Presentado por Nacho Clemente y dirigido por Manuel Pimentel, 'Arqueomanía' aproxima a la audiencia un amplio espectro de temas: desde el nacimiento del neolítico en Anatolia a la caída del Califato de Córdoba, pasando por las Guerras Púnicas, el mundo celtibérico o los últimos días de Pompeya y Herculano. La temporada se ha rodado durante diez meses en España y otros países.

El programa cuenta con expertos como Enrique Baquedano, Juan Luis Arsuaga, Juan Francisco Gibaja, Mario Mineo o Carolina Aznar.

4667912 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Especial Museo Arqueológico Nacional (1ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música)

El Museo Arqueológico Nacional fue creado en 1867.

Hace unos años se cerró

para acometer una obra muy importante de reforma y modernización.

El en programa de hoy, vamos a conocer este nuevo museo.

(Música)

Desde finales del siglo XVIII,

en las Casas Reales y nobiliarias europeas,

empezaron a formarse colecciones de arte y antigüedades

que serían el germen de los posteriores museos arqueológicos.

A lo largo del siglo XIX, la ciencia comenzó a descubrir

los misterios de nuestro pasado

a través de los restos enterrados durante siglos.

Nacía la arqueología.

Rodeada en principio de un halo romántico,

y que se fue haciendo ciencia

según se sumaban los descubrimientos y las investigaciones.

España participó de esta corriente.

Y en 1867 inauguró su museo arqueológico

en el mismo edificio en el que ahora nos encontramos.

Después de varios años de obras, el pasado 31 de marzo de 2014,

quedó inaugurada la remodelación arquitectónica

y su nuevo y atractivo proyecto de musealización.

España posee un enorme patrimonio arqueológico.

Cada una de las etapas de nuestra prolongada historia

ha dejado su registro arqueológico.

Conocer el Museo Arqueológico Nacional

significa conocer nuestra historia, la historia de España

y también, un poco, la de la propia humanidad.

Un museo es más que una colección ordenada de piezas del pasado.

Es una enciclopedia abierta que tiene que ayudarnos a comprender

las maneras de vivir, de amar,

y de guerrear en las distintas culturas que hemos sustentado.

Un museo no es una institución fósil.

Es un ser vivo que evoluciona con los tiempos

desde el que se divulga, se investiga y se genera conocimiento.

Tenemos hoy la fortuna

de poder visitar el nuevo museo antes de su inauguración.

Guiados por su director, Andrés Carretero.

¿Qué se pretende con una reforma tan importante y positiva? ¿Qué pretende?

-Hombre, una institución como el Museo Arqueológico Nacional,

como todas las grandes instituciones, son costosas de reformar.

Con lo cual, la última gran renovación se produjo en los años 70.

Las obras comenzaron a finales de los 60, y a lo largo de los 70,

se hizo la museografía, ¿no?

Es decir, hace prácticamente 40 años.

En 40 años envejece el edificio, envejecen las instalaciones,

envejece la propia exposición, y sobre todo, envejecen los contenidos.

Envejece la interpretación de la historia.

Claro, hay muchos más conocimientos, ¿no?

Entonces llegaba, era el momento de renovar por completo el museo.

Se podrían haber hecho renovaciones puntuales, parciales,

pero todo el mundo, tanto en el museo como en el Ministerio de Educación,

decían que eran pequeñas chapuzas, ¿no?

Entonces se planteó un plan director que programó la actuación,

prácticamente eran 15 años, y que desde 2002,

se ha ido siguiendo de manera bastante sistemática

para lograr una transformación completa de la institución.

-La arqueología cada vez interesa más a la gente.

Supongo que es una exposición pensada en el visitante, ¿no?

Para darle a conocer algo tan complejo como es la arqueología.

-Efectivamente, ¿no? La idea es que, el museo,

te ayude a penetrar en la historia, ¿no?

A través de la arqueología, aunque en las épocas más recientes nos alejemos

hacia lo que, en el siglo XIX se llamaban las antigüedades,

pero ayudar al público a penetrar en la historia.

No es un museo, hecho para especialistas.

El especialista encontrará la información,

no va a encontrar errores,

aunque quizá le gustaría tener una información más científica,

entre comillas, pero el público en general,

podrá encontrar explicaciones, espero que claras,

de los hechos históricos.

Yo creo que uno de los elementos fundamentales

es que hemos, primero acercado a los conocimientos actuales como decíamos,

la exposición del museo, y segundo,

hemos intentado evitar una descripción plana, ¿no?

Una descripción, muy eh...

Minimalista de cada etapa histórica, sino que hemos ido

a seleccionar los fenómenos culturales

de mayor trascendencia en cada momento de la historia, ¿no?

El Neolítico, pues no hay una descripción plana del Neolítico,

sino que, ¿cuáles son los elementos fundamentales?

¿Por qué el Neolítico es importante?

¿Qué es lo que una persona del siglo XXI

tiene que saber sobre el Neolítico? ¿Qué ocurrió en ese momento?

¿Que hubo un cambio climático, la domesticación de los animales?

¿Que es el inicio de la agricultura?

Esos son los fenómenos en los que se centran

las unidades temáticas de la exposición.

Nuestra historia es tan rica y antigua que sería necesario

ser un experto para poder abarcarla en su conjunto.

Por lo que el museo hace un gran esfuerzo divulgador

para dar a conocer el patrimonio arqueológico a todos los públicos.

Estamos, por ejemplo, ante uno de los descubrimientos,

consecuencia de los nuevos descubrimientos.

-Efectivamente, esto es una réplica de uno de los neandertales

que apareció en la cueva del Sidrón, en Asturias.

Es un yacimiento que está proporcionando

unos materiales excepcionales, ¿no?

Y, sobre todo, que se está excavando con una metodología muy sistemática

y extrayendo sin contaminar muestras orgánicas,

lo cual permite hacer análisis de ADN

y obtener una información fehaciente, claro, de cómo, por ejemplo,

de que era pelirroja, ¿no? Y otro muchos rasgos físicos, ¿no?

De hecho, está réplica está hecha, bueno,

con el paleoantropólogo de la excavación, Juan Antonio Rosas,

con el que hemos podido ir reconstruyendo...

Todo los detalles para que el público pueda ver, con la mayor nitidez,

cómo eran físicamente los neandertales del Sidrón, ¿no?

Paseamos por el museo,

y somos conscientes de que nuestro conocimiento mejora y se esclarece.

Pero no solo aprendemos,

muchas de las piezas parecen querer contarnos remotas historias.

¿Qué sentían?

¿Cómo vivían aquellos que las fabricaron?

En muchas ocasiones experimentamos una honda emoción.

¿Quién no se sobrecoge ante la belleza de las damas ibéricas?

¿Ante los toros mallorquines o ante las joyas neolíticas?

La arqueología, aunque ciencia, no deja de tener una aroma de poesía

al evocar en lo hondo de nuestras conciencias

mitos ancestrales y atávicos.

Pero los sentimientos son patrimonio de cada uno de los visitantes.

El reto del museo es mostrar la secuencia del paso del tiempo.

Recorrer los rastros de los dos millones de años

de presencia humana sobre nuestro suelo,

supone un enorme reto científico y didáctico.

Después de la introducción audiovisual del museo,

está toda la narración, toda la descripción cronológica

de la historia del territorio de la actual España, ¿no?

Hemos marcado, bueno, las etapas conocidas por casi todo el mundo,

casi de manual escolar, de la Prehistoria, de la Protohistoria,

Roma, y dentro de ella nos hemos ido centrando en fenómenos específicos.

En no intentar dar explicaciones globales y genéricas de la cultura,

sino ir seleccionando rasgos concretos,

los más significativos de cada momento histórico.

-¿Por ejemplo? -Pues, por ejemplo,

en el Neolítico o en el Paleolítico Superior,

el marcar la llegada del Homo Sapiens,

del hombre actual realmente, ¿no?

Y qué significó eso, ¿no?

Hay un panel muy divertido donde se ve al neandertal,

que se va triste, que se aleja triste,

mientras llega un Sapiens, que es tan moderno como cualquiera de nosotros.

Efectivamente, por que es nosotros de alguna manera, ¿no?

Conseguir un fondo de piezas tan importante ha sido tarea de siglos.

Así, los primeros fondos aportados

procedieron de las colecciones reales,

a las que se añadieron las de otras instituciones,

las donaciones particulares, las compras en subastas,

tanteos en caso de exportación,

los depósitos de piezas procedentes de yacimientos,

y otras figuras que han permitido que la colección siga viva,

y enriqueciéndose cada año.

¿Cuál es el origen de esta colección de vasos griegos?

-Pues también es muy extendida en el tiempo.

El inicio de la colección está en el rey Carlos III,

que como fue rey de Nápoles y trajo piezas de la magna Grecia

que comenzó a coleccionar, formaron parte de las colecciones reales,

y de allí pasaron al museo, ¿no?

Por ejemplo, a lo largo del siglo XIX el marqués de Salamanca

también hizo una gran colección de cerámica griega que pasó al museo,

y sucesivamente se han ido adquiriendo,

diversas colecciones de cerámica

hasta llegar a la colección Várez Fisa hace no muchos años.

Claro, el... -Para forma una gran colección.

-Claro, iba a decir que el poder seleccionar

a lo largo de un proceso tan largo, permite seleccionar piezas escogidas.

No comprar grandes colecciones que traigan materiales

que no tienen interés particular, sino siempre ir a colecciones

o a objetos que completan tipologías, y completan épocas, estilos y demás.

Con lo cual, la colección es totalmente selecta,

y una de las mejores de Europa, ¿no?

Las expediciones arqueológicas se hicieron muy populares en Europa

tras los trabajos en Egipto de Napoleón,

o el fabuloso descubrimiento de Troya por Schliemann.

Los españoles también tuvimos y tenemos científicos

que investigan más allá de nuestras fronteras.

En el museo también existen piezas

procedentes de excavaciones en el extranjero.

Sobre todo del mundo griego y egipcio.

Los arqueólogos españoles no solo han trabajado sobre nuestro suelo,

desde hace siglos, expediciones españolas trajeron piezas de América.

Pero es a partir del siglo XIX y sobre todo en el XX,

cuando ya, con carácter científico, expediciones españolas

excavan e investigan en Oriente Medio y sobre todo, en Egipto,

donde se sigue excavando en la actualidad.

Algunas de estas piezas las podemos encontrar en el museo

y sobre todo es una importante aportación de la arqueología española

y la ciencia española a la arqueología internacional.

Visitar el Museo Arqueológico Nacional,

es sumergirnos en una sorprendente máquina del tiempo,

hasta nuestro pasado más remoto.

Recorrer sus salas, es sentir el pulso de la historia

y adentrarnos en sus misterios.

Algunas piezas nos asombrarán.

Otras nos emocionarán, nos harán reflexionar.

Para aprender y sentir,

nada como una visita al nuevo Museo Arqueológico Nacional.

No se lo pierda.

(Música)

Un ortostato, es una piedra o bloque vertical que puede estar decorado.

Los ortostatos, forman las paredes de los dólmenes,

y sobre ellos descansan las losas de cobertera.

(Música)

La creación de un nuevo espacio que albergara conocimiento,

experiencias y materialidades era un desafío.

La arqueología es la historia sustanciada en los objetos,

en las actividades cotidianas y en las expresiones sublimes.

Inmortaliza el poder, encarna la religión,

sitúa una cultura ante las grandes preguntas.

Es lo que permanece de los ritos, los hábitos, los valores,

y las leyes que un día fueron el presente.

La fabricación de un espacio que acogiera y mostrara

tamaña heterogeneidad, era un reto de gran calado.

La articulación de un viejo edificio

para divulgar y deleitar en los tiempos modernos,

exigía una gran reflexión y la colaboración de decenas de personas.

Había que introducir una narración contemporánea sobre piezas antiguas,

maximizar los espacios para el trabajo experto

y para las salas de exposición,

y además resultar atractivo para los visitantes

y funcional y acogedor para los trabajadores.

Todo ello, respetando la personalidad de la fachada

y las principales piezas de la colección del gran museo.

Juan Pablo Rodríguez Frade fue el hombre elegido.

Proponemos una lectura del nuevo Museo Arqueológico Nacional,

a través de la gestación de sus espacios,

y del trabajo de un gran equipo de profesionales de diferentes ámbitos

como la arquitectura, la conservación,

la restauración y el mundo audiovisual.

Una intención que hemos tenido, yo creo que responde mucho

a lo que se puede contemplar,

es que todo el mundo se sienta muy identificado con el museo.

Que no responda solo a las expectativas del arqueólogo,

de la persona muy culta, o del niño, o del curioso,

sino que cada cual se va a sentir como si estuviera hecho a su medida.

Todo el mundo va a encontrar el museo que él está buscando.

Es un museo divertido, es un museo de gran calado intelectual...

Realmente nos gustaría que todo visitante que venga aquí,

se encuentre como, que bueno, este museo responde a lo que busca.

Hay un primer reto arquitectónico importante, que es intentar, eh...

Actualizar un edificio del siglo XIX

para las necesidades muy exigentes de un museo del día de hoy.

Equilibrar esas necesidades con un edificio tan protegido como este,

es el mayor reto.

Hemos intentado que la intervención fuera natural.

No voy a decir que un homenaje a Jareño, pero que si viera la obra,

dijera "Este es mi edificio, nadie lo ha desfigurado" en resumidas cuentas.

Y al final el sello del arquitecto está en las obras.

Eso se ve, es una tontería negarlo.

Pero sí que hemos querido, como pasar un poquito desapercibidos,

a lo mejor de esa manera es como pasas más apercibido, ¿no?

Realmente no ha sido nuestra intención dejar un sello claro,

una firma de autor, ¿no?

Es un museo que tiene que aguantar muchos años,

es un edificio muy importante que nació como museo,

Y en absoluto necesita gestos frívolos de diseño para destacar.

Uno de los elementos definitorios de cualquier arquitectura

es su relación con la luz.

¿Cómo ha sido en esta ocasión?

Los patios los proyectó Jareño en el siglo XIX cubiertos,

unos patios fantásticos, que en los años 50 del siglo XX,

se desmontó la montera por problemas que ignoro.

Se levantó esa montera, se quitó, por humedades, se caería o no sé.

Y nosotros ahora, transcurridos 70 años,

hemos recuperado una montera para cubrir estos patios.

Por un lado recuperamos la tipología de patio en edificio,

que son cosas que a Jareño le hubiera encantado,

sin lugar a dudas, como espacio cubierto, no como espacio exterior.

Y en esos patios, claro, tenemos el problema de la luz.

La luz es un enemigo enorme para las piezas,

que se pueden fotodegradar.

Entonces, tenemos que exponer ahí piezas de piedra, mayormente, ¿no?

Este es un museo que tiene muchísima luz.

Tiene tres fachadas, a tres calles diferentes,

y el interior tiene un patio muy luminoso.

Y al final, aunque a nosotros nos encanta los museos muy luminosos,

tenemos que filtrar mucho esa luz puesto que los ultravioletas

son una radiación muy dañina para las piezas.

En este caso, las premisas históricas

han supuesto unos límites evidentes.

El edificio nació como palacio de museos y bibliotecas.

No es que un usuario haya llegado después,

son dos vecinos, que nació así el museo y la biblioteca.

Y me parece que son dos vecinos que se pueden llevar muy bien.

No responde al proyecto exactamente inicial de Jareño,

ahora mismo la medianera entre los dos edificios

es un poco más difusa, hay plantas del museo que invaden la biblioteca,

o sea, no es un corte en medianera exacto.

Yo creo que se potencian los dos usos.

Y hoy en día tampoco el Museo Arqueológico Nacional

ni la Biblioteca Nacional

son instituciones que tengan que crecer mucho.

Y si crecen, pueden crecer fuera de esta ubicación.

Toda visita tiene un comienzo.

La entrada al Museo Arqueológico Nacional es completamente nueva.

Hemos optado por este nuevo acceso y sacrificar el histórico,

que se mantiene, y se usará para determinados actos.

Pero este nuevo acceso permite,

una accesibilidad absoluta para todo tipo de personas,

y por otro lado permite llegar a unos espacios muy amplios, de acogida,

para el público, donde podemos encontrar exposiciones,

salón de actos, sala de conferencias, cafetería, tienda, etcétera.

Servicios que sirven para la ciudad sin necesidad de acceder al museo.

Y se entra en las salas pasando a la oscuridad de la Prehistoria.

El espacio y la narración están íntimamente unidos.

En un museo remodelado, como es este,

la narración tiene que estar supeditada

a los espacios de los que uno dispone.

Es un museo que tiene dos patios, en los patios hay que exponer

piezas que no se fotodegraden, piezas de gran formato.

Eso ya nos condiciona a que en un patio esté Roma,

en otro patio el mundo ibérico,

y a que la Prehistoria esté en la planta sótano,

parece es lo que pega. Con bajo nivel de iluminación.

Que la Edad Moderna esté en la superior,

que la Dama de Elche esté en un sitio,

con una perspectiva que se pueda ver desde lejos.

Al final, en la rehabilitación de edificios,

la forma del edificio condiciona muchísimo la función.

No se puede pretender ser extremadamente riguroso,

sino que en algunos casos hay que ser un poco flexible

para que las piezas se puedan contemplar perfectamente

sin seguir un orden cronológico estricto

que te pueda llevar a un camino sin salida.

Es un museo que tiene 1 200 000 piezas, más o menos.

Se exhiben, se exponen, cerca de 13 000, más o menos.

Hay que hacer una selección enorme de esas colecciones.

Y el arquitecto, nosotros en este caso,

tenemos que servir de aglutinador de muchos intereses diferentes.

Por un lado los intereses de los conservadores,

quieren contar y exponer las colecciones de una manera

para que expliquen una historia,

por otro lado, esas colecciones e historias

tienen que emocionar al visitante,

y nosotros tenemos que conseguir que esas piezas

realmente encuentren su sitio en el museo.

Al final es una labor también, como antes comentaba,

una labor de conseguir el equilibrio,

que las piezas se exhiban cómodamente, contemplen,

sean contempladas de una manera adecuada,

pero por otro lado, que potencien el valor del edificio

y que el edificio potencie las colecciones.

Los conservadores han tenido mucho trabajo.

La primera parte de la visita es la Prehistoria.

Más de un millón de años condensados en un espacio limitado.

La Península Ibérica es uno de los lugares del mundo

de mayor incidencia en el dibujo general de la Prehistoria.

Sus homínidos, su arte rupestre,

su original Neolítico, o su expansivo campariforme,

están en la punta de lanza de la investigación mundial.

Estas han sido las pretensiones de los conservadores.

Lo que teníamos claro desde el principio

es que debíamos intentar acercar lo más posible la Prehistoria,

que es una etapa bastante desconocida de la historia

para la mayoría de los visitantes, acercarla al gran público.

Los elementos principales, novedosos,

con respecto al montaje anterior es los recursos gráficos.

Si podéis ver, aquí, en esta sala,

veis que se ha hecho uso de ilustraciones de gran formato.

Para contextualizar, precisamente,

los hallazgos, o sea,

la información que nosotros proporcionamos en estas salas,

no es solo las piezas, sino también el contexto.

Y este contexto...

Está reflejado en estas ilustraciones de gran formato,

que demuestran la importancia, por ejemplo,

en un primer momento, del medio ambiente,

y cómo, poco a poco, se va antropizando el paisaje, el entorno.

Además de las ilustraciones de gran formato,

este discurso, estas nuevas salas,

van acompañadas también de otros recursos visuales,

como son los audiovisuales, los vídeos.

Entonces, estos recursos, son muy importantes

y cambian totalmente la visión que se tiene de la Prehistoria.

Te acerca, te resulta mucho más cercana y asequible,

yo creo, para la mayoría de la gente.

También los dioramas, las esculturas,

que tenemos aquí el Homo Ergaster de Nariokotome,

o del neandertal del Sidrón.

Ha sido otro recurso también visual.

Nuestro público es,

no sé, un 90 o un 95 % escolar,

y creemos que estos recursos

les van a facilitar la comprensión de estos periodos.

Lo que desde luego tiene este museo y no tienen otros,

de la península, es unas magníficas colecciones

de lo más representativo de toda la Prehistoria.

Las colecciones del Paleolítico son espléndidas,

porque bueno, tenemos de excavaciones como Torralba y Ambrona, o Áridos,

que son excavaciones importantes.

Luego tenemos para Neolítico y Calcolítico la colección Siret.

Entonces, en general, lo que sí tengo que decir es que va a encontrar aquí

una selección, porque lo que sí que hemos hecho es una selección,

de las mejores piezas de la Prehistoria de toda la península.

Y eso es difícil.

Eso es imposible, no difícil, imposible,

encontrarlo en otro museo de la península.

Y tras los claroscuros remotos de la Prehistoria,

el visitante asciende a cotas más cercanas,

en las que los dos patios principales

hacen de distribuidores y aglutinantes.

Las escaleras y algunos pasillos flotantes

ayudan al tránsito de las visitas.

El museo tiene dos patios, el norte y el sur,

y en los dos hemos instalado unas escaleras,

porque consideramos que los patios van a ser

los aglutinadores del recorrido del museo, ¿no?

Van a ser espacios de referencia constante

en el visitante que recorra las salas.

Un espacio de luz, luminoso, de encuentro, un sitio de encuentro.

Y en la historia de los museos la escalera aparece

como un elemento arquitectónico clásico, es una tipología como muy...

Que aparece en todos los museos de los que nos podemos acordar, ¿no?

Queremos, queríamos, que fuera una escalera con bastante presencia,

una escalera cómoda, tanto de subida como de bajada,

desde la cual, no solo sirviera para subir a la planta de arriba,

sino que realmente fuera de la propia circulación del museo.

que sea un disfrute ir por ellas y poder contemplar

la sala de arte romano, la sala de escultura, desde muchos niveles.

Hemos utilizado muy pocos materiales, se ven realmente dos, ¿no?

Madera, una madera oscura.

Mergo, y un travertino muy claro.

Y ya no hay más materiales.

Me parece que son materiales duraderos, que envejecen muy bien,

muy dignos por otro lado,

y que conseguimos mucha calidad en el edificio,

pero también mucha calidez en el edificio.

Es un edificio, que cuando uno entre en este museo,

se dará cuanta que realmente es confortable,

pero eso no significa que al cabo de poco tiempo se vaya a deteriorar.

Pasado el tiempo, irá cobrando mayor y mayor calidad.

Los grandes patios, al norte y al sur,

dan paso, respectivamente, a la Protohistoria y a Roma.

Desde el año 1000 antes de Cristo, hasta los albores del Medievo.

En las vitrinas se han eliminado los espejos y las lupas,

para que la observación de las piezas sea más clara.

Se han empleado diferentes tipos de ilustraciones, maquetas,

y hasta ocho audiovisuales

que apoyan el contexto de los materiales expuestos.

El mundo tartésico, el íbero y el celta,

se muestran en plenitud a los visitantes

para revivir el complejo milenio anterior a nuestra era.

Lo que hemos hecho ha sido

una introducción sobre...

Sobre el primer milenio, o el último milenio antes de Cristo,

que es lo que se conoce tradicionalmente como Edad de Hierro,

y a continuación de esta introducción,

vamos evolucionando culturalmente con los pueblos que se desarrollaron

a lo largo de este milenio, tanto en la Península Ibérica,

como en las islas.

La extraordinaria fuerza icónica de la Dama de Elche,

su pregnancia como imagen de la arqueología española,

ha llevado a los responsables de Protohistoria

a dar al misterioso busto un espacio central.

La Dama de Elche ocupa el centro de la escena y las miradas.

Esta es una reseña de su historia.

El dueño de la finca donde apareció la Dama,

decidió que se quería deshacer de ella,

en aquel momento, lo que se hacía normalmente era vender.

Vender las piezas.

Aunque parece ser que él la ofertó por escrito

al Museo Arqueológico Nacional, entre otras instituciones españolas,

esa carta, por ejemplo, no ha sido encontrada nunca.

Y en aquel momento trabajaba ya en España un arqueólogo francés,

que se llamaba Pierre París,

y vio claro que era una oportunidad que no se podía dejar pasar.

Entonces, consiguió el dinero suficiente,

a través de un judío francés, consiguió el dinero, eh...

Para comprar la Dama,

y la Dama en ese momento fue ya depositada...

En realidad la compra fue para el museo del Louvre.

Allí estuvo, pues eso, desde, en seguida del hallazgo,

solamente salió de París en el momento de la II Guerra Mundial,

que la llevaron para protegerla a Montauban,

y luego, en el año 1941 se hizo un intercambio de obras de arte,

entre el Gobierno de Franco y el Gobierno de Pétain, de Vichy.

Un intercambio de obras de arte en el que, afortunadamente,

la pieza principal, obviamente, era la Dama de Elche,

y otras tantas piezas, como, por ejemplo,

los sillares de Osuna, las coronas de Guarrazar,

por citar las piezas más importantes.

Cuando vino toda esa colección desde Francia a Madrid,

se hizo una presentación en el Museo del Prado,

y la Dama de Elche, concretamente, se quedó en el Museo del Prado.

El resto de las piezas arqueológicas

vinieron al Museo Arqueológico Nacional,

pero al Dama de Elche se quedó allí.

Hasta el año 1971, año en el que el director del museo de aquel entonces,

don Martín Almagro Basch, consiguió, del mismo Ministerio,

que la Dama de Elche viniera al Museo Arqueológico Nacional.

El patio de Protohistoria es un homenaje a la escultura ibérica,

y su mayor punto de atención es el monumento albaceteño de Pozo Moro.

Excavado en Chinchilla durante la década de los 70.

Se ha montado un cuerpo del monumento original.

Los investigadores han empleado todos los materiales publicados

desde los primeros trabajos de Martín Almagro Basch.

Se cree que en estado original, este monumento con influencias orientales

pudo ser dedicado a un príncipe o rey local.

En su configuración original, llegó a alcanzar los 10 metros de altura.

Es una parte, sí.

Porque el monumento tiene un...

Tres escalones primero,

la zona inferior son tres escalones

y luego, el monumento tendría dos cuerpos,

iniciado, cada uno de ellos, con cuatro leones en las esquinas.

El segundo cuerpo, que es el que no está,

no está reconstruido, sería, pensamos, similar al primer cuerpo,

incluso que tendría también unos relieves en su entorno,

y, a continuación de ese segundo cuerpo,

evidentemente el monumento terminaría con una cubierta,

quizá coronado con otra escultura.

(Música)

Arqueomanía - Especial Museo Arqueológico Nacional (1ª parte)

28:59 18 jul 2018

Especial Museo Arqueológico Nacional (I).



Histórico de emisiones:
21/12/2014

Los últimos 71 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:59 08 jul 2020 Arqueomanía hace un recorrido por diferentes países tras los pasos de arqueólogos españoles que trabajan fuera de nuestras fronteras.

  • La segunda Guerra Púnica

    La segunda Guerra Púnica

    27:28 01 jul 2020

    27:28 01 jul 2020 El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

  • La Marmotta

    La Marmotta

    26:56 24 jun 2020

    26:56 24 jun 2020 El origen de la navegación está en la misma base de la aventura humana. En este episodio nos sumergimos en un yacimiento italiano, La Marmotta, para descubrirlo. El maravilloso estado de conservación de sus materiales fabricados con madera despertó la atención de la comunidad científica.

  • Escuela de gladiadores

    Escuela de gladiadores

    27:30 17 jun 2020

    27:30 17 jun 2020 ¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

  • Réquiem por Numancia

    Réquiem por Numancia

    28:17 10 jun 2020

    28:17 10 jun 2020 Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

  • 29:21 03 jun 2020 Una de las épocas de mayor poder y brillo de los reinos peninsulares fue la del Califato Omeya. Con capital en Córdoba, controló la práctica totalidad de la península, teniendo legitimidad en amplias zonas del Magreb y el África Subsahariana.

  • Visigodos

    Visigodos

    27:04 27 may 2020

    27:04 27 may 2020 La llegada de los visigodos y la posible constitución de un reino peninsular es uno de los episodios de la tardoantigüedad que vamos a desmenuzar en un capítulo que también mostrará los restos materiales de Bizancio en el viejo solar de Hispania.

  • Arqueología bíblica

    Arqueología bíblica

    26:00 20 may 2020

    26:00 20 may 2020 Una de las arqueologías que más interés despiertan, que son más populares, es la denominada arqueología bíblica. Manuel Pimentel muestra sus rasgos principales en un capítulo rodado en varios países de Oriente Medio y África.

  • La huella imborrable

    La huella imborrable

    29:00 13 may 2020

    29:00 13 may 2020 La arqueología, que empezó como una disciplina hermana de la historia del arte y del estudio de antigüedades, es cada vez una ciencia que emplea muchas herramientas de la ciencia de vanguardia. La genética es una de ellas, pero no la única. Yacimientos como La Beleña de Cabra, Pinilla del Valle o Valencina de la Concepción ocuparán un espacio destacado en el capítulo que contará con la participación de Juan Luis Arsuaga, Enrique Baquedano, Dimas Martín Socas o Germán Delibes, entre otros destacados profesionales.

  • Herculano

    Herculano

    29:29 06 may 2020

    29:29 06 may 2020 Arqueomanía viaja hasta la Campania italiana para aclarar que sucedió durante la explosión del Vesubio del 79 d.C. en las ciudades de Herculano y Pompeya.

  • La forja de los imperios

    La forja de los imperios

    28:22 29 abr 2020

    28:22 29 abr 2020 Manuel Pimentel viaja al corazón de Anatolia tras la pista de la misteriosa civilización hitita. Hatussa, Yazilikaya o Alaça Hoyuk son escenarios inigualables para comprender cómo se forjaron los primeros grandes imperios de la Antigüedad.

  • Primeras civilizaciones

    Primeras civilizaciones

    29:09 22 abr 2020

    29:09 22 abr 2020 Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos. Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos.

  • Pirineos

    Pirineos

    28:43 15 abr 2020

    28:43 15 abr 2020 Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

Mostrando 1 de 4 Ver más