Presentado por Nacho Clemente y dirigido por Manuel Pimentel, 'Arqueomanía' aproxima a la audiencia un amplio espectro de temas: desde el nacimiento del neolítico en Anatolia a la caída del Califato de Córdoba, pasando por las Guerras Púnicas, el mundo celtibérico o los últimos días de Pompeya y Herculano. La temporada se ha rodado durante diez meses en España y otros países.

El programa cuenta con expertos como Enrique Baquedano, Juan Luis Arsuaga, Juan Francisco Gibaja, Mario Mineo o Carolina Aznar.

5280984 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Fenicios - ver ahora
Transcripción completa

Los fenicios son el gran pueblo marinero y mercantil

de la antigüedad,

con sus naves y mercancías recorrieron todo el Mediterráneo

hasta asentarse en el sur de la Península Ibérica,

donde ejercieron una poderosa influencia política,

económica y cultural sobre la población indígena.

Vamos a conocer a estos fenicios que tanta influencia han tenido

sobre el desarrollo de nuestra propia historia.

"Arqueomanía"

Los fenicios eran sus barcos.

Y algunos llegaron hasta nosotros ocultos bajo el mar,

como los pecios de Mazarrón, en Murcia,

los mejores conservados de época fenicia.

Uno de ellos se ha reflotado

mientras que el otro aún permanece hundido.

Sí, los fenicios eran sus barcos

y su sangre tenía el color de la espuma del mar.

En los astilleros Nereo, en Málaga,

han reproducido el Pecio de Mazarrón.

Hoy están calafateando la embarcación,

un paso previo a su botadura.

Con la brea se impermeabilizaban los cascos de los barcos,

de ahí que en algunas crónicas,

se hablara de los barcos negros de los fenicios.

Con barcos así,

se exploró el Mediterráneo hace más de tres mil años.

En el Mediterráneo antiguo,

los pueblos del Creciente Fértil lograron crear

las primeras civilizaciones colonizadoras.

Sumerios, egipcios o hititas

expandieron su magisterio durante siglos,

hasta que los griegos de la Hélade les tomaron el relevo.

Y en el corazón de esa geografía antigua y convulsa

se encontraba Fenicia,

con sus prósperas ciudades de Tiro, Sidón y Byblos.

Los fenicios fueron los grandes comerciantes,

junto a chipriotas y griegos,

de un Mediterráneo que vería florecer a etruscos, íberos,

tracios, lacedemonios o romanos.

Alejandro Magno sitió Tiro el año 332 antes de Cristo

durante su campaña contra los persas.

Las crónicas, quizás exageradas,

hablan de 8.000 muertos y 30.000 esclavos durante el asedio.

Los tirios, aterrorizados,

trataron de salvar su patrimonio religioso

en una expedición naval.

Fracasaron.

El barco se hundió.

Hoy, parte de su carga está en la Colección Ifergán de Málaga.

Hay figuras que datan entre tres y cuatro siglos de diferencia.

No son figuras que se fuera a un taller,

sino que algo grande ocurrió.

Pensamos que el barco...

iría a alguna de sus colonias,

en la cuenca mediterránea, Cartago o Chipre, en Grecia,

pero al final el destino ha querido, no sabemos a dónde iba,

pero el destino ha querido que estén aquí, en Málaga.

-Los fenicios eran un pueblo marinero y mercante,

y por tanto, cuando establecían relación con un territorio

o iniciaba una colonización lo hacían a raíz ya través

de unos asentamientos situados en la costa.

Una de las primeras zonas de España donde se excavaron y se conocieron

fue la desembocadura del río Vélez, al este de la provincia de Málaga.

En la desembocadura del río Vélez, en Málaga,

podemos conocer un modelo paradigmático

de la llamada colonización fenicia.

Yacimientos como Toscanos o el Jardín

han permitido reconstruir los establecimientos de estas gentes

que dejaron el Oriente Medio para instalarse,

mediante un modelo de pacto, en la costa sur de la península.

No estamos ante grupos de conquistadores o mercaderes;

hablamos de artesanos

que establecieron sus factorías en un mundo nuevo,

lo que conllevaría una inteligencia con la población local.

La importancia de los asentamientos fenicios de la costa este de Málaga

lo podemos apreciar en sus ciudades,

como en Cerro de Mezquitilla o Toscano,

pero también en sus necrópolis.

Aquí, en Trayamar, aparecieron cinco grandes hipogeos,

de los cuales, desgraciadamente,

solo queda este que ahora vamos a conocer.

Estas importantes necrópolis son sin duda

el reflejo de una sociedad muy desarrollada,

hijas del florecimiento de una civilización mixta

en el extremo occidental del Mare Nostrum.

Los fenicios no se establecieron únicamente en la costa,

sino que penetraron hacia el interior,

como puede comprobarse en Frigiliana, cerca de Nerja.

Su museo alberga algunas piezas de interés,

especialmente urnas cerámicas de la necrópolis

del Cortijo de las Sombras.

¿Dónde empieza el mundo fenicio, dónde termina,

dónde empieza el mundo indígena y dónde termina?

¿Cuál fue la relación entre los fenicios y los indígenas?

-Ahí en Frigiliana, precisamente,

es donde ese mundo de coexistencia eclosiona,

porque hay colegas que sostienen que esta necrópolis que vemos aquí,

en el Cerrillo de las Sombras, es fenicia, mientras que otros,

entre los que me cuento, pensamos que es indígena.

¿Por qué?

Porque hay tal conexión entre los repertorios cerámicos

y las cerámicas que usan aquí

la población que utilizó en el Cerrillo de las Sombras,

pues es una cerámica de tipología totalmente fenicia.

Es decir, las formas son fenicias, la decoración, sin embargo,

la tumba está hecha de una manera totalmente distinta

de una tumba típica fenicia.

¿Qué quiere decir esto?

Pues que los contactos fueron intensísimos,

que los aprendices indígenas podían aprender

con maestros fenicios, absorber la tecnología,

absorber la forma de producción, y de esa manera,

a partir de ahí, empieza una serie de convivencias.

-Es decir, se va creando una cultura común,

con rasgos indígenas claramente anteriores

e innovaciones que trae el mundo fenicio.

-Los fenicios traen, por un lado, cambios tecnológicos.

Por ejemplo, la cerámica torno,

que permite una mayor productividad de los alfares,

traen el uso de la metalurgia del hierro,

traen el uso de la escritura,

traen el uso de nuevos cultivos, por ejemplo,

nuevas técnicas de cultivo como el abancalamiento,

que en el Próximo Oriente llevaban milenios practicando,

pero sobre todo traen nuevas ideas, ideas de economía de escala,

unas ideas de productividad que, evidentemente,

van a tener un efecto en la sociedad indígena.

Y estas nuevas ideas, estas técnicas y formas novedosas

influyeron poderosamente en la población peninsular,

que fue adoptando modas y estilos del Mediterráneo oriental.

Un ejemplo claro de esta simbiosis

se puede encontrar en la conocida como tumba del Guerrero,

descubierta en una excavación en el centro de Málaga,

que puede verse en su museo.

En la tumba aparecieron los restos

de un hombre vestido al modo de un hoplita griego

dentro de una estructura de clara influencia fenicia.

El grupo recreacionista Legio Primera Vernácula de Gilena

ha recreado al guerrero,

para que podamos disfrutar hoy de la riqueza de su panoplia,

cuidada hasta el mínimo detalle.

El público puede ver al gran guerrero

delante mismo de sus ojos.

Si las ciudades del pasado nos impresionan,

aún nos emociona más la ciudad de los muertos,

las necrópolis.

Nos encontramos en la necrópolis de la ciudad fenicia de Baria,

en la actual Villaricos, en Almería.

Un lugar cegado por la luz y cargado de historia.

Y vamos a adentrarnos en los hipogeos,

estas sepulturas excavadas en tierra que albergaron durante siglos

los restos de esta población fenicia,

y lo vamos a hacer con el respeto y el asombro

que siempre suponen estas casas de la muerte.

Villaricos, ubicada en los márgenes de la Rambla del Almanzora,

en Almería,

es uno de los yacimientos irrenunciables

en el estudio de la presencia fenicia y púnica en la península,

como ya destacara Luís Siret,

uno de los pioneros de nuestra arqueología.

La antigua Baria, actual Villaricos,

está situada en el sureste peninsular

y bien pudiera haber sido uno de los primeros puntos de contacto

de los fenicios en Iberia, cuestión, entre otras,

que se aborda en una exposición del Museo de Almería.

Hay indicios de presencia ya en el siglo VIII a. C.,

pero probablemente el asentamiento

no se realiza hasta el siglo séptimo.

Y una fundación de una ciudad, entendida como una polis,

con propia administración, su propia burocracia,

hasta mediados del siglo sexto.

Es uno de sus casos en los que el medio indígena

tenía una densidad baja, pero ya estaba muy relacionado

con aquello que más interesaba a los fenicios,

que era la producción minera.

También tiene mucho interés la posición de Baria,

porque está en la desembocadura de la Almanzora,

que es un valle fluvial de larga trayectoria

hacia el interior.

Cerca del sureste peninsular están las Baleares.

Allí se dejó sentir la influencia fenicio―púnica,

especialmente en Ibiza.

La Necrópolis de Puig de Molins es su manifestación más conocida.

Tiene una cronología bastante amplia.

Realmente,

el periodo en el que fue empleada como cementerio

comienza en los primeros momentos de ocupación de la isla de Ibiza

por parte de los púnicos, en el final del siglo octavo,

principios del séptimo.

Se produce una primera ocupación de la isla

y eligen la necrópolis precisamente porque está en un lugar privilegiado

frente al lugar que ellos han decidido

como lugar de ocupación,

que es lo que actualmente conocemos como la acrópolis de Dalt Vila.

No obstante,

el primer asentamiento fenicio en Ibiza

fue el que hoy conocemos como Sa Caleta.

Desde su acantilado se controlaban dos bahías.

Los fenicios se asentaron en la isla por su situación estratégica,

además de la bondad de su clima, la seguridad de sus puertos

y la carencia de animales ponzoñosos.

Sa Caleta fue un poblado de cierta extensión

del que hoy se conserva su barrio sur.

Funcionó unos cincuenta años hasta que sus habitantes

se trasladaron a la actual ciudad de Ibiza.

Desde entonces, la presencia fenicia y púnica

marcaría el devenir de las islas

hasta la caída de Cartago ante Roma en las Guerras Púnicas.

Y la costa mediterránea se cierra en Gibraltar,

puerta del Atlántico, una de las Columnas de Hércules

veneradas y temidas desde la Antigüedad.

En su entorno, en Manilva,

se excava el yacimiento de los Castillejos de Alcorrín.

Cuando los fenicios

arribaron por vez primera a las costas andaluzas,

no se encontraron con un territorio deshabitado

ni con unas poblaciones muy primitivas,

los autóctonos, los indígenas,

ya eran capaces de construir importantes ciudades

como la de Alcorrín, que vamos a conocer.

Sorprende la enorme extensión y la antigüedad de Alcorrín.

Desde lejos se aprecia el trazo de su muralla, con nueve torres,

que la asemejan a una de las grandes ciudades del oriente mediterráneo.

Alcorrín es nuestra Troya.

Si algo nos demuestra la naturaleza de estas construcciones

es que tuvo que ser un proyecto que necesitó una implicación

de un grupo con unos vínculos

y una demografía significativa

para poder abordar la erección de esta muralla

y, en concreto, diseñar un espacio como este.

Está claro que tiene que existir

una capacidad de liderazgo y de jerarquización,

posiblemente no solo social, sino también del territorio,

y que se podía plasmar en asentamientos,

precisamente, como los Castillejos de Alcorrín.

-Las poblaciones orientales tenían contacto

con el extremo occidente desde el calcolítico,

por lo menos.

Y unos estudios, por ejemplo del marfil,

han podido comprobar que aquí había marfil asiático,

procedente de Siria o por ahí,

trabajado aquí en talleres occidentales.

Las vías de contacto ya eran antiguas,

se conocían esos sitios, esos lugares,

solo que a partir de la época fenicia

se han ido intensificando y regularizando.

Se construyó entre los siglos IX y VIII a.C.,

estando operativa unos cien años.

Luego fue abandonada por sus moradores,

que se llevaron consigo todas sus pertenencias,

sin que se aprecien evidencias de saqueos, destrucción o incendio.

Alcorrín abre las puertas

a comprender las primeras relaciones del mundo indígena,

de lo que pudiera ser Tartessos o su periferia,

con los fenicios y con la amalgama de pueblos orientales

que se establecieron en la Península Ibérica

durante la Edad del Hierro.

Aquí estamos estudiando, la población autóctona

y conseguimos comprender

la importancia de la población autóctona

en el proceso de la colonización fenicia,

son verdaderos proyectos económicos.

En los cuales la población autóctona tiene un papel predominante.

Los productos más importantes y con más repercusión.

Son el conocimiento, la tecnología y la navegación

que permite entrelazar el comercio regional,

con el comercio marítimo y transmediterráneo

y Atlántico también.

El yacimiento tiene once hectáreas de superficie.

Tiene casas de estilo indígena

y edificios rectangulares de posible uso público.

La edificación de una muralla

cuyo perímetro supera los dos mil metros,

con refuerzos internos en forma de escalera

y un grosor que alcanza los cinco metros,

nos deja ante un auténtico enigma arqueológico.

Quizás estemos ante un modelo de negociado,

de pacto, de relación entre pares,

más que ante un modelo colonizador clásico.

Diría casi que ha cambiando el tipo de vida

en el occidente y aquí se ha formado la base

de lo que llamamos también Europa.

No es casualidad,

que Europa, era una princesa fenicia,

que da nombre a nuestro continente.

Gibraltar era referencia obligada en su navegación.

A los pies mismos del Peñón,

en una gran cueva, se localizó un santuario fenicio

de profunda significación.

En este sitio tan especial de la cueva de Gorham,

aparece un santuario fenicio.

Los fenicios fueron grandes marineros.

¿Acaso utilizaron lugares emblemáticos

en su periplo para marcar santuario?

-Si conocemos a lo largo de todo el mediterráneos

desde el extremo oriental del Mediterráneo

a lo largo de la ruta marítima

que emplean los navegantes desde oriente.

Una serie de elementos sagrados

fundamentalmente en cuevas.

Que jalonan los puntos claves de la navegación.

Y Gibraltar es el confín del mundo conocido.

Qué mejor sitio,

que las columnas de Hércules hubiera un santuario.

-¿Cómo era este santuario y qué ritos se hacían?

-Es un templo que tiene unas connotaciones

en el mundo de la navegación.

Como una forma de periplo, es un santuario

en tierras extraña.

Donde son los dioses los que digamos que garantizan

la seguridad del comercio y de los viajeros.

¿Cómo diríamos que es un santuario? Pues por el tipo de ofrenda.

Hay unos elementos especiales que son claramente votivos,

pero luego a nivel de los productos cerámicos

son elementos como páteras, que se emplean para libaciones.

Contenedores de aceites perfumados que se ofrenda.

Y una cosa que nos llama mucho la atención cuando excavamos aquí.

La presencia de anillos, de alianzas.

Que hace el navegante, de las gracias

por haberle salvado la travesía y le ofrece su alianza.

Es un elemento muy identificativo de la persona.

Los propios escarabeos, es la firma eso se deposita.

En el Estrecho de Gibraltar

muere el Mediterráneo para dar nacimiento al Atlántico.

En principio, pudiéramos pensar que los fenicios

priorizaron sus establecimientos mediterráneos

sobre los atlánticos.

Pero, ¿ocurrió así en la realidad?

El principal asentamiento fenicio fue la antigua Cádiz,

lo que demuestra que los fenicios conocieron bien

la difícil navegación atlántica.

Los navegantes fenicios alcanzaron tal pericia

en las artes del mar, que no dudaron en adentrarse

en el hasta entonces tenebroso y desconocido océano Atlántico.

¿Y por qué un pueblo mediterráneo

se adentró en el tenebroso Atlántico?

En busca del tesoro de sus minas,

sobre todo las de Sierra Morena occidental,

desde donde el metal sería desplazado

hasta los puertos cercanos a la desembocadura del Guadalquivir.

Hacia el año 900 antes de Cristo

la producción metalúrgica se disparó en el suroeste de la península,

motivada tal vez por la fuerte demanda que creció

desde las primeras misiones comerciales de los fenicios.

Así, la Bahía de Cádiz,

Huelva y las cercanías de Sevilla

son espacios de gran presencia cananea.

El llamado archipiélago gadeiro

tuvo varios asentamientos fenicios,

entre los que se encuentran, amén de la propia Gadir,

el famoso templo de Hércules, en la actual Sancti Petri

y el Castillo de Doña Blanca, en las inmediaciones

del Puerto de Santamaría.

Sus restos materiales son brillantes,

como los bellísimos sarcófagos de Cádiz,

cuyo paralelo puede verse, por ejemplo,

en el Museo Arqueológico de Estambul.

Los ajuares fenicios también muestran maravillosas

terracotas, bronces, joyas de oro con fauna marina.

Según nos cuentan las crónicas clásicas,

Gadir fue la principal ciudad fenicia en Iberia,

base de sus navegaciones atlánticas.

Pero faltaban las pruebas arqueológicas

que demostraran la antigüedad de la fundación

y las que desvelaran el origen de sus pobladores.

En el centro de Cádiz,

bajo el conocido Teatro del Títere,

encontramos un filón.

Es el único sujeto antiguo,

exactamente del siglo VI a. C.

que se encuentra entero exactamente igual,

que el día que falleció y que no ha sido enterrado.

Muere en el siglo VI, cae así sobre esa postura

es cubierto por la arena y no lo toca absolutamente nadie.

Se pudre ahí.

Y pasan 2.600 años

y entonces es cuando lo encontramos así.

Se piensa que era probablemente hijo de madre

le llamaremos indígena de la zona,

y padre sin duda alguna de genética fenicia.

La potencia fenicia,

con un modelo de pacto o de dominio,

se extendió hacia el interior.

De hecho, el Carambolo, en Sevilla,

es considerado un templo fenicio por muchos autores.

Tras excavar el fondo de Cabañas

donde apareció el tesoro de Carambolo en 1958.

Vimos que los restos correspondientes

a la propia historia, se extendían mucho más allá

de lo que en principio se pensaba.

Prácticamente bajo todo el antiguo edificio

Tiro de Pichón.

Se documentaron restos de muros, pavimentos

y otros bienes muebles, que correspondían completamente

a un período de tiempo entre mediados del siglo IX

y el siglo VII a. C.

Tanto la técnica constructiva

como los propios materiales,

la planta, la orientación o cerámicas, etc.

Que acompañaban a esos restos.

Tienen sus paralelos más cercanos en próximo oriente.

Para los pioneros,

los fenicios habrían usado sus bases peninsulares

en su ruta hacia las míticas Casitérides.

Luís Siret y George Bonsor pensaron que los fenicios navegaron

hasta las proximidades de las Islas Británicas

en busca del estaño.

Creyeron que las Casitérides allí se encontraban.

Pero ¿y si hubieran estado más cerca?

La estereografía, la arqueología,

ha inventado o ha especulado

que buscando posibles ubicaciones de esas islas, de esos espacios

en la geografía donde los fenicios acudían

a obtener estaño y normalmente se ha situado

en lugares como la Bretaña francesa

o en las islas británicas, concretamente en Cornualles.

O la evidencia arqueológica y la investigación

permite saber, que probablemente estas islas

se ubiquen en el noroeste de la península ibérica.

¿Cuáles son los motivos o las razones

que nos permiten pensar así?

Más allá del noroeste,

no existe evidencia alguna de presencia fenicia.

En el noroeste tenemos islas,

en las desembocaduras, en las bocas de las rías.

O penínsulas incluso que podrían ser islas en su día.

Donde aparecen espacios,

donde se ubicaban templos vetílicos,

o espacios sagrados únicos.

Donde aparece un conjunto de objetos

de procedencia tanto del sur de la Península Ibérica

como del sur del Mediterráneo.

Y además es un lugar donde se puede obtener estaño

directamente en la costa.

En el noroeste de la actual Galicia

lo que se constata es una presencia fenicia.

A partir de finales del siglo V.

Cuando deciden establecer zonas de intercambios,

espacios de intercambios, que siguen los mismos patrones

que utilizan en el Mediterráneo.

La ruta del estaño, por un lado,

y los establecimientos comerciales, por otro,

alentaron la expansión fenicia

por toda la fachada atlántica peninsular.

La desembocadura del Tajo,

puede guardar parte de las claves de esa expansión atlántica.

En las obras de un céntrico hotel lisboeta,

se ha excavado una inscripción en lengua fenicia.

Algo que nadie esperaba.

La escritura reconocible como fenicia es bastante arcaica.

La lengua lo es también, porque se encabeza precisamente

con la palabra "para estela", "para estelas funerarias",

pero a continuación lo que debería ser la secuencia

donde aparece el nombre del difunto.

Que se escribe con una estructura típica

de un nombre fenicio, donde el nombre del individuo

se sigue del de su padre.

Introducido por la palabra hijo,

fulanito, hijo de menganito, algo típicamente semítico.

En cambio, tiene elementos que no comprendemos del todo.

El nombre del difunto

es verdad que podría ser fenicio escrito de una manera extraña.

Comprendiendo la sintaxis de la inscripción

de una manera diferente, pero también es muy posible

que se trate de un nombre local.

Por eso tiene una ortografía tan extraña

y por eso no lo comprendemos, porque es un nombre

que nunca habíamos atestiguado antes.

Es un nombre nuevo, que podría ser local.

Si es así, el interés de la inscripción

es que alguien que tenía un nombre local

y por lo tanto han nacido en la zona de Lisboa.

En el siglo VII o a finales del VIII antes de nuestra era.

En un momento determinado,

estaba tan influido por la cultura fenicia

que quiso enterrarse a la fenicia.

Si por el contrario se trata de un fenicio.

Si el que ordenó la estela es un fenicio.

Estaba lo suficientemente asentado en un lugar como Lisboa

como para permitirse pedir un ritual de enterramiento

o tener gente a su alrededor, una pequeña comunidad fenicia.

Que le dio sepultura a las fenicia.

Los fenicios navegaron por el Atlántico hacia el sur.

Establecieron una importante base en Mogador,

en territorio marroquí, y desde allí

alcanzaron las Islas Canarias.

Es curioso que en ese sitio se haya encontrado un santuario

y alrededor del santuario, hay hallazgos interesantes

que proceden de distintas partes del Mediterráneo occidental.

Ahí hemos encontrado más graffitis fenicios que todos los demás

yacimientos fenicios occidentales.

Se han encontrado hallazgos tan interesantes

que indican la exportación de oriente

hacia este lugar atlántico

por ejemplo, en huesos de animales.

Es posible que incluso fueran más allá.

El periplo de Hannón,

narra las aventuras de un osado marino púnico

que habría logrado la primera circunnavegación africana.

En todo caso, estos grandes navegantes

lograron la proeza de llevar el mundo antiguo

hasta lugares de leyenda.

Despedimos el programa a las orillas del mar Mediterráneo.

Ese viejo mar, que tantas veces recorrieran las naves fenicias.

Hemos conocido los fenicios, su periplos,

su asentamientos sobre nuestro suelo y sus aventuras atlánticas.

Nos despedimos de ellos con la enorme admiración.

Con esa profunda huella, esa vocación

que lograron dejar con su genio y talento

tanto en nuestra historia como en nuestra arqueología.

Arqueomanía - Fenicios

28:05 14 jun 2019

Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

ver más sobre "Arqueomanía - Fenicios" ver menos sobre "Arqueomanía - Fenicios"

Los últimos 71 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:59 08 jul 2020 Arqueomanía hace un recorrido por diferentes países tras los pasos de arqueólogos españoles que trabajan fuera de nuestras fronteras.

  • La segunda Guerra Púnica

    La segunda Guerra Púnica

    27:28 01 jul 2020

    27:28 01 jul 2020 El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

  • La Marmotta

    La Marmotta

    26:56 24 jun 2020

    26:56 24 jun 2020 El origen de la navegación está en la misma base de la aventura humana. En este episodio nos sumergimos en un yacimiento italiano, La Marmotta, para descubrirlo. El maravilloso estado de conservación de sus materiales fabricados con madera despertó la atención de la comunidad científica.

  • Escuela de gladiadores

    Escuela de gladiadores

    27:30 17 jun 2020

    27:30 17 jun 2020 ¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

  • Réquiem por Numancia

    Réquiem por Numancia

    28:17 10 jun 2020

    28:17 10 jun 2020 Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

  • 29:21 03 jun 2020 Una de las épocas de mayor poder y brillo de los reinos peninsulares fue la del Califato Omeya. Con capital en Córdoba, controló la práctica totalidad de la península, teniendo legitimidad en amplias zonas del Magreb y el África Subsahariana.

  • Visigodos

    Visigodos

    27:04 27 may 2020

    27:04 27 may 2020 La llegada de los visigodos y la posible constitución de un reino peninsular es uno de los episodios de la tardoantigüedad que vamos a desmenuzar en un capítulo que también mostrará los restos materiales de Bizancio en el viejo solar de Hispania.

  • Arqueología bíblica

    Arqueología bíblica

    26:00 20 may 2020

    26:00 20 may 2020 Una de las arqueologías que más interés despiertan, que son más populares, es la denominada arqueología bíblica. Manuel Pimentel muestra sus rasgos principales en un capítulo rodado en varios países de Oriente Medio y África.

  • La huella imborrable

    La huella imborrable

    29:00 13 may 2020

    29:00 13 may 2020 La arqueología, que empezó como una disciplina hermana de la historia del arte y del estudio de antigüedades, es cada vez una ciencia que emplea muchas herramientas de la ciencia de vanguardia. La genética es una de ellas, pero no la única. Yacimientos como La Beleña de Cabra, Pinilla del Valle o Valencina de la Concepción ocuparán un espacio destacado en el capítulo que contará con la participación de Juan Luis Arsuaga, Enrique Baquedano, Dimas Martín Socas o Germán Delibes, entre otros destacados profesionales.

  • Herculano

    Herculano

    29:29 06 may 2020

    29:29 06 may 2020 Arqueomanía viaja hasta la Campania italiana para aclarar que sucedió durante la explosión del Vesubio del 79 d.C. en las ciudades de Herculano y Pompeya.

  • La forja de los imperios

    La forja de los imperios

    28:22 29 abr 2020

    28:22 29 abr 2020 Manuel Pimentel viaja al corazón de Anatolia tras la pista de la misteriosa civilización hitita. Hatussa, Yazilikaya o Alaça Hoyuk son escenarios inigualables para comprender cómo se forjaron los primeros grandes imperios de la Antigüedad.

  • Primeras civilizaciones

    Primeras civilizaciones

    29:09 22 abr 2020

    29:09 22 abr 2020 Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos. Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos.

  • Pirineos

    Pirineos

    28:43 15 abr 2020

    28:43 15 abr 2020 Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

Mostrando 1 de 4 Ver más