Presentado por Nacho Clemente y dirigido por Manuel Pimentel, 'Arqueomanía' aproxima a la audiencia un amplio espectro de temas: desde el nacimiento del neolítico en Anatolia a la caída del Califato de Córdoba, pasando por las Guerras Púnicas, el mundo celtibérico o los últimos días de Pompeya y Herculano. La temporada se ha rodado durante diez meses en España y otros países.

El programa cuenta con expertos como Enrique Baquedano, Juan Luis Arsuaga, Juan Francisco Gibaja, Mario Mineo o Carolina Aznar.

5558240 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Pirineos - ver ahora
Transcripción completa

La arqueología española busca nuevos límites

Y los encuentra en lo que venimos a conocer

como arqueología de alta montaña.

Hoy, visitaremos yacimientos a una altura increíble,

superiores a los 2000 m de altura

y lo haremos, además en el corazón de los Pirineos.

Las montañas que rodean el Parque Nacional de Ordesa.

Iniciamos nuestra aventura

en un lugar realmente singular, Tella.

El pueblo de los dólmenes, las ermitas y las brujas.

Tella se encuentra en las faldas de los Pirineos,

esas montañas hermosas y colosales,

que superan los tres mil metros de altitud

y que se adornan con el manto blanco de sus nieves eternas.

Sorprendentemente, a pesar de su dureza

y desde tiempos remotos, fueron habitadas por la humanidad.

La gran cordillera de los Pirineos, en los momentos fríos,

constituyó una barrera infranqueable.

O casi.

Vamos a conocer al Grupo de Arqueología de Alta Montaña

que estudia el origen y desarrollo

del poblamiento humano del Pirineo.

Tella, con sus iglesias y tejados de pizarra,

con sus ganados y sus leyendas de gigantes y hechiceras

es nuestro punto de partida.

Muy cerca del pueblo

encontramos un primer vestigio de su prehistoria,

el Dolmen de la Losa del Basar o de Tella,

venerado por los antiguos y observado,

desde su atalaya del cielo, por el esquivo quebrantahuesos.

Javier, unas de las cosas hermosas del Megalitismo,

es la comunión que tienen los dólmenes con el paisaje.

Por ejemplo, este dolmen de la tierra del Basar en Tella.

Está situado justo en un collado, que separa estos dos valles.

Un gran hito paisajístico.

¿Qué otras características tienen los dólmenes del Pirineos Central?

Los dólmenes del Pirineo Central en su mayoría son dólmenes

que se denominan simples, porque solamente

tienen una cámara funeraria sin corredor.

No como ocurre en otras partes de la Península la Ibérica.

Los dólmenes simples están formados por unas piedras verticales

que conforman una cámara funeraria muy reducida

y otra de grandes dimensiones que cubriría todo el conjunto.

A su vez todo estaría cubierto con un túmulo

y seguramente tendría algún tipo de señalización.

Hasta ahora se creía que no había demasiados dólmenes en el Pirineo.

¿Cuántos crees que pueden existir? En el Pirineo aragonés

que corresponde con el Pirineo Central

tenemos documentados, catalogados más de un centenar

y en concreto este de la piedra del Basar,

es de los más grandes que se conservan en el Pirineo.

El quebrantahuesos reina los cielos de la Sierra de Monte Verde.

Los bosques de pinos y encinas, a medida que ganamos altura,

se transforman en un sotomonte de espinos blancos,

bojs y rosas silvestres.

Afortunadamente, el trabajo de recuperación

del quebrantahuesos permite avistarlo con su vuelo solemne.

Es el guardián de los Pirineos.

Coro Trasito es un yacimiento de alta montaña.

Se sitúa a 1.575 metros sobre el nivel del mar.

Su etimología nos retrotrae a corral de tránsito.

Es decir, un lugar de paso desde la prehistoria,

habitado por los pastores del neolítico.

Comenzamos a ascender, abrazados por paisajes y naturaleza,

mientras nos preguntamos

¿cómo podría haber sido la vida humana

en estos escarpados parajes?

Y mientras las grandes carroñeras dominan los cielos,

un paciente sapo saluda nuestro paso.

Superamos la cueva conocida como la del Oso de las Cavernas

y, al poco, tenemos una primera visión

del yacimiento de Coro Trasito,

un abrigo de grandes proporciones.

El yacimiento corresponde a un neolítico antiguo.

La presencia de polen de cereal, con unos siete mil años,

evidencia que fue cultivado.

Al contrario que otras especies, como el olivo,

el polen de cereal solo puede desplazarse pequeñas distancias.

¿Llegarían cultivar cereales en estas alturas

con estas pendientes?

Eso también nos ha sorprendido.

Nosotros no contemplábamos que el cereal

fuera un elemento importante en un asentamiento de este tipo

y lo que hemos visto por ejemplo,

en el nivel de hace 5300 a. C.

Muy poco después del inicio del neolítico

en el noroeste de la Península Ibérica.

Vemos que hay una gran cantidad de cientos de semillas de cereal

y cuando las hemos analizado vemos que ese cereal es trigo,

cebada, espelta y que el tipo de trigo, cereal y espelta

es similar al de poblados neolíticos, por ejemplo,

del Prelitoral catalán, de esa época.

Vemos con una economía que se asemeja mucho

a la del neolítico del llano y eso rompe un esquema

hace 50 o 80 años.

Se pensaba que había el mundo de las rocas

Y de los pastores, de las cuevas en el norte

y el mundo de los poblados, de los agricultores

de las zonas llanas

y Coro Trasito nos desmiente esa dicotomía.

El descubrimiento de conchas marinas

y otros materiales foráneos demuestra

que los pobladores de Coro Trasito

no se encontraban aislados,

sino abiertos a redes de comercio e intercambio.

La presencia de collares en conchas,

de conchas utilizadas como ornamento.

Nos están indicando, primero, acceso al mar.

Ya fuera directo, cosa que dudo o a través

de redes de intercambio.

Con lo cual la integración de ese asentamiento

en una economía y en una sociedad mucho más amplia

y, por otra parte nos están indicando

que la estética, el ornamento, el sentirse atractivos

o atractivas era algo importante en la época.

Lo mismo podemos decir por ejemplo, en la cocina.

Nosotros tenemos en la cabeza que si yo le preguntara a alguien.

¿Que comían en la prehistoria?

Diríamos, cordero asado. ¿No?

Estamos viendo en las cerámicas que se utilizó para cocinar

por ejemplo, en los restos de cerámica

que hemos encontrado y analizado los residuos grasos

que se quedan en el recipiente.

Aparte de ver la producción de queso.

Podemos comprobar que se guisaba carne, cordero, cerdo.

Con lo cual, la gastronomía era mucho más elaborada

que el simple hecho de poner carne encima de unas brasas.

El tráfico de materiales, la cultura material sofisticada

de los pobladores de Coro Trasito

y la presencia cercana de megalitos nos demuestra

la existencia de un mundo simbólico complejo

que cohesionaría culturalmente a estas poblaciones.

Nacho, esta ocupación de Coro Trasito

es realmente, llamativa por la antigüedad.

Hace 7.000 años, por el volumen de personas,

por ser un asentamiento estable.

¿Por qué crees que se pusieron aquí?

Bueno aquí, sobre todo por la orientación.

Al sudoeste, el sol, imaginaros esto sin vegetación en ese momento.

El sol penetra hasta el fondo de la cueva

tanto en esta zona A, como en esta que es la zona B

La presencia de agua permanente sobre todo.

Es un hábitat muy bueno y sin embargo estando junto

a esta cueva, que ha llamado zona B de la zona A.

Aquí no aprecio estiércol.

¿Por qué esta diferencia entre un sitio tan rico en estiércol

y este donde no existe?

Pues sí, parece increíble pero es una zona en la cual

tenían claro en lo que sería la gestión de los espacios.

Que el animal estaba prohibido que entrara en esta zona de aquí.

Para ello, construyeron ahí un muro, que ya una de las piedras

que hay es la que tenemos aquí, Un muro megalítico tremendo.

Un muro grande y además bien asentado.

Ese impedido que los animales estabulaban.

¿Por qué hacen un espacio donde se prohíbe

la entrada de los animales y se protege con el muro?

Puede haber varias causas.

Primero, yo creo que en aquel momento del neolítico.

Aquí rezumaba agua y toda esta zona de gravas,

habría unas corrientes de agua

y sería para proteger el agua potable

para consumo humano.

Mientras que luego se secó

y en el momento del bronce utilizaron la otra parte

donde actualmente aún sale el agua.

Otro podría ser por un poco a lo mejor de respeto

de una zona de enterramiento que tenemos que ver.

Porque lo único que conocemos es que en la zona más oscura

que se ve de un sondeo que hicieron los paleontólogos

buscando otra entrada a la cueva de uso cavernario

se encuentra una mandíbula infantil

de un niño de siete años que tenemos que datar.

Conocemos a niveles estratigráfico

que correspondería al neolítico antiguo.

Sorprende la capacidad de adaptación humana a todos los ecosistemas.

Incluso en Alta Montaña,

estas laderas con tanta pendiente, con rocas.

Pensar cómo pudieron establecerse poblaciones muy antiguas,

paleolíticas, neolíticas

y por eso ha sido una novedad, que haya arqueólogos

que estudien esta arqueología tan diferencial.

El Alta Montaña nos parece que tiene muchísimo que aportar

al conocimiento de nuestra propia historia.

Queremos conocer nuevos yacimientos pirenaicos

y para ello atravesamos sierras y valles,

cañones y ríos bravos.

Las altas laderas de sus desfiladeros

desafían el vértigo y la sed de aventura.

La afición al senderismo y al barranquismo

llena de gente estos parajes durante el verano.

El invierno es para los esquiadores.

Recorremos una de esas grandes heridas,

uno de esos grandes barrancos: el Cañón de Añisclo.

El tráfico, actualmente en una sola dirección,

consigue salvar la estrechez de la vía.

En las paredes del cañón puede contemplarse

la grasilla o atrapamoscas, una planta carnívora

que vive fundamentalmente de insectos.

Recorremos el cañón para llegar hasta la cueva Lóbrica,

un yacimiento neolítico con siete mil años de antigüedad.

Hemos recogido o materiales en superficie

y hemos podido hacer un sondeo

que nos ha dado una datación que sería

la más antigua del neolítico de toda esta zona

del Pirineo Central en Huesca.

Es una datación de 5.400 antes de nuestra era

y creemos que con los datos que tenemos hasta el momento.

Que podría ser los momentos en los que están explorando,

estos grupos del neolítico antiguo.

En esta zona para empezar a instalarse

proviniendo de la zona sur de la provincia.

Al inicio del cañón se encuentra el camino

que conduce a la ermita de San Urbez.

Este santo medieval de origen francés

es conocido tanto por su longevidad -vivió más de cien años

como por haber recuperado los huesos de los santos Justo y Pastor.

Las paredes que rodean a la ermita presentan pinturas rupestres,

probablemente esquemáticas.

Bajo la escalera de acceso parece apreciarse un orante.

Encontrábamos varios motivos pintados,

entre ellos un círculo con una cruz en el centro

y algunos motivos que se denominan tectiformes,

que son estructuras que están muy representados

en otros abrigos de la zona.

Sobre todo, en la Parque Cultural del Río Vero, Abrigo de Arpán

o en Monderes en Castillonroy.

Desde las alturas de Ordesa los bravos y peligrosos torrentes

moldean brechas y gargantas que nos asombran.

Los santuarios del Cañón de Añisclo.

Resisten como la piedra que recibe el violento embate

de las aguas de las alturas.

En las zonas altas del cañón, al final de un camino empinado

Rodeados de coníferas y terneros a 1.600 metros de altitud,

nos aguarda el refugio de un artista neolítico.

En un perfil de este gran bloque de roca,

unas ciervas delicadas contemplan el ocaso desde hace miles de años.

Estamos en O Lomar, el lugar del Pirineo

con pinturas rupestres levantinas a mayor altitud.

Y esta cierva nos hace recordar los del arte rupestre esquemático

que conocimos en el Somontano prepirenaico,

en el espectacular Barranco del Río Vero.

Allí tuvimos la oportunidad de descubrir

a los domadores de ciervos, en unas pinturas rojas

en las que hombres y venados parecen interactuar.

El gran barranco del Vero nos mostró

un repertorio que merece la pena recordar.

El Tossal de Mallata es un espectáculo

y sus artistas, desde luego, carecían de miedo a las alturas.

Nos encontramos con un conjunto de representaciones,

donde evidentemente destacan los signos.

Como el arte esquemático variados,

pero también, representaciones humanas

de tipos antropomorfos en diferentes posiciones

y representaciones de animales.

En concreto aquí, hay un conjunto de tres representaciones

en las que nos encontramos a seres humanos,

que están o bien con la mano o con cuerdas,

están sujetando a ciervos.

Entonces, esto es una representación bastante singular

incluso dentro de este estilo artístico.

Y, de nuevo regresamos a la Sierra de Guara

para conocer la Cueva de la Fuente del Trucho,

un yacimiento inexcusable para comprender

la ocupación humana del Prepirineo.

Descendemos por el barranco de Arpán

mientras observamos las cuevas en las paredes del desfiladero,

algunas con muestras de arte rupestre.

La canícula apretaba mientras olíamos a romero y a pino.

Y en el corazón de la Sierra de Guara.

Se encuentra la cueva de Fuente del Trucho.

Cuando llegamos a ella, de nuevo nos invade el asombro

ante lo que es una gran obra de arte de la prehistoria.

Unos artistas del Gravetiense, hará unos 30.000 años.

Lograron extraer de la roca, un oso, grabándolo,

cortando la costra para darle forma a un oso hibernando.

Es una figura hermosa, evocadora,

que tiene su propia zarpa de identidad, arriba.

Además, y como elemento simbólico,

en el equinoccio de otoño,

el sol penetra por ese trucho, ese agujero para iluminarlo.

Todo un ejemplo de arte hermoso y simbólico en Fuente del Trucho.

De todos los elementos, símbolos, dibujos, grabados

que hay en la cueva.

Si yo te dijera, cuál la simboliza en mayor grado.

¿Cuál dirías?

Creo que las manos y la serie de puntos.

Porque los caballos son muy importantes

de muy distintas tipologías.

A lo largo de todo el Paleolítico Superior.

Pero, las improntas de manos negativas de la cueva.

Son muy importantes, sobre todo, porque son iguales

que las de Gargas y porque les falta las falanges.

Yo tengo una teoría que no sé si es muy atrevida.

Pero esta gente se atrevió a cruzar los Pirineos

por los pasos centrales

y le debió sobrevenir

claro, estamos en el puro Pleistoceno,

que se les congelarían

como a los montañeros que suben al Himalaya

y llegan con congelaciones

y les tienen que cortar las falanges.

Estamos haciendo un programa de arqueología de Alta Montaña.

Exactamente, le falta las falanges, sobre todo, a los niños.

Que debieron de ser los más débiles.

Entonces ese hecho traumático,

aparece representado en el lugar de partida

y en el lugar de llegada.

No sé si el de Gargas fue de partida y este de llegada.

Lo que sí es cierto también que las materias primas

de los siles que hay aquí,

son posibles de la vertiente norte del Pirineo.

El repertorio pictórico de la Cueva de la Fuente del Trucho

es excepcional,

con una variedad considerable de manos,

fauna y líneas de puntos,

dibujados a lo largo de una amplia cronología.

Este refugio fue habitado tanto por neandertales

como por humanos del Paleolítico Superior,

conformando uno de los conjuntos parietales

más importantes de la Península.

Los franceses le llamaron Monte Perdido,

porque no se veía desde Francia,

pero, en realidad, su nombre local es Arrablo.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

es el escenario de la búsqueda más extrema, la de mayor altitud.

Vamos a localizar vestigios de la Prehistoria

en este reino de rapaces, marmotas y rebecos.

Los erizones o cojines de monja cubren de amarillo las laderas.

Como plantas colonizadoras,

conquistan el espacio de los antiguos prados.

Tras ellos vendrán los bojs, y, después, los pinos.

La arqueología de Alta Montaña ha servido para localizar

los asentamientos temporales de los pastores de altura,

que, desde el Neolítico, aprovecharon los pastos de verano,

donde dejaron sus huellas en construcciones,

materiales y, contra todo pronóstico,

En valiosas pinturas rupestres.

Después de un rato de caminata por el borde mismo

del valle glacial llegamos a los pies de Monte Perdido.

El cañón de Ordesa se abre colosal bajo nuestros pies.

La Cola de Caballo o el Sendero de los Cazadores

se empequeñecen en la distancia.

Ordesa nos impresiona y conmueve mientras avanzamos,

poco a poco, desde Cuello Gordo hasta Góriz.

Ya vemos allí el refugio

justo al pie de Monte Perdido

y muy cerca del refugio por aquellos cortados,

en algún lugar de ellos tienen que estar

las pinturas rupestres que buscamos.

Estas montañas que retan a los cielos, fueron antes mar.

Así, apreciamos los antiguos fondos oceánicos

a casi cuatro mil metros de altitud.

Este glaciar ha tenido que actuar lógicamente

sobre un previo sustrato de roca.

Un gran volumen de roca.

¿Cómo se formaron los Pirineos?

Porque hay cosas muy curiosas, aparecen fósiles en altura.

Recientemente aparece una nueva especie de cocodrilo

muy altos, un cocodrilo marino.

¿Cómo formaron los Pirineos fue antes un antiguo mar?

Sí, casi en todas las cordilleras o todas las cordilleras,

en alguna medida se han originado bajo el mar.

Allí es donde se acumulan sedimentos,

se convierten en rocas.

Eso pasó en lo que llevamos el mar pirenaico

durante muchos millones de años,

hasta que finalmente la pequeña placa ibérica colisionó

contra la gran placa euroasiática.

De modo que todas las rocas acumuladas bajo el mar pirenaico

se fueron plegando, rompiendo, superponiéndose unos volúmenes

a otros hasta que finalmente,

se construye todo el edificio montañoso que forma el Pirineo.

El Alto Pirineo proporcionó pastos frescos y nutritivos

a las cabañas ganaderas que ascendían en verano

tras la retirada de la nieve.

El sistema tradicional de reparto de las mallatas

― casas o cuevas de pastores con sus cercados anexos

― y de los pastos se realiza aún

por una institución consuetudinaria de ganaderos

de los valles principales, que se conoce como Quiñón,

y que continúa siendo, a día de hoy,

el gobierno de los pocos ganaderos que quedan en las alturas.

Hace apenas treinta años, casi cuarenta mil ovejas

subían a las cumbres de Ordesa, hoy apenas lo hacen

cuatro o cinco mil, acompañadas, también, por ganado vacuno.

Aún hoy se practica el pastoreo extensivo en Alta Montaña

en el corazón de los Pirineos.

Me encuentro una mallata, una antigua casa,

un corral de ovejas,

que bien pudiera tener 80, 100, 1.000 o 4.000 años.

Es que la arqueología nos ha dado mucha información

sobre esta actividad ganadera que comenzó en el Neolítico.

Además del Neolítico de Bronce,

se conformó el actual paisaje de pastos de altura

que hoy aún vemos y por qué,

pues porque en la Prehistoria, desde el Neolítico,

hasta el Bronce se quemaron los antiguos bosques

para dar lugar a estos pastos como alimento de sus ganados.

Llegamos hasta el apartado refugio de Góriz,

ocupado habitualmente por montañeros y senderistas.

El valor de la palabra refugio cobra un sentido puro

en un lugar tan agreste.

A unos 2.200 metros de altitud,

en las inmediaciones de Góriz, localizamos la cueva Lucia.

Usada por pastores desde tiempos inmemoriales.

Nadie, sin embargo, había reparado en sus dibujos

en rojo y en negro, hasta que el equipo de arqueología

de Alta Montaña los descubrió como pinturas rupestres

del neolítico, las situadas a mayor altitud de toda Europa.

La principal novedad que ha proporcionado la cueva.

Es que hemos encontrado unas pinturas rupestres

y son las que se encuentran a mayor altitud

posiblemente de Europa.

Desde luego con seguridad en la Península Ibérica.

¿Esperabais encontrar pinturas rupestres

a más de 2.200 m de altura?

La verdad es que no.

Comenzamos a trabajar en el año 2015,

en el puerto medio de Góriz

y tratábamos de documentar

arquitecturas relacionadas con el pastoralismo.

Pero, fue el año pasado cuando descubrimos estas pinturas

y para nosotros ha sido una sorpresa importantísima.

Son pinturas descubiertas hace un año, una gran sorpresa.

¿Qué tipo de pintura es y qué motivos tiene?

Los motivos se engloban y se encuadran

dentro del estilo esquemático.

Hablamos de un Neolítico.

Hablamos efectivamente, de un Neolítico, sí.

Entonces, lo que aparece representado

son los mismos elementos que en cualquier otra pintura

de estilos esquemáticos en otras zonas geográficas

de la Península Ibérica.

Aparecen cuadrúpedos, aparecen antropomorfos,

aparecen tectiformes, puntiformes y un largo etcétera.

De motivos que son exactamente los mismos que en otros lugares.

En las cercanías de cueva Lucia, los arqueólogos descubrieron

pinturas en la cueva de la Mallata de Puértolas de Dio.

Aún se conservan los antiguos cercados de piedra,

la estructura que cierra la cavidad.

Emociona comprobar el rudimentario abecedario

que un pastor moderno dibujó en la pared para aprender a leer,

sin ser consciente de que, a muy pocos metros,

cinco mil años atrás, antiquísimos ganaderos

dibujaron sus signos y esquemas en ocre,

como señal abierta a la eternidad.

En el interior de la cueva brota un manantial.

Queremos conocer la arqueología de altura de AigüesTortes

y ascendemos entre bosques de abetos, pinos y abedules.

Este valle del río Nicolau

conforma uno de los paisajes más hermosos de todo el Pirineo,

una auténtica postal alpina.

Entramos por el paso natural,

por aquí entrarían los primeros pobladores de estas alturas.

¿Quiénes fueron, cuando llegamos?

Llegaron aproximadamente hace unos 10.000 años

por lo que conocemos de algún yacimiento

en las zonas altas 1300 m.

Antes difícilmente porque esa zona es área cubierta de hielo

y lo que vemos es que durante el Neolítico,

hay una proliferación de yacimientos en lugares de paso.

Cerca de lugares de paso como los valles principales.

El granito de su geología impide la formación de grandes cavernas,

aunque algunos abrigos formados por erosión glaciar,

como el de la Cova del Sardo,

cobijaron a los remotos pastores neolíticos durante miles de años.

Ascendemos a 1.780 m de altura

y nos encontramos con La Cova del Sardo,

que tiene una ocupación humana muy antigua.

Por ejemplo, este hogar que se ha escarbado

que tengo delante mía.

Fue y estuvo en uso en el 4.800 a. de C.

Durante 2.000 años del Neolítico,

esta cueva fue habitada por pastores remoto.

Después se abandonó, fue en el siglo X

cuando tuvo otra ocupación importante como demuestran

una serie de corrales medievales que la rodean.

Y como anécdota final tuvo un último hito de uso por pastores

en el siglo XVIII.

Como atestigua y es muy curioso una moneda de Felipe V,

que se encontró al excavar la cueva.

De la Edad del Bronce

se ha excavado abundante material arqueológico,

como las vasijas cerámicas, sorprendentemente intactas,

descubiertas en una covacha del gran canchal

y que serían usadas como avituallamiento de los pastores.

AigüesTortes es bellísimo, pero aparte de las montañas

el paisaje, las cascadas, destaca mucho el bosque.

La arqueología nos dice que donde hoy vemos

abetos y abedules en el Neolítico

había hayedos y otros árboles caducifolios.

Vamos a visitar una instalación ganadera.

¿Cómo influyó este cambio a lo largo de los años

en la actividad humana? Estamos empezar a entender

cómo ha sido el proceso de presencia humana

en el Parque Nacional y en otras zonas del Pirineo.

El primer dato interesante para nosotros,

es que hace unos 10.000 años ya hay presencia humana

en grupos de cazadores en zonas muy altas.

a 2.000 2.300 o 2.400 m.

Luego, en el Neolítico inicial hace unos 7.000 o 7.500 años.

Esa presencia se reduce a unos fondos de Valle

como por ejemplo este.

Para que luego vuelva a haber una actividad humana importante

muy arriba en torno al 3.300 a. C.

Es en ese momento en el que se empiezan a crear

los pastos alpinos que ahora estamos tan acostumbrados

de ver en las zonas de Alta Montaña.

Abandonamos las alturas pirenaicas

y lo hacemos desde el Valle de Bohí.

Puerta del Parque Nacional de AigüesTortes.

Los herederos de aquellos remotos pastores de neolíticos.

Erigieron con su talento, con la piedra,

con el paisaje y el cielo.

Esta iglesia de San Clemente de Tahull.

Esta joya del románico

supone para nosotros

la más hermosa de las despedidas.

Arqueomanía - Pirineos

28:43 15 abr 2020

Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

ver más sobre "Arqueomanía - Pirineos" ver menos sobre "Arqueomanía - Pirineos"

Los últimos 66 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El Califato de Al-Ándalus

    El Califato de Al-Ándalus

    29:21 pasado miércoles

    29:21 pasado miércoles Una de las épocas de mayor poder y brillo de los reinos peninsulares fue la del Califato Omeya. Con capital en Córdoba, controló la práctica totalidad de la península, teniendo legitimidad en amplias zonas del Magreb y el África Subsahariana.

  • Visigodos

    Visigodos

    27:04 27 may 2020

    27:04 27 may 2020 La llegada de los visigodos y la posible constitución de un reino peninsular es uno de los episodios de la tardoantigüedad que vamos a desmenuzar en un capítulo que también mostrará los restos materiales de Bizancio en el viejo solar de Hispania.

  • Arqueología bíblica

    Arqueología bíblica

    26:00 20 may 2020

    26:00 20 may 2020 Una de las arqueologías que más interés despiertan, que son más populares, es la denominada arqueología bíblica. Manuel Pimentel muestra sus rasgos principales en un capítulo rodado en varios países de Oriente Medio y África.

  • La huella imborrable

    La huella imborrable

    29:00 13 may 2020

    29:00 13 may 2020 La arqueología, que empezó como una disciplina hermana de la historia del arte y del estudio de antigüedades, es cada vez una ciencia que emplea muchas herramientas de la ciencia de vanguardia. La genética es una de ellas, pero no la única. Yacimientos como La Beleña de Cabra, Pinilla del Valle o Valencina de la Concepción ocuparán un espacio destacado en el capítulo que contará con la participación de Juan Luis Arsuaga, Enrique Baquedano, Dimas Martín Socas o Germán Delibes, entre otros destacados profesionales.

  • Herculano

    Herculano

    29:29 06 may 2020

    29:29 06 may 2020 Arqueomanía viaja hasta la Campania italiana para aclarar que sucedió durante la explosión del Vesubio del 79 d.C. en las ciudades de Herculano y Pompeya.

  • La forja de los imperios

    La forja de los imperios

    28:22 29 abr 2020

    28:22 29 abr 2020 Manuel Pimentel viaja al corazón de Anatolia tras la pista de la misteriosa civilización hitita. Hatussa, Yazilikaya o Alaça Hoyuk son escenarios inigualables para comprender cómo se forjaron los primeros grandes imperios de la Antigüedad.

  • Primeras civilizaciones

    Primeras civilizaciones

    29:09 22 abr 2020

    29:09 22 abr 2020 Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos. Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos.

  • Pirineos

    Pirineos

    28:43 15 abr 2020

    28:43 15 abr 2020 Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

  • Dolmen

    Dolmen

    27:17 31 may 2019

    27:17 31 may 2019 En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

  • El código ancestral

    El código ancestral

    27:31 24 may 2019

    27:31 24 may 2019 Veremos los rastros de la actividad humana en cuevas, exploraremos desde el paleolítico con la mirada puesta en la pintura de las cuevas como una forma de lenguaje. Recorreremos algunas de las grandes catedrales del arte rupestre peninsular. Una moderna teoría afirma que los primeros signos del alfabeto tartésico y del ibérico provienen de las grafías del arte rupestre, que esta ¿escritura¿ habría pasado de las cuevas a los megalitos y de ahí a las estelas tartésicas. Trataremos de aclararlo.

  • 26:49 17 may 2019 Desde el desfiladero de Metmman en Alemania, Manuel Pimentel arranca una narración que atraviesa la historia de los neandertales, desde su aparición hasta su desaparición. Las grandes preguntas sobre hibridación con nuestra especie, capacidades artísticas, simbolismo, antropofagia y extinción son traídas a la pequeña pantalla. El episodio ha sido rodado en diferentes localizaciones de España, Europa y Asia y cuenta con la participación de grandes expertos como Carles Lalueza, Enrique Baquedano y Gerd Weniger.

  • 27:15 10 may 2019 En este episodio de Arqueomanía vamos a tratar de aclarar qué tipo de homínido llegó a la Península Ibérica en primer lugar y qué posible ruta o rutas siguió. Los yacimientos del Sureste Peninsular, concretamente los de Orce, tienen presencia humana con 1,4 millones de años. Esa es, de momento, la fecha más antigua que se ha registrado. El Barranco León o Venta Micena son los testigos más antiguos de la presencia del género humano en Iberia. Doscientos mil años después se comenzó a formar uno de los yacimientos paleoantropológicos más importantes del mundo. Nos referimos a los de la Sierra de Atapuerca, en los que se han descrito hasta cuatro tipos humanos diferentes. La península es como un pequeño continente para el estudio de la evolución humana.

  • Orígen II

    Orígen II

    29:12 03 may 2019

    29:12 03 may 2019 Manuel Pimentel continúa en Tanzania explorando diferentes yacimientos claves en la evolución humana. Visita varios equipos de paleontólogos españoles y consigue desvelar algunas informaciones completamente desconocidas hasta ahora sobre la evolución humana.

Mostrando 1 de 4 Ver más