Presentado por Nacho Clemente y dirigido por Manuel Pimentel, 'Arqueomanía' aproxima a la audiencia un amplio espectro de temas: desde el nacimiento del neolítico en Anatolia a la caída del Califato de Córdoba, pasando por las Guerras Púnicas, el mundo celtibérico o los últimos días de Pompeya y Herculano. La temporada se ha rodado durante diez meses en España y otros países.

El programa cuenta con expertos como Enrique Baquedano, Juan Luis Arsuaga, Juan Francisco Gibaja, Mario Mineo o Carolina Aznar.

5600249 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos  Arqueomanía - Escuela de gladiadores - ver ahora
Transcripción completa

El Anfiteatro albergó los grandes espectáculos de Roma,

y entre ellos el más popular la lucha de gladiadores.

Debemos figurarnos el rugido de casi 50.000 espectadores

aclamando a su héroe.

La gladiatura sigue admirándonos hoy día,

por eso desde Arqueomanía queremos conocer quienes fueron,

cómo entrenaron, cómo vivieron y cómo murieron estos famosos

gladiadores.

Bienvenidos al gran espectáculo,

bienvenidos a la historia fabulosa de la lucha de gladiadores.

(Música).

Roma era una sociedad violenta, y el ascenso social pasaba por las armas.

El éxito tenía el sabor del hierro.

Roma tenía perfectamente dividido su tiempo entre tiempo de negocio y

tiempo de ocio.

Y para el ocio no había nada que gustara más a los ciudadanos de todo

el imperio que un buen combate de gladiadores.

Roma fue poder, ejército y leyes, pero, también,

espectáculo para el pueblo que la sustentaba.

Y el de la sangrienta lucha de gladiadores fue el que más pasiones

desataba y el que en verdad tomaba el pulso a la sociedad romana.

Por eso, los poderosos los financiaron para ganar prestigio y

popularidad.

Los gladiadores no eran el único show de la Antigüedad.

Había estadios de atletismo,

sobre todo en el orbe griego y carreras de cuadrigas en grandes

circos que acogían a decenas de miles de excitados ciudadanos.

Los grandes gladiadores y corredores de cuadrigas eran tan célebres como

los futbolistas de hoy o los toreros.

Las pasiones humanas, exaltadas por la masa,

inmortalizarían el recuerdo de la gladiatura.

La gloria, el poder, el éxito.

Pero también el dolor, la derrota, la muerte.

Por eso, el corazón de Roma,

bombeado por la sangre de mil luchadores,

latió en su gran Coliseo.

Bienvenidos al mayor espectáculo del mundo antiguo.

¿Cómo nacieron los juegos gladiatorios?

Lo que terminaría convirtiéndose en el gran

espectáculo para divertir al pueblo tuvo su origen en unos antiguos

ritos de lucha, sangre por sangre,

celebrados como ofrenda a los muertos.

Y desde esos inicios funerarios evolucionaría hasta convertirse en

muestra de poder para los vivos.

Los juegos gladiatorios surgen con un componente funerario.

De hecho el nombre que reciben los juegos gladiatorios es el de Múnera,

que viene precisamente de la ofrenda funeraria.

Surge con idea de ofrecer un tributo a los jefes muertos,

o bien como ceremonia de propaganda de determinados personajes que dejan

una manda, o un legado, para celebrar este tipo de juegos.

¿Dónde se podían celebrar?

Donde se pudieran pagar.

Porque no necesariamente implicaban la necesidad de un anfiteatro,

había ciudades que podían contar con anfiteatro y era el lugar donde se

celebraban estos juegos.

El edificio destinado a los espectáculos de sangre,

no solo las luchas gladiatorias también las Venatione,

lucha entre animales salvajes, cacerías de animales salvajes,

y las ejecuciones.

Pero a veces estos espectáculos podían celebrarse también en el foro

o en cualquier otro espacio público donde pudiera caber un número

determinado de gente.

Por lo tanto dependía exclusivamente de que se pudiera pagar.

El editor era quien pagaba los juegos gladiatorios.

En la gladiatura a parte de los gladiadores existían otras figuras

fundamentales.

Una de ellas era el editor que era quien financiaba los juegos en busca

de reconocimiento y prestigio, y también el lanista,

que era el propietario del ludus y por tanto el empresario de estos

gladiadores.

Antes de estos juegos con mucha frecuencia el editor visitaba el

ludus para conocer a los gladiadores y sobretodo para fijar el

precio, tanto el arrendamiento del combate como en el caso de muerte

qué tendría que abonar por cada gladiador fallecido.

Éste es el ludus de Pompeya,

la escuela de gladiadores más famosa del Imperio, después de la de Roma.

¿Qué era un ludus?

¿Cómo funcionaba?

El ludus era el lugar donde entrenaban los gladiadores,

y no era una cárcel era más bien como una actual ciudad deportiva,

que bien podría asemejarse a una actual casa de campo andaluza.

Un ludus tenía varias partes,

una parte residencial donde dormían los gladiadores,

a veces con su familia; unos servicios comunes como armería,

enfermería y comedor, y una zona de deporte,

de entrenamiento que vamos a conocer.

Los gladiadores sobre todo eran deportistas,

deportistas de élite y para conseguir ese grado de excelencia

tenían que entrenar duramente.

Físicamente, elasticidad y sobretodo técnica de lucha.

En todo ludus existía una arena como esta donde entrenaban estos

gladiadores de mano de su magister y doctores.

El palus es un ejercicio gladiatorio muy clásico,

aparace representado con frecuencia en cerámicas y mosaicos.

Bajo la fiereza del gladiador sin embargo late una persona,

con sus miedos, sus temores, su ira, su ambición.

Una persona que sabe que su vida depende de su propia preparación,

por eso nos lo figuramos empeñado, poniendo toda su voluntad,

en este ejercicio clásico del palus antes de entrar en combate.

Un gladiador tenía que tener un nivel físico,

de preparación física y de lucha admirable, ¿cómo lo conseguían?.

Conocemos muy bien el tipo de entrenamiento que realizaban por

Galeno, que fue médico de los gladiadores del Sumo sacerdote de

Pérgamo.

Básicamente el entrenamiento de los gladiadores se dividía en dos

partes: la parte del entrenamiento específico con la espada que

consistía en luchar el gladiador contra el palus,

que era el método de entrenamiento más normal, o luchar en parejas,

un gladiador contra otro gladiador.

En el entrenamiento utilizaban espadas de madera para evitar

herirse.

La otra parte del entrenamiento,

a parte del entrenamiento específico del combate,

era el entrenamiento de base física,

es decir tenían que estar fuertes en el cuerpo, entonces sobretodo,

según describe Galeno, carreras de velocidad,

saltos a pies juntos como lo hacían los griegos, lucha grecorromana,

agarrándose, o también pequeños pujilatos y algunos combates de

pujilatos.

Ahora mismo si vemos una preparación de super deportista,

sabemos que hay entrenadores físicos,

que podría haberlos entonces, pero hay una alimentación, hay un doctor,

un médico que los atiende ¿en los ludus también existían todos esos

oficios en paralelo para atender al gladiador?

El más importante como hemos dicho en un ludus,

en una escuela de gladiadores, era el medicus, el médico,

porque evidentemente tenían que tenerlos en las mejores condiciones

físicas y mentales posibles para rendir como los deportistas de hoy

en día.

(Respiración fuerte).

Los gladiadores veteranos,

victoriosos en mil batallas y que habían logrado sobrevivir a la arena

de la gladiatura, regresaban muchas veces a la vida del ludus como

magister o doctores, como entrenadores de gladiadores.

Eran figuras muy respetadas y muy seguida por sus alumnos.

-¡Laertes!

¡Hispano!

Entrenamiento de combate.

¡Vamos!

¡Defensa, ataque!

Mantén la distancia.

Las controversias sobre la existencia de amazonas en los

anfiteatros o de mujeres gladiadoras,

siguen sin resolverse por completo.

Tenemos constancia de que existieron luchas entre gladiadoras,

¿cómo serían?

Hay dos fuentes visuales que son las únicas que recogen, representan,

a mujeres gladiadoras.

Un relieve de Alí Carnasu y una estatuilla que se encuentra en el

museo de Hamburgo.

El relieve de Alí Carnasu es más conocida y muestra a dos gladiadoras

desnudas de cintura para arriba luchando en un combate.

Aparecen las dos sin casco, y con un elaborado peinado,

con una trenza alrededor de la cabeza,

eso nos hace pensar que si llevaban un peinado muy elaborado

evidentemente, no tiene sentido que se lo cubrieran con un casco.

Teniendo también en cuenta que la mayoría de los espectadores eran

hombres, evidentemente al ver a dos mujeres desnudas cobatiendo pues

tendría un elemento,

un componente más erótico que también tendrían en cuenta además

del propio combate.

Pero sí tenemos constancia de que hay entrenamientos, que entrenaban.

Sí, evidentemente entrenaban también porque nos los describe Juvenal en

una de sus sátiras, que dice que las mujeres de un estrato social más

bajo, de mala reputación solían luchar contra el palus,

como podemos ver aquí, con el escudo, con la greba,

atacando de distintas maneras.

Todo rito requiere de un templo.

La lucha gladiatoria se desarrollaba en los anfiteatros,

repartidos a lo largo y ancho de la ecúmene.

Su tamaño era variable pero estamos hablando, en líneas generales,

de grandes recintos.

Y estos combates tendrían lugar en un edificio, un tipo de edificio,

que se llaman anfiteatro.

Que es un edificio muy singular.

¿Qué es un anfiteatro exactamente?

Etimológicamente anfiteatro significa doble teatro.

Anfi doble, teatro es lugar para ver.

Uniendo dos escenas de teatro tiene una elipse que sería el origen de la

forma peculiar elíptica del anfiteatro.

Antes de que existieran los anfiteatros los espectáculos se

daban en el foro romano.

¿Qué capacidad llegaron a tener estos grandes edificios?

El coliseo se especula que a partir de 50.000 espectadores sería la

cifra, por así decir, más conservadora.

Cada espectador podría ocupar entre unos 44 o 45 centímetros sentados,

se estipula que podría haber llegado hasta los 87.000 espectadores.

Lo superaría mucho el circo Máximo que llegaría en época de Trajanus,

que algunas personas dicen que pudo haber llegado

a 250.000 espectadores.

En lo que fue la Hispania romana ¿hay grandes anfiteatros?,

es decir comparados con los grandes del imperio.

El anfiteatro de Córdoba se cree que estaría en torno

a los 35.000 39.000 espectadores,

el anfiteatro de Itálica también se considera que

tiene 35.000 espectadores, Mérida tiene 15.000, 14.000 Tarragona,

10.000 Cartagena.

Hispania era un territorio muy importante para Roma,

durante la República y durante el Imperio.

Sus grandes ciudades poseían anfiteatros monumentales:

Tarraco, Itálica, Emérita Augusta o Corduba son ejemplos de ello.

No obstante, la presencia de anfiteatros no significa

necesariamente que existieran escuelas de gladiadores,

los denominados Ludus.

Varios investigadores han lanzado la hipótesis de que en Hispania debía

haber una escuela de gladiadores, ¿Pero dónde pudo estar?

Y no tuvo que haber muchas escuelas en todo el Imperio,

habría en sitios muy determinados.

Sabemos que en Hispania hubo una, ¿puede ser la de Córdoba?

Tenemos referencias a la existencia de un ludus hispanus a través de la

epigrafía, en concreto conocíamos la existencia de un epígrafe alusivo al

tabularius, o archivero de los ludi galiquianus e hispanus que apareció

en Tarragona hace unos años.

Tradicionalmente se entendió por tanto que el ludus estaba allí,

pero a raíz de la excavación del anfiteatro de Córdoba y de la

relectura del suburbio y la interrelación del anfiteatro con el

enorme volumen de inscripciones funerarias de gladiadores

encontradas en el entorno, su contenido y lo que dicen,

ultimamente se empieza a pensar de forma muy firme y los especialistas

parecen tener bastante unanimidad sobre ello,

que el ludus hispanus pudo haberse ubicado en el entorno del anfiteatro

de Córdoba.

Las dimensiones del anfiteatro,

que han superado todo lo que preveíamos antes de cavarlo,

estamos hablando de la capital de La Bética

que es la provincia más rica de occidente.

El enorme volumen de inscripciones funerarias que prácticamente no

existen en otro, en este número, en otro lugar de occidente.

El contenido de esas inscripciones y sobretodo en determinados aspectos

como el hecho de que una de ellas corresponda no a un gladiador

sensoestricto, sino a un entrenador, a un entrenador de retiarios,

a un entrenador de los gladiadores que luchaban con la red y el

tridente.

Que probablemente fue galdiador en su juventud y que después vivió con

los gladiadores, entrenó con ellos en el ludus.

Eso es un argumento importante para entender que aquí debiera haber una

escuela de gladiadores.

Córdoba fue una gran urbe romana.

El ambiente de sus calles sería parecido al de cualquier ciudad de

la península itálica.

Era capital de una provincia,

La Bética y eso la convertía en el epicentro de muchas actividades.

Estas lápidas muestran casos verdaderamente conmovedores.

Se trata del gladiador que tiene más victorias recogidas.

Vemos que pone 99 victorias, ningún otro gladiador del imperio,

que hayamos conservado su lápida, tiene tantas.

Este corazón u hoja de hiedra, que podemos llamarlo como queramos,

que normalmente se pone al lado del nombre del vencedor.

Lo que nos hace pensar que este 99 no son combates en general sino

victorias.

¿Y qué sabemos de este super campeón Probus?

Pues como nos dice claramente la inscripción:

murmillo contra rietario,

es decir era el gladiador que se enfrentaba al retiario,

el nombre era Probus,

pavil o sea del ludus de la familia de gladiadores de Pavilio,

con 99 victorias, natione germanus, et situ es, aquí está enterrado,

que la tierra te sea leve.

Y luego viene la persona que dedica la lápida bolumnia esperata,

a su marido Pío.

Y después otro dato muy interesante es que aparece el nombre del hijo.

El arqueólogo Desiderio Vaquerizo ha trabajado de primera mano con los

materiales del anfiteatro de Córdoba.

Estos gladiadores competerían y lucharían en otros muchos

anfiteatros, casi de todo el imperio no solo de Hispania.

Seguramente.

Las propias dimensiones del anfiteatro de Córdoba y la riqueza

de la provincia a cuyo ocio atendía este anfiteatro,

porque el anfiteatro de Córdoba es diseñado no solo para atender al

ocio y a la autorrepresentación de Córdoba como colonia sino sobretodo

atender a la provincia porque Córdoba aúna la doble condición de

capital de la provincia.

Esto conllevaría que las inversiones en atraer a los gladiadores más

famosos del momento debieran ser importantes.

Tanto es así que la mayor parte de los gladiadores que tenemos

documentados a través de la epigrafía,

documentan en sus propios epitafios un número importante de victorias

previas.

Lo que indica que habían combatido en otros lugares.

La prueba de que estos gladiadores además son gente cotizada,

atraída de otros lugares del imperio es que dos de ellos son germanos,

dos de ellos son griegos, hay algún itálico, hay algún egipcio,

hay otro hispano, etc. Es decir,

gente selecta probablemente de muchísima fama en su momento que

acude a combatir.

Los combates tenían una lógica y una reglamentación que conocemos gracias

a las fuentes clásicas.

La gladiatura estaba muy regulada especialmente los tipos de

gladiadores, en función de su armamento tanto ofensivo como

defensivo.

Además estos tipos de gladiadores luchaban en pareja,

uno contra otro buscando siempre el equilibrio.

Merece la pena que nos detengamos a conocer estos tipos de gladiadores

en función de su armamento y ese equipamiento.

Hay un tipo de gladiador, el retiario, el que porta la red,

que tiene una historia que más parece un mito que un relato veraz.

En torno al 20 a.C.

surge el retiario, un invento novedoso intentando recrear el sitio

de tiro por Alejandro Magno,

que solo se podía defender con las armas de pesca

que tenían tridentes y redes.

Cogen a un gladiador y le ponen una red y un tridente.

La red llevaba en todo su contorno unos contrapesos de plomo,

para que evidentemente al lanzarla por el aire,

se abriera y cayera sobre el contrario.

Como tenía contrapesos en todo el contorno de la red podía utilizarla

como un látigo.

El primero que surge cronológicamente es el murmillo,

que se distinguía por un escudo largo que se llamaba escutum,

y una greba corta.

Había una relación entre el escutum y la greba,

los gladiadores que llevaban grebas cortas llevaban un escutum largo

para compensar en la defensa.

Mientras que los gladiadores como por ejemplo el tracio que llevaban

grebas altas utilizaban sin embargo un escudo pequeño.

La principal técnica de combate del murmillo,

la gran ventaja suya era su enorme protección por el gran escudo,

pues era avalanzarse sobre el contrario para intentar avasallarle,

la daga era muy corta o sea le resultaba más fácil alcanzar al

contrario golpeándole con el escudo que con la daga.

El tracio, su principal técnica defensiva era,

como vemos tenía un escudo más pequeño, más ligero.

Evidentemente no era un escudo pensado primordialmente para

defenderse sino para el ataque.

¿Puedes hacer la técnica del salto sobre él?

Como era un escudo que pesaba poco,

él podía saltarle y darle por encima con la cica.

Era el único gladiador que tenía el pecho, el tronco cubierto,

protegido.

Tenía un escudo intermedio.

¿Por qué se llamaba provocator?

Porque provocaba con constantes golpes del escudo al contrario,

con el canto.

Oplom era el nombre del escudo redondo de los oplitas griegos,

entonces se adapta y vemos que no es el gran escudo de los opitas

griegos, que tenía 100 cm. de diámetro, sino mucho más pequeños,

adaptado a la lucha gladiatoria.

Al igual que los oplitas griegos lleva una lanza,

conserva esa característica.

Esta era la principal característica y técnica de combate del oplita.

Intentaba con su rival, intenta herirle en los ojos.

Vemos cual era su ventaja, como tenía la lanza tan larga,

tu no le podías alcanzar porque tu hoja es más corta que la lanza.

Por tanto era la ventaja del oplomaco.

El oplomaco intentaba ganar el combate sin perder nunca la lanza.

Los secutores son el último tipo gladiatorio

de los principales que surge.

Surgen en torno a los años 50 d.C., a mediados del siglo I.

Intentaba acercarse lo máximo posible y el retiario intentaba

alejarlo lo máximo posible.

(Música).

La presencia de animales exóticos fue frecuente en los anfiteatros.

Sabido es que a los cristianos se les echaba a las fieras,

ya que rehusaban el combate gladiatorio y en general cualquier

forma de violencia.

¿Cómo salían estos animales?,

¿cómo se gestionaba esa mezcla entre personas y bestias?

Había un subterráneo debajo de la arena, se llamaba hipogeum,

que era donde metían a los animales,

los animales pequeños por así decirlo: leones, leopardos,

los tigres.

Ahí estaban esperando en sus jaulas,

cuando era la hora de que salieran a la arena,

abrían una trampilla en la arena,

la arena era simplemente un tablado de madera y de ahí saltaban a la

arena.

Luego los animales más grande como los hipopotamos o los elefantes,

como no cabían por los angostos pasillos del hipogeum,

esos tenían que entrarlos por las puertas principales del coliseum.

Y los gladiadores estarían también esperando debajo, en el hipogeum,

en el subterráneo, pero cuando entraban para el combate,

entraban por la puerta principal, por la puerta triunfalis.

Había dos puertas, si esta era la elipsis del anfiteatro aquí estaba

la puerta triunfalis, que era por la que salían los gladiadores,

y luego enfrente estaba la porta libitinaria,

que era por donde salían los que morían.

El Coliseo de Roma fue un recinto que llegó a incluir batallas

navales, las famosas naumaquias.

A través de un sistema de compuertas y canales,

se inundaba la arena del anfiteatro y se producían las batallas.

Los gladiadores llegaron a convertirse,

al menos algunos de ellos,

en el oscuro objeto del deseo de las mujeres romanas.

Eran hombres muy codiciados entre cierto tipo de mujeres,

incluso de las clases altas hasta la propia casa imperial.

No solamente por sus físicos privilegiados sino también por la

fama y por todo lo que implicaba este contacto con la muerte y ese

sex apeal añadido que contrae siempre el riesgo, el sudor,

el ,de alguna forma, ese jugar con la vida,

ese ser capaz de vivir en el filo de la navaja.

Uno de los elementos que se va conociendo con mayor profundidad es

la dieta de los gladiadores.

A primera vista podría pensarse que las proteínas debían ser el

componente básico de su alimentación.

Y lógicamente todo este ejercicio necesitaría una buena alimentación.

Sobretodo comían distintos tipos de cereales,

cebada era uno de los tipos que más comían, y también carne.

Una bebida que tomaban muy a menudo para fortalecer los huesos era agua

con ceniza.

Los gladiadores no morían en la arena habitualmente.

Eran un bien demasiado preciado para ser desperdiciado.

Cuando un editor contrataba combates a muerte,

sabía que tenía que desembolsar una enorme cantidad de dinero.

Se pagaban más, al que financiaba los juegos,

en aquellas luchas en las que el gladiador podía morir.

Obviamente, obviamente,

porque estos gladiadores habitualmente dependían de

empresarios, lanistas,

que los contrataban como si fueran sus managers, sus representantes.

Y lógicamente tenían un caché,

cobraban un precio importante y el que lucharan a muerte multiplicaba

ese precio.

La prueba la tenemos en que en la arena de Córdoba murieron algunos de

los probablemente más famosos de la época.

Y esto costaría muchísimo dinero,

que no podría pagar cualquier ciudad de provincia o cualquier anfiteatro

pequeño.

Se pudo pagar en la capital de La Bética.

Llegado el momento del combate en el que se decidía la muerte de uno de

los luchadores, existían diversas formas de ejecución.

En ocasiones la gladiatura era una lucha a vida o muerte,

y el gladiador derrotado debía morir.

Todo estaba reglado, ¿qué tipos de muertes existían para el derrotado?

La forma de dar la yúgula o muerte al vencido era fundamentalmente

de 5 tipos documentados:

la primera era al vencedor agarraba la cabeza del vencido para que el

golpe fuese certero, no fuera a movérsele la cabeza,

a la vez el vencido se agarraba a la pierna del vencedor para no moverse

o dar algún signo de no estar recibiendo la muerte con valentía,

y a continuación le cortaba la garganta.

A los 30 segundos perdía el conocimiento

y al minuto estaba muerto.

Segundo tipo: era el vencedor, por delante o por detrás,

le hundía la espada en la fosa subclávea, directa al corazón,

ahí la muerta es instantánea en 30 segundos.

Tercer tipo documentado es: sentado o de pie,

era más honroso que el vencido estuviera de pie,

mostraba que había resistido mejor el combate, en la médula espinal.

Eso era muerte instantánea.

Y el último tipo era si no podía moverse o no tenía fuerzas y había

quedado en el suelo tumbado,

era entre los homoplatos también directo al corazón.

-Las fuentes antiguas nos hablan de que duraron bastante,

pero empezaron a ser condenados muy pronto por los padres de la Iglesia,

por considerarlos una práctica digamos pagana y aberrante,

en la que lógicamente se perdía la vida.

No hay que olvidar además que el anfiteatro se utilizó también para

las ejecuciones y a los cristianos se les ejecutaba en el anfiteatro,

echándolos a las bestias mediante dadnationes ad bestia.

Finalizamos este programa bajo la escultura de Trajano,

porque este gran emperador hispano fue un destacado

impulsor de la gladiatura.

Y ahora que conocemos mucho mejor la lucha de gladiadores comprendemos la

fascinación que este espectáculo cruel y salvaje, si se quiere,

ejerció sobre la Roma del momento.

Y ¿por qué digo que comprendemos la fascinación?

Pues porque de alguna forma,

como la literatura y el cine nos lo demuestra,

aún continúa cautivándonos en nuestros días.

Arqueomanía - Escuela de gladiadores

27:30 17 jun 2020

¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

ver más sobre "Arqueomanía - Escuela de gladiadores" ver menos sobre "Arqueomanía - Escuela de gladiadores"

Los últimos 70 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La segunda Guerra Púnica

    La segunda Guerra Púnica

    27:28 pasado miércoles

    27:28 pasado miércoles El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

  • La Marmotta

    La Marmotta

    26:56 24 jun 2020

    26:56 24 jun 2020 El origen de la navegación está en la misma base de la aventura humana. En este episodio nos sumergimos en un yacimiento italiano, La Marmotta, para descubrirlo. El maravilloso estado de conservación de sus materiales fabricados con madera despertó la atención de la comunidad científica.

  • Escuela de gladiadores

    Escuela de gladiadores

    27:30 17 jun 2020

    27:30 17 jun 2020 ¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

  • Réquiem por Numancia

    Réquiem por Numancia

    28:17 10 jun 2020

    28:17 10 jun 2020 Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

  • 29:21 03 jun 2020 Una de las épocas de mayor poder y brillo de los reinos peninsulares fue la del Califato Omeya. Con capital en Córdoba, controló la práctica totalidad de la península, teniendo legitimidad en amplias zonas del Magreb y el África Subsahariana.

  • Visigodos

    Visigodos

    27:04 27 may 2020

    27:04 27 may 2020 La llegada de los visigodos y la posible constitución de un reino peninsular es uno de los episodios de la tardoantigüedad que vamos a desmenuzar en un capítulo que también mostrará los restos materiales de Bizancio en el viejo solar de Hispania.

  • Arqueología bíblica

    Arqueología bíblica

    26:00 20 may 2020

    26:00 20 may 2020 Una de las arqueologías que más interés despiertan, que son más populares, es la denominada arqueología bíblica. Manuel Pimentel muestra sus rasgos principales en un capítulo rodado en varios países de Oriente Medio y África.

  • La huella imborrable

    La huella imborrable

    29:00 13 may 2020

    29:00 13 may 2020 La arqueología, que empezó como una disciplina hermana de la historia del arte y del estudio de antigüedades, es cada vez una ciencia que emplea muchas herramientas de la ciencia de vanguardia. La genética es una de ellas, pero no la única. Yacimientos como La Beleña de Cabra, Pinilla del Valle o Valencina de la Concepción ocuparán un espacio destacado en el capítulo que contará con la participación de Juan Luis Arsuaga, Enrique Baquedano, Dimas Martín Socas o Germán Delibes, entre otros destacados profesionales.

  • Herculano

    Herculano

    29:29 06 may 2020

    29:29 06 may 2020 Arqueomanía viaja hasta la Campania italiana para aclarar que sucedió durante la explosión del Vesubio del 79 d.C. en las ciudades de Herculano y Pompeya.

  • La forja de los imperios

    La forja de los imperios

    28:22 29 abr 2020

    28:22 29 abr 2020 Manuel Pimentel viaja al corazón de Anatolia tras la pista de la misteriosa civilización hitita. Hatussa, Yazilikaya o Alaça Hoyuk son escenarios inigualables para comprender cómo se forjaron los primeros grandes imperios de la Antigüedad.

  • Primeras civilizaciones

    Primeras civilizaciones

    29:09 22 abr 2020

    29:09 22 abr 2020 Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos. Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos.

  • Pirineos

    Pirineos

    28:43 15 abr 2020

    28:43 15 abr 2020 Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

  • Dolmen

    Dolmen

    27:17 31 may 2019

    27:17 31 may 2019 En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

Mostrando 1 de 4 Ver más