Aprendemos en casa La 2

Aprendemos en casa

Lunes a viernes a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5574196
Para todos los públicos Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales - ver ahora
Transcripción completa

un reloj o un puente giratorio.

Música

Hola, muy buenas. ¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

¿Cómo habéis empezado la semana?

Seguro que con un montón de energía.

¿Habéis recargado energías el fin de semana?

Muy necesario,

porque los lunes empiezan con fuerza, con Matemáticas.

Sé que a muchos se os dan de maravilla.

Los martes no podían ser menos y tenemos Geografía e Historia.

Muchos sois auténticos fan, os pasa como a mí,

porque son dos disciplinas que me aportan muchísimo.

Por eso soy la profesora de Geografía e Historia.

Soy Montse Poyatos

y esta clase está dirigida a alumnos de entre 14 y 16 años.

Hoy es 12 de mayo, una fecha señalada en el calendario.

Tal día como hoy, en 1820, hace justo 200 años,

soy una lince de las matemáticas,

nació la precursora de la Enfermería actual,

¿sabes cómo se llamaba?

Veo que habéis estado atentos en la clase anterior.

Esta enfermera británica dedicó toda su vida a la Enfermería

y a sentar las bases de la Enfermería actual,

o sea, tal y como la conocemos,

que, como sabéis, es una auténtica maravilla.

Le dio una importancia fundamental a las medidas de higiene.

Pensad en nuestra ducha diaria o en el lavado de manos.

Se lo debemos, entre a otras personas, a ella.

Esas prácticas no se prodigaban mucho en el siglo XIX,

cuando ella vivió.

Esta mujer fue una pionera

y se ha elegido la fecha de su nacimiento

como Día Internacional de la Enfermería.

Muchas felicidades a todos los profesionales de Enfermería.

Esperamos que tengáis un gran día.

Nos hemos situado en el calendario

y ha llegado el momento de centrarnos en los contenidos de la clase.

Pasaremos unos vídeos que versarán sobre la Edad Moderna.

Al principio, intentaremos comprender el Antiguo Régimen.

Pero llegó un momento en el que se hizo la luz.

Se denomina El Siglo de las Luces.

Nos adentraremos en los ilustrados y en sus principales obras,

pero también hablaremos de Economía, de la Economía Preindustrial,

que es bastante diferente a la actual.

Quedaos con estas etapas, porque lo necesitaréis para el reto.

No me enrollo más. Os espero para hacer el reto.

Nos vemos en un rato.

El Estado moderno surgió entre los siglos XV y XVI,

cuando los reyes europeos aprovecharon la crisis del feudalismo

para concentrar su poder,

centralizando el dominio sobre sus tierras.

Este proceso se hizo pactando con los señores feudales,

para recibir sus tierras a cambio de algún privilegio;

o bien, conquistando los territorios a base de guerras sangrientas.

Los reyes recibieron el apoyo de la recién nacida burguesía,

que deseaba desprenderse de los señores feudales,

para romper su condición de vasallos.

El mapa político europeo,

que antes se asemejaba a un mosaico multicolor de contornos inestables,

va a experimentar cambios.

El número de reinos independientes empieza a contraerse

y los límites empiezan a consolidarse.

Este resultado fue consecuencia

de la expansión de un conjunto de monarcas

con cierta conciencia nacionalista,

que entendieron su mandato de manera diferente a sus predecesores.

Luis XI y Francisco I, en Francia; los Reyes Católicos, en España,

y, posteriormente, el emperador Carlos V

y su hijo Felipe II;

Enrique VII y Enrique VIII, en Inglaterra;

Cristian I, en Dinamarca; Casimiro IV, en Polonia;

Matías Corvino, en Hungría; Iván III, en Rusia...

Ellos fueron los artífices de la aparición

de los primeros estados de corte moderno.

Estos reyes gobernaban de manera que pudieran conservar la corona.

De alguna forma, hubo una suerte de selección natural,

que tuvo influencia en el resultado final.

Las monarquías más débiles desaparecieron.

Los que lograron resistir inauguraron una nueva forma de reinar

que marcaría la vida política europea en los tres siglos siguientes:

un sistema autoritario

que los historiadores llaman el Antiguo Régimen.

La población o bien pertenecía a la clase privilegiada

-clero y nobleza-

o bien al estamento de los no privilegiados

-burguesía y pueblo llano-.

¿Cuáles son los antecedentes de la aparición del Estado Moderno?

A finales de la Edad Media,

se produce una enorme crisis en Europa,

con grandes hambrunas,

ya que la peste negra había reducido drásticamente la población.

Los desequilibrios económicos afectaron a todos los sectores.

Las cadenas de vasallo-señor se desestabilizaron.

Pero, a partir del siglo XV,

los efectos de la crisis comenzaron a disminuir.

Europa empezó a experimentar cierta recuperación.

La conquista de Constantinopla, por parte de los turcos,

en 1453,

supone el fin del Imperio Romano de Oriente

y es una de las fechas que utilizan los historiadores

para situar el inicio de la Edad Moderna.

En Constantinopla se conocía bien a los Clásicos: Platón, Séneca,

Herodoto, Horacio, etc.

mientras que en la Edad Media, en Europa,

se conocía fundamentalmente a Aristóteles

y se le conocía a través de traducciones árabes.

Cuando los eruditos de Constantinopla que hablaban griego se refugian

en Europa,

-muchos de ellos, en Florencia, tras la caída de la ciudad-

llevan consigo todo el saber grecolatino.

En Europa se redescubre a los filósofos clásicos,

lo que cambiaría radicalmente la mentalidad europea.

En el Medievo, los europeos habían vivido

demasiado preocupados por el más allá,

convencidos de que la vida terrenal era un mero trámite

para acceder a la vida eterna.

Vivían "temerosos de dios".

De estas ataduras se fue librando el hombre

a lo largo de la Edad Moderna.

Se empezaron a valorar los goces terrenales.

El Decamerón, de Bocaccio, se convierte

en un paradigma de la libertad sexual del individuo, en la época.

Se sustituye el teocentrismo medieval por el antropocentrismo:

el hombre como centro del Universo.

Surge el Humanismo, como reacción a la educación escolástica aristotélica

de la Edad Media.

Algunos humanistas empezaron a referirse a su propia época

como un periodo de luz que rompía

con "la larganoche del pasado".

Bocaccio y Petrarca fueron

dos profetas de lo que estaba por llegar.

Bajo el dominio de los Medici,

Florencia se convierte en la cuna del Renacimiento,

en una nueva Atenas.

Por Florencia pasaron el arquitecto Bruneleschi,

el arquitecto y tratadista Alberti,

el escultor Donatello,

el pintor Rafaelle Sanzio,

y dos genios absolutos, como Miguel Ángel Buonarotti,

que dominó las artes de la escultura, la arquitectura y la pintura,

y Leonardo da Vinci, pintor, arquitecto, científico, inventor,

músico y un largo etecétera.

El Renacimiento surge en Italia

y supone una ruptura con la mentalidad medieval

y una vuelta a los valores de la Cultura Clásica.

Un gusto por la vida, por la belleza del cuerpo humano.

El hombre renacentista se libera

y vuelve su vista hacia la Edad Clásica:

Grecia y Roma.

Desde Italia, las ideas renacentistas llegaron al resto de Europa

con rapidez.

Se produce un renacer estético.

Este nuevo talante se vio reflejado en las artes

y en todos los campos del saber: Ciencia, Filosofía, Política...

La invención de la imprenta, en el siglo XV,

por parte de Johannes Gutemnberg,

generó una amplia difusión de todas las ramas del conocimiento.

Este invento fue crucial en la propagación del saber.

Sin duda, estamos ante una segunda palanca de cambio,

clave en la Historia de la Humanidad.

Los avances en Física, Astronomía, Biología, Anatomía humana,

Química y Medicina

transformaron las visiones medievales sobre la Naturaleza

y sentaron las bases de la Ciencia moderna.

Se produce una revolución científica,

que comienza con Nicolás Copérnico y su teoría heliocéntrica.

Más tarde, un entusiasta de las ideas de Copérnico,

Johannes Kepler, definió las órbitas elípticas

que seguían los planetas alrededor del sol.

Durante casi cinco milenios,

el modelo geocéntrico -la Tierra como centro del Universo-

era aceptado, en la práctica, por todo el mundo.

El modelo heliocéntrico, según el cual

la Tierra y el resto de planetas se mueven alrededor del sol,

supuso una auténtica revolución

e hizo temblar los cimientos sobre los que se sustentaba

todo el conocimiento.

La atrevida hipótesis heliocéntrica chocaba frontalmente

con las Sagradas Escrituras.

El Tribunal de la Santa Inquisición investigó a Galileo Galilei

por defender los postulados de Copérnico,

lo que casi le costó la vida.

La revolución científica culmina con Isaac Newton,

que en 1687 publicó su obra más importante:

Principios Matemáticos de la Filosofía Natural.

En esta obra expone la Teoría de la Gravedad,

inspirada en un suceso acaecido años antes,

mientras meditaba a la sombra de un manzano:

un fruto cayó del árbol.

El Humanismo y la invención de la imprenta fueron

las dos primeras palancas de cambio que activaron la Edad Moderna

y trajeron consigo el Renacimiento y una revolución científica.

La tercera palanca fue el Descubrimiento de América,

en 1492.

Cristóbal Colón, en su afán por encontrar

una nueva ruta que le llevara a Las Indias,

se topa con un nuevo continente, desconocido para Europa.

Este hecho supuso el encuentro

de dos mundos que habían evolucionado de manera aislada.

Empieza una etapa de conquistas en el nombre de la fe católica.

Un grupo reducido de españoles puso en jaque al Imperio Azteca

con Hernán Cortés al frente.

Los españoles supieron aliarse con las tribus locales,

a las que el gran Moctezuma tenía sojuzgadas.

Cortés llevaba caballos y armas muy superiores,

pero el arma más poderosa que llevaban sus hombre

era invisible al ojo humano: viruela y otras enfermedades.

Los europeos ya eran inmunes a estos agentes patógenos,

pero los indígenas no.

Cuando Pizarro llegó a Perú,

las enfermedades ya habían llegado a la región

y habían diezmado la población.

La viruela fue el arma biológica que conquistó América.

En un primer momento,

españoles y portugueses se repartieron el Nuevo Mundo,

en el Tratado de Tordesillas,

pero las demás naciones europeas querían un pedazo de ese pastel

y, posteriormente, también se lanzaron a la conquista.

Surgió la fiebre por el oro y la plata.

Toda Europa creció enormemente, gracias a las riquezas de América.

Además de oro y plata, la conquista dio lugar

a la importación de productos agrícolas

desconocidos en Europa,

como el tomate, el maíz, la patata, el cacao y el tabaco,

que tuvieron un gran impacto en la economía y los hábitos europeos.

La burguesía comercial y financiera se benefició

por el mercantilismo y la expansión europea

siguientes a la era de los descubrimientos.

Durante la Edad Moderna se va a producir una transición

del feudalismo al capitalismo.

La apertura del mundo a los europeos, con la era de los descubrimientos,

trae como consecuencia la primera economía mundial.

Aparecen las primeras Bolsas de Valores,

Ámsterdam y Londres, por ejemplo.

La de Ámsterdam fue fundada en 1602

por la Compañía Holandesa de las Indias Orientales

y operaba con acciones y bonos.

Semanalmente publicaba un boletín que se usaba como referente

a la hora de ejecutar las órdenes de compraventa.

Las compañías privilegiadas tomaron el control monopolístico

de rutas y productos.

La clase social comercial y financiera

se fue fortaleciendo con el Estado Moderno,

pero, principalmente, en aquellos de fe protestante.

La cuarta palanca de cambio que afectó al devenir de los tiempos

y en los avances de la época

fue la Reforma Protestante, iniciada por Lutero.

Durante el final de la época medieval,

se había producido una gran crisis en la Iglesia Católica,

debida a numerosas acusaciones de corrupción

y "falta de piedad religiosa".

Para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro,

en Roma,

la venta de bulas e indulgencias se disparó.

Las indulgencias no perdonan el pecado,

pero reducían el número de años

que los pecadores debían pasar en el purgatorio,

antes de entrar en el reino de los cielos.

La Iglesia Católica traficaba con los sentimientos de los fieles.

En 1517, el monje alemán Martín Lutero colgó

en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg

un escrito en el que exponía 95 tesis contra la doctrina católica

de las indulgencias.

El "heroico acto" no está tan claro.

Lo que sí se produjo fue un debate que puso patas arriba la cristiandad.

La reacción de Roma no se hizo esperar.

El papa condenó firmemente las tesis de Lutero,

con un efecto contraproducente,

ya que sólo consiguió dar más publicidad al alemán.

Lutero se enfrentó con el papa y con el emperador Carlos V,

quien quiso poner en orden los asuntos con Lutero.

Carlos V exigió a Lutero que se retractara de su doctrina,

pero Lutero sólo reconocía la palabra de las Sagradas Escrituras.

Convirtió la Biblia en el único criterio para determinar

cualquier asunto relacionado con la fe.

El estamento clerical perdía así

su función mediadora entre dios y hombre.

Declaró hereje a Lutero y, como tal, fue declarado proscrito.

La imprenta fue la clave del éxito del protestantismo.

En Europa se producían anualmente

millones de copias de las ideas reformistas.

Lutero fue el autor más prolífico,

pero había más escritores protestantes.

Europa sufriría una radical transformación religiosa

y el poder de la Iglesia se disgregaría

en diferentes confesiones protestantes.

La evidencia demuestra que Lutero no destruyó la Iglesia,

sino que creó otra.

Ni Lutero dejó de ser clérigo, ni disminuyó el número de éstos.

Sencillamente, se formó otro cuerpo sacerdotal,

sólo que ahora ese cuerpo de pastores servía únicamente

al señor del territorio, que era quien le daba de comer

y no a un papa extranjero y a un emperador con intereses afines

Los nuevos estados modernos exigían

más independencia de la Iglesia Católica de Roma.

El rey de Inglaterra Enrique VIII también rompió lazos con Roma

y fundó la Iglesia Anglicana.

La causa fue que el rey quería

anular su matrimonio con Catalina de Aragón,

hija de los Reyes Católicos y tía de Carlos V.

El papa de Roma Clemente VII se opuso

a la anulación del matrimonio.

La respuesta del monarca inglés fue romper con el catolicismo

y erigirse como jefe supremo de una nueva Iglesia,

la Iglesia de Inglaterra.

La Iglesia Anglicana guarda muchas similitudes con la Católica,

pero no depende de Roma.

Tras la muerte de Lutero,

el pensamiento de Juan Calvino cobró fuerza

y se hizo mayoritario entre los reformistas.

Calvino era seguidor de las ideas de Lutero

y convirtió la ciudad de Ginebra

en un estado teocrático de corte totalitario.

Los pastores se convirtieron en policías de la moral.

Los viajeros comprobaban asombrados cómo en aquella ciudad no había robos

ni prostitutas, ni asesinatos, ni lujos, ni alcohol,

ni bailes, ni vicio de ningún tipo.

Es preciso recordar

que la Iglesia Católica condenaba firmemente el cobro de intereses,

censurando esta práctica con el nombre de usura.

En aquella España católica,

el trabajo manual era algo deshonroso,

propio de seres de segunda categoría.

Los hombres de honor sólo se manchaban las manos en la guerra.

Por eso, muchos hidalgos preferían la pobreza a tener que trabajar.

Sin embargo, en los países del norte de Europa,

donde se extendió la moral calvinista,

el trabajo dignificaba al hombre

y ser comerciante o prestamista acabó siendo una ocupación honrosa:

una moral consagrada al capital.

Por ello, estos países prosperaron y se enriquecieron.

No parece desacertado pensar que la gente de fe protestante es

más trabajadora, austera y ahorradora.

El movimiento calvinista no sólo se extendió por Europa;

los movimientos migratorios llevaron el calvinismo al norte de América.

Los puritanos ingleses que viajaron en el Mayflower,

los hugonotes franceses,

los colonos holandeses de Nueva Ámsterdam,

más tarde llamada Nueva York,

y los irlandeses y escoceses presbiterianos

de los Montes Apalaches.

Los colonos calvinistas también fueron los primeros europeos

que colonizaron África del Sur.

Fueron conocidos posteriormente como bóers o afrikaaners

-bóeres o afrikáneres-.

La reforma protestante liderada por luteranos, calvinistas y anglicanos

desencadenó un cisma europeo

que se tradujo en cruentas guerras religiosas.

En Francia se persiguió a los hugonotes calvinistas.

En la Noche de San Bartolomé, en París,

el rey francés mandó ejecutar a más de 3.000 hugonotes.

Las matanzas se extendieron por todo el país.

En unos pocos días,

los católicos se cobraron más víctimas

que las que se cobró el Tribunal de la Santa Inquisición

en toda su historia.

Las tensiones entre católicos y luteranos

también fueron el desencadenante de la Guerra de los Treinta Años.

Esta guerra terminó convirtiéndose en una guerra europea

en la que las grandes potencias intentaron buscar su hegemonía.

La feligresía católica europea se había reducido drásticamente.

El daño infligido por la Reforma fue enorme.

Los católicos necesitaban una Contrarreforma

que pusiera orden y coto a los desmanes

que se practicaban desde antiguo,

dando repuesta a la Reforma Protestante.

En la ciudad de Trento se celebró un Concilio

que supuso para la Iglesia Católica una catarsis.

Se puso cierto orden en el clero, se eliminaron algunos abusos

y se reformó la administración.

También se idearon formas de propaganda,

para atraer fieles y propagar la fe católica.

El arte fue empleado como vehículo de expresión

a mayor gloria de dios y de la Iglesia.

Nace el arte barroco, que emplea formas retorcidas,

dramáticas y exageradas, que abusa de los ornamentos.

El Barroco triunfó en toda Europa, incluso en la zona protestante,

y se reveló como un atractivo mecanismo

de propaganda y control ideológico.

El Estado moderno poseía identidad, estaba organizado y estructurado

y era autoritario.

El poder estaba centralizado y era reconocido políticamente.

El autoritarismo puso fin a las guerras civiles,

garantizando una paz interna que favoreció el progreso económico,

con la expansión de nuevos mercados y rutas comerciales

tras el descubrimiento de un nuevo continente.

También floreció una nueva mentalidad,

una concepción más abierta y, en definitiva, más moderna,

que culminaría en el siglo XVIII con la Ilustración.

Música

Hubo un tiempo en que los reyes tenían el poder absoluto.

Eso significa poder decidir sobre todos los asuntos de la vida

e incluso de la muerte, de tus súbditos.

El poder absoluto convertía a estos reyes en dioses.

-Me preguntaba si dios existía. Ahora ya lo sé. Existe. Soy yo.

-O, como ellos pensaban, representantes de dios en la Tierra.

Eran prácticamente inviolables y sus designios, inexcrutables.

Hablamos de un periodo de la Historia conocido como el Antiguo Régimen,

en el cual el sistema político era el Absolutismo:

el rey tiene todos los poderes del Estado.

El Absolutismo era el sistema político de, prácticamente,

todas las monarquías de Europa.

Bienvenidos al Siglo XVIII, el siglo en que podemos encontrar

las diferencias más grandes entre clases sociales.

Desde la más absoluta pobreza...

hasta el mayor de los despilfarros de los reyes.

-Una, dos y tres... ¡Feliz cumpleaños!

-¿Estás preparado para este viaje? ¡Adelante!

Música

En los vídeos nos adentraremos

en estudiar las características del Antiguo Régimen,

así como de Europa y España dentro del siglo XVIII.

Para terminar estudiando la Ilustración, es decir,

aquel cuerpo de ideas que algunos filósofos desarrollaron

para alumbrar las tinieblas del mundo.

Pero, ¿qué es el Antiguo Régimen?

Hablamos del conjunto de características económicas,

sociales, jurídicas, etc. que tiene este sistema político,

imperante en Europa entre los siglos XVII y XVIII.

Pero no sólo en Europa, sino también en sus colonias.

El término Absolutismo nació tiempo después

y fue acuñado por los revolucionarios franceses

que se rebelaron contra esa forma de gobierno.

La crisis del Antiguo Régimen -que estudiaremos después-

delimitó el paso de una a otra etapa de la Historia.

De la Edad Moderna, que sabéis que comenzó en el siglo XV

a la Edad Contemporánea,

que comenzó con el hecho concreto de la Revolución Francesa.

Esa crisis del Antiguo Régimen tendrá como protagonistas

a los burgueses.

Los burgueses, como clase social, nacieron en la Edad Media

y eran aquellas personas que tenían poder económico en las ciudades

-los burgos-

pero que no tenían privilegios.

En los siglos XVII y XVIII,

los burgueses continúan careciendo de privilegios políticos,

lo cual les lleva a rebelarse -Revolución Francesa, 1789-.

Vamos a estudiar de forma pormenorizada

en qué consistía el Antiguo Régimen.

Comenzamos por su sistema político: el Absolutismo.

Podemos definir el Absolutismo como un sistema político

por el cual una única persona, el rey,

aglutina todos los poderes del Estado.

Y esos poderes recaen en él por derecho divino,

es decir, venidos directamente de dios.

El más significativo de todos los reyes absolutistas será Luis XIV,

el "Rey Sol" francés.

Este soy yo, en París, el año pasado, delante de su imagen.

"Este que está detrás de mí es Luis XIV, el Rey Sol,

el creador de la monarquía absoluta,

una monarquía que comenzará a expandirse por toda Europa

a finales del XVII y comienzos del XVIII,

un rey que se convertirá en el Estado,

con su famosa frase: El Estado soy yo".

Reinó en Francia durante 77 años.

Cambió las estructuras de Francia para asegurarse un poder total

y dejó una enorme impronta en la Historia

debido al esplendor de su corte y de su reinado.

La fastuosidad de Versalles,

donde trasladó su corte y su residencia,

aún se puede admirar.

Al final de todas sus reformas,

Luis XIV acabó siendo el propio Estado francés.

-En cuanto al retraso, sire, como os mencioné,

no queríamos molestaros con asuntos tan triviales del Estado.

-¡¡YO SOY EL ESTADO!!

Música

En este esquema estudiamos

las principales características de este sistema político

de las monarquías absolutistas.

Las tres principales características son:

1.-Los reyes concentraban en su persona todos los poderes.

Gobernaban, en la práctica, de forma directa.

Esto lo consiguieron gracias a dos medidas;

la primera fue prescindir de las Cortes medievales,

las Cortes de nobles que habían legislado y gobernado

en la Edad Media, junto al rey.

La segunda medida que les ayudó a concentrar todo el poder fue

construir el cuerpo burocrático, es decir,

crear un cuerpo de funcionarios completamente leales

que hacían cumplir sus designios y le ayudaban a gobernar el reino.

La segunda característica del Absolutismo era

2.-Consideraban que ostentaban la monarquía por derecho divino,

es decir, que su poder venía directamente de dios.

3.-Los reyes absolutistas intentaron irradiar

una imagen de lujo y superioridad sobre sus vasallos,

mediante, por ejemplo, la construcción de grandes palacios.

El ejemplo más claro es el Palacio de Versalles,

en las afueras de París,

que se convirtió en la residencia real más fastuosa de Europa.

"Estamos a punto de entrar en el Palacio de Versalles,

lugar de residencia del rey Luis XIV que tengo ahí, detrás de mí".

En agosto de 2016 tuve la suerte de visitar París

y pasar un día recorriendo Versalles, sus largos pasillos,

sus lujosas habitaciones.

"Entramos con la habitación del rey y en la cama del rey Luis XIV detrás".

Tuve la sensación de convertirme, por un día,

en miembro de la Corte de Luis XIV.

En estos palacios,

los reyes celebraban grandes fiestas y suntuosos banquetes

para ofrecer esta imagen de superioridad,

en todos los sentidos,

sobre sus súbditos.

Intentaron rodearse de una cohorte de artistas, músicos, pintores...

para que ensalzasen su figura a través de las artes.

Para granjearse prestigio,

los reyes absolutistas costeaban grandes campañas militares,

que, en el caso francés, llevaron a la ruina al Estado.

¿Cuál es el fundamento teórico del Absolutismo?

Porque hay que tener en cuenta

que también había personas que consideraban

que la monarquía absolutista estaba fundamentada

no sólo en el derecho divino, sino, también,

por el propio Derecho Jurídico.

Hablamos de filósofos y pensadores que justificaban el Absolutismo.

Nos centramos en Bossuet y Hobbes.

Bossuet es el teórico del llamado derecho divino.

Si paras este vídeo, puedes leer bien el contenido de la imagen.

Hobbes continúa su defensa de la monarquía absolutista,

pero no por el derecho divino, sino por el hecho de considerar

que los seres humanos necesitamos un rey por encima de todos,

para asegurar nuestra supervivencia, el orden y el buen gobierno.

En su obra Leviatán, Hobbes escribe textualmente:

"Homo homini lupus" "El hombre es un lobo para el hombre"

Según Hobbes, el hombre necesita una monarquía

por encima del resto de humanos, para que no acabemos en el caos.

Para el vídeo para poder leer el texto.

Pero la monarquía absolutista no era la única forma de gobierno

existente en los siglos XVII y XVIII.

Porque una aldea de irreductibles galos... Uy, perdón.

Un reino separado del resto de Europa por el Canal de la Mancha tenía

características distintas.

Hablamos del Reino de Inglaterra y de su monarquía parlamentaria.

Seguro que este concepto te suena. Piensa en la monarquía española.

La monarquía española es una monarquía parlamentaria:

El rey, Felipe VI,

está supeditado a las decisiones del Parlamento.

Esto es, a las decisiones de los diputados elegidos por el pueblo.

En el caso de Inglaterra, en el siglo XVII,

se produce la Revolución Inglesa,

una rebelión que decapita a su rey, Carlos I.

La revolución se produjo tras el enfrentamiento

entre el Parlamento de nobles ingleses y el rey

por el intento de éste de convertir su monarquía en absoluta.

Carlos I fue decapitado.

Tras un turbulento periodo que osciló entre monarquía y república,

se estableció la monarquía parlamentaria,

en la figura de Guillermo III.

Este tipo de monarquía parlamentaria será ejemplo, en el futuro,

para otros Estados

y, también y sobre todo, por un texto, el Bill of Rights,

la Declaración de Derechos, firmada por el Parlamento inglés

y sancionada por su rey, en el año 1689.

En esta Declaración de Derechos encontramos tres puntos primordiales:

-El Parlamento tendrá poder por encima del rey,

algo revolucionario en esa época.

-La separación de poderes.

-Se reconocen derechos individuales de los súbditos del rey.

Tras haber visto las características principales del Absolutismo

y del Parlamentarismo,

vamos a repasar las características sociales y económicas

del Antiguo Régimen.

Es un breve repaso porque estas características son muy parecidas

a las que existían en la Edad Media y en la Edad Moderna

cuando hablamos del concepto de sociedad estamental.

En el seno de Francia y otros reinos europeos

el monopolio de las actividades económicas y sociales

seguía estando en manos del feudalismo.

¿Recuerdas qué era?

#Yo tengo un rey #Yo tengo un noble

#Pacto feudal

#Yo tengo un noble #Yo tengo un siervo

#Pacto de vasallaje

#Pacto feudal #Pacto de vasallaje

-Seguro que con esta canción sí lo has recordado.

En esta sociedad estamental existen tres estamentos principales:

Dos de ellos son privilegiados, la nobleza y el clero.

La nobleza venía a suponer el 2 % de la población.

Tenía tierras, derechos y privilegios políticos

y ostentaba el gobierno en su tierra, junto al rey.

El clero suponía el 1 % de la población.

Se encargaba de la intercesión entre dios y los hombres.

El resto es un enorme grupo, el 97 % de la población,

al que podemos llamar tercer estamento.

La base característica de la economía del Antiguo Régimen era

la agricultura,

al igual que ocurría en el sistema feudal.

La agricultura suponía el 75 % de la economía del Estado.

La agricultura, como sabes, es actividad del Sector Primario.

La agricultura era muy rudimentaria, al igual que la pequeña, mínima,

industria que existía en los reinos.

Agricultura e industria eran artesanales

y conservaban rasgos medievales,

como la existencia de asociaciones gremiales.

Pero comenzaba una actividad económica

que escapaba de estas características medievales,

que era más moderna y que era la que incluía

las actividades de la burguesía, que se convirtieron en el motor económico

de esta época.

La burguesía se dedicaba al comercio y a la banca.

Esta burguesía fue la que hizo nacer el concepto de Bolsa de Valores,

esto es, el lugar de compraventa productos y acciones de empresas.

Esta burguesía no sólo comerciaba en el interior de los países,

sino que comerciaba con productos del exterior,

llevando y trayendo productos por todo el mundo conocido.

El comercio marítimo vivió su auge a partir del siglo XVI

con el llamado "comercio triangular":

Conectaba Europa, África y América en un triángulo de compraventa.

El comercio triangular se basamentaba en la esclavitud,

que, a nuestros ojos, es uno de los mayores horrores de la época.

Se secuestraba a centenares de miles de personas, africanos,

se les hacinaba en barcos -negreros-

y se les llevaba a América en un penoso viaje.

En estos viajes iban encadenados, desnudos y desnutridos,

por lo que un gran porcentaje fallecía en la travesía.

En América eran vendidos, como esclavos.

Se calcula que sólo en el siglo XVIII

6 millones de africanos fueron convertidos en esclavos

y sufrieron este horror.

Música

Bienvenidos a la clase sobre la economía del Antiguo Régimen.

El vídeo se divide en tres partes:

La agricultura como principal fuente de riqueza,

las transformaciones en la artesanía

y el crecimiento de la actividad comercial.

Estos apartados se complementarán con los dos siguientes vídeos,

uno dedicado a la demografía

y otro dedicado a la política económica de los Estados

y las nuevas doctrinas económicas.

Vamos a hablar de Historia.

La agricultura era, tanto por la riqueza que producía,

como por la cantidad de población que ocupaba,

el principal sector económico del Antiguo Régimen.

De hecho, 4 de cada 5 europeos eran agricultores.

Buena parte de la población urbana dependía económicamente

de las rentas que provenían del campo.

La agricultura de la época presentaba dos rasgos fundamentales:

En primer lugar, los rendimientos bajos,

consecuencia del atraso técnico y tecnológico.

Los abonos y útiles agrarios eran escasos y de muy baja calidad.

La mayor parte de la producción se dedicaba al autoconsumo.

Las inversiones para obtener mayor productividad de la tierra

eran escasas.

La segunda característica a tener en cuenta es

que la propiedad de la tierra estaba en manos

de un grupo muy reducido de personas.

La mayor parte de ellas pertenecía a la nobleza y al alto clero.

Pero también existía una pequeña clase -muy reducida-

de propietarios.

Por último, hay que destacar la importancia de la propiedad comunal,

que estaba controlada por los municipios,

y a la que los vecinos tenían acceso para conseguir productos como madera,

leña, frutos silvestres y pastos.

A lo largo del siglo XVIII,

con el fin de aumentar la productividad,

se introdujeron innovaciones agrarias en algunas regiones europeas.

Entre estas innovaciones, destacó la rotación de los cultivos

y el uso de herramientas como el arado triangular de hierro

y la trilladora mecánica.

Otra actividad económica característica del Antiguo Régimen

fue la artesanía.

Su producción se llevaba a cabo

en pequeños talleres de carácter familiar

y con escasos operarios.

La actividad artesanal estaba sometida a unas rígidas normas,

impuestas por las corporaciones y los gremios,

que impedían cualquier cambio o mejora.

La competencia entre talleres era inexistente.

Todos estaban obligados a realizar los mismos productos

con procedimientos similares.

La producción manufacturera también adoptó

en el campo y en los suburbios de las grandes ciudades

el llamado "sistema doméstico":

En una misma comarca, un gran número de personas del campo trabajaban

en sus propias casas

bajo la supervisión de un mercader,

que aportaba la materia prima y recogía las piezas elaboradas.

El comercio adquirió cada vez más importancia

en los años finales del Antiguo Régimen.

Los intercambios de mercancía fueron crecientes

y no se limitaron al continente europeo,

sino que se expandieron por todo el mundo.

Esto fue posible porque las potencias europeas contaban

con posesiones coloniales en América, Asia y África.

A esto debemos añadir

que las vías de comunicación experimentaron una importante mejora,

gracias a la construcción de carreteras, canales y puertos,

al tiempo que se intensificó el tráfico marítimo,

como consecuencia del progreso experimentado

en la construcción naval y los instrumentos de navegación.

Música

Bienvenidos al vídeo en el que vamos a explicar

la demografía durante el Antiguo Régimen.

Debemos tener en cuenta, en primer lugar,

la íntima relación existente entre esta clase y la anterior,

dedicada a la economía preindustrial.

Para una mejor comprensión de la exposición,

hay que saber que este vídeo se divide en dos partes.

La primera está dedicada

a los indicadores demográficos durante ese periodo

y la segunda, a los avances que se produjeron en medicina,

alimentación e higiene.

Vamos a hablar de Historia.

Durante los siglos XVI y XVII,

la escasa productividad de la tierra no permitía alimentar

a una gran cantidad de población.

Además, la alta tasa de natalidad se veía contrarretada

por una alta mortalidad y una corta esperanza de vida.

Ello llevaba

a que el crecimiento vegetativo se mantuviera en unos niveles moderados.

Durante ese periodo,

también fueron frecuentes las épocas de mortalidad catastrófica

que contribuían a la disminución de los nacimientos,

ya que morían hombres y mujeres en edad fértil.

Sin embargo, en el siglo XVIII,

la tasa de mortalidad en algunos países empezó a disminuir,

debido fundamentalmente al aumento de la producción agraria,

que contribuyó a mejorar la alimentación;

pero también los avances en medicina e higiene.

Durante el siglo XVIII, aumentó el nivel general de conocimientos,

se fundaron Academias y se abrieron Hospitales,

lo que favoreció, entre otras cosas,

que se aplicaran medidas de desinfección

en las habitaciones de los enfermos y en los partos.

Además, se comenzó la lucha contra la viruela,

una enfermedad que causaba millones de muertos.

A todo esto hemos de añadir

la importancia de la patata en la alimentación de los europeos.

Por último, en el ámbito de la higiene,

las autoridades públicas adoptaron las siguientes medidas:

la construcción de nuevos alcantarillados,

la prohibición de arrojar desperdicios en las calles,

la obligación de utilizar piedra como material de edificación

y el rechazo de las mercancías procedentes de zonas infestadas.

Música

Durante la mayor parte de la Edad Moderna,

la política económica de los Estados europeos y sus colonias

se regía por los principios del mercantilismo,

una doctrina que se basaba en las siguientes dos ideas:

el Estado tiene la obligación de intervenir en la economía,

dirigiendo la producción agraria y artesanal,

así como controlando el comercio.

La riqueza de los Estados depende

de la cantidad de metales preciosos acumulados.

Al margen de las políticas y de las teorías económicas,

hay que tener en cuenta que durante el Antiguo Régimen

las Haciendas de los reinos europeos sufrieron numerosas crisis,

debido a las siguientes causas:

El incremento del número de funcionarios

en una Administración cada vez más centralizada.

El aumento de los conflictos bélicos y, por tanto, de los gastos militares.

La construcción de obras públicas,

así como la fundación de instituciones educativas

y de tipo cultural.

Y, por último, el agrandamiento de la Corte,

que debía ser reflejo del poder absoluto del monarca.

Para aumentar los ingresos,

los gobiernos recurrieron a préstamos de la banca

y a incrementar los impuestos.

También intentaron, sin éxito,

que los estamentos privilegiados asumieran obligaciones fiscales.

Durante el siglo XVIII,

surgieron nuevas teorías con las que se pretendía

dar respuesta a la nueva realidad económica.

Una de ellas fue la fisiocracia, formulada por François Quesnay,

médico del rey Luis XV de Francia.

Su doctrina se basaba en los siguientes principios:

La agricultura es la principal fuente de riqueza;

el Estado debe promover que se cultive la tierra,

de manera libre e intensiva.

Los precios agrarios deben fijarse en función de la dinámica del mercado

y no depender de las decisiones de los Estados y las corporaciones.

Además de la fisiocracia, en la segunda mitad del siglo XVIII

surgió el liberalismo económico,

una doctrina que terminó por imponerse

en la mayor parte de los países de Europa

durante el siglo XIX.

Música

Durante el siglo XVIII, la Ilustración puso en cuestión

los fundamentos del Antiguo Régimen

y, en apenas unas décadas, contribuyó a su crisis,

de manera decisiva.

Las raíces de la ilustración

se encuentran en el pensamiento de Locke y de Hobbes,

pero también en el empirismo,

una corriente filosófica del XVII

que consideraba la experiencia como única fuente de conocimiento.

Las ideas de la Ilustración,

que explicaremos detalladamente en el siguiente apartado,

se divulgaron rápidamente por Europa y sus colonias,

alcanzando gran influencia en Francia, los territorios alemanes

Italia y España.

El pensamiento ilustrado se sostuvo sobre los siguientes principios:

Fe en la razón, pues entendían

que el pensamiento racional era

el único medio para llegar a la verdad.

Estaba por encima de las creencias, costumbres y tradiciones.

Utilidad del conocimiento;

el saber humano debía aplicarse a la realidad

y contribuir a la mejora

en las condiciones de vida de las personas.

Por tanto, este principio contribuyó a la investigación científica

y a la aparición de avances técnicos.

Libertad de pensamiento; con la que se defendía

que cada persona pudiera tener las ideas y creencias que deseara.

Por este motivo se considera

que la tolerancia es uno de los principios básicos de la Ilustración.

Y, por último, la búsqueda de la felicidad,

por parte de los individuos,

siendo la educación un medio imprescindible para alcanzarla.

Música

Tal y como hemos explicado en el vídeo anterior,

la Ilustración ejerció una importante influencia

en Europa y en las colonias americanas,

en donde contribuyó a crear el caldo de cultivo ideológico

en el que, después, se fundamentaría la independencia de esos territorios.

En la difusión de los principios del pensamiento ilustrado

tuvieron gran importacia los siguientes medios:

Instituciones educativas y de investigación.

En su mayoría, eran sociedades literarias, artísticas y científicas

fundadas por los monarcas o a instancia de la sociedad civil.

A esto hemos de añadir la creación de academias,

como era el caso de las de Ciencias, de París y Londres,

o las promovidas por Felipe V en España.

Por otro lado,

la prensa y las comunicaciones desarrollaron un papel importante

en la difusión de las ideas ilustradas.

Aunque los primeros periódicos surgieron en el siglo XVII,

fue en el XVIII cuando la prensa empezó a desempeñar

un importante papel en la difusión de informaciones

y de nuevas ideas.

La publicación más representativa de la Ilustración fue la Enciclopedia

un compendio de todos los saberes de la época,

que se editó en Francia y alcanzó gran éxito en toda Europa.

En ella escribieron artículos y entradas

algunos de los principales ilustrados,

como Voltaire, Rousseau, DAlembert y Diderot.

Como último elemento de esta difusión hablamos de las tertulias,

que proliferaron en todo el siglo XVIII.

Eran reuniones en salones, cafés, sociedades o clubes privados

a las que acudían los miembros de la nobleza,

la burguesía y el clero ilustrado,

en las que se hablaba de Literatura, Ciencia, viajes,

agricultura y política.

Música

El siglo XV es el siglo de mayores cambios en la cultura occidental.

Al nivel del siglo XX de nuestra era.

Los descubrimientos geográficos de los portugueses,

en África y Asia,

y los de Colón, en América,

ampliaron los horizontes para los europeos

hasta límites insospechados.

El contacto con los aztecas, los incas

y los reinos de China y Japón

cambiaron la mentalidad de unos europeos

que hasta entonces se creían el centro del mundo.

Al calor de todo ello, se propagó un cambio de mentalidad

en la sociedad europea,

que pedía romper con los grilletes de la Iglesia,

que controlaba todos los aspectos de la sociedad.

A ello es a lo que llamamos Humanismo.

Colocó al hombre, y no a dios, en el centro del universo.

Los descubrimientos geográficos avivaron una nueva ciencia,

que comenzó a desligarse de la Iglesia,

con científicos que propugnaban

que el mundo no era como se lo habían contado.

El Humanismo también tuvo su reflejo en el arte.

Resurgieron las manifestaciones artísticas grecolatinas

que habían quedado olvidadas durante la Edad Media.

Fue en este momento en el que surgió el término "Edad Media".

En el terreno político,

los reinos europeos, animados por los nuevos descubrimientos,

se lanzaron a la conquista y explotación

de los nuevos territorios.

A la cabeza se situó el Imperio Español.

"No ha habido en la Historia imperio más poderoso que el mío;

menos mal que teníamos América

para costear aquellas guerras europeas;

hasta que aquel maldito Lutero lo tuvo que fastidiar todo.

Pues sí.

Porque uno de los grandes problemas a los que tuvo que hacer frente

Carlos I

fue el de la Reforma protestante.

De nuevo, con el Humanismo como conductor

en el siglo XVI comenzó a correr por Europa

una corriente crítica con la Iglesia, a la que acusaba de corrupción

y de exceso de injerencia en los asuntos del Estado.

El protagonista más significativo de aquellas reivindicaciones

fue el monje Martín Lutero.

Esto provocó la escisión, dentro de la Iglesia Católica,

la Iglesia Protestante.

"¿Crees normal que la Iglesia cobrase a aquellos pobres fieles

por indultar su alma en el Purgatorio?

No podía callarme.

Por eso me llamaban protestante.

Me pasaba todo el día protestando.

Por cierto, este vídeo, 6 minutos,...

¿crees normal que en 6 minutos expliques toda mi época?

Es que..."

Deja de protestar, que llevas todo el día igual.

No sólo fue la de Lutero.

En Suiza e Inglaterra triunfaron otras reformas

que pusieron en jaque el poder religioso

de la Iglesia Católica.

La situación obligó a lanzar una Contrarreforma,

con el objetivo de volver a ganar a aquellos millones de fieles perdidos

y cuestionar muchas de sus prácticas, como las indulgencias y las bulas,

de las que se beneficiaban desde la Edad Media.

"Oye, Jose, ¿tú tienes mujer? ¿Es fértil? ¿Te ha dado hijo varón?

Estoy buscando una. Y ya llevo seis.

Y estoy desesperado, macho.

Tanto, que me he peleado con el papa y he montado mi propia reforma .

Venga, hombre. Compártela". -Quita, quita.

El conflicto no se quedó sólo en el terreno religioso.

En tiempos de Carlos I ya hubo un intento de frenar el protestantismo

a través de las armas,

pero más de un siglo después, el conflicto continuaba.

Eso dio lugar a la más larga y cruenta guerra de la Edad Moderna:

la Guerra de los Treinta Años,

que enfrentó a todas las potencias del momento,

primero, por cuestiones religiosas, catolicismo contra protestantismo,

y, luego, simplemente, por la hegemonía territorial y de poder.

El final de aquel enfrentamiento se selló en la Paz de Westfalia,

que significó el fin de la hegemonía española en Europa.

Su ejército, los tercios, habían ido perdiendo cada vez más

su preeminencia militar.

Aun así, en América, tanto España

como el resto de potencias colonizadoras europeas

seguían manteniendo o expandiendo su imperio.

El proceso de colonización española en América

expandió el español y la religión católica,

al tiempo que organizaba su poder político

con la forma de virreinatos, es decir,

la de un rey subordinado a otro rey, el de España.

Este intenso contacto entre españoles y americanos

significó la pérdida de la identidad cultural nativa

de la gran parte de la población indígena,

que no estaba preparada

para las enfermedades traídas por los españoles

o muerta en las guerras de conquista.

Pero España no fue la única que colonizó América.

Portugal colonizó Brasil,

Inglaterra hizo lo mismo con la costa este de América del Norte,

lo que, a finales de esta era terminará siendo Estados Unidos,

tras la independencia de estas colonias.

En el siglo XVII nos encontramos

con una Europa dominada por las dos grandes potencias que,

tras los siglos de enfrentamiento y expansión territorial,

acabaron siendo hegemónicas.

Por un lado, Inglaterra y por el otro, Francia,

que, a partir de este siglo,

comenzó a protagonizar la historia europea

gracias a su rey Luis XIV, el llamado "Rey sol",

que sentó las bases de un nuevo tipo de poder real: monarquía absolutista.

"¿No te ciega mi brillo? -¿Por qué?

-Porque soy el rey sol. ¿Quieres que te lo cante?

-Bueno, vale.

#Soy Luis XIV, el rey sol, el doctor amor.

#¿Sabes que Francia domino como rey absoluto?

#Soy Luis XIV, el rey sol, el doctor amor.

#¿Sabes que Francia domino como rey absoluto?

#Soy Luis XIV, el rey sol, el doctor amor.

#¿Sabes que Francia domino con mi elegancia y naturalidad

como rey absoluto?"

-Oye, Luis, tío, pues vaya flow, ¿eh?"

A la monarquía absoluta comenzará a enfrentarse

una nueva corriente de pensamiento que,

al igual que el Renacimiento del siglo XV,

se cuestionará los poderes real y nobiliario.

Fue el llamdo "movimiento ilustrado",

con el que podemos dar por concluido este vídeo.

Música

Estamos de vuelta.

Durante el rato que han durado los vídeos,

he podido reflexionar sobre lo importante que es

saber cosas de Geografía e Historia,

para comprender las claves de cómo hemos llegado a nuestro hoy.

Por ejemplo,

en el tema del Covid 19 es muy importante

comprender las pandemias que ocurrieron en el pasado,

para encontrar una solución eficaz.

Si las Ciencias Experimentales y las Ciencias Sociales

trabajan juntas, podremos resolver problemas complejos.

Hoy seguimos viajando en el tiempo para tener una idea clara

de cómo hemos llegado a nuestro hoy,

a comprender por qué nuestras sociedades son como son.

¿Te animas a hacer nuestro reto de Historia?

Se llama Diseña tu viaje en el tiempo.

Vamos a ponernos en situación:

¿Habéis visto la película Regreso al futuro?

Podéis preguntar a vuestros padres y a vuestros tíos,

porque es un poco viejuna.

Os cuento. La historia trata de un chaval de instituto

que se hace amigo de un científico excéntrico,

que ha inventado una nave para viajar en el tiempo.

Hacen viajes al pasado, pero no pueden cambiar nada,

porque interferir en el pasado sería cambiar el presente.

Pero no puede evitarlo y es todo un enredo... Pues eso.

¿Qué os parece si os convertís en los protagonistas de esa peli?

Vamos a viajar en el tiempo.

De forma simbólica, claro.

Nuestra máquina del tiempo nos llevará al pasado,

pero tiene el crono un poco estropeado.

Sólo podemos ir a fechas anteriores a 1789,

justo antes de que estallara un acontecimiento

que cambió la vida política y social en Europa, ¿sabes cuál?

Efectivamente, la Revolución Francesa.

Por tanto, podréis viajar a la Edad Media, a la Edad Antigua

o a la Edad Moderna. ¿Os ubicáis?

Tendrás que valorar pros y contras de viajar a una época o a otra

para decidirte.

Por ejemplo, la Edad Antigua. A mí me fascina.

Como sabéis, es el periodo que comprende

desde la aparición de la escritura

hasta la caída del Imperio Romano de Occidente.

El año 476 d.C.

Me llama la atención esa época

porque surgieron grandes civilizaciones,

como el Antiguo Egipto, la antigua Roma

o la Antigua Grecia, cuna de la Filosofía, las Matemáticas

y la democracia.

Esos son unos pros.

Tanto como ver el Coliseo en funcionamiento,

la construcción de las pirámides de Egipto...

Pero, claro, yo sería una habitante de Hispania

y no tengo claro que durante la época de la República yo fuera

una ciudadana de Roma de pleno derecho,

así que lo mismo me vendían como esclava.

La Edad Antigua la descarto.

A ver, la Edad Media...

Me parece una época bastante interesante y característica.

Como recordaréis, la sociedad era fundamentalmente agraria,

con un sistema estamental:

el rey estaba en la cúspide del poder,

después, el clero y la nobleza

y, en el último lugar, los campesinos.

De esta época me llaman la atención bastantes cosas.

Principalmente, la construcción de las catedrales románicas y góticas.

Me encantaría ver cómo se alzan majestuosas

en mitad de las ciudades,

pero, claro, durante esa época ocurrió

una de las mayores pandemias de la Historia de la Humanidad:

la peste negra.

Y yo, de pandemia, ya he tenido para un rato.

Creo que la voy a descartar.

Voy a valorar la Edad Moderna.

De este tema no os puedo contar mucho, porque sois expertos.

Es el tema que hemos visto hoy en los vídeos.

Resumamos:

esta etapa está comprendida entre el Descubrimiento de América,

en 1492,

y la Revolución Francesa, 1789.

¿Recuerdas las etapas anterior y posterior?

La anterior es la Edad Media y la posterior es la Contemporánea.

Voy a sopesar si me quedo en esta etapa.

Para mí, uno de los mayores contras es

que es un periodo con bastante absolutismo,

es decir, que el poder se concentra en el rey

y yo, sinceramente, prefiero vivir en democracia, como ahora.

Pero, la verdad...

Sí, creo que hay bastantes cosillas de esta etapa que me interesan.

Los europeos llegaron a territorios desconocidos,

en América y Australia.

A mí me encanta viajar.

También hubo un importante desarrollo científico,

por ejemplo, de la Medicina.

Si me voy a esta etapa, me sentiría más segura.

También se vivió un auge de las artes plásticas:

el Renacimiento.

A mí me fascina el arte.

Creo que me voy a decantar por esta etapa, la Edad Moderna,

para viajar en el tiempo.

Vosotros podéis elegir la etapa que más os interese,

lo dejo a vuestra elección.

Me he decantado por el Renacimiento.

Lo que tengo claro es que me iría a Florencia.

No he decidido aún si me iría al siglo XV o al XVI.

El siglo XV es apetitoso, porque ahí estaba Bruneleschi,

construyendo la cúpula de la Catedral de Florencia,

pero en el siglo XVI podría conocer a Leonardo Da Vinci

o a Miguel Ángel Buonarotti.

¡Qué dilema!

Lo he decidido, me voy a ir al siglo XVI.

Ahora es vuestro turno.

Cread un listado de pros y contras de cada una de las etapas

y, al final, un argumento justificativo de vuestra decisión.

Podéis organizar las ideas en un organizador gráfico,

como el que os propongo.

Guardad toda esta información, porque la vais a necesitar

para nuestro siguiente reto.

Diseñar un videojuego con narrativa histórica.

¿Sabéis que los diseñadores de videojuegos investigan

las etapas de la Historia,

para diseñar la narrativa de los juegos?

Muchísimos videojuegos están contextualizados

en momentos históricos con sucesos trepidantes.

Yo he elegido diseñar un videojuego en el siglo XVI,

en la floreciente Italia; época del Renacimiento.

El protagonista de mi videojuego será un artista que quiere ser famoso.

Por eso, voy a basar los personajes de mi videojuego

en artistas de la época,

para que los jugadores puedan elegirlos.

Lo primero que voy a hacer es un perfil del personaje.

Les atribuiré poderes o características

que definirán el nivel de este personaje.

Además, determinaré el nivel de poder ayudándome de tracks.

Por ejemplo, Leonardo Da Vinci:

En ingenio, 10.

Hizo inventos como el primer helicóptero,

un reloj o un puente giratorio.

En pintura, 9. Es el autor de La Gioconda.

Inventó la técnica del sfumato,

que revolucionó la pintura.

En escultura, más flojete, 3,

porque le encantaba y sabía mucho del tema,

pero sólo se le conoce una escultura.

En Ciencia, 9.

Investigó muchísimos temas de Anatomía y Medicina.

En arquitectura, 8.

Proyectó muchísimos planos muy interesantes,

aunque nunca llegó a ejecutarlos.

¿Os sentís capaces de hacer perfiles de personajes de la época elegida?

Tenéis que buscar mucha información, atribuirles categorías

y darles niveles de poder en cada una de ellas.

Podéis buscar información sobre la relación que existía

entre los diferentes personajes de la época,

para dar narrativa a vuestro videojuego.

Estoy segura de que sois capaces, porque jugáis a videojuegos.

Yo voy a seguir creando personajes sin parar.

Voy a crear uno coetáneo a Leonardo Da Vinci,

¿Adivináis quién es?

Es el autor de el David.

Efectivamente, Miguel Ángel.

Cuentas las lenguas antiguas que había una fuerte rivalidad

entre estos dos personajes, tanto personal como artística.

Para nuestro videojuego nos viene al pelo.

Nada mejor que un conflicto entre dos personajes

para darle vidilla a una historia de juegos.

Voy a seguir creando el perfil de mis personajes.

Miguel Ángel: Ingenio, 9,

porque aunque exploró nuevas soluciones arquitectónicas,

no exploró otras disciplinas como la Ingeniería.

Pintura, 8, porque aunque hizo

una obra maravillosa, la Capilla Sixtina,

tampoco es lo que más le gustaba, y lo hizo por encargo.

Escultura, 10.

Su obra escultórica no tiene comparación.

Su Piedad o su David son impresionantes.

Ciencia, 8,

porque aunque fue un genio de las Matemáticas

y de la Arquitectura,

no destacó en Medicina o Biología.

Arquitectura, 10.

Diseñó la Basílica de San Pedro

y dio una solución a una de las cúpulas de esta basílica

que es impresionante.

Cuando tengáis el contexto, la narrativa y los personajes,

podéis ir diseñando las situaciones que deberá superar nuestro personaje

para ir avanzando en el videojuego.

Podéis pensar en las pantallas que se van a suceder

Yo podría incluir la figura de esa persona que ayudaba a los artistas

para financiar su carrera. ¿Recordáis cómo se llama?

Un mecenas.

En mi videojuego voy a incluir a Ludovico Sforza,

al que tendrán que convencer para financiar su carrera.

Eso generará muchas situaciones complejas.

Creo que puede estar genial.

Los contextos históricos son una excelente idea

para ubicar un videojuego.

Me parece que ya que habéis nacido en este contexto tecnológico,

si sois capaces de unir todo el conocimiento histórico

más la tecnología,

podréis llegar a ideas fascinantes.

Tenéis una estimulante y creativa tarea.

Os dejo hasta la próxima semana.

Cuidaos muchísimo,

especialmente cuando salgáis a la calle.

Nos vemos.

Música

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • 14/16 - Ciencias sociales

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales

12 may 2020

Durante esta franja horaria, haremos un repaso de los acontecimientos más importantes ocurridos durante la Edad Moderna, analizando su sistema social, político y económico, conocido como el Antiguo Régimen. De igual modo, nos acercaremos a la Ilustración.

ver más sobre "Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales" ver menos sobre "Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales"
Programas completos (86)

Los últimos 87 programas de Aprendemos en casa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios