Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5547678
Para todos los públicos Buenas noticias TV - La fe de Germán y Rosario - ver ahora
Transcripción completa

Amigos, amigas, bienvenidos a "Buenas Noticias TV".

Nos acercamos hoy de nuevo a un hogar evangélico

para conocer cómo viven su fe cada día,

y también cómo tratan con las dudas y los misterios de Dios

que la mente no ha llegado a resolver.

Pero antes, queremos pedirte que entres en nuestro Facebook

o Twitter y compartas con nosotros tu opinión.

Respóndenos a esta pregunta:

¿Qué te ayuda a superar tus dudas?

Vamos ya a conocer a la familia de hoy.

Hola, soy Germán

y os presento a mi esposa Rosario,

vive también con nosotros nuestro hijo Roberto, Roby,

y ahora, tenemos también tres sobrinas,

que han venido de El Salvador,

Sara, Linda y Vicky.

Me encontraba en el trabajo

muy triste,

muy...

frustrada por una noticia que me habían dado,

y en ese momento,

yo estoy llorando y, pues...

cuando me preguntan que qué me pasa,

yo dije en ese momento: "Es que me quiero morir".

Y una de...

Este hermano que me hizo la pregunta,

es hermano hoy, en ese momento, yo no, no,

no tenía mucho conocimiento de Jesús.

Y cuando me pregunta que por qué quiero...

quiero morir, entonces, le digo,

pues le comento la situación que estoy viviendo, ¿no?,

y me dice: "Pues quiero hacerte una pregunta,

¿qué pasaría si tú murieras?".

Y le dije: "Pues no lo sé".

Yo conocí al Señor con 14 años,

cuando me hablaron de Cristo,

pero prácticamente, estuve toda mi juventud

apartado de él, alejado de él,

y prácticamente, metido en el fango

de vicios, de pecado.

Y un día, me hablaron de Cristo.

Un primo mío me habló de Cristo

y me contó que si yo no me arrepentía,

pues esa misma noche, me podía ir al infierno.

Entonces, en ese mismo momento,

me puse de rodillas

y le pedí al Señor perdón...

por mis pecados, que me perdonara,

y le recibí como mi señor

y salvador.

Entonces, empieza a explicarme

que Jesús me amaba,

que Jesús había venido a morir en la cruz por mis pecados.

Entonces, todo lo que él empezó a contarme

se me hacía tan bonito,

tan... tenía en ese momento

una tranquilidad de todo lo que me estaba contando,

y vino ese momento donde él me dice: "¿Tú quisieras recibir a Jesús

como el señor de tu vida,

el que salva tu vida del infierno?".

Y yo digo: "Sí, claro que sí".

Y entonces, en ese momento,

él me dice: "Pues, ¿quieres hacer una oración conmigo?".

Y yo le dije que sí.

Yo era antes una persona muy...

nerviosa, muy...

gritona, me enfadaba con mi familia,

con mis hermanos, con todo el mundo, siempre estaba peleándome,

y el Señor ahora me ha cambiado totalmente,

me ha dado una paz y una tranquilidad

que no se puede explicar...

con palabras, ¿no?,

y él lo ha traído a mi vida,

ha traído muchísimo gozo

y muchísima paz en ese sentido.

Ha transformado totalmente mi vida,

sacarme de las drogas,

de prácticamente...

vicios que no quiero contar para no ensuciar los oídos

de personas que nos estén viendo y escuchando.

Y le doy muchísimas gracias al Señor por haber...

transformado totalmente...

mi vida, ha cambiado, ha cambiado mi vida.

He tenido a mis dos hijos, ¿no?, mi hijo Roberto

y mi hija, pues... que falleció,

a través de...

Ella nació con un problema respiratorio.

Yo hablaba con los médicos, me decían, pues que...

que la niña tenía un problema respiratorio

al nacer prematura.

Entonces,

esta situación, ella, a medida que va creciendo,

pues le...

tenía mucho... mucho problema respiratorio.

Y cuando fallece,

cuando está ella en el estado de coma,

el médico me explica

que ella iba a tener unas secuelas

hasta si ella salía de todo eso,

hasta ser adulta.

No iba a tener una vida normal, de ir al colegio,

porque tenía problemas respiratorios, entonces,

incluso sus clases tenían que ser en el hospital.

Ese momento,

me dice el médico: "Mira, está en un proceso

que aquí, solo Dios".

Y entonces, pues yo recuerdo dar un beso a mi niña

y dije: "Señor, que se haga tu voluntad".

Me fui a casa

y al siguiente día, pues me llaman, que...

que la niña...

ya había fallecido.

Y el Señor, en toda esa etapa, pues...

me sostuvo y me fortaleció,

y una de las cosas

que el Señor me ha enseñado es que...

lo que tengo,

mi único hijo,

pues que...

que es lo que tenía, pues lo cuidara y lo valorara,

porque es lo que él había dejado.

Estando viviendo en Canillejas,

recuerdo ir al INEM ahí,

en Pueblo Nuevo,

y decirme los del INEM que ya no...

ya no tenía ningunas prestaciones ni ayudas.

Entonces, pues...

regresé al metro

y cuando entré al metro,

pues me quedé totalmente bloqueado,

bloqueado mentalmente, no sabía ni por dónde...

salir, ni por dónde entrar,

me quedé prácticamente bloqueado.

Entonces, me senté allí, en un banco,

y le pedí al Señor que me ayudara.

Y en un momento, un instante,

Dios, como que desbloqueó...

totalmente mi mente

y pude llegar a Canillejas.

Fue una situación muy difícil para mí,

porque no tenía dinero ni para volver a Canarias,

ni tenía dinero para pagar el alquiler,

porque estaba en alquiler en una habitación.

Pero...

gracias a la misericordia del Señor, el Señor, pues...

me dio mucha tranquilidad en ese tiempo

y empezó a poner personas en mi camino

que empezaron a ayudarme, ¿no?,

con dinero, con cosas y tal,

y gracias a Dios,

pude salir de esa situación.

Recuerdo que...

el hermano que me habló de Jesús,

una de las cosas que él me aconsejó

después que hice la oración era leer la Biblia.

Que tuviera una relación personal con Jesús,

que yo le contara todo lo que yo sentía,

como que él estaba a mi lado todo el tiempo,

y eso es una relación que él te escucha,

todo lo que tú sientes,

él lo escucha, él está contigo

y eso es algo que...

he vivido en mi relación personal con Jesús.

Cuando comenzamos de novios, de noviazgo,

pues yo...

prácticamente,

estaba sin trabajo.

Ella sí trabajaba, mi esposa trabajaba...

algunas horas en una casa,

y cuando decidimos casarnos,

pues prácticamente, no teníamos mucho dinero.

Yo estaba con la evangelización,

yo tenía mucho trabajo

dentro de la Iglesia con las mujeres.

Entonces, hubieron mujeres, hubo una,

que gracias a Rose, que fue una bendición,

que dice: "Yo me encargo de conseguirte el vestido",

y de todos esos detalles.

Después, ella se encargó también de que había, pues...

"Las personas que quieran colaborar con Rosario,

pues que se apunten".

Y entonces, empezaron a llegar la gente que se apuntaba,

"Pues yo quiero colaborar en esto".

Por ejemplo, Alberto, un hermano argentino,

trajo empanadillas,

otros hermanos de Colombia hicieron la carne, el pescado,

una hermana brasileña

hizo una ensaladilla muy rica

y todos los hermanos colaboraron prácticamente

con lo que es...

toda la boda.

El Señor, ahí,

para mí, fue algo muy especial,

porque prácticamente, yo no estaba al cuidado de todo eso,

sino era el Señor a través de mis hermanos,

cuidando cada detalle de esa boda,

y la verdad es que...

doy gloria a Dios por ello, porque realmente,

una de las cosas que he podido vivir

es que cuando tú te ocupas de las cosas del Señor,

él está cuidando también de tus cosas.

A lo largo de la vida, a todos nos vienen dudas, ¿no?

Porque podemos estar pasando por momentos...

difíciles, y no entender muchas cosas, y nos vienen dudas.

Uno evita todas esas dudas

cuando uno totalmente...

confía en la palabra de Dios,

esa palabra que es infalible,

esa palabra que no contiene errores,

aunque uno no lo entiende todo, hay versículos

que uno lee y no lo puede entender,

y buscas en comentarios, y uno dice una cosa, otro dice otra,

pero realmente, cuando uno confía totalmente

en la palabra de Dios, que no contiene errores

y pones toda tu confianza en el Señor y toda tu fe ahí, ¿no?,

esas dudas,

para mí, por lo menos, se disipan.

Si en ese momento, no me hablan de Jesús,

no sé, quizá hubiera...

estuviera perdida,

no tuviera la seguridad que tengo ahora,

de tener esta seguridad

que el día que muera, estaré con el Señor.

Y si no hubiera sido por este hermano,

pues estuviera perdida, realmente.

Muchas gracias a nuestros amigos

por abrirnos las puertas de su casa,

pero también por compartir

con todos nosotros sus experiencias.

José Pablo, ¿tú entiendes todo lo que viene en la Biblia?

Ojalá, qué más quisiera yo,

la verdad es que tengo una lista larga de preguntas

que pienso hacer el día que esté con Jesús, muy larga.

¿Y qué hacemos con esos misterios

de Dios que no entendemos?

Pues hace tiempo, me dieron un consejo

que me parece muy acertado,

con la Biblia debemos hacer igual que con las espinas del pescado,

las apartamos y comemos el pescado.

Hay tanta comida rica en la Biblia que sería una pena rechazarla

porque tiene espinas.

Yo conozco gente que no come pescado por las espinas,

ellos se lo pierden.

La Biblia nos enseña lo siguiente,

y lo encontramos en una carta del Apóstol Pedro, dice:

"Tened presente que la paciencia de nuestro Señor

significa salvación,

tal como escribió también nuestro querido hermano Pablo,

con la sabiduría que Dios le dio.

En todas sus cartas, se refiere a estos mismos temas.

Hay en ellas algunos puntos difíciles de entender,

que los ignorantes e inconstantes tergiversan,

como lo hacen también con las demás escrituras

para su propia perdición".

Incluso Pablo

decía cosas que el apóstol Pedro está comentando

que son difíciles de entender.

El consejo que da Pedro

es que tengamos precaución.

Es mejor dejar un asunto sin respuesta

a torcerlo o pervertir una enseñanza.

Con esa actitud de humildad,

de precaución,

debemos seguir alimentando

nuestro corazón con la palabra de Dios,

disfrutando de tantas verdades sencillas y claras

que llenan nuestro corazón,

reconociendo que no lo sabemos todo,

pero que el Dios

que hace salir el sol cada mañana es un Dios bueno,

de quién me puedo fiar.

Pues para conocer esas enseñanzas de Jesús,

¿qué mejor manera que leer el Nuevo Testamento?

Aquí está la historia de Jesús,

así que si no lo tienes todavía,

llámanos al teléfono 91 743 44 00

y te lo haremos llegar gratis

gracias a la librería Abba.

Y el teléfono, lo repito.

Para nuestro club de amigos, si formas parte de él,

vamos a sortear este libro titulado "Nuevo ateísmo",

un libro de Antonio Cruz

que nos hace llegar la editorial Clie.

Y seguimos necesitando amigos que se unan a este club

para poder seguir haciendo nuestra labor de regalar la Biblia

y ayudar a todos aquellos que nos pedís ayuda espiritual,

así que entra en la web, o llámanos, o mandamos un WhatsApp,

y te explicamos cómo ser parte del club de amigos.

Gracias por tu atención en este día

y no lo olvides, tú vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La fe de Germán y Rosario

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas noticias TV - La fe de Germán y Rosario

29 mar 2020

Nos acercamos hoy a un hogar evangélico para conocer cómo viven su fe cada día y cómo tratan con las dudas y misterios de Dios que la mente no ha llegado a resolver. 

ver más sobre "Buenas noticias TV - La fe de Germán y Rosario" ver menos sobre "Buenas noticias TV - La fe de Germán y Rosario"
Clips

Los últimos 638 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios