Presentado por Nacho Clemente y dirigido por Manuel Pimentel, 'Arqueomanía' aproxima a la audiencia un amplio espectro de temas: desde el nacimiento del neolítico en Anatolia a la caída del Califato de Córdoba, pasando por las Guerras Púnicas, el mundo celtibérico o los últimos días de Pompeya y Herculano. La temporada se ha rodado durante diez meses en España y otros países.

El programa cuenta con expertos como Enrique Baquedano, Juan Luis Arsuaga, Juan Francisco Gibaja, Mario Mineo o Carolina Aznar.

5615088 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos  Arqueomanía - La segunda Guerra Púnica - ver ahora
Transcripción completa

Me encuentro en Baécula, la actual provincia de Jaén.

Uno de esos lugares donde pudo haberse cambiado

la historia de la humanidad.

Debemos retrotaernos a finales del siglo III a. C.,

cuando las dos potencias mundiales del momento, Cartago y Roma,

estaban condenadas a confrontarse.

Lo hicieron en las conocidas como Guerras Púnicas,

la segunda de las cuales, la más importante,

tuvo lugar sobre nuestro territorio, sobre Iberia.

Aunque las fuentes nos hablan de ella aún quedaba muchísimo por

conocer de este episodio militar tan trascendente.

Las modernas técnicas de arqueología nos permiten descubrir estos

misterios, hasta ahora, ocultos.

Cartagineses y romanos se enfrentaron sobre nuestro suelo,

sobre el suelo de Hispania en la segunda guerra Púnica.

Entre los años 211 y 206 antes de Cristo se desarrollaron en la

Península Ibérica varios de los enfrentamientos más importantes

entre los ejércitos de Roma y Cartago.

La Segunda Guerra Púnica se convirtió en un conflicto a gran

escala, una verdadera guerra mundial que dilucidaría

el futuro de la historia.

Magón, Asdrúbal, Aníbal o Escipión pasaron a la posteridad tras dar

batalla en todos los terrenos, luego de inventar tácticas,

practicar la guerra relámpago y poner todos los recursos del momento

al servicio de la victoria.

Los grandes generales romanos y cartagineses,

como Eisenhower o Rommel durante la Segunda Guerra Mundial,

dirigieron un conflicto global con altas dosis de personalismo.

Estos cinco años cambiaron para siempre el curso de la Historia.

En el seno del museo arqueológico a veces salta la sorpresa.

Estoy en el museo arqueológico de Cartagena y me

encuentro estas dos soberbias ánforas púnicas,

que demuestran la diversidad geográfica y también de formas que

tuvo su cultura.

Este ánfora, por ejemplo, fue realizada en Cartago,

mientras que esta otra, con esa forma tan característica,

fue realizada en Ibiza.

Dos lugares distintos, dos formas distintas pero una única cultura,

la Púnica.

El Museo Arqueológico de Cartagena se edificó sobre una necrópolis

paleocristiana.

Eso, además de su ubicación determinó su forma.

El espacio central permite la observación de los restos

arqueológicos y las galerías laterales contienen varias

colecciones de primer nivel.

La epigrafía romana,

los restos de Cueva Victoria o las colecciones púnicas son algunos de

sus tesoros.

Especialmente interesante resultan las piezas del mundo minero y las

que tienen que ver con la navegación en la Antigüedad.

Cartagena junto a Cádiz y Ampuria era el tercer gran puerto desde los

Pirineos hasta el Estrecho,

en realidad eran los tres grandes puertos.

Y Cartagena era el puerto central que recibía,

además Estrabón ya lo diría para la época romana,

que era el gran centro receptor de las mercancías que venían desde el

exterior y a su vez era el gran centro impulsor de lo que se

fabricaba en el interior.

Entonces lo que sí se ha podido ver a través de estos materiales es que

hay un continuo comercio con el mundo del Estrecho,

con el mundo del entorno gaditano,

sobretodo fundamentalmente en los primeros momentos de la conquista.

A lo que se añade luego el contacto directo y las relaciones comerciales

directas con el entorno de Cartago,

la zona de Sicilia y el entorno centro del Mediterráneo,

a través también de la isla de Ibiza.

Realmente Cartagena, una de sus razones de ser tambíén, fue,

gracias a ese puesto natural, ser uno de esos grandes centros,

de esos grandes emporios del Mediterráneo occidental.

En este privilegiado enclave Asdrúbal El Bello decidió,

en 228, fundar Can Hadasht,

que sería el centro cartaginés más importante del momento.

Cartago Nova, la actual Cartagena,

era la capital de los cartagineses en Iberia.

El plan de conquistar la ciudad que desplegó Escipión tiene mucho que

ver con la que durante la Segunda Guerra Mundial se llamó

Guerra Relámpago.

Escipión que había llegado en 209 a.C.

a Tarraco, prepara un ejército durante el invierno y se lanza por

tierra y mar contra Cartagena, que logra tomar en una jornada.

La distancia recorrida y el modo en que tomó la ciudad constituyen hoy

en día el epicentro de acaloradas discusiones en la comunidad

científica.

La Marcha Relámpago la hace por el interior,

por la zona del Valle del Vinalopó, que es la antigua Vía Augusta,

donde posteriormente Roma traslada la Vía Augusta hasta Cartagena.

Y no le interesaba, creo yo que no se pretendía conquistar puntos

secundarios, sino que iría a la capital, tomarla,

con lo cual después tomaría los centros secundarios como el de

Manises, o por ejemplo el de Baria que fue conquistada algo después que

Cartagena.

Escipión había desplegado muy rápidamente su ejército y contaba

con cobertura naval.

La flota romana navegaba en paralelo a la costa del levante.

Cuando Escipión apareció delante de Cartago Nova,

un ejército de más de treinta mil hombres cercó la ciudad,

apenas defendida por mil efectivos.

El pánico en el interior fue brutal.

Hemos tenido la oportunidad de grabar distintas ciudades como

Numancia que fueron asediadas y conquistadas por los romanos,

pero allí dejaron los romanos,

huellas de sus campamentos militares, de su estancia.

No parece ser el caso de Cartagena, no encontramos esos campamentos,

lo cual nos habla que realmente fue un asedio rápido, breve.

¿Dónde estuvo ese campamento?

Se ha planteado un poco en función,

precisamente de lo que es la narración de la conquista que ese

campamento pues hubiera estado hacia el este, en la zona frente,

a lo que sería la puerta del istmo,

que era el único paso natural que comunicaba lo que era esa especie de

península, más bien era un promontorio con cinco colinas,

que constreñían ese espacio urbano,

pues hacia el este ese especie de istmo,

esa especie de pasillo de tierra estrecho,

que comunicaba este promontorio interior donde estaba el núcleo

urbano, donde estaba la ciudad con la parte exterior.

Es en ese punto donde tradicionalmente se ha venido

ubicando la posición de ese campamento.

Cartagena estaba defendida naturalmente por una zona de

marismas, que logró atravesar el ejército romano no se sabe muy bien

cómo.

Su puerto, bien fortificado le daba alguna ventaja ante la flota.

Pero los habitantes de Cartago Nova cometieron un tremendo error.

Presas del pánico, abrieron las puertas y presentaron cara al gran

ejército romano extramuros de la ciudad.

Fueron masacrados y la ciudad cayó en un solo día.

El botín obtenido fue fantástico.

Escipión fue clemente con las élites locales,

lo que le granjeó su apoyo futuro.

La gran joya de los cartagineses, la perla de Aníbal,

estaba en manos romanas.

La ventaja para el resto de la guerra fue sustancial.

Tácito escribió que el dinero era el nervio de la guerra.

Escipión consiguió un fastuoso botín en Cartago Nova.

Además, perdonó a las doncellas lo que constituyó una brillante

maniobra política de primer nivel,

ya que se granjeó así el favor de los líderes íberos y la adhesión

a su ejército.

Pero además del botín que se encerraba en el tesoro de

Cartago Nova y en las villas de sus prohombres,

Cartagena tenía un valor que la hacía única: las minas de plata.

La zona minera de Cartagena es bastante conocida en la antigüedad

por su importancia en plomo y plata,

y posiblemente una vez que tuvieran el control sobre Cartago Nova,

sobre la futura Cartago Nova,

ellos directamente explotarían el plomo y lo transformarían para hacer

este tipo de elementos metálicos.

Es un recurso minero que ellos aprovechan para el desarrollo final

de la segunda guerra Púnica.

Impresiona pensar en las condiciones en las que estos mineros

desarrollarían su trabajo.

Casi todos ellos eran esclavos, niños incluso,

y tenían que bajar por galerías hasta los 200 metros de profundidad,

pues armados con pequeñas lucernas, cuerda, escalas de madera,

mazos de hierro y espuertas de esparto.

Para extraer de esas entrañas de la tierra ese mineral que a ellos los

esclavizaba pero que haría rico,

primero a los cartagineses y a Roma después.

Cumpliendo con el tratado con el que acabó la primera guerra

Púnica, Cartago decide ocupar la península ibérica.

Las fuentes nos hablan que Asdrúbal fundó dos ciudades,

la una es Cartagena, bien conocida, y la otra,

con casi toda probabilidad, se trata del Tosal de Manises, donde me

encuentro en plena ciudad de Alicante.

Y lo sabemos por la arqueología,

pero también por la tipología de sus murallas, claramente helenísticas.

Y estas poderosas murallas ¿de quién defendían?

Pues no defendían de los poblados ibéricos que la circundaban,

sino que en verdad estaban ya pensadas para defenderse de la

potencia marítima romana que ya era superior.

Cartago ya rumiaba la venganza que daría lugar a la segunda guerra

Púnica.

Las últimas investigaciones realizadas en los últimos 20 años,

nos dan un contexto estadigráfico de la primera ocupación a finales del

siglo III, con unas construcciones no propiamente ibéricas,

sino de raigambre púnico-helenísticas, que nos dicen,

que por el contexto histórico podíamos

encuadrarlo en que formaba parte de un plan de asentamiento territorial

de los cartagineses, llevados de la mano de la familia de los Barca,

a finales del siglo III.

Me encuentro en la típica construcción de las murallas,

y sobretodo de las torres cartaginesas.

Las podemos encontrar en Cartago,

la podemos encontrar en Cartagena y aquí también en el Tosal de Manises.

Estas construcciones tienen dos fuertes muros de carga en el centro,

que delimitan tres estancias.

¿Por qué esta construcción?

Hay quien entiende que era simplemente para aprovecharlas en

forma de dependencias.

Pero no, los arqueólogos entienden que estos potentes muros de carga,

lo que hacen es dar soporte y aguantar el peso de esa formidable

maquinaria de guerra, esa artillería,

que el mundo cartaginés supo usar en las defensas de sus ciudades.

Otro elemento característico del mundo cartaginés son estos

depósitos, estas cisternas de agua que almacenaban el agua de lluvia,

a través de un sistema de tubería cerámica.

Era el único suministro de agua potable para la población de la

ciudad.

El sistema poliorcético,

el que emplearon los ingenieros cartagineses para edificar las

murallas, baluartes y torres, mostraba un arma disuasoria,

a la vez que facilitaba otra de poderoso efecto: la artillería.

Balistas, escorpiones y catapultas eran capitales en la defensa de una

plaza.

Las torres de defensa cartaginesa,

estaban dotadas de una curiosa artillería.

Aquí podemos ve estas bolas de piedra que unas máquinas,

parecida a ballestas, llamada balistas, disparaban desde la torre.

Sorprende el volumen y uno piensa en la capacidad mortífera que tendrían

estos proyectiles al impactar sobre las tropas o los barcos enemigos.

Uno de los cuerpos de choque considerados como decisivos en las

Guerras Púnicas, fueron los denominados honderos baleáricos.

Constituían una suerte de fusileros de la antigüedad.

Con sus certeros disparos,

en los que empleaban balas de plomo de este calibre,

conseguían reducir muchos enemigos a distancia y romper sus filas.

Se dice que su vuelta a las Islas Baleares produjo profundos cambios

en los modos de vida,

al ser portadores de nuevas modas e influencias.

En 206 antes de Cristo, al final de la Segunda Guerra Púnica,

el general cartaginés Magón hace escala en las Baleares.

En Menorca consigue reclutar tropas y pasar el invierno en su camino

hacia Italia.

Está claro que la presencia púnica en Ibiza era de gran importancia y

raigambre.

Para los cartagineses, mantener la isla era cuestión vital.

Como también lo era mantener la fachada mediterránea,

una vez perdida Cartagena.

La costa había sido ya escenario de la guerra.

La toma de Sagunto por Aníbal o los episodios de Edecón en Edeta son

célebres en los conflictos entre Roma y Cartago.

Otros puertos importantes como Baria, Sexi o Malaca desempeñaron un

papel estratégico durante el conflicto.

Algunas eran ciudades bien amuralladas,

con amplia prosapia feniciopúnica.

Y es que la península ibérica está jalonada de lugares que pudieron ser

escenarios de las Guerras Púnicas.

Recientemente se ha publicado que la ciudad romana de Caraca,

en Driebes, Guadalajara,

pudo ser escenario de la lucha de Aníbal con los carpetanos.

Los pueblos ibéricos del nordeste, como los indiquetes,

también tuvieron episodios bélicos y grandes pactos con Roma y Cartago.

Los indiquetes tuvieron que pagar el salario del ejército romano tras

auxiliar a los enemigos de Escipión.

La plata de la cabecera del Guadalquivir y el valor estratégico

de su entrada, convirtieron a la gran y evocadora ciudad Cástulo en

una de las capitales de la Segunda Guerra Púnica.

Este santuario demuestra que la presencia cartaginesa fue mucho más

importante y directa de lo que hasta ahora pensábamos.

Buscabais una fortificación militar y apareció una gran sorpresa.

Exactamente.

Lo que tenemos es el basamento de lo que en su momento debió ser un

templo o un santuario coronando la torre.

Realmente nos ha quedado el muñón de ese templo.

Y lo hemos reconocido por las ofrendas que hemos encontrado

acumuladas contra este basamento.

Esta torre tiene una arquitectura, unas formas, especiales.

Y por la datación podemos deducir que o es una construcción

cartaginesa o muy influida directamente por este mundo púnico.

¿Podemos decir lo mismo también del santuario?

Así es.

A finales del siglo III hay novedades,

tanto en este punto donde estamos como en la propia fortificación de

Cástulo, que se está rehaciendo en ese momento.

En el horizonte está ya la guerra contra Roma,

y este va a ser un punto que tienen necesidades defender de manera

especial.

Digamos este tipo de intervenciones al modo púnico de Cástulo.

Lo que vienen es a monumentalizar una

ciudad que en ese momento debió de ser imponente por el tamaño y en

relación a otros núcleos de población cercanos.

De hecho la ciudad romana que viene inmediatamente después no nos da una

imagen tan extensa, es una ciudad mucho más vacía dentro del mismo

recinto amurallado.

Hay más espacios vacíos.

Lo que pasa es con el tiempo cuando la ciudad romana vuelva a colmatar

el antiguo recinto ibérico.

Un elemento muy importante del diseño militar de los cartagineses

para las guerras púnicas fueron las llamadas fortalezas bárquidas.

Es una muralla que reproduce un tipo que ya conocíamos,

por las fuentes literarias, en la propia Cartago.

Es un tipo de muralla que se llama de Casamatas y se caracteriza por

tener dos bloques, dos paramentos,

dos grandes muros exteriores de sillares,

o de sillares y bloques de adobe como sucede en este caso para el

paramento interior.

Y luego trabada por una serie de muros de tirantes o muros

transversales que determinan tres compartimentos interiores con acceso

desde el central que se van sucediendo a lo largo de su

longitud.

El uso de dobles murallas,

el empleo de grandes sillares en su construcción o su capacidad para

albergar maquinaria de guerra y rondas de guardia,

las convertían en un elemento determinante en la defensa del

territorio.

Éstas fueron algunas de ellas:

(Música).

Tras el golpe de osadía de Escipión, Roma conquista la actual Cartagena.

En ese momento Escipión con armas decide ya enfrentarse a su verdadero

rival, que era Asdrúbal que estaba en otro lugar en ese momento.

Al final la batalla tiene lugar en Baecula,

lo conocemos bien por las fuentes, sin embargo no estaba bien datada.

De hecho durante mucho tiempo se pensó que estaba en Bailén.

El proyecto Baécula se propuso localizar el lugar exacto de la

batalla.

¿Cómo lo conseguisteis?

El punto de partida fue precisamente Churtel que localizaba la batalla en

Bailén.

Y allí fuimos como primer lugar para ver si se había convencido de que

estaba allí, para ver si podíamos corroborar con material y

metodología arqueológica la localización de la batalla.

Pero después de trabajar algunos días llegamos a la conclusión de que

el lugar no correspondía realmente al sitio de la batalla.

Y es entonces cuando decidimos hacer, siguiendo a las fuentes,

un trazado de un círculo alrededor de los hópidas cuyos nombres no

conocíamos, eran nombres ignotos para la arqueología ibérica y

romana.

Y trazamos un círculo de 5 kilómetros y en esos 5 kilómetros

buscamos las formas topográficas que Polibio y Tito Livio citaban.

De esta manera fuimos descartando sitios,

hasta que al final llegamos a Turruñuelos, a Baécula hoy,

trazamos el círculo de 5 kilómetros y encontramos este espacio que es el

que nos ha demostrado al final que la batalla se hizo aquí.

De alguna forma me

recuerda a Schliemann cuando descubre Troya siguiendo las

fuentes, ubicando el territorio.

Lo que pasa es que vosotros no solo hacíais un reconocimiento

paisajístico sino ya aplicáis técnicas de arqueología.

Claro, efectivamente.

Si no nos hubiéramos quedado en simplemente un nuevo reconocimiento

topográfico.

La clave ahora estaba en aplicar una metodología arqueológica que es lo

que ha resuelto el problema.

Los cartagineses aquí estaban entre aliados,

las grandes ciudades íberas, de alguna forma,

o bien un poco a la fuerza, con rehenes,

o bien de forma natural eran aliados de Cartago.

Escipión estaba en terreno, en campo visitante, en terreno enemigo.

¿Cómo logró mantener un ejército tan numeroso?

¿Cómo se financió estas campañas Escipión?

¿Esperaba un dinero remoto de Roma o realmente él pudo autofinanciarse?

Bueno hay que tener en cuenta,

que cuando se produce lo de Baécula ya Escipión ha tomado Cartago.

Allí ha conseguido un botín excepcional,

un saqueo tremendo y eso le ayuda a financiarse.

Está claro que el senador romano va a tardar mucho tiempo en mandarle

fondos para sufragar los gastos de la guerra.

Y mientras tanto él se vale de los fondos que tiene de Cartagena,

pero también del saqueo de lo que son las ciudades y los hópidas

ibéricos.

Es decir que recurso hay y lo que hace es apropiarse en general de

todos los recursos que hay en la zona.

Que son los que le van a servir para mantener la guerra una vez que el

apoyo del senador romano,

efectivamente no se va a producir hasta más tarde.

Roma quiso escarmentar a todos aquellos pueblos y ciudades que

demostraron fidelidad a los

cartagineses.

En Mengíbar, el equipo de la Universidad de Jaén está tratando de

explicar gracias a la arqueología,

lo que ocurrió durante la toma de Iliturgi y en su posterior

romanización.

Tras la batalla de Baécula ya tiene el Guadalquivir libre,

llega conquista Cádiz por tanto el poder cartaginés ya se ha

desmoronado, y sin embargo en vez de avanzar hacia Cartago,

hace algo sorprendente, vuelve a remontar al Guadalquivir,

se viene a la actual provincia de Jaén y asedia dos ciudades,

una muy importante Cástulo pero una especial que es Iliturgi.

¿Por qué lo hace?

¿Quiere hacer un castigo ejemplar?

¿Salvaguardar su retaguardia?

¿Por qué esta operación casi de castigo?

Eso es, realmente es una operación de castigo por el proceso previo de

la Segunda Guerra Púnica.

Tanto su padre como su tío sufrieron una importante derrota poco años

antes de la llegada de Escipión El Africano.

Y en cierto modo Escipión vuelve con todo el ejercito una vez que ha

expulsado a los ejércitos cartagineses para castigar al

oppidum de Iliturgi por su benevolencia, por decirlo así,

con el bando cartaginés.

Y aquí es donde viene la sorpresa.

Sabíamos de esa venganza feroz que ocupa al propio Escipión,

sin embargo no la ubicábamos porque en verdad hay dos Iliturgi,

una Iliturgi íbera que está en un cerro,

y una romana posterior que está en frente.

Eso es.

La suerte o la metodología de trabajo que hemos seguido,

nos ha permitido diferenciar a dos ciudades.

Desde el punto de vista arqueológico para nosotros es una maravilla poder

diferenciar un oppidum a 800 metros de una ciudad romana.

El oppidum del Cerro de la Muela,

que identificamos como Iliturgi es donde documentamos los restos del

asedio de la Segunda Guerra Púnica.

Tras destruirse este oppidum la nueva población se crea apenas

a 800 metros, como te digo a la otra orilla del río Guadalbullón,

y aquí se crea la ciudad romana posterior de Iliturgi.

-Lo que está mostrando la prospección arqueológica superficial

es efectivamente un asedio al sitio,

concentrado de manera bastante importante en una de las puertas de

entrada al oppidum.

No hemos excavado la puerta en este momento,

es un objetivo a medio plazo,

pero topográficamente se lee perfectamente la presencia de un

bastión donde están impactando distintos tipos de proyectiles,

como proyectiles de hondas, glandes de plomo,

y otros tipos de puntas de flechas lanzadas con maquinaria,

que indican un asedio bastante importante a esa zona concreta de la

fortificación.

Nos queda seguir todo el recorrido del lienzo murario y ver si existen

otros tipos de ataques en otras zonas.

-En la importancia de la georreferencia,

sobretodo con el GPS, nos va permitiendo ver

distribuciones espaciales de tipos de armas concretos.

Por una parte los glandes se sitúan en un extremo de esta aparente o

posible puerta, en la que parece que hay un cuerpo de honderos lanzando

directamente a uno de los bastiones de la muralla.

Sin embargo la parte central de la muralla no aparecen este tipo de

elementos, que podría estar indicando otro tipo de cuerpo

atacando también el mismo punto en un mismo momento.

O sea un ejército perfectamente coordinado con diferentes cuerpos

dentro de su estructura.

En el nuevo Museo Ibero de Jaén,

hay un importante fondo de materiales de Iliturgi ya

restaurados.

Nosotros estamos desarrollando un proyecto de comparar qué registros

arqueológicos nos ofrece un campo de batalla como Baécula,

y qué registros arqueológicos nos pudiera ofrecer un asedio de una

ciudad.

Es decir hay diferencias entre los tipos de armas que aparecen.

Y en el caso de Iliturgi es muy evidente.

Aquí nos encontramos restos de armas de artillería, es decir,

estas armas las trae el ejercito romano desde Cartagena y las utiliza

para arrasar la ciudad Iliturgi.

Es decir, desde el punto de vista del registro arqueológico está claro

que podemos distinguir esos dos tipos de conjuntos de armas que

podemos encontrar en un campo de batalla o en un asedio.

El material que aparece en este pillum impactado contra la muralla,

esta artillería pesada, estas puntas de ballesta tan espectaculares,

pero me ha llamado mucho la atención que también aparecen monedas.

Y una moneda púnica,

cartaginesa con este revés tan característico

del caballo y la palmera.

¿Cómo llega una moneda al frente de batalla?

Bueno supuestamente la posee alguien, y en este caso,

esta moneda en particular creemos que está en uno de los campamentos

que está asediando la ciudad.

Pero si os fijáis es una moneda también cartaginesa,

y esto es la otra parte que no tiene que ver con las armas.

Cuando los romanos cogen el botín de Cartago Nova,

el botín también es moneda y seguramente lo llevan en sus

bolsillos.

Y cuando pierden moneda en Iliturgi, no pierden moneda romana,

pierden moneda romana y también moneda cartaginesa como esta.

En la periferia del asedio hemos localizado

un quinario romano de plata que también nos permite fechar

muy claramente el momento del asedio que es entre el año 207 y 205 a. C.

Con lo cual también tenemos digamos que esa precisión cronológica para

el momento del asedio.

Vemos el hierro, el dolor,

la sangre pero también hay algunos elementos que nos apuntan

a historias más tiernas, como esta pieza.

¿Qué significa?

Claro, esto es una especie de amuleto que portaba alguien de

relativamente corta edad, de unos 14, 15 o 16 años.

Está en ese paso de la edad juvenil a la edad madura pero ya lo vemos en

el campo de batalla.

Entonces portan este tipo de amuletos con elementos propios de su

familia, como por ejemplo el cabello de la madre.

Entonces es una forma de protegerse y de vincularse todavía a la

dependencia de la familia.

Con lo cual estos aspectos que se alejan de lo que decías,

de la violencia, de las armas, nos habla también de la sociedad.

La Batalla de Ilipa fue la última gran batalla en tierra de la

Segunda Guerra Púnica.

Se desarrolló en las proximidades del Guadalquivir,

pero su ubicación es todavía una incógnita,

un reto a superar para la arqueología,

un mapa en blanco a rellenar por la historia.

Hay alguna posibilidad,

porque siempre se ha dicho que en el entorno del Guadalquivir,

o Lora del Río o algún sitio próximo,

pero no hay que olvidar los hallazgos de monedas cartagineses

que se están produciendo en algunos puntos de Andalucía y

particularmente en la zona de Montemolín cerca de Marchena,

que no está muy lejos de otro de los grandes focos cartagineses que es

Carmona.

Es muy posible que en ese entorno,

inmediatamente anterior a Carmona se produjera la batalla de Ilipa,

que es además donde ya va con un contingente mucho mayor de soldados

o de guerreros iberos.

Tras vencer a los cartagineses en Ilipa,

la tensión bélica se trasladó al mar.

Una vez batidos en tierra firme,

los cartagineses abandonaron la península ibérica con la intención

de presionar en Italia y el norte de África.

Roma, que ya era un poder naval superior en número y pericia

marinera, no podía permitirlo.

La batalla naval del Estrecho, fue épica.

Y Roma pudo tomar Gades y con ello concluir el ciclo bélico con los

cartagineses en Iberia.

Roma venció y se convirtió en potencia hegemónica.

Ahora tenía el reto de dominar por completo la península ibérica.

Pero esa, es otra historia.

Hemos conocido la historia y la arqueología de la Segunda Guerra

Púnica que hizo que la historia sea tal y como hoy la conocemos.

Nos ha impresionado la vastedad del conflicto,

su carácter internacional,

los miles de soldados que se vieron en ella involucrados.

Pero también nos ha llamado la atención el drama que se vivió,

de ambición, de miedo, de terror, de poder, de lucha.

Y es que la arqueología a veces trasciende del acero y de la piedra

para otorgar rostro humano a las tragedias que en un día remoto

acontecieron.

Arqueomanía - La segunda Guerra Púnica

27:28 01 jul 2020

El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

ver más sobre "Arqueomanía - La segunda Guerra Púnica" ver menos sobre "Arqueomanía - La segunda Guerra Púnica"

Los últimos 71 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:59 08 jul 2020 Arqueomanía hace un recorrido por diferentes países tras los pasos de arqueólogos españoles que trabajan fuera de nuestras fronteras.

  • La segunda Guerra Púnica

    La segunda Guerra Púnica

    27:28 01 jul 2020

    27:28 01 jul 2020 El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

  • La Marmotta

    La Marmotta

    26:56 24 jun 2020

    26:56 24 jun 2020 El origen de la navegación está en la misma base de la aventura humana. En este episodio nos sumergimos en un yacimiento italiano, La Marmotta, para descubrirlo. El maravilloso estado de conservación de sus materiales fabricados con madera despertó la atención de la comunidad científica.

  • Escuela de gladiadores

    Escuela de gladiadores

    27:30 17 jun 2020

    27:30 17 jun 2020 ¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

  • Réquiem por Numancia

    Réquiem por Numancia

    28:17 10 jun 2020

    28:17 10 jun 2020 Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

  • 29:21 03 jun 2020 Una de las épocas de mayor poder y brillo de los reinos peninsulares fue la del Califato Omeya. Con capital en Córdoba, controló la práctica totalidad de la península, teniendo legitimidad en amplias zonas del Magreb y el África Subsahariana.

  • Visigodos

    Visigodos

    27:04 27 may 2020

    27:04 27 may 2020 La llegada de los visigodos y la posible constitución de un reino peninsular es uno de los episodios de la tardoantigüedad que vamos a desmenuzar en un capítulo que también mostrará los restos materiales de Bizancio en el viejo solar de Hispania.

  • Arqueología bíblica

    Arqueología bíblica

    26:00 20 may 2020

    26:00 20 may 2020 Una de las arqueologías que más interés despiertan, que son más populares, es la denominada arqueología bíblica. Manuel Pimentel muestra sus rasgos principales en un capítulo rodado en varios países de Oriente Medio y África.

  • La huella imborrable

    La huella imborrable

    29:00 13 may 2020

    29:00 13 may 2020 La arqueología, que empezó como una disciplina hermana de la historia del arte y del estudio de antigüedades, es cada vez una ciencia que emplea muchas herramientas de la ciencia de vanguardia. La genética es una de ellas, pero no la única. Yacimientos como La Beleña de Cabra, Pinilla del Valle o Valencina de la Concepción ocuparán un espacio destacado en el capítulo que contará con la participación de Juan Luis Arsuaga, Enrique Baquedano, Dimas Martín Socas o Germán Delibes, entre otros destacados profesionales.

  • Herculano

    Herculano

    29:29 06 may 2020

    29:29 06 may 2020 Arqueomanía viaja hasta la Campania italiana para aclarar que sucedió durante la explosión del Vesubio del 79 d.C. en las ciudades de Herculano y Pompeya.

  • La forja de los imperios

    La forja de los imperios

    28:22 29 abr 2020

    28:22 29 abr 2020 Manuel Pimentel viaja al corazón de Anatolia tras la pista de la misteriosa civilización hitita. Hatussa, Yazilikaya o Alaça Hoyuk son escenarios inigualables para comprender cómo se forjaron los primeros grandes imperios de la Antigüedad.

  • Primeras civilizaciones

    Primeras civilizaciones

    29:09 22 abr 2020

    29:09 22 abr 2020 Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos. Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos.

  • Pirineos

    Pirineos

    28:43 15 abr 2020

    28:43 15 abr 2020 Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

Mostrando 1 de 4 Ver más