voy a contagiar?".

Están con ese miedo.

O: "Voy a perder el trabajo",

o: "Si voy a volver a ver a mi abuelo o a mi abuela".

¿Qué les dirías tú acerca de cómo Jesucristo

puede ayudarles en medio de esos temores?

Mira, algo que me impresiona es que la misma palabra de Dios

nos dice que lo que echa fuera el miedo

no es ser valientes,

sino el amor, el amor y la confianza.

Cuando sabemos que Dios nos ama y le amamos a él,

confiamos en él.

Pero no solamente en una situación como esta,

sino en cualquier momento de nuestra vida.

Dios, yo les diría a cualquier persona

que Dios está con él, con ella, en el lugar donde estás,

sea cual sea la situación, Dios está contigo.

Si pierdes el trabajo, Dios está contigo.

Si estás enfermo o si estás sano, él no nos abandona nunca.

Estoy de acuerdo contigo, Jaime,

pero estoy seguro que conoces a personas,

que nos estaban viendo ahora, que para ellos

esto que estamos diciendo es simplemente religión,

que ya han probado y que no funciona.

¿Qué les dirías?

Muchas veces, la gente Dios identifica...

La gente identifica, perdón, a Dios con la religión y no es así.

La religión, para decirlo muy rápido,

son nuestros esfuerzos por llegar a él.

La Biblia nos presenta algo completamente diferente.

Y es Dios mismo viniendo a cada uno de nosotros, o sea,

poniéndose a nuestra altura en la persona del Señor Jesús.

Uno de los versículos que más me ha ayudado

estos días en el hospital,

puede parecer impresionante,

pero era el momento en el que el Señor Jesús

iba a ir a la cruz, cuando él le dice a sus discípulos:

"Muero de tristeza".

Yo sé que hay personas que nos están viendo ahora

que por muchas circunstancias están sintiéndose morir de tristeza,

pues les estamos hablando de un Salvador

que sabe exactamente lo que es eso,

que él lo pasó por mí,

por cada uno de los que nos están escuchando.

Entonces, eso cambia por completo

todo lo que nosotros pensamos en cuanto a Dios.

Jaime, pues sabemos que eres una persona

que conoce a mucha gente por tu trabajo,

también en la televisión gallega,

dirigiendo el programa "Nacer de Novo".

Nosotros tenemos una sorpresa para ti.

Tenemos a un buen amigo tuyo al otro lado

que en un momento te va a saludar.

Bienvenido, Donato.

(RÍE) Hola, muy buenas a todos.

Hola, mi querido Jaime.

-Bien, qué alegría verte de nuevo. -Un excelente tío.

Bueno, ya ves que adelgacé un poco, pero todo bien.

-Pero sigue guapito.

Bueno, Donato, bienvenido a nuestro programa.

Es un placer muy muy grande poder estar aquí con vosotros,

que Dios os bendiga a todos.

Es una felicidad poder estar aquí con Jaime también.

Pues la audiencia de Buenas Noticias TV sabe

que Donato es uno de los jugadores de fútbol

más queridos y reconocidos en España.

¿Cuánto tiempo hace que conoces a Jaime, Donato?

A Jaime le conozco de muchos años.

Si cuento los años... Es que estamos muy mayores.

Pero yo creo que 89 fue el año que conocí a Jaime,

por medio también de nuestro hermano,

querido Baltasar.

Y la verdad, es que desde que nos conocimos

hemos tenido una gran amistad.

Hola Donato,

nos alegra mucho que puedas participar en nuestra conversación.

Estamos hablando con Jaime de cómo ayudar a las personas

que están sufriendo temor, tristeza y ansiedad

por causa de la pandemia. ¿Qué es lo que te ayuda a ti

cuando tienes momentos de temor y de tristeza?

Yo llevo siempre un versículo conmigo que es Isaías 41:10.

"No temas porque estoy contigo,

porque yo soy Dios y te fortalezco.

Siempre ayudaré, siempre sustentaré, con la diestra de mi justicia".

Entonces, yo no tengo temor.

Me preocupan mucho más las personas

en esta situación de pandemia de este virus, que a mí mismo.

Yo tengo mi vida clara,

yo confío plenamente en él y su palabra

y la verdad es que intento desde mi casa

motivar a las personas.

Creo que es una oportunidad de poderse acercar más a Dios,

de poder confiar en él.

Donato, Jaime,

hay muchos versículos de la Palabra de Dios

que pueden ser de aliento para el corazón

que está ahora sufriendo.

De hecho, Donato, tú acabas de compartir uno.

Pero me gustaría que abundásemos en esta línea,

me gustaría pediros a cada uno de vosotros

que comentaseis otros textos que también os animan

cuando estáis en momentos de ansiedad y de temor.

Empieza tú, Donato.

El versículo que leo desde mi infancia,

desde antes de conocer a Cristo.

Con mi Señor el salvador es: "El Señor es mi pastor

y nada me faltará".

Nada, nada, cuando dice nada, es nada.

Nada me faltará.

Y otro es el Salmo 37:5.

"Entrega tu camino al Señor, entrega tu camino al Señor,

confía en él y él lo hará".

Vaya, Donato, es curioso que yo tengo también

ese versículo como el lema para mi vida, el Salmo 37:5.

Jaime, ¿cuál sería el texto que tú quieres compartir?

Pues uno de una de las cartas del Nuevo Testamento que nos dice

que el Señor Jesús vivió según el poder de una vida indestructible,

y durante estos días, ha cobrado fuerza ese versículo.

Primero, porque él vivió así y segundo,

porque quiere que nosotros vivamos así,

el poder de una vida indestructible.

Una vida que es por toda la eternidad.

Pero, contrariamente a lo que la gente piensa,

esa vida comienza ahora.

Siempre que el Señor habló de la vida eterna

habla en presente.

Así que puedes disfrutar de esa vida ahora mismo

y una vida que ningún virus ni ninguna circunstancia

puede vencer porque es una vida para siempre.

Este es el momento.

Hoy es el momento de tomar una decisión,

de seguir al Señor Jesús

y eso hará que vivamos según ese poder,

aún con todas las circunstancias y las dificultades de la vida.

Pero vivir esa vida para siempre,

una vida indestructible con el Señor.

Pues muchas gracias, Jaime, Donato, por acompañarnos.

Que Dios os bendiga.

Encantado de estar con vosotros y de ver a Donato también

y a todos los que nos están escuchando.

Muchísimas bendiciones a todos también de mi parte.

Pues muchas gracias, Donato, gracias, Jaime,

por habernos acompañado esta mañana

y ha sido muy interesante escucharos a los dos.

Nos tenemos que marchar,

pero queremos hacerlo animándoos de nuevo a leer la Biblia

para que podáis tener ese alimento para vuestra alma

que hemos estado mencionando todo el tiempo en esta entrevista.

Sólo tienes que mandarnos un WhatsApp al número:

Con la palabra Biblia y ten enviaremos un enlace

para que te la puedas descargar en tumóvil o en tu tablet

y puedas leerla cada día

con planes de lectura muy interesantes.

El teléfono, repito, del WhatsApp es el:

Mucho ánimo para esta semana.

Gracias por acompañarnos y no lo olvides,

tú vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Fortalece tu corazón

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas noticias TV - Fortalece tu corazón

26 abr 2020

La duración prolongada del confinamiento, el miedo al contagio, la incertidumbre sobre el futuro y la amenaza de una severa crisis económica está generando en la sociedad ansiedad, miedo y estrés.

ver más sobre "Buenas noticias TV - Fortalece tu corazón" ver menos sobre "Buenas noticias TV - Fortalece tu corazón"
Programas completos (653)
Clips

Los últimos 654 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios