Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5686983
Para todos los públicos Buenas noticias TV - El carácter de Zacarías - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, amigos y amigas de "Buenas noticias TV".

Muy bienvenidos.

Ser sacerdote, estar casado y tener hijos

es una gran bendición de Dios.

La esposa y los hijos del sacerdote complementan su carácter

y le dan una perspectiva de la vida y de las relaciones humanas

imposible de conseguir de otra manera,

cómo vamos a ver hoy al acercarnos a la vida de Zacarías.

Para hablar sobre este personaje de la Biblia,

José Pablo Sánchez, director del programa,

va a entrevistar a Rubén Gramage.

Él es pastor de la iglesia bautista el Buen Pastor de Madrid.

Pero antes nos gustaría conocer tu opinión,

así que entra en el Facebook o Twitter de "Buenas noticias TV",

y cuéntanos qué ha aportado el matrimonio a tu carácter.

Hola, Rubén. ¿Qué tal?

Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Hola, José Pablo. Hola, Beni.

Rubén, encantados de tenerte aquí.

Tu eres pastor de una congregación evangélica.

Estás casado. Sí.

Sí, sí. ¿Y tienes hijos?

Sí, tengo dos hijos. Estupendo.

Pues, Rubén, me gustaría saber

si para tu ejercicio de la labor pastoral,

tener familia, mujer e hijos es algo dificultoso.

Es decir,

si preferirías estar soltero o es un complemento y una ayuda.

Es un complemento y una ayuda estar casado.

Yo prefiero estar casado.

Es cierto que ahora mismo mis hijos son pequeños,

con uno y cuatro años,

y a veces pues eso genera algunas distracciones en el hogar,

como es típico de las edades pequeñas,

pero es mucho mejor casado y el trabajo en equipo,

que es uno de nuestros valores.

Estupendo. Pues, Rubén,

¿qué te parece si nos sentamos y seguimos hablando

acerca de este tema? -Muy bien.

La verdad es que es un tema muy interesante,

porque casarse y formar una familia,

construir un hogar con la esposa y los hijos,

es una de las aspiraciones más nobles

que cualquier persona puede desear

y una de las grandes bendiciones de Dios para el ser humano.

La experiencia de la paternidad,

la expectación del nacimiento de tu hijo o de tu hija,

sostenerlo en tus brazos recién nacido

y enseñarle a caminar en la vida

son experiencias que forjan nuestro carácter

y nos ayudan a entender el carácter de Dios,

por eso, para un sacerdote, un pastor, un ministro de culto,

el matrimonio es una gran oportunidad

para desarrollar sus habilidades y fortalecer su ministerio,

como veremos hoy en la vida de Zacarías.

Rubén, en la Biblia se mencionan a muchos Zacarías.

Aquí vamos a hablar precisamente de Zacarías,

el padre de Juan el Bautista,

que, además, estaba casado con Elisabet.

¿Qué crees que le aporta a Zacarías precisamente,

a su carácter, el matrimonio?

-Hombre, yo pienso que a ellos les sumó,

porque el carácter es algo que vamos adquiriendo

a lo largo de nuestra vida.

Y, por ejemplo,

si una persona es más nerviosa

y se casa con una persona que es más tranquila,

pues esas cosas se van adquiriendo como elementos del carácter.

Entonces, yo creo que para ellos fue algo que les sumó,

igual que para muchas personas.

Creo que, con el paso del tiempo, están más tiempo casados,

pues esos elementos del carácter,

de la manera en la que reaccionamos ante las experiencias de la vida,

pues se van compartiendo.

Entonces, a lo largo de los años, contra más años casado,

parece que se van adquiriendo

elementos del carácter de la otra persona con la que están.

Bueno, yo estoy casado y te aseguro que mi carácter sería muy diferente

si no estuviera casado con mi esposa.

Ella me ha ayudado mucho a forjar mi carácter y sigue haciéndolo.

-Doy muchas gracias a Dios por ella. -El mío también.

La verdad es que sí.

Y es curioso que Lucas, el escritor del Evangelio,

cuando describe la situación de Zacarías,

pues dicen que eran, pues eso, justos, que eran irreprensibles,

que eran buenas personas,

pero hay un pero ahí, ¿no?

El pero qué dices es: "Pero no tenían hijos", ¿no?

-Sí.

Y me surge la pregunta: ¿por qué la gente buena, la gente justa,

pues no siempre reciben las peticiones,

vamos a decir también razonables, que le plantean a Dios?

-Claro, porque Dios es soberano. Eso para empezar.

Entonces, a veces no concede, pues, todas las cosas,

a pesar de que seas bueno.

Para mí, el mejor ejemplo es que Dios es como un padre,

un padre bueno que da cosas buenas a sus hijos,

por lo tanto,

hay veces que no nos conviene aquello que estamos pidiendo a Dios,

o no nos conviene en ese momento exactamente, ¿no?

Nosotros, los seres humanos tenemos

una perspectiva cronológica de la vida,

mientras que Dios, que es un Dios eterno,

pues tiene un plan para cada uno de nosotros,

y eso, a veces, no nos termina de encajar.

Nuestros tiempos no son los tiempos para Dios.

-(ASIENTE) -Esta es una de las cuestiones.

La verdad es que también aprendemos mucho

de la perseverancia del propio Zacarías,

y por fin aparece un ángel

que, en un momento muy especial de la vida de Zacarías,

que está ahí...

De las pocas veces que tenía oportunidad de entrar

en lugar santo para hacer la presentación de la ofrenda,

y dice que está ahí precisamente, que está por suerte ahí,

y lo primero que le dice el ángel es:

"Tu oración ha sido oída".

¿Cuántos años aproximadamente crees que habrán pasado

desde que Zacarías empezó a orar por un hijo

hasta que aparece el ángel y le dice:

"Mira, tu oración ha sido oída"?

-Supongo que décadas, porque se dice que eran ya mayores,

pues habla de muchísimo tiempo,

el tiempo suficiente como casi haber tirado la toalla,

por supuesto, ¿no?

Porque, biológicamente no podían.

Y pensar: "Bueno, no es posible".

Y eso nos está enseñando

el valor de la perseverancia en oración,

estar orando al Señor,

porque él puede conceder la petición en el momento realmente oportuno,

que fue ese momento donde el ángel se lo comunica.

Así que es muy interesante,

la perseverancia,

la constancia en la oración y en nuestras peticiones a Dios.

Curioso, ¿no?

Que ha estado tantos años orando, tantos años perseverando,

tantos años pidiendo a Dios que viniera ese hijo,

y cuando por fin Dios se aparece y le dice: "Vas a tener un hijo",

pues él le hace una pregunta bastante lógica,

bastante razonable, ¿no?

Dice:" Bueno, ángel,

¿no sabes que mi mujer ya tiene la menopausia?".

Es decir, ahí hay una especie de lucha

entre lo que es la razón y la fe.

¿Cómo resolvemos esa tensión?

De hecho, el ángel le dice: "Vas a quedar mudo por dudar".

¿Cómo resolvemos esa tensión entre la razón,

lo razonable y la fe?

Pues, José Pablo, esa tensión además no es nada nueva en la Biblia,

porque, te acordarás perfectamente de Abraham y Sara,

que curiosamente es lo mismo.

A mí me llama muchísimo la atención,

porque en el Antiguo Testamento, la Biblia comienza

con una historia totalmente parecida a como empieza el Nuevo.

¿Por qué?

Porque está diciéndonos el principio,

está subrayando que lo que es imposible para nosotros

es posible para Dios.

¿Qué es eso? La vida.

La vida es obra de Dios,

es el único que puede otorgarla y nosotros nos corresponde...

Pues somos...

Somos personas que, a veces, desde la lógica

no llegamos al porqué de esas respuestas.

Hay personas que se acercan a la fe por medio de dudas,

que es lo que le pasó a Zacarías en este momento,

que se hace preguntas

y obviamente duda desde la desde la razón,

pero, finalmente, pues Dios le hace ver esa petición

que fue concebida en ese momento, ¿no?

Parece ser como que a Dios no le importa que tengamos dudas

cuando al final estamos dispuestos a andar

y actuar de acuerdo a sus promesas.

Porque, evidentemente luego tuvieron un bebé, es decir,

Zacarías y Elisabet tuvieron que cumplir

con sus obligaciones matrimoniales

y, a pesar de sus dudas, y a pesar de estar ya mudo,

consiguieron actuar de acuerdo a las promesas de Dios.

Yo creo que es muy importante

todas estas cosas que aprendemos de Zacarías.

Bueno, por fin nace Juan el Bautista

y resulta que ahí hay un debate entre la tradición

que decía que el niño debía llevar el nombre del padre, ¿no?

-Sí. -Y Elisabet está diciendo:

"No, se va a llamar Juan".

Y bueno,

pues parece que la pobre no tenía capacidad de convencer

al resto de familiares cuando ya por fin Zacarías

pide que le traigan una tablilla para escribir

y allí escribe: "Su nombre es Juan".

En ese momento recupera el habla,

pero aquí vemos la tensión entre las tradiciones

y lo que Dios dice.

¿Qué te parece? ¿A quién debemos de hacer caso,

a lo que dice la tradición

o a lo que nos dice Dios en su Palabra?

Por supuesto, lo que nos dice Dios en su Palabra.

La tradición a veces puede tener un peso,

pero si lo comparas con Dios,

pues siempre debemos hacer caso a Dios,

por lo que por lo que decía antes, es Dios el autor de la vida.

Entonces es lógico que le pidamos instrucciones

o que él dé instrucciones de cómo vivir

con una vida abundante,

una vida plena, y entonces debemos hacer siempre caso a Dios.

A mí me llama mucho la atención y me gustaría leerte

o recordar un texto que encontramos en Hebreos capítulo 11.

Perdón, Hebreos capítulo 1 versículo 1,

que dice que "Dios habiendo hablado de...".

"Habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras",

como por ejemplo a Zacarías con el ángel,

"en otro tiempo,

habiendo hablado en otro tiempo a nuestros padres por los profetas,

en estos últimos días nos ha hablado por el Hijo".

Entonces Dios es un Dios que se comunica,

que se revela a cada uno de nosotros.

Y para nosotros es muy importante saber

lo que Dios nos está revelando y hacer caso.

Por lo tanto, yo siempre me quedo con hacer caso a Dios,

que sí que es cierto que se ha revelado

de maneras muy diferentes a cada uno de nosotros,

como también hizo con Zacarías y con Elisabet.

Y, de hecho,

uno de los problemas que puede haber es que a veces las tradiciones

se pueden revestir también como algo religioso,

como si Dios mismo fuera quien está detrás de ciertas tradiciones.

De hecho, este fue un conflicto

que tuvo el mismo Jesucristo que lidiar con él.

Y es un problema, porque yo creo que ahí es donde posiblemente

más tensión puede haber.

Pero, como acabas de decir,

la tensión se soluciona acudiendo a la palabra.

Vamos a la palabra y vemos si esa enseñanza,

esa tradición, tiene un fundamento realmente en la Biblia,

una buena interpretación de la Palabra de Dios,

y eso nos ayuda a decidir y actuar de una forma clara.

Y cuando por fin recupera la vista Zacarías,

¿Qué es lo que hace?

-Recupera el habla. -Eso.

(RÍEN)

-Recupera el habla. -Recupera el habla.

Lo primero que hace es bendecir a Dios.

Y además aquello llamó muchísimo la atención

a toda la provincia, a Judea.

Y lo primero que hace es profetizar, ser lleno del Espíritu Santo,

nos dice el evangelio de Lucas,

y comienza a profetizar

como si fuesen palabras textuales de los Salmos y de los profetas,

porque nos dice el texto que estaba lleno del Espíritu.

Esto es un detalle muy muy importante,

porque nos está diciendo que él empieza a hablar,

pero, realmente, el que está hablando

es el Espíritu Santo.

A veces, o por lo menos la lección que yo saco

es que muchas veces es necesario que nosotros callemos,

o pasemos por períodos de silencio

para que sea Dios el que el que comunique

su mensaje para nosotros.

Sí, qué importante es cuando tenemos la capacidad de hablar,

de la vista también, pero de hablar,

adorar a Dios, bendecir a Dios, reconocer las maravillas de Dios.

Hay tantas maravillas en nuestra vida

que a veces no expresamos con nuestra...

No verbalizamos, ¿no?

Y creo que Zacarías era una persona que era capaz

no solamente de vivir una experiencia

como la que vivió, maravillosa, sino también de honrar,

elogiar a Dios por la obra que había hecho en su vida.

Y creo que eso nos bendice a todos cuando lo hacemos.

Creo que es algo que debemos de practicar más, ¿no?

-Sí, sí, totalmente.

Verbalizando, decir las cosas buenas que Dios nos da,

darle ese reconocimiento a él en nuestra vida,

y bendecirle, que es lo que significa esa palabra.

Hablar bien de lo bueno que es Dios,

que es como un gran padre que nos ama a todos.

-Y haciendo un pequeño resumen de todo lo que hemos hablado,

¿cuáles serían las características del carácter de Zacarías

que tú resaltarías?

Yo resaltaría la obediencia, que...

Cuando dice que son rectos, irreprensibles,

pues esa obediencia a las ordenanzas, a todo, además,

nos dice la Biblia.

Yo me quedaría con que era una persona obediente

en su carácter y también con que era valiente,

porque después de toda esa experiencia,

profetizar,

después de tantos años de silencio

que eso a veces es un detalle de esta historia

que puede pasar desapercibido,

pero hacía tiempo que no había un profeta, 400 años,

entre el Antiguo y el Nuevo Testamento,

y Zacarías, pues profetiza lleno del Espíritu Santo.

Y yo resalto, sobre todo, o me quedo

con la valentía que tuvo él como profeta.

Entonces me quedo con la obediencia y con la valentía,

cosas de su carácter muy ejemplares para nuestras vidas.

Ojalá todos nosotros seamos así tan obedientes

a lo que Dios dice y valientes.

-Yo añadiría la paciencia.

Hablábamos de todos esos años esperando la promesa de Dios

y al final Dios recompensó su perseverancia y su paciencia.

La verdad es que sí,

que hay mucho que podemos aprender de Zacarías,

y confío que la gente que nos está ahora mismo viendo

pueda acercarse a este pasaje en el primer capítulo de Lucas

y conocer más por ellos mismos

todo lo que nos enseña la Biblia acerca de Zacarías.

Muchas gracias, Rubén, por acompañarnos hoy.

-Que Dios te bendiga. -Igualmente, y a vosotros.

Así es, queremos animarte a leer la Biblia.

Gracias a la labor de las iglesias evangélicas

y a la generosidad de la Sociedad Bíblica de España

podemos regalarte este Nuevo Testamento.

Si todavía no lo tienes,

llámanos ahora al teléfono 91 743 44 00.

Y como digo, te lo haremos llegar gratis.

Y para todos aquellos que formáis parte de nuestro club de amigos,

sortearemos este libro,

"Secretos del liderazgo de Billy Graham",

un libro escrito por Harold Myra y Marshall Shelley,

que es un regalo que nos llega

gracias a la generosidad de la asociación Decisión.

Muchas gracias por vuestra atención y no lo olvides:

Tú vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El carácter de Zacarías

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas noticias TV - El carácter de Zacarías

18 oct 2020

Ser sacerdote, estar casado y tener hijos es una gran bendición de Dios. La esposa y los hijos del sacerdote complementan su carácter y le dan una perspectiva de la vida y de las relaciones humanas imposible de conseguir de otra manera.

ver más sobre "Buenas noticias TV - El carácter de Zacarías" ver menos sobre "Buenas noticias TV - El carácter de Zacarías"
Clips

Los últimos 664 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios