Aprendemos en casa La 2

Aprendemos en casa

Lunes a viernes a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5551113
Para todos los públicos Aprendemos en casa - De 12 a 14 años - Ciencias Naturales: Magnitudes y Medio Ambiente - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, bienvenidos a unprofesor.com.

Hoy, vamos a hablar

de las magnitudes físicas fundamentales,

esta, podríamos decir,

que es la primera clase de un curso de física

donde se dan las bases para entender

lo que es la física, de qué trata la física.

La física, en general,

es una ciencia que trata sobre todo aquello

que se puede medir en un objeto, en un cuerpo,

y las relaciones que hay entre estas mediciones,

entre sí. ¿Vale?

Entonces, las magnitudes físicas,

es importante saber a qué se refieren

porque es muy importante darse cuenta

de que tienen que ser algo cuantificable,

un cuerpo o un objeto puede tener muchas propiedades

pero no todas ellas son cuantificables.

Nosotros hablaremos de las que se pueden cuantificar,

contar. ¿De acuerdo?

Os voy a poner un ejemplo, algo que no es cuantificable,

por ejemplo, la belleza, ¿de acuerdo?

Algo bello no podemos decir si es cinco veces bello

o seis veces bello,

no tenemos ningún patrón para dar una referencia

de cómo es de bello.

O una persona, si es simpática o muy simpática o antipática,

no podemos decir: "Esta persona es tres veces simpática".

En cambio, sí que podemos decir que es,

que mide 1,75 metros de alto, ¿de acuerdo?

Y ahí no hay discusión. Mide 1,75 y punto.

Y no hay...

Y si lo mide otra persona también medirá 1,75.

¿De acuerdo? Pues esto es una magnitud física,

algo que se puede medir y que es objetivo,

independientemente de la persona que lo mida, ¿de acuerdo?

Entonces, en física, hay

siete magnitudes que son fundamentales,

las llamamos fundamentales porque, a partir de ellas,

se puede desarrollar toda la física.

Nosotros, a este nivel, solo vamos a tratar cuatro.

Porque las otras tres ya se nos escapan,

están relacionadas un poco con la electricidad,

la luz y es un poco más complicado.

Las que trataremos son cuatro,

que son la longitud, la masa,

el tiempo y la temperatura, ¿de acuerdo?

Ahora, veremos aquí, os las voy a escribir,

y veremos cómo se pueden medir

y unas unidades que se llaman Sistema Internacional,

que son las que tenemos como referencia,

y que son a nivel práctico las más útiles, ¿vale?

Entonces...

La primera de ellas, la longitud.

La longitud es la magnitud física

más utilizada

y que se empieza a utilizar desde hace mucho tiempo,

desde la prehistoria prácticamente.

Y en la prehistoria, como os podéis imaginar,

no tenían metros,

sencillamente, utilizaban el cuerpo de una persona

para medirla. Y aquí se encontraban

los prehistóricos con el primer problema,

que claro, si yo mido algo con mi cuerpo,

por ejemplo, con mi palmo,

va a medir diferente si lo mido yo

o si lo mide otra persona que tiene

otra longitud de palmo. ¿De acuerdo?

Pero bueno,

con el tiempo, se fueron homogeneizando

estas medidas

y se dieron a medidas uniformes del cuerpo humano.

Todavía hoy se utilizan.

Por ejemplo, en los países anglosajones,

se utiliza mucho el pie,

que es una medida estándar, homogénea.

La pulgada.

Nosotros, aquí utilizamos el centímetro,

el metro...

Centímetro...

El metro, el kilómetro.

Etcétera.

Hay unidades realmente...

Hay tantos países que hay muchas unidades diferentes

y esto es un problema, entonces,

desde la Revolución Francesa,

se ha intentado que haya

una uniformidad en las unidades

para que no haya problemas internacionales,

a la hora de medir diferentes medidas.

Entonces, aquí es cuando se crea el Sistema Internacional.

Este es un conjunto de unidades homogéneo

para el máximo de países posibles

y que sea fácil operar con las magnitudes.

Entonces, de todas...

Hay muchas más unidades que estas que os es escrito,

pero bueno,

la que se escoge y la que se decide que es la homogénea para todo,

para el máximo número países, de hecho, es el metro.

El metro será la unidad fundamental nuestra

y la que utilizaremos cuando aprendamos fórmulas

y empecemos a introducir números en las fórmulas.

Nunca introduciremos un kilómetro, ni una pulgada,

ni un pie, ni una milla, ni una yarda, etc.

Lo que utilizaremos será el metro, ¿de acuerdo?

Aquí os lo pongo, esta es la unidad fundamental nuestra.

La unidad del Sistema Internacional.

Entonces, hago la rayita y paso

a la otra magnitud fundamental que, como decía, es la masa.

No sé si a lo mejor,

vuestras abuelas o gente que conozcáis más mayor,

utiliza todavía una unidad que ya no utilizamos nosotros,

que se llama libra,

solo para daros a entender

que siempre ha habido mucha diversidad en unidades.

Esto aproximadamente son 400 gramos. Una onza,

que son 28 gramos, pero como veis, es poco útil.

Porque la libre hace 400 gramos, no es un múltiplo de 28 gramos.

Entonces, aquí hay un problema.

Bueno, las que utilizamos nosotros, ¿no?

Las típicas, los gramos...

Y los kilogramos.

Entonces, ¿cuál será la que nos interesa de estas?

Pues los kilogramos, ¿de acuerdo?

Los kilogramos será nuestra medida fundamental.

Vale.

Longitud, masa, y la siguiente es el tiempo.

Y aquí,

las unidades con las que podemos medir el tiempo

son muchas también.

Desde una muy pequeñita, el segundo.

Hasta el minuto. La hora.

El día, el año, la década...

El lustro, lo que queráis.

Hora... Día... Etcétera.

¿Cuál será la nuestra? La que utilizaremos en fórmulas,

en este caso escogeremos una más pequeñita, el segundo.

A veces, esto no será muy práctico

porque cuando tengamos que introducir unidades grandes,

cantidades de tiempo grandes,

pues tendremos que pasarlo a segundos

y será un número importante, pero bueno, es así,

se decidió que fuera así

porque, a veces, hay tiempos muy pequeñitos

y el segundo es una unidad que sirve para muchas cosas,

¿de acuerdo?

Y la última es la temperatura.

Y aquí, a lo mejor no lo sabéis, temperatura...

Que hay unas unidades, nosotros, en nuestro ámbito, nuestro país,

en los países latinos, solo utilizamos los grados Celsius,

grados Celsius.

Grados Celsius, "C" Celsius, ¿vale?

Que son los que...

Si yo digo que ahora estamos a 20 grados,

no hace falta que diga 20 grados Celsius,

pero se refieren a estos.

En América, en Inglaterra, en los países anglosajones,

bueno, Inglaterra no, de hecho, solo en América,

utilizan otros grados

que son los llamados grados Fahrenheit,

que son un poco complicados de entender,

hay una regla ahí un poco extraña.

Y que no se utiliza en el Sistema Internacional,

solo son ellos, ¿vale?

Y luego, hay otros que quizás

no habéis oído nunca hablar de ellos,

pero ya los aprenderemos con más detenimiento en su momento,

que son los grados kelvin.

"K", "E", "L", "V", "I", "N".

Que son los que nos interesarán, ¿de acuerdo?

Estos, los grados Celsius y los Fahrenheit

son muy prácticos para la vida diaria,

pero no son prácticos para usarlos en fórmulas físicas.

Entonces, como os digo, para nuestros cálculos,

tenemos que escoger una.

Y los que escogeremos son los grados Kelvin.

Que son un poco extraños.

Porque ahora, por ejemplo,

estamos en una temperatura, si os la digo en Kelvin,

es alrededor de 300 grados.

Con lo cual, os podéis hacer una idea,

que si os digo que estoy a 300 grados

es un poco extraño, ¿no?

Pero bueno, ya lo entenderemos en su momento.

O sea, nos quedamos con la palabra "Kelvin"

y que será esto lo que utilizaremos.

"Aún tenemos que seguir hablando sobre cambio climático,

pero hoy, me voy a desviar a otro problema

al que tenemos que enfrentarnos como civilización.

Veréis, según un estudio reciente,

el top cinco de desperdicios más comunes en las costas

a nivel mundial son las colillas,

los envoltorios de plástico,

las pajitas y agitadores de plástico,

los cubiertos de plástico y las botellas de plástico.

Vaya, ¿veis el patrón?

Está claro, si analizamos de qué está hecha esta 'basuraleza',

el plástico es el rey,

y esto no tendría por qué extrañarnos,

no vivimos en la edad del plástico por capricho.

Lo producimos en masa por lo increíblemente útil que es.

Poniéndole su nombre pijo, los polímeros sintéticos

son sustancias terriblemente versátiles,

fórmalos con los químicos correctos

y tendrás un material opaco y duro como el PVC de las tuberías.

Fórmalos con otros,

y tendrás uno transparente y maleable

como el PET de las botellas de agua.

En cualquier caso, el resultado es un material muy resistente

y esto tiene una gran desventaja.

Los seres humanos también fabricamos cantidades ingentes de cartón,

la diferencia es que cuando el cartón es desechado,

la madre naturaleza, por lo general,

puede descomponerlo y reabsorberlo en días.

Con el plástico, tarda décadas, sino siglos.

En cierto sentido, al crear un material tan alucinante,

también hemos creado una gran responsabilidad,

gestionarlo, darle otro uso

o convertirlo en algo que la madre naturaleza

sí pueda manejar.

Y tengo que decir que en esta tarea lo estamos haciendo muy mal,

por ejemplo, un análisis concluyó que en 2013,

el 72% del plástico mundial,

o bien acabó acumulado en vertederos,

o bien se dejó tirado sin control en la naturaleza.

El 14% se incineró,

lo cual como que fatal para el cambio climático,

y el otro 14 se recicló, pero no todo se hizo adecuadamente,

se estimó que el 4% se perdió en el proceso,

que el 8% se convirtió en plástico pero de peor categoría

y que solo el 2% se recicló correctamente.

Dos de 100.

Pero bueno, os preguntaréis algunos: 'Si el plástico es tan resistente,

¿qué más da que haya unas cuantas bolsas

por ahí flotando?

No son veneno, no pueden hacerle daño nadie'.

Bueno, dejando a un lado todos los casos

de animales que fallecen por la ingestión de plástico

o los incidentes

en los que enormes cantidades de bolsas de plástico

han taponado el drenaje de algunas ciudades

contribuyendo a inundaciones,

incluso olvidando que la descomposición del plástico

estimula la actividad de algunos microorganismos,

hay consecuencias aún más sutiles, pero comencemos con un enigma.

Cuando los científicos comparan

cuanto plástico se ha vertido a naturaleza

y cuanto hay flotando en el mar y en los ríos, las cuentas no salen.

Recogen mucho menos del que deberían,

¿dónde se ha marchado el resto?

Se sabe que una parte se hunde hasta el fondo marino,

pero con eso no basta,

la respuesta completa es que una porción

se ha vuelto pequeñito.

Sí, la madre naturaleza malamente puede contra el plástico.

Pero el padre sol es muy eficiente,

el efecto del bombardeo con rayos ultravioletas,

combinado con la fuerza del oleaje,

consigue fragmentar el plástico en trocitos cada vez más pequeños,

pero igual de resistentes.

Los microplásticos.

Los microplásticos no solo se generan así,

a través de la basura marina,

el desgaste de los neumáticos genera una cantidad considerable,

al igual que el lavado de prendas con fibras sintéticas.

Incluso fabricamos microplásticos a propósito para meterlos en jabones

y exfoliantes.

Estos últimos pueden ser filtrados

con un correcto tratamiento de aguas,

pero aun así,

los océanos de todo el mundo están llenos de estos cachitos,

y como los microplásticos son tan pequeños, no es de extrañar

que las cadenas alimentarias del océano

los hayan estado absorbiendo durante años,

incluso que ya hayan saltado a nuestro mundo en la superficie.

De hecho, ya se han detectado tanto en la sal común

como en el agua del grifo o la embotellada.

Los microplásticos están sobre nuestras mesas,

y muy probablemente, en nuestro interior.

Ahora, ¿cómo de perjudicial es esto?

Es algo que aún se esta estudiando,

la preocupación principal es que algunos plásticos

como el Styrofoam de los envases de las hamburguesas,

tienen sus propiedades gracias a compuestos

como los estirenos o los bencenos,

que dentro de nuestro organismo pueden ser problemáticos.

Poco se sabe todavía

de los impactos exactos en nuestra salud.

Pero el peligro de los microplásticos no acaba aquí,

se ha detectado en el Mediterráneo que sobre estos trocitos,

se pueden formar grandes colonias de microbios,

principalmente, algas unicelulares como las diatomeas.

Dado que los microplásticos pueden moverse

por los océanos con tanta facilidad,

es preocupante que estos microorganismos

puedan viajar con ellos largas distancias,

llegando a ecosistemas marinos

que no están bien adaptados a estos bichos.

Y no solo hablamos de microbios,

trozos más grandes también transportan flora y fauna,

de hecho, estos plásticos oceánicos

ya están empezando a ser considerados vectores de dispersión,

al igual que los mosquitos son vectores de la malaria.

Ok, entonces, ¿qué hacemos con todo esto?

¿Cómo podemos solucionarlo?

Yo creo que hay dos vertientes,

¿qué acciones podemos hacer como individuos?

Y ¿qué podemos exigir a nuestros políticos?

Elige la batalla que más te estimule."

A título personal, creo que está bastante claro.

primero, hay que evitar lo máximo posible

los plásticos de un solo uso.

No tienes que volverte loco reduciendo todo el plástico

que ves a tu alrededor, de hecho,

el dispositivo con el que me estás viendo,

seguramente, tenga componentes de plástico

que hoy en día no sabemos sustituir.

Me refiero a cosas como envoltorios innecesarios

o vasos de plástico que tiras rápidamente a la basura.

Más de un tercio de toda la producción de plástico

va a ellos,

así que es un buen lugar donde empezar a cambiar las cosas.

Segundo, si ya tienes algo de plástico,

reutilízalo, dale otro uso.

Aun así, tampoco hay que volverse locos,

se sabe que algunos productos de plástico

no pueden reutilizarse indefinidamente,

que podrían desgastarse y ser dañinos.

Lo más razonable es comprar cosas de plástico

que sabes que van a tener una vida útil muy larga

y no que vas a tirarlos en cuestión de minutos.

Lo que me lleva al tercero,

si tienes que desprenderte de algo de plástico,

por favor, recíclalo,

déjalo en el sitio correcto para que lo traten.

De lo contrario, o bien acabará en un vertedero descomponiéndose,

o bien acabará como "basuraleza".

Perturbando ecosistemas y esperando lentamente

a que las corrientes lo lleven al mar

y acabe fragmentado en microplásticos.

"Pero estas acciones individuales tienen que estar acompañadas

de un sistema en todos los países

que nos facilite el reciclado y que sea eficiente,

esto es lo que tenemos que pedir a nuestros líderes.

Ahora, ¿cómo podemos llegar hasta ahí?

¿Basta con disponer de contenedores distintos

y tener la educación como para saber separar la basura?

¿O es necesario proponer nuevos métodos?

Esto lo veremos en detalle en un próximo vídeo."

"El mundo entero se está calentando,

la temperatura media de la Tierra se ha disparado

en los últimos 150 años y lo hemos medido por todas partes.

Pero ¿qué lo está causando?

¿Por qué la temperatura está aumentando

justo en este momento?

Los científicos llevan siendo, durante décadas,

muy cuidadosos con esta pregunta,

porque, vamos a ver, tú vas,

miras los datos de la temperatura

y lo primero de lo que te das cuenta es de que esta subida

coincide con el momento en el que los seres humanos

han empezado a quemar carbón, petróleo y gas natural

de manera masiva

para alimentar de energía a nuestra civilización.

Y adivinad qué ha estado subiendo también durante este tiempo.

Cuando quemas materia orgánica,

sus átomos de carbono se unen al oxígeno del aire

para formar dióxido de carbono,

por eso, no es sorprendente medir su cantidad en la atmósfera

y comprobar que hemos pasado de tener

280 moléculas de dióxido por millón,

a tener más de 400 en solo 150 años.

Luego, blanco y en botella,

si el dióxido de carbono sube y la temperatura sube, entonces,

nosotros somos los culpables del calentamiento global,

¿no?

Realmente, no tiene por qué ser así.

Que dos cosas cambien de la misma manera,

no quiere decir que estén relacionadas,

por ejemplo,

aquí os dejo la cantidad de divorcios en Maine

versus el consumo de margarina per cápita.

O la edad de miss América

versus el número de asesinatos con objetos calientes.

Que ambas cantidades vayan igual,

¿quiere decir que uno ha provocado al otro?

No, solo son simples coincidencias.

Así que, ¿cómo podemos saber

si estas dos gráficas están relacionadas o no?

Bueno, primero, suele ocurrir que las coincidencias

no duran mucho tiempo,

amplía la ventana temporal y verás cómo estas gráficas

dejan de ir a la par.

Y, como veremos en un próximo vídeo, cuando los científicos estudian

cuál ha sido la evolución de la temperatura

y el dióxido de carbono a lo largo de cientos de miles de años,

descubrimos que van bastante juntos.

Durante los períodos glaciales los dos bajaban

y en los interglaciares, subían.

Y por otro lado,

que esto no es como la margarina y los divorcios,

hay un mecanismo claro que conecta estas dos cantidades.

Cuando la luz del sol llega a la Tierra, pasan dos cosas,

parte de la luz rebota y vuelve al espacio,

y otra parte es absorbida,

la Tierra se calienta

y emite al espacio radiación infrarroja.

Cuando esa radiación infrarroja intenta atravesar la atmósfera,

el dióxido de carbono la está esperando.

Y es que tanto el dióxido de carbono como otros compuestos

son máquinas moleculares especializadas

en dejar pasar la luz del sol, pero a la vez,

captar la radiación infrarroja que emite la Tierra.

Mientras que moléculas como el nitrógeno ni se inmutan,

el dióxido de carbono sí la absorbe y se pone a vibrar,

toda esa energía que portaba la luz,

todo ese calor que iba a largarse al espacio,

ahora, se queda con nosotros.

Aumentando la temperatura de la Tierra.

Este es el famoso efecto invernadero,

y no penséis que es algo malo, sin él,

el planeta sería una gran bola de hielo

y, seguramente, no estaríamos aquí.

Pero es de esperar

que si la cantidad de gases de efecto invernadero

es demasiado grande,

el mundo se convierte en un coche

en medio de un parking en pleno verano.

Luego, no es de extrañar

que por haber aumentado el dióxido de carbono,

la temperatura también esté subiendo,

sin embargo, hay que ser cautelosos,

no se puede negar que esta gráfica tiene algunas oscilaciones raras.

Claro, la Tierra es un sistema terriblemente complejo,

y el efecto invernadero es solo uno de los muchos factores

que pueden alterar la temperatura global.

Así que, ¿por qué no lo revisamos?

Puede que sea otra cosa quien lo esté causando.

Primero, tenemos la actividad solar,

el sol es la fuente de prácticamente toda nuestra energía,

si emite un poco más o un poco menos de luz,

eso tiene consecuencias en el clima.

Bien, pues nuestra estrella tiene alteraciones naturales

en la luz que emite. Para empezar,

la energía que recibimos del sol varía un pelín en ciclos de 11 años,

lo cual podemos medir directamente con nuestros satélites.

Ahora, estos cambios son tan pequeños y tan rápidos

que nuestro clima no reacciona ante ellos.

La resistencia del agua de los océanos

a cambiar de temperatura amortigua estas oscilaciones,

es como si apagaras y encendieras muy rápido

el fuego debajo de una cacerola con agua.

Ella se queda como estaba.

Pero puede que el sol tenga ciclos aún más extensos.

Y que con solo 50 años de medidas no los hayamos pillado.

Esto hace que los científicos tengan que averiguar

cuál ha sido la actividad solar a partir de medidas indirectas.

Una es el catálogo de manchas solares.

Con 300 años de antigüedad, cuantas más manchas tenga el sol,

mayor actividad.

Pero otra más ingeniosa es utilizar los anillos de los árboles.

Veréis, del espacio profundo nos llegan a la Tierra

partículas superenergéticas

que chocan contra nuestra atmósfera, los rayos cósmicos.

Muy de vez en cuando, una de estas partículas,

en concreto un neutrón,

choca contra un átomo de nitrógeno,

transformándolo en un inestable átomo de carbono 14.

Este nuevo carbono 14, creado azarosamente en la atmósfera,

es poco a poco absorbido por las plantas

a través de las fotosíntesis, que lo integran en sus tejidos.

Por ejemplo, en el tronco de un árbol.

La gracia es que en las épocas de alta actividad solar,

el sol nos lanza sus propios chorros de partículas

que apantallan estos rayos cósmicos.

Lo que hace que al entrar pocos en la atmósfera,

no se forme tanto carbono 14,

así que midiendo la cantidad de carbono 14

que tiene un árbol en un cierto anillo,

y haciendo algunos ajustes debido a su inestabilidad,

uno puede saber cómo fue la actividad solar

en ese determinado año.

Si la concentración es muy baja,

es que hubo unas grandes tormentas solares

que impidieron generar ese carbono.

Si es grande, lo contrario.

Esto nos permite conocer

la actividad solar de los últimos 10.000 años

y sí, en ellas encontramos oscilaciones más grandes,

la que más nos importa es la que sucede cada 200 años.

Y que es, presumiblemente,

la culpable de ciertos periodos fríos de la historia,

pequeñas edades de hielo. Bueno, pues según el sol,

adivinad a quiénes nos debería haber tocado ya una de estas.

¿Veis que las temperaturas hayan bajado? Yo no.

Esto no solo descarta al sol

como origen del calentamiento global,

sino que además, nos advierte

de que ahora entramos en un mínimo de actividad solar,

lo que va a aplacar parcialmente los efectos del cambio climático.

Imaginaos lo que pasará cuando el sol

ya no esté de nuestro favor.

Habiendo tachado nuestra estrella, otro factor importante

es el movimiento de la Tierra alrededor de ella.

Por supuesto, está el clásico giro

y el eje inclinado que genera el invierno

y el verano cada año, pero existen otros movimientos,

el eje de la tierra cambia de inclinación y precesa.

Además, la elipse de nuestra órbita se alarga y se contrae,

se hace más o menos excéntrica.

Los resultados de estas variaciones de nuestra órbita se llaman

ciclos de Milankovic

y son muy importantes en la historia del clima.

Las glaciaciones del último millón de años

están determinadas por la excentricidad

y la cantidad de hielo que hay durante la glaciación

depende de los otros dos.

¿Pueden explicar o contribuir al cambio climático actual?

No, por dos motivos,

el primero es porque estos movimientos son lentísimo,

se completan en decenas de miles de años,

no es posible que un cambio tan repentino en la temperatura,

en solo 100 años, haya podido ser causado

por movimientos que suceden tan despacio.

Y segundo, en ningún momento en el último millón de años,

ninguno de estos movimientos periódicos

ha conseguido hacer que el dióxido de carbono

supere las 300 partes por millón.

Remarco, periódicos.

Este cambio climático que estamos viviendo

es algo distinto al resto.

Ok, pues si no es nada externo,

entonces, el problema está dentro de la Tierra.

Pero, ¿seguro que somos nosotros?

Al fin y al cabo, las plantas y los volcanes

también emiten dióxido de carbono a la atmósfera.

Además, sabemos que en el pasado hubo climáticos provocados

por estas erupciones naturales.

¿Cómo podemos saber que todos estos gases de efecto invernadero

son nuestra responsabilidad? La respuesta está en los carbonos,

ya hemos hablado de uno de sus isótopos,

el carbono 14,

pero existen otros dos, el carbono 13 y el carbono 12,

el más abundante de todos.

Cada carbono tiene un peso distinto

y eso hace que, durante la fotosíntesis,

las plantas y algunas bacterias tiendan a capturar

más dióxido con el carbono 12

que con el carbono 13.

Este carbono se integra, como antes,

en los tejidos de las plantas o las bacterias,

y después de cierto tiempo,

es expulsado en forma de dióxido de carbono.

Es decir, que cuando se midieron las concentraciones

de los distintos carbonos en el aire

y se encontraron que la proporción de carbono 12

con respecto al 13 había aumentado

según aumentaba el dióxido de carbono,

pudieron deducir

que la fuente privilegiaba del carbono 12 frente al 13.

La fuente eran los seres vivos.

Si se tratara de un volcán o del propio océano,

no habría ninguna distinción frente a ambos carbonos,

lo que nos permite descartarlos como culpables principales.

Entonces, si el carbono procede de los seres vivos,

¿podría deberse todo a los incendios?

¿O a la deforestación

o al decaimiento de plantas por otros motivos?

Bueno, es posible que están contribuyendo un poco,

pero el grueso proviene de otra parte, ¿cómo lo sabemos?

La clave, de nuevo, está en los carbonos.

El carbono 14, como ya comenté, es inestable,

es como una pequeña bomba de relojería.

Se desintegra pasado un cierto tiempo.

En nuestro cuerpo,

como ocurría con los anillos de los árboles,

tenemos moléculas formadas por carbono 14.

Cuando estos núcleos se desintegran,

nuevos átomos de carbono 14 entran en nuestro cuerpo

a través de nuestra alimentación reemplazándolos.

Pero una vez morimos, y dejamos de renovarlo,

la proporción de carbono 14 va disminuyendo poco a poco.

Según se desintegran a un ritmo fijo,

es precisamente este carbono 14 que falta,

lo que los paleontólogos usan para datar cadáveres muy antiguos.

Pero, que la técnica del carbono 14 no solo se puede utilizar en huesos,

también se puede aplicar al propio aire.

Y el resultado es que el dióxido de carbono

que está entrando en la atmósfera no contiene carbono 14.

Por lo que debe provenir de seres vivos

que llevan muertos cientos de miles de años.

Atrapados en la tierra

hasta que todo su carbono 14 se desintegró

y que ha sido devuelto a la superficie para, no sé,

llenar de combustible el tanque de una moto.

Gente, me encantaría que la vida no fuera así,

pero todas las flechas apuntan hacia nosotros.

Tenemos la escena del crimen,

el móvil y todos los testigos están en nuestra contra.

Por supuesto, algunos de vosotros seguiréis negándolo,

desconfiaréis de cualquiera de los puntos de este vídeo,

os dejo en la descripción libros y artículos

por si queréis comprobar los datos. Y directamente,

le echéis la culpa a otro proceso natural

que los científicos, vaya por donde, qué idiotas,

han pasado por alto.

A vosotros, os dejo una reflexión: podemos hacer dos cosas,

una es tomarse en serio nuestro papel en el cambio climático

y hacer algo al respecto. O pasar del tema y no hacer nada.

Si el impacto del cambio climático acaba siendo muy fuerte

y estamos preparados frente a él,

podremos evitar y aplacar bastantes de sus consecuencias.

Si no lo estamos,

puede que arrase completamente con nuestro estilo de vida.

Por el contrario, si resulta el improbable escenario

de que pasa el tiempo

y no ocurre nada que nos afecte demasiado,

que incluso la temperatura vuelva a bajar

y esto se convierta en el país de la gominola, entonces,

si no hemos tomado medidas, pues el mundo seguirá girando,

seguiremos explotando,

derrochando y consumiendo como lo estamos haciendo ahora,

hasta que otro problema a negar se nos ponga delante.

Como la falta de agua dulce.

Si por el contrario, sí tomamos esas medidas,

al menos habremos desarrollado las tecnologías necesarias

para transicionar a energías renovables,

eficientes y que contaminen menos.

Es decir, que si me pongo en la piel de un tío que vive en 2100,

dudo que se cague en nuestras familias

por haber tomado esta última decisión.

Al fin y al cabo, el petróleo que hay en el mundo no es infinito,

luego nos estamos adelantando a una transición

que, en cierto punto,

va a tener que llevarse a la práctica.

Sin embargo, si el cambio climático resulta ser tan duro como parece,

os aseguro que el recuerdo que va a tener vosotros,

va a ser de todo menos bonito.

Así que, solo me queda una pregunta para vosotros,

si tuvierais que tomar esta decisión, hacer algo o no,

¿os la jugaríais?"

Hola, bienvenidos de nuevo a unprofesor.com.

En este vídeo, lo que vamos a hacer es practicar

la conversión de unidades.

En, en este caso, en la longitud,

con la magnitud fundamental, longitud.

Tenemos aquí unos ejemplos, sencillos, para empezar a practicar.

Que son longitudes expresadas en diferentes unidades

y que vamos a pasar a otras unidades.

30 centímetros, queremos saber cuántos metros son.

40 metros, cuántos kilómetros.

Y 150 milímetros, cuántos centímetros.

Para hacer la conversión de unidades utilizaremos

la fórmula general que ya hemos aprendido

en el vídeo general que trata la conversión de unidades.

Y aquí, sencillamente, lo que haremos será aplicarlo.

En el primer ejemplo, tenemos 30 centímetros.

Ahora, lo que tenemos que hacer

es multiplicarlo por el factor de conversión.

Este factor de conversión es una fracción

que tiene 2 unidades,

la unidad inicial la ponemos debajo, centímetros.

Y la unidad final, la ponemos arriba, metros.

Entonces, aquí tenemos que hacer una equivalencia, es decir,

tenemos que poner la misma longitud, expresada

en centímetros y en metros.

Aquí, el truco, es sencillo,

es darse cuenta de qué unidad es mayor,

si metro o centímetro.

En este caso, los metros son mayores que los centímetros,

y cuando la unidad es mayor lo que hago es colocar un uno.

¿Vale? Tengo que darme cuenta de cuántos centímetros

hay en 1 metro, ¿vale?

Entonces, en 1 metro hay 100 centímetros, ¿de acuerdo?

Y aquí,

estas unidades,

el centímetro que está en el numerador y en el denominador,

se simplifica.

Porque está en el, como decía,

en el numerador y en el denominador,

estamos dividiendo centímetros entre centímetros y desaparece.

Entonces, nos queda la unidad que buscamos, que es el metro.

Y los números,

que es la operación matemática que tenemos que realizar,

30 por 1

entre 100. Me pongo aquí para que lo veáis mejor.

30 por 1, entre 100, metros.

Y tenemos que hacer la operación matemática esta.

Esto es

30 por 1, entre 100 es 0,01.

Metros.

Entonces, 30 por 0,01 metros,

lo que hago es, si aquí hay una coma,

la corro hacia la izquierda dos veces.

Entonces, una y dos. Me saldrá 0,3 metros.

Vale. Así, es cómo he transformado

los 30 centímetros en 0,3 metros.

¿Vale? Vamos a atacar el siguiente ejercicio.

Que son 40 metros, quiero saber cuántos kilómetros hay

en esos 40 metros. Parto

de mi unidad de salida que son metros, tengo 40 metros.

Factor de conversión.

Pongo la unidad de salida abajo y la unidad final arriba.

¿Cuál es la mayor, kilómetro o metro?

Es mayor kilómetro, por tanto, pongo el uno.

Si os fijáis, tengo que saber cuántos metros hay en un kilómetro.

Tengo que hacer la equivalencia.

En un kilómetro hay 1000 metros.

Elimino las unidades de inicio, que son los metros.

Porque estoy dividiendo metro entre metro, desaparece.

Y me queda la operación matemática,

40 por 1, entre 1000.

Kilómetros.

Entonces, ahora, tengo que hacer

40 por 1, entre 1000. 1 entre 1000

es 0,001. Kilómetros.

Lo mismo que antes, paso la coma tres veces hacia la izquierda.

Y me queda 0,04. Kilómetros.

¿Vale?

¿Alguna duda?

Si tenéis dudas, no dudéis en comentarme en los comentarios,

enviadme un correo en el apartado que tenéis.

Vale, el último ejercicio, tenemos que pasar de milímetros,

que es una unidad pequeñita, a centímetros.

Es como antes, es bastante mecánico todo esto.

Le pillaréis el truquillo rápido.

Tenemos 150 milímetros, factor de conversión.

Abajo, la que quiero eliminar.

Arriba, la que quiero.

Centímetros y milímetros, me fijo, ¿cuál es mayor,

centímetros o milímetros? Los centímetros, ¿no?

Pues pongo 1 centímetro, el uno con la unidad mayor.

Y abajo,

pongo la equivalencia,

¿cuántos milímetros hay en un centímetro?

Si me acuerdo, es un paso, por tanto, son 10,

es un múltiplo.

Hay 10 milímetros en 1 centímetro.

Elimino las unidades que están en el numerador

y en el denominador y opero.

Con los números que me quedan.

Entonces, tengo 150 por 1, entre 10.

Y centímetros.

1 entre 10 es 0,1.

Y 150 por 0,1, paso la coma de aquí

hacia aquí. Por tanto, me queda 15.

15 centímetros. Este es el resultado final.

Como veis,

todos estos ejercicios se hacen de una manera bastante similar.

Y son bastantes mecánicos,

no tienen una dificultad muy grande más allá de la práctica, ¿vale?

Así que, os recomiendo es que hagáis muchos ejercicios,

que, al final, encontraréis el truco rápido.

Sabéis que los ejercicios los tenéis

en la página de unprofesor.com,

también tenéis las soluciones, y cualquier duda,

no dudéis en enviar un comentario. Muchas gracias.

(Música)

"Colaborar en el logro de una sociedad sostenible

es la misión de un grupo de vecinos

que todos los sábados se reúnen

para reparar pequeños aparatos electrónicos.

Pero esta no es la única razón que les lleva a reunirse,

también quieren fomentar la cohesión social entre vecinos

con diferentes orígenes e intereses.

Un movimiento internacional que se llama 'Repair Café'."

Un "Repair Café" es un encuentro informal

para reparar pequeños objetos de uso cotidiano

y su finalidad es alargar los objetos el mayor tiempo posible.

Cuanto más se alarga la vida de un aparato,

menos CO2 va al aire.

Y esto, ¿cómo es que lo has traído?

Pues porque...

Ha dejado de funcionar y no quería comprar otro.

Te resistes a deshacerte de él, ¿no?

Sí, porque generar más basura de la que ya hay, me daba...

-Ya hay suficiente, ¿no? -Sí.

Así que, pues si le podemos dar una oportunidad

-y que vuelva a funcionar... -Pero ¿has intentado...?

-¿Repararlo?

-No, llevarlo algún servicio para que te lo vea...

No, conocía este sitio de antes y me parecía buena opción venir,

no he venido nunca pero sí que lo he oído muchas veces

en las redes sociales.

La relación que tenemos aquí, entre la gente que viene,

no son usuarios, son vecinos.

Esta es una pequeña comunidad de vecinos,

y el trabajo que ofrecemos está regulado

en la legislación actual.

Estamos dentro de lo se llamaría como trabajos de buena vecindad.

Eso que viene alguien y te dice:

"¿Me puedes hacer esto?". Si se puede hacer, bien, y si no,

supera nuestra capacidad, o tal.

Yo creo que también lo interesante

es que no vienes solo a reparar un objeto,

vienes a conocer gente

que también está interesada en temas de medio ambiente

o en temas de parar la obsolescencia programada

o temas así, sociales,

que no solo han reparado el objeto,

que me han enseñado, si se volviera a estropear,

qué podría hacer en casa, como podría abrirlo,

que no tenga miedo a abrirlo, porque al final,

también es un poco experimentar y muchas veces,

dejamos de usar algo porque no sabemos,

no nos cuentan ni nos dicen cómo abrirlo o cómo repararlo,

yo creo que eso es claramente

una estrategia de las grandes industrias.

Hay algunas veces que el componente no existe.

¿Qué solución le damos a eso?

Ahí, te va a decir el técnico que te compres una nueva.

¿Sí?

Porque el componente no existe, es complicado de encontrar,

o te va a decir que el mismo componente

te cuesta más que una nueva.

Y antes no, antes, el termostato, cuando fallaba,

tú raspabas los contactos que hacía la lámina

y volvía a funcionar.

O en el peor de los casos, cambiabas el termostato.

Era más fácil de conseguir y más barato.

Yo creo que antes de reciclar,

tenemos que procurar hacer menos basura,

quizás es por eso por lo que he venido aquí,

porque mi tostadora, normalmente,

en otro tiempo la hubiera tirado.

Entonces dije:

"No, no voy a hacer más basura, voy a ver si puedo darle otra vida".

Aparte, que también me daba rabia tener que volver a comprar algo,

pensando que lo habían hecho a propósito,

hacer que se me estropeara

justo después de que llegara al fin su garantía.

"La obsolescencia programada

provoca 48 millones de toneladas de CO2 al año,

además, solo en España,

se genera cerca de 1 millón de toneladas

de basura procedente de aparatos electrónicos."

Los principales fabricantes,

fabrican sus productos y le meten para que tenga una vida limitada.

Es decir, como una fecha de caducidad.

Y por lo visto, esa fecha de caducidad,

no es que sea a los 10 años ni mucho menos,

ya es un tiempo muy corto.

Y que obliga a la gente a cambiar rápidamente

sus equipos electrónicos por otros más nuevos.

Y más actualizados.

Y de esa forma, lo único que hacen es generar más basura electrónica.

La gente que viene aquí, normalmente,

¿les enseñáis a reparar el objeto, o simplemente lo reparáis y...?

A ver, esto es un grupo abierto y digamos, nuestro trabajo es,

tiene, digamos, un carácter colaborativo.

El que viene aquí, pues,

digamos, ve cómo abrir el aparato,

si tiene alguna idea, le ayudamos, le echamos una mano.

O sea, es una especie de colaboración,

si no, si el que viene aquí no tiene idea y tal,

nos ayuda a nosotros. Es al revés.

"La Comisión Europea obligará a las marcas a tener repuestos

hasta 10 años después de la venta.

El objetivo es tratar de evitar que tiremos a la basura productos

que aún pueden ser reparados.

En definitiva,

acabar con esa obsolescencia programada

que solo genera desechos y causa un gran impacto climático."

Cuando tiramos un aparato, estamos tirando un aparato entero,

porque ha fallado una pieza.

Pero en ese aparato,

hay otras muchas piezas que son reutilizables,

que están en buen estado, que están, no voy a decir sanas,

piezas o componentes,

pero que siguen en buen estado y que pueden reemplazarse,

que pueden servir de recambio para otros.

Pero estamos tirando el aparato entero.

Cómo no, también es cierto, como no vemos

adónde va a parar ese aparato,

pues digamos que como que nos despreocupamos

del destino de lo que tiramos.

"Según Naciones Unidas, China y Tailandia

son los mayores vertederos de desechos electrónicos del mundo.

Un hecho que les acarrea gravísimos problemas

de contaminación y también de salud.

La mayoría de los aparatos electrónicos

están fabricados con cientos de componentes tóxicos."

Estas sustancias tóxicas producen

una enorme contaminación medioambiental en países como China.

El problema es que todos los productos electrónicos,

al final de su ciclo vital, acaban en lugares como este,

donde son manipulados por la población más pobre

y de una manera muy poco segura para su salud.

Yo creo, que igual hace como cinco años

era muy fácil ignorar esto, pero ahora,

vemos todos, en las redes sociales, en los periódicos,

que las imágenes de todos esos montones de basura

que se acumulan,

también el nuevo continente que se ha formado de plástico.

Ya no podemos ignorar que la basura nos está superando.

Si seguimos así, ya no cabemos. Pues habrá que cambiar.

No tenemos más remedio.

Se ha incorporado mucho la idea de que es más fácil, más barato,

más rápido,

comprar un aparato nuevo

que reutilizar o reparar el que se tiene.

Pero también es cierto que los aparatos

que hoy día consumimos no tienen en absoluto

la calidad ni la duración ni la resistencia

que los de hace 20 o 25 años o 30.

Aunque no tengas algo que traer, creo que es interesante venir,

acercarse y poder conocer iniciativas así.

Al final, están luchando por salvar un poco el planeta,

que es nuestro hogar.

(Música)

"Buenos días y un saludo

a todos a los que estéis viendo este vídeo.

Hace unas semanas,

subí un vídeo en el que hablábamos sobre nuestro aparato auditivo,

conocíamos todas las partes

y vimos cómo nuestro cuerpo se encarga

de coger las ondas sonoras que le llegan

y convertirlas en impulso eléctrico.

Si todavía no lo has visto,

está apareciendo ahora en esa esquina de la pantalla

y te recomiendo que vayas a verlo,

ya que hoy vamos a hablar de esas ondas sonoras.

Vamos a ver cómo el sonido se transmite a través del aire

y veremos que en realidad,

el sonido, simplemente, es aire en vibración.

Y hablaremos de las diferentes ondas o cómo cambian las ondas

dependiendo del sonido que estamos escuchando.

Para ello,

vamos a hacerlo con unos amigos míos que creo muchos conocéis,

ellos son 'Oscillators' y ahí tenéis al primero de ellos.

Vais a ver cómo cuando yo consigo que el primero,

el cuadrado suba hacia arriba...

(Pitido)

Su sonido sea más agudo.

Y si os fijáis en la boca, está saliendo la onda de su sonido.

Miradla.

Esa onda, cuando es más aguda, es mucho más rápida.

(Pitido)

¿Estáis viendo qué rápido viaja ahora?

Y si es muy grave la onda, es mucho más lenta.

Vamos a verlo con otro, fijaos en este.

Su sonido es diferente,

pero la forma de su onda, pues funcionará de la misma forma,

fijaos como cuando lo subo para arriba es muy agudo

y la onda va muy rápido...

(Pitido)

Y cuando lo bajamos,

el sonido es muy grave y la onda se mueve muy lentamente.

Siguiente, que va a demostrárnoslo el señor triángulo.

Hola, ¿qué tal estás? ¿Cómo te mueves? Fíjate cómo salta.

Son muy divertidos, la verdad.

Dios mío, no te asustes, tranquilo.

Ahí lo tenéis, un sonido superagudo,

una onda que viaja muy rápido.

(Pitido)

Una onda muy lenta...

Da un sonido muy grave.

Después, estas ondas

serán interpretadas en nuestro cuerpo,

como vimos en el vídeo que he recomendado antes,

te recomiendo que vayas a verlo para que entiendas

cómo estas ondas que están dejando por el aire

llega a nuestro oído y, después,

convertidas en impulso eléctrico, llegan a nuestro cerebro.

Todo esto está muy bonito,

pero ¿cómo podemos saber si esto realmente funciona

con las notas musicales?

Pues para ello, volvemos al laboratorio musical de Google

y nos vamos a 'Sound waves',

ondas sonoras, donde con un teclado muy sencillo,

vamos a poder ver cómo viajan las ondas

en cada una de las notas que voy a tocar.

La primera más grave que hay de todas

es un do y es muy grave, escúchalo.

Si tienes cascos, quizás este sonido te moleste un poco,

así que te recomiendo que bajes un poco tu volumen,

¿de acuerdo?

¿Habéis visto cómo se movían esos puntitos?

Son las ondas, podríamos verlas en el aire,

pero nuestros ojos no están preparados

para percibirlas, sino nuestros oídos.

Si voy aumentando desde este do...

Salto a un sol.

Vemos que el movimiento es ligeramente más rápido,

¿lo habéis notado?

Se mueve un poquito más lento.

¿Qué pasará la diferencia entre el do grave y el do agudo?

Ese sí que molesta un poco, ¿verdad?

Bájate el volumen, recuerda.

Ahí tenemos un do agudo.

Re, mi, y como veis,

los puntos cada vez se mueven a una distancia más separada.

Fijaos en la última, la más aguda que tenemos.

Ese sí que molesta.

(Escala musical)

No creíais de verdad que cada sonido tenía

una forma de moverse diferente por el aire, ¿verdad?

Pues ya lo has descubierto,

vamos a verlo un poco más en profundidad,

la línea del sonido que ahora, es totalmente plana

puesto que no estoy tocando ninguna nota.

Si yo tocase el do más grave de todos, veremos que la longitud,

el movimiento de esa onda es muy lento.

¿Veis cómo sigue a los puntitos azules?

Cada vez que suba a sonidos más agudos,

veremos que la onda es un poquito más rápida.

Hasta llegar a ese sí agudo, donde como veis, es muy rápida.

Cada vez que voy bajando, como veis,

la onda se vuelve mucho más lenta y para conseguir dos montañas,

debo tocar durante mucho más tiempo.

Ahí va una, dos...

Una, dos...

Una, dos...

Como veis, se mueve cada vez más lento.

Esto es algo realmente increíble

y que nos indica cómo funciona nuestro mundo

y que realmente,

lo que nosotros estamos escuchando tan solo es vibración en el aire,

a veces, producida por instrumentos y otras veces,

producida por un montón de objetos.

Todo esto nos lleva a una paradoja muy bonita

que quizás hayáis escuchado alguna vez.

Atentos, despierta tu imaginación, quiero que pienses en un árbol.

Que se encuentra en una isla desierta,

donde no hay ningún humano ni tampoco ningún tipo de animal,

tan solo este árbol.

De pronto, el árbol, por el viento o por los años,

acaba cayendo al suelo. Mi pregunta es:

¿crees que ese árbol produce sonido?

Vamos, responde,

¿crees que el árbol al caer, sonará?

Todo el mundo pensará que sí, ¿verdad?

El árbol, al caer, debe sonar.

La verdad es que no, técnicamente,

el árbol lo que hace es producir vibración en el aire.

Y si no hay nadie en la isla, ningún tipo de aparato auditivo,

ya sea de un humano o cualquier animal,

que pueda interpretarlo,

esa vibración nunca se convertirá en sonido.

Así que podemos decir que el árbol realmente no suena.

Sí que produce la vibración en el aire, pero esa vibración,

si no llega a ningún oído, nunca se convertirá en sonido.

Podríamos incluso decir que el árbol ni siquiera existe,

ya que nadie lo ha percibido jamás,

y nadie puede demostrar su existencia.

No creías que esa era la respuesta correcta, ¿verdad?

Pues ya sabéis, un árbol que se cae en una isla desierta,

realmente no produce sonido, solo produce vibración en el aire.

Espero que te haya gustado el vídeo, nos vemos en el próximo,

hasta luego."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • 12/14 - Ciencias Naturales: Magnitudes y Medio Ambiente

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Aprendemos en casa - De 12 a 14 años - Ciencias Naturales: Magnitudes y Medio Ambiente

03 abr 2020

Conceptos fundamentales sobre magnitudes y la conversión de algunas de estas; el Medio Ambiente (cambio climático, reparación y reutilización de pequeños aparatos electrónicos para alargar su vida, y el plástico y su problemática).

ver más sobre "Aprendemos en casa - De 12 a 14 años - Ciencias Naturales: Magnitudes y Medio Ambiente" ver menos sobre "Aprendemos en casa - De 12 a 14 años - Ciencias Naturales: Magnitudes y Medio Ambiente"
Programas completos (80)

Los últimos 81 programas de Aprendemos en casa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios