www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1598375
No recomendado para menores de 7 años Ana y los siete - Episodio 76 - La espantada
Transcripción completa

¿Qué es lo que baila Ana?

Que hasta los muertos le tienen ganas.

¿Qué es lo que baila Ana?

Que todo el mundo se pide un turno.

El papa se lo consulta...

...al dalái-lama.

¿Qué es lo que baila Ana?

El reportero de "El Mundo", al del "Semana".

¿Qué es lo que baila Ana?

Y el pijo del cochecito cupé,...

...a los que ligan a pie.

¡Por la cara!

¿Qué es lo que baila Ana?

Bonito día, ¿no le parece?

Yo diría espléndido, señor.

¿Qué tal con la cocinera?

Bien.

¿Algún problema?

No.

Bueno, sí, sí.

Lo que pasa es que creo que oculta algo, señor.

Espero que no sea como lo de Ana y acabe siendo una showgirl.

No, no. No creo, ni mucho menos.

No me gusta que la gente me oculte cosas.

Es lo peor. Sí, estoy con usted.

¿Me prepara un café? Sí, señor.

Hemos engañado a papá con las notas. -Ya te digo, tío.

Un día le pasamos un cheque y luego nos lo gastamos.

Seguro que no se entera.

¡Que se os pegan las sábanas! -¡Te vas a enterar!

¡Nicolás!

¡Nicolás! -Pasa, Carmen.

Te dejo que te cambies. Te espero en la biblioteca.

Un momento. Enseguida bajo.

"Producida por Piscis Producciones.

La noticia ha sido acogida con sorpresa.

La bolsa aún no ha abierto.

Pero la operación influirá en las cotizaciones del sector bancario".

¡Vaya por Dios!

Espero que la cocinera no oculte nada o habría que despedirla.

Bueno... No me gustan las mentiras.

Igual me lo imagino yo.

Compruébelo.

Así lo haré, señor.

"Se desconocía la maniobra que afecta a la dirección del BDI,...

...el banco fundado por la familia Hidalgo.

Desde hoy pasa al control del financiero De la Torre.

La noticia ha salido del gabinete de prensa del financiero.

La operación supondría un terremoto en el mundo bancario".

¡Qué tonterías dice! ¿No tienen nada que inventarse?

Será una falsa noticia, ya sabe cómo son algunos periodistas.

"Un miembro de la familia Hidalgo vendió su paquete de acciones.

Eso provoca que el grupo De la Torre se haga con la presidencia".

¿Un miembro de la familia?

Seguro que se equivocan.

De la familia.

Teléfono

¿Sí?

No, no, todo mentira. No haré ninguna declaración.

¿Quiere que le ayude en algo?

Espero que no sea lo que temo. ¿Sí?

El banco sacará una nota informativa.

¿Cómo lo supiste?

Las pastillas me hicieron sospechar.

No debiste decírselo a Ana. -No, Carmen.

Ella tiene que saberlo.

¿Y Silvia, lo sabe? -Sí.

Bueno...

Pero que no lo sepa nadie más.

Carmen, ¿cuánto...?

Me queda poco.

Intentaré ser feliz hasta el final.

No quiero dramas ni caras tristes.

De acuerdo.

¿Dónde está David? ¡Qué susto!

¿Y David?

No ha venido a dormir.

¡Cobarde!

Pero ¿qué pasa?

¿Qué pasa? Algo horrible.

Ya se ha despertado mi niño.

Ven aquí, chiquitín.

¿Qué está pasando?

Encontremos a David antes que don Fernando.

O le hará añicos.

¿A David? Sí.

Lo siento, lo primero es mi niño.

Luego me lo cuentas.

Vamos a comer, ¿vale?

¡Somos guais! -¡Buenísimos!

¿Qué les pasa a estos?

Hoy parecen lagartijas.

Si necesitáis ayuda en algo difícil...

Llamadnos.

¿Qué dicen?

¿Alguien me puede ayudar a hacer un mapamundi?

No me mires, estoy de exámenes.

Estudia, es tonta. -Tú sí que eres tonto.

¡No sabéis! -¿El qué?

Nada, nada.

Celia, ¿me ayudas con el mapamundi?

Eso, echad una mano a vuestra hermana.

Estoy yo como para ayudar. Imposible.

¡Jo!

Yo te puedo ayudar.

Sí, tú. -¿A que cobráis?

¿Qué es un mapamundi?

Tienes mi palabra.

Intentaré que tengas los momentos más felices de tu vida.

Muchas gracias, Nicolás.

Encuentra a tu hijo antes que yo si no quieres que me lo cargue.

¿Qué? Vendió sus acciones.

No ha podido hacerlo. Lo ha hecho.

No pasa nada, ya se arreglará.

¿Qué?

Se arreglará. ¿Cómo?

No lo sé.

Claro que no. No tiene arreglo.

Ya hablaremos.

Hablo del banco.

Hay cosas más importantes.

¿Te has vuelto loco?

Déjanos solos, por favor.

Increíble.

David.

David, no has venido a dormir ni me has llamado, estoy preocupada.

Por favor, llámame.

Tu hermano te está buscando. Mira.

Espero que esto no tenga nada que ver con que mi niño sea de Fernando.

Llámame.

¿No me ayudáis con el mapamundi? -¡Qué plasta, tía!

Si suspendes, nos encargamos nosotros.

¡Que es tarde! -Dijiste que me lo presentarías.

Están locos.

Teléfono

Sí.

No haré declaraciones hasta no tener más datos.

Hola. Hola.

María, pórtate bien.

-¿Qué es un mapamundi?

Teléfono

¿Quién es ahora?

Creí que era la prensa. Del colegio.

Sobre Álex y Guille, dígame.

¿Cómo?

Gracias.

Nos vamos. ¡Quietos ahí!

Venid aquí.

¿Qué es esto?

Me habéis engañado. Y eso no lo puedo soportar.

Solo... ¡Silencio!

¡Guille, seis suspensos!

Soy Álex. Da igual.

Guille, 6, y Álex, 5. Enhorabuena.

Gracias.

¡A callar!

Luego hablaré con vosotros.

Se acabó lo de salir a la calle, ir al cine y estudiar fuera de casa.

¡Al colegio, a cumplir con vuestro deber!

Señor, su abrigo.

Gracias.

No estoy salvo que el que llame se identifique.

Muy bien, señor. Gracias.

¡Espera!

Espera. ¿Qué está pasando?

Espero que tu marido no vuelva por aquí.

Pero...

¡La que habéis armado!

¡Y cómo está papá, nunca lo he visto así!

Por vosotros nos la vamos a cargar todos.

Anda, tira.

¿Qué es un mapamundi? -Algo que si no hago me suspenden.

¿Y tú sabes por qué habrá hecho eso David?

No.

Ya.

¿Tampoco sabes dónde se mete?

Bruno, no lo sé.

¿Y si no aparece?

¡Pues no lo sé, no lo sé!

Tú me dirás qué va a pasar entonces.

¡No sé cómo puede ser tan capullo y hacer esto!

¿Entiendes?

No lo entiendo, Brunete.

"Este abonado ha cambiado de número".

¿Cómo? ¿Qué pasa?

Nada, Bruno, nada.

¡Nada de nada de nada!

Me acabo de enterar, tronco. ¿De qué?

Don Fernando está en la ruina.

¿Quién lo dice? La tele.

Mira.

"Es tóxico".

Apaga la tele

Hola, Catalina. Hola.

Te iba a llamar para que trajeras dos botellas de la bodega.

De vino.

Sí, ahora mismo.

Y no has oído nada.

Eres un bocazas. ¿Yo?

Lo saben todos.

Nadie se va a arruinar.

El señor ha perdido el control del banco.

Vamos, que lo ponen en la calle.

Ya veremos. El señor tiene más negocios, no se va a arruinar.

Si se pone mal, montamos una cuadrilla de fontaneros.

Una empresa 24 horas.

Yo, el jefe; don Fernando, el segundo,...

...y tú, de aprendiz.

He dado muchas vueltas a la idea.

Y yo no os voy a dejar en la calle. Podéis contar conmigo.

Gracias, Fonti. De nada.

Ponme una birrita, que tengo la gañota seca.

¿Que te ponga yo una birrita?

Bruno, ve acostumbrándote a que yo te mande.

A ver en mí a tu futuro jefe.

Y cuanto antes, mejor.

Te costará, pero a todo se adapta uno.

Con unas aceitunitas rellenas.

¿No prefieres unas anchoítas?

Unas anchoítas, muy buena idea.

Muy buena...

...idea.

Que...

Pues nada, que yo ya me voy.

Sí, sí, hermana.

Buenas. -Hola.

¡En la ruina!

¡Siete niños en la calle!

Hay que hacer algo, no podemos dejarlos así.

Los niños son un cielo.

¡Claro!

Sí, sí, como se lo cuento.

¡Una desgracia!

¡Buenas!

Fonti, pensaba que eras Paula.

Hemos quedado.

¿Y qué me ha delatado?

Yo he quedado con la Vero aquí.

¿Qué, viendo coches?

Sí.

Pues va a ser que no.

Bueno, ¿y qué tal? -Bien.

¿Seguro? -Sí, sí.

¿Seguro seguro? -Sí.

¿Seguro seguro?

Que sí, ¿por qué no iba a estar bien?

Yo, en tu situación, estaría hecho polvo.

¿Mi situación?

Ahora que vas a ser pobre, tu vida va a ser más difícil.

¿Pobre? Pero ¿qué estás diciendo?

Lo de tu padre, que está en la ruina.

No, espera...

No te lo habían dicho.

Jo, lo siento.

Siento darte la noticia yo.

Nando...

Eres pobre. -Deja de decir tonterías.

Tu padre se ha quedado sin el banco, estáis en la calle.

Lo vi en la tele.

No quiere decir que esté arruinado.

Tiene más negocios.

Síntoma de no querer aceptarlo.

Negación.

Fonti, yo no soy pobre.

Pero muchas gracias por preocuparte.

Nando, machote.

Si necesitas alguna cosa, cuenta conmigo.

Yo no os dejaré en la calle.

Fonti, muchas gracias.

Para eso están los amigos.

¿Te estás haciendo una bufanda?

Son unos patucos para Nicolás, para que tenga un recuerdo de su abuela.

De eso quería hablarte.

Quiero hacerte feliz.

Soy feliz teniéndote a mi lado. -Te mereces mucho más.

Tengo a mis hijas. ¿Qué más quiero?

Pues...

Silvia, ¿me quieres decir qué te está rondando por la cabeza?

¿Por qué no le dices que sí a Nicolás?

Sería maravilloso.

¿Casarme? Me queda muy poco tiempo.

Pues vívelo con intensidad.

Pues no sé...

Sería maravilloso para ti y para todos.

Me sorprende que hayas tenido una idea tan...

Tan bonita.

Te extraña que yo tenga ideas bonitas.

No te enfades.

Bueno, ¿qué?

¿No es genial?

Pues no lo sé.

A lo mejor Nicolás ya no...

Le va a parecer la idea más bonita que has tenido.

Mamá, dime que sí. Dime que lo vas a hacer.

Sí, sí, de acuerdo.

De acuerdo.

Teléfono

Teléfono

Teléfono

Casa de los señores Hidalgo. ¿Dígame?

Sí, aquí es, sí.

Catalina ahora mismo no está, ha salido a comprar.

¿De parte de quién?

¿Del convento?

Sí, sí. Que se pase por el convento.

Muy bien. Muchas gracias.

Me voy al banco a ver a Fernando. Tengo que saber qué pasa.

Ana, por favor... Bruno, tengo prisa.

Tú...

Bruno, suéltalo. Estoy muy nerviosa.

De cuando eras showgirl, ¿conoces el local El Convento?

¿El Convento?

Sí, una amiga trabajaba allí.

Pero no sé dónde está.

¿Vas a ir ahí?

¿Yo? No, no.

Son temas que... Vale.

Si llama David, dile que no sé a qué está jugando.

A ver si llama. Gracias, Bruno.

Te echo una mano. Sí.

Échame una mano, es complicado.

¡Eso es!

Si sabes algo, me llamas. Muy bien.

¡Gracias! Adiós.

El Convento.

¿Se confirma que David vendió las acciones a De la Torre?

Vale, muchas gracias.

Hola, Fernando. Hola, Ana.

¿Qué haces aquí?

¿Es verdad lo que ha hecho David?

Claro.

No me lo puedo creer.

Te falta por saber un detalle.

¿Qué?

Anoche cogió un avión a Sudamérica, supongo que para no volver.

¿Cómo?

Lo siento.

No me lo puedo creer.

Debe haber una razón para hacer algo así.

No sé.

Mi hermano nunca actuaría así si no fuera por una razón de peso.

Es que no lo sé, en serio.

Tiene que haber algo.

Piensa, Ana.

Sí, estoy segura.

Te lo imaginarás tú.

¿Ahora te trata mejor?

Esa es la prueba.

¿Sí? -Sí.

Sí, me trata mejor.

¿Se compra mucha ropa?

¿Se cambia de calzoncillos?

Hablamos en serio. -Y yo.

No sé, el otro día le acompañé a comprarse camisas nuevas.

Y me extrañó que las eligiera más atrevidas que las que suele usar.

¡Bueno! -¡Qué!

Pues que está claro, tíos.

Creéis lo que yo.

Fonti, ¿tú qué sabes? -Mirad.

Cuando mi viejo se lió con la pescadera...

Ah, ¿sí? -Sí, mi viejo tuvo una amante.

Bueno, al caso.

Que no paraba de comprarse ropa nueva y hasta un peluquín.

Mi vieja se mosqueó, los pilló y se armó la gorda.

A él le quemó el peluquín y a ella...

No os diré lo que le hizo.

El caso es, Paula, que lo de tu padre huele.

Ya entiendo por qué se queda todos los fines de semana en Madrid.

¡Amante fijo!

¡Qué palo! -Ya te digo.

¿Y qué hago?

¿Qué le hizo a la pescadera?

¿Unas cervecitas?

Vero, un momento.

Oye, que...

Siento lo del otro día, no lo planeé.

No te preocupes. Está olvidado.

Vale.

¿Seguro que no hay motivo para que David haya hecho esto?

No, le doy vueltas y no se me ocurre nada.

Os ha dejado tirados.

A ti...

...y a su hijo.

Ya lo sé.

Tiene que haber algo detrás de esto.

¿Qué quieres decir?

¿Seguro que Nico es hijo suyo?

Sí.

¿Sí?

Bueno.

No sé cuál será...

...su razón para hacer esto, pero me equivoqué.

Mi hermano es un paranoico y un cobarde.

Y un enfermo.

Yo no quiero ir a casa. -Ni yo.

Solo falta que os escapéis. Papá quema la casa.

Con todos dentro.

Tengo miedo.

Y yo.

Aguantaos, listos.

Nunca saldremos.

¿Para siempre? -Ojalá.

No querría estar en vuestra piel.

Ni yo.

¿Sabéis que os harán? Encerraros con llave.

Y no bajaréis ni para comer.

Ni desayunar. -Nada.

Oye, no te pases. Ni tú tampoco.

¿No me ayudáis a hacer un mapamundi? -¡Qué pesada estás con el mapamundi!

Díselo a Ana.

¿Me ayudará?

Claro, Ana mola.

Como ya no... -¡Es Ana!

Se lo diré.

No tardaré mucho, solo un par de horas.

Es importante.

Sí, no pasa nada.

Ya está la cena.

Pero ¿adónde vas con tanta urgencia?

Asuntos personales.

Asuntos personales, ya.

Bueno, nada. Hasta luego.

Eso es, hasta luego.

Adiós.

Adiós.

Mañana por la mañana. ¿A qué hora quedamos?

Muy bien, ahí estaré.

Gracias.

¡Sharon!

¡Cómo te ha podido hacer esto!

Sharon, Fernando es el padre de mi hijo.

¿Y qué? ¿Cómo que "y qué"?

David creía que yo quería más a Fernando y encima el hijo es suyo.

Pero él dijo que no quería saberlo.

Dijo que le daba igual.

Por lo visto, mentía. Ya lo veo, ya.

¡Cómo te ha podido dejar!

¡Con un niño y sola!

Dile a Fernando que es el padre del niño.

No.

No.

No, no.

¡Pero Fernando es el padre! Ya lo sé.

Y no grites.

No me lo recuerdes, Sharon.

¿Hablas en serio?

¿Eh, Ana?

David no está.

No está. Se fue.

Y cada vez que se va, son 20 años los que pasan.

No va a volver.

Te ha dejado tirada.

No tienes compromiso con él.

¡Y Fernando es el padre de Nico! No me lo recuerdes.

Y no grites.

Se te ha ido el tarro con David.

Se te ha ido el tarro.

Si Fernando supiera que es el padre, estaba a tus pies.

Eso no puede pasar.

No te estoy diciendo que utilices al niño.

Ya sé que no.

Fernando cuidaría del niño. Ya lo sé.

Tú misma lo dices.

Si se entera, vuelve contigo.

Claro, pero eso no puede pasar.

¿No quieres que vuelva?

No es posible.

Parece que has firmado un contrato: "No es posible".

En el amor todo es posible.

Y no hay contratos. Pero esto es otra cosa.

Es otra cosa.

No está papá, ¿verdad?

No, pero preparaos.

¡La que se va a liar con los dos, venga!

Nos vamos a nuestro cuarto. Venga.

Dime qué pasa aquí, por favor. Vamos a ver.

Sharon.

Prometí a mi madre intentar que la relación de Fernando y Silvia...

...fuera bien.

No puede ser. Puede ser.

Pero ¿por qué?

¿Estás loca, cómo le prometes eso?

Mi madre se está muriendo.

Ana, ¿me ayudas a hacer un mapamundi?

Hola, princesa.

El sábado te ayudo. Tiene que ser hoy.

Pero es que hoy...

Lucía, cariño, es que hoy Ana no tiene su mejor día.

Nunca lo tiene.

Pero hoy tiene un día muy duro, ¿vale?

Ya.

Cariño, luego voy a tu cuarto.

Seguro. ¡Lucía!

¿Lo ves? Te lo dije.

¡Mala suerte!

Así no podrá entrar. -Nunca he tenido más miedo.

¿Crees que hacemos bien? -Ya has oído a papá esta mañana.

Cuando volviéramos, nos íbamos a enterar.

¿Y si intenta abrir?

Decimos que estamos encerrados.

Tengo miedo, no quiero verlo. -¿Y si la derriba?

¡Os vais a enterar!

Gritan

¿Huimos?

¿Tú eres tonto, Guille?

Vendría la policía y nos metería en la cárcel.

¡Somos inocentes, soltadnos!

¡Somos inocentes! -¡Somos inocentes!

¡Señor, por fin los han pillado!

¡Se los llevan a la cárcel!

Entonces, ¿qué?

Sé valiente. -¿Qué significa eso?

Papá dice que hay que enfrentarse a los problemas de cara.

Entonces, ¿quitamos la barricada?

Puerta

¡Te juro que no lo haremos más!

¡Nunca más! -¡No te engañaremos más!

¡De verdad, nunca más!

¡De verdad, nunca más!

¡No te engañaremos más! -¡Qué cobardes!

Vaya mierda de barricada.

Joder, Celia. -¿A que cobras?

Seguro. ¿Quién va primero?

¡Huy, qué miedo!

¿Te hacemos el ataque del cisne?

K.o. en 3 segundos.

Venga, háblame de ti, de cosas menos tristes.

Bueno.

Tengo algo que contarte.

¿Sí, qué?

He conocido a alguien, Ana.

¡Sharon!

¡Qué alegría, por fin te vas a quitar las telarañas!

Porque desde Toni...

Desde Toni, nada de nada.

Es intelectual.

¡Un intelectual!

No te pega.

Es licenciado, aunque tardó 9 años en sacar la carrera.

¿9 años?

Cada uno emplea el tiempo que necesita.

Lo sé, pero 9 años... No le pongas pegas.

No le pongo pegas.

Es un químico. ¿Químico?

Pero es un químico, de la química.

¡Sí, qué bien!

Ahora no trabaja, está en paro.

¡Qué bien!

Perdona, lo siento. ¡Qué mal!

Eso es mal. Pero es guapo...

¿Sí? Guapo, pero...

¿Como un quesito?

Y es simpático.

¡Pero qué suerte tienes, Sharon! ¡Qué suerte!

Hay un fallo: no le gustan los niños.

No. Pero nada de nada.

¿Le has dicho que tienes uno? No, no.

¿Esperas a llevar 3 años con él?

Lo acabo de conocer: no ha habido momento.

Se lo tienes que decir ya.

¿Sí? Sí.

Hoy vamos a cenar. Pues se lo dices.

Bueno... Pero después.

Sí, después.

¿Qué desea?

¿Qué voy a desear? Lo que todos.

¿Puedo entrar?

No se puede.

¿Cómo que no?

¡Ah, claro! No soy cliente habitual, lo sé.

Pero es la primera vez.

Aunque sea la décima.

¿Qué quiere? Pues ya se sabe.

Quiere magdalenas.

Bonita forma de proponerlo.

Magdalena, estaría muy bien.

¿Cuántas quiera?

La verdad, yo soy bastante clásico.

Yo creo que con una me vale.

¿Solo una?

¿Es demasiado raro?

Pero para empezar, pues sí, una.

Como usted quiera. Espere.

¡Hay que ver cómo va disfrazada!

Parece un convento y todo.

A mí me la van a dar.

Le iba a decir a mi tía que te ayudara.

Pero no sé dónde está.

Da lo mismo, que me suspendan.

A todos los niños de clase sus padres o hermanos los van a ayudar.

Yo tengo 6 hermanos, Ana, papá, una cocinera y un mayordomo.

Y nadie me ayuda.

Mala suerte.

¿Qué es esto?

Una magdalena.

¿Es una broma?

Esto es un dulce.

Claro que es un dulce.

¿Qué se había pensado?

Un momento, esto...

¡Usted es una monja de clausura!

Por supuesto.

Y usted quiere hacerme perder el tiempo.

Perdóneme.

Ha sido una confusión.

Entonces, ¿quiere algo más?

No. Bueno, sí, sí.

Quiero...

...10 kg de magdalenas.

0 20.

¿20 kilos? Sí.

A ver si hay.

¡Monja!

Catalina...

¡Monja de clausura!

No puedo hablar, estoy en casa.

No, Sergio, no me avergüenzo.

Pero eres un hombre casado, con familia y tienes 20 años más que yo.

Dudo que a tu mujer le haga mucha gracia y a mi padre tampoco.

No puedo hablar. Adiós.

Hola, Bruno. Hola, Carolina.

¿Qué llevas?

Pues unas magdalenas.

Diez kilos. Estaban en rebajas.

¿Diez kilos de magdalenas?

Sí, sí... Me encantan.

¡Ah!

Hasta luego. Adiós.

¡Hola!

Hola, Catalina.

¿Cómo estás?

Bien.

¿Pasa algo?

No, nada, no pasa nada.

Voy a ver a María. Me parece muy bien.

Sor Catalina...

¡Quién lo iba a decir!

Ya se ha dormido.

El besugo está en el horno.

¡Las velas, las velas, las velas!

Sharon, cariño, tranquila. Todo te va a salir fenomenal.

Te va a salir fenomenal.

Puerta

No te pongas nerviosa.

Bueno...

Allá voy.

Allá voy.

¡Eh, guapa!

¡Eh, ven aquí!

¿Qué tal?

Así que...

Este es tu nido. -Sí.

¿Qué, te gusta?

Es... Es bonito.

Oye, huele...

Huele a...

-Huele a besugo al horno.

Besugo.

Sí, ¿qué pasa?

Pues nada.

¿No te gusta el besugo, Alberto?

Pues no. -¿No?

¿No te gusta? -No pasa nada.

Pero es que he hecho besugo.

¡Es broma, tonta!

¡Es una broma!

Es una broma.

Coge un par de copas.

Vamos a brindar con cava. -¡Qué tonto!

¡Qué tonto eres!

Pero ¿esto no se toma así como después de cenar?

Antes...

...o durante.

Ya está.

Llanto

Se ha asustado.

Es mi Toni. Se ha asustado.

¿Un niño?

Sí, sí.

No me habías dicho que tenías niños. -¡Se me olvidó!

¿Cómo se le va a olvidar una cosa así?

Claro.

Le has asustado.

No sabía que había un niño. -Ya lo sé.

Ha sido un accidente, mi amorcito.

¿No te gustan los niños?

Nada.

Pues no muerden. -¿Estás segura?

Me lo llevo a dormir, ¿eh?

A ver si quiere. Despídete.

Despídete de Alberto, cariño.

No le da la gana.

Bueno.

Ahora vuelvo.

Ya, mi amor.

Le he dicho a mi tía que si podía dormir contigo.

Y me ha dejado.

¿Eso es un mapamundi?

Sí, pero sin acabar.

Mala suerte.

¿Ana ha venido a darte las buenas noches?

Ya nunca lo hace.

Pues a mí mi tía sí.

Venga, vamos.

Buenas noches. -Buenas noches.

No sabe si hablar con su padre, con su madre o no hacer nada.

Pero ¿seguro que tiene una amante? -Claro, se nota muchísimo.

¿Tú qué harías?

Pues no lo sé.

Yo no me he enrollado con nadie que esté casado.

Tú no harías eso.

¿Por qué crees eso? -Porque no te pega.

¿Y por qué no me pega? -¡No sé!

No te pega, Carolina.

¿Qué harías con lo de Paula? -Pues...

¡Qué! -No haría nada.

Algo tienes que hacer.

Pues no, nada.

Hasta mañana.

Vale, vale. ¡Cómo se pone!

Ya se ha dormido.

¿Alberto?

¿Estás en el baño?

¡Alberto!

¡Alberto!

¡El besugo!

¡El besugo!

¿Se lo has dicho a Nicolás?

Lo tengo que reposar.

¿Se lo has dicho a Ana?

Le ha parecido una idea maravillosa.

Es que lo es.

¿Cuándo se lo dirás?

Mañana, cuando desayunemos juntos.

Muy bien.

Oye.

¿Nicolás no me dirá que no?

¡Cómo te va a decir que no!

¡Qué cosas!

Hasta mañana. -Hasta mañana.

Tenemos una...

...conversación pendiente.

¡Genial!

Somos geniales. -Nos libramos.

Eso os habéis creído vosotros.

Buenas noches.

Que soñéis con cosas muy bonitas.

Puerta

¡Ana, pasa, está abierto!

¿Y tú qué haces aquí? -Habíamos quedado para cenar.

Sí, claro, pero es que...

Saltó la alarma y creí que me estaban robando el coche.

¡Ah, así que era eso!

Se ha quemado el besugo.

¿Tienes aceitunas? -¿Quieres cenar aceitunas?

Vale.

Alberto.

Que tú no tienes coche.

¿Las quieres rellenas o con hueso?

A mí todo lo relleno me encanta.

Madame...

¿Qué me traes, Sebastián?

¿Le parece bien este?

Ríe

¡Soy rica!

¡Soy rica!

¡Soy rica!

Papá, tengo hambre.

Ya.

¡Que hay hambre!

Muy bien.

Bien, quiero decirle un par de cosas a la cara.

Mañana a las doce.

¿Qué tal, Fernando? Fatal.

Te da igual que nos quiten el banco.

¿Cómo va a darme igual?

Pues eso parece.

No vamos a arruinarnos, tenemos dinero invertido en muchos negocios.

Sí, pero... Luego hablamos. Carmen.

Teléfono

¿Qué es eso que me tienes que decir?

Buenos días. No tanto.

Pídeme un té.

Ven al salón. -Lo que mande.

Catalina.

Tráiganos un té. -Ahora mismo.

¡Señor! Sí.

Quería...

Bueno, sé cómo está la economía de la familia y lo lamento mucho.

Es que unas amigas y yo hemos...

Es para usted.

Una ayuda al menos.

Pero...

Ayer se oían voces.

Y venían de vuestro cuarto.

¿No tenéis nada que decir? -No.

¡Qué bronca os echó papá!

¡Vale ya!

No le había oído gritar tanto. -Ni yo.

¿Magdalenas? -¿No hay tostadas?

¿Ni bollos? Magdalenas.

Hay mogollón. Os las coméis todas.

Sí, tú quieres que se me ponga el culo como la mesa.

Ya lo tienes. -¿A que te las comes todas?

Son iguales que... Las he comprado en el súper.

Pues juraría que... ¿Qué?

Nada.

Tararea

¿Está segura?

Completamente.

¿Renunciar al dinero de David?

Sí.Tiene un hijo: está obligado a pasar un dinero.

Por eso no se preocupe.

Mi hijo no es suyo. ¿Cómo?

Pues que no... Bien.

Se concibió dentro del matrimonio.

Señor abogado, yo no entiendo nada de leyes.

Pero no quiero saber nada de David Hidalgo.

Ni de él ni de su pasta.

Se quedará sin ingresos. ¿Tiene trabajo?

No. Ya me buscaré la vida.

Lo hago desde que nací.

¿Dónde tengo que firmar para renunciar al patrimonio?

Al patrimonio.

Renuncio a su patrimonio.

Piense en su hijo.

Pienso en él más que nadie.

Pero no quiero que le deba nada.

Muy bien. Redactaremos un documento.

Muchas gracias. De nada.

¿Y tu mapamundi?

No lo he hecho.

A mí me ayudó mi madre. -Ya lo sé.

Venga.

Que no se te caiga el mapamundi.

No, mamá.

Lucía, ¿qué haces aquí fuera?

¿Le digo al portero que te abra?

No quiero entrar. -¿Por qué?

Me van a suspender.

Y papá se va a enfadar conmigo.

Eso no va a pasar. -Sí va a pasar.

Ven.

¿Qué es eso tan importante que querías decirme?

Quizá sea una locura.

Me encantan las locuras.

Pero esta es especialmente delicada.

Y podrías decirme que no. -Carmen.

Yo jamás te negaría nada.

Espera a saber lo que te voy a decir.

Usted dirá.

Yo tengo una madre.

¡Ah!

Como todos.

La mía es viuda y se va a casar con una persona riquísima.

Y yo quería saber si cuando se case con...

Con el tipo riquísimo.

Eso.

¿Qué?

Hace unas semanas, me pediste que me casara contigo.

Y yo te dije que no.

Sí, para mi desgracia.

Bueno...

Todo ha cambiado.

Y ahora soy yo la que te pide que te cases conmigo.

¿Que me case contigo? -Nicolás.

No quiero un acto de caridad ni de lástima.

Comprendo perfectamente que digas que no.

Las cosas seguirían igual entre nosotros.

Bueno, yo quería saber, cuando ella se case,...

...cuánto le corresponde de la fortuna de su marido.

Y cuándo puedo disponer yo de ello. ¿Me entiende?

Se explica usted con mucha claridad.

¿Y bien?

Carmen.

¿Me haría usted el inmenso favor...

...de ser mi esposa?

No sé.

Sí.

He de suponer que no habría separación de bienes.

No creo que Nicolás hiciera una cosa así.

Y menos a mi madre.

Ya.

Pues...

¿Cuánto?

Nada.

¿Cómo que nada?

Son bienes compartidos los adquiridos en el matrimonio.

Lo que estaba adquirido anteriormente queda fuera.

Es propiedad de cada cónyuge.

No puede ser.

¡No puede ser, no puede ser!

Así es.

¿Está bien?

¿Que si estoy bien? ¿Usted qué cree?

¡No es justo!

Bruno tararea

Bueno, bueno, bueno.

¿Ayer solucionaste tus asuntos personales?

Sí, muchas gracias, Bruno, por dejarme marchar.

De nada.

¿Tenías que ver a alguien?

Pues...

A mi novio.

¿A tu novio? Sí.

No sabía que tuvieras novio. Pues tengo novio, sí.

¿Y qué tal? ¿El qué?

La relación con tu novio.

Muy bien, perfectamente.

Nos damos besos y todo.

Besos.

Ríe

¿He dicho algo gracioso?

No, nada. ¡Ah!

¿Y en tu vida anterior tuviste muchos novios?

¡Huy, sí, mogollón!

¿Mogollón? Sí.

Una vida de lujuria y desenfreno.

Más o menos.

Timbre

Perdona.

¿Qué te hace tanta gracia?

Esa vida de lujuria y desenfreno.

Hola.

¡Lucía! ¿Ha pasado algo?

Me temo que sí. ¿Está Ana?

¡Pero pequeña!

¡Pero bueno! ¿Por qué no está en el cole?

Debería hablar con ella.

Mi vida, ¿qué es lo que pasa?

No te he hecho mucho caso. Ahora hablamos.

Ven, mi vida.

Mañana habrá una rueda de prensa. Dejen de llamarme.

Llevaos esto de aquí.

¿Qué hacen?

Llevarnos los muebles.

¡Salgan inmediatamente!

Tenemos que cambiar este despacho.

¿Quién le ha dado la orden? Yo.

¿Y usted quién es?

El nuevo presidente del banco. El mobiliario es anticuado.

Quiero algo más moderno, más funcional.

¿Qué? ¿Se entera ahora?

Y también cambiaré el color de las paredes.

¡Estás acabado, Fernando Hidalgo!

¡Te voy a machacar!

David tenía razón: eres un bocazas.

Eso es.

Como David, has actuado como un cobarde.

¿Lo dejamos para otro día? No.

Está enfadado.

Me da igual. Hay que solucionar el problema.

Vale, pero otro día.

Mañana quiero verte fuera de mi despacho. Adiós.

¡Voy a acabar contigo, vete preparando!

Buenos días. Buenos días.

Buenos días.

Princesa, escúchame.

Espérame aquí.

Vale. ¿Vale?

Venga.

¿Puedo pasar?

Sí, pasa.

¿Qué quieres ahora, Ana?

Ya sé que no es tu mejor día.

Pues no.

El mío tampoco.

Pero tenemos un problema.

¿No me digas?

Es un problema grave.

¡El mío no es grave, es una tontería!

¡Os habéis vuelto locos!

¿Cuál es el problema tan importante?

Tus hijos.

¿Mis hijos? Sí.

Están desatendidos, solos.

No sé...

¿Por qué?

Los gemelos han suspendido.

Lucía tiene problemas afectivos.

Yo tengo la culpa, pero tú también. Eres su padre.

Lucía lleva pidiendo cariño durante semanas.

Y nadie se lo ha dado. Ahora, todo ha estallado.

Los gemelos, Celia también y Lucía.

Se niega a entrar en clase.

Tiene miedo...

...de que sepas que no pudo hacer un mapamundi.

¿Miedo de mí? Sí.

Me ha pedido ayuda. Y yo se la he negado.

Pero esto viene de lejos.

El problema estaba ahí delante.

Y no fuimos capaces de verlo.

Con nuestras tonterías de adultos.

¿Dónde está Lucía?

Está ahí fuera.

Buenas tardes, señorita Silvia.

¡Silvia!

¿Qué? -Quiero que te enteres.

¿De qué?

Me ha pedido que me case.

Muy bien.

¡Nos casamos!

Enhorabuena.

Hola, Bruno. Hola.

Llegáis en un buen momento.

Tengo una gran noticia.

El cupo de malas noticias se han acabado por hoy.

Me caso con Carmen.

¿Cómo? ¡Mamá, enhorabuena!

¡Hijo! ¡Qué alegría!

¿Qué?

Gracias, gracias, hijo.

¡Nicolás!

Catalina, quiero que sepas...

...que me caes muy bien.

Voy a...

Bruno. ¿Sí?

Me caes muy bien. Gracias.

¿Sabes?

Yo creo que...

Catalina. ¿Qué?

Bueno...

Gracias, pero déselo a quien lo necesite más.

No estamos tan mal. Gracias.

De nada. Bruno.

Llame a la agencia para que seleccionen una niñera.

Ahora mismo, señor.

¿Le has dado un sobre con dinero al señor?

Estaba en la ruina y tiene siete hijos.

No me extraña.

Quiero decir que eres genial.

Vamos, genial, genial.

Me caes de... Perdón.

Iba a decir una palabrota que sería muy malsonante para tus oídos.

Estoy acostumbrada, Bruno.

¿Acostumbrada? Sí.

¿Tú? Sí.

¡Cómo eres, Catalina!

¡Cómo eres!

¿Por qué le hago tanta gracia?

Señor. ¿Qué tal, Bruno?

¿Sabe algo de la cocinera?

Sí, no hay ningún problema.

No es una showgirl.

¿De qué se ríe? De nada, señor.

Son cosas... ¿Todo bien?

Perfectamente.

Ya ha llegado la primera candidata a niñera.

¡Qué eficaces los de la agencia!

Nos hemos dado toda la prisa del mundo para tenerla aquí.

Hazla pasar.

Muy bien.

Hola, Fernando.

Hola, tengo una entrevista con una niñera.

Ya lo sé.

Luego hablamos.

Yo soy la candidata.

¿Qué?

Necesito pasta y me ofrezco como niñera.

Si cree que cumplo los requisitos, me encantaría.

¡Ana!

Un momento. La próxima semana, más.

He contratado a una nueva niñera.

¿Qué?

¿Cuántos?

Entre cuatro y ocho.

Ya.

Las tías de clase, desnudas para sacar pelas.

Quiero regalarle algo.

El mejor regalo.

Mira, Virginia, ella no puso tantas pegas.

¿Por qué los fotógrafos sois vosotros?

¿Todo listo?

Hasta el cura. -Un plasta.

A Fonti le gusta Ana y a Ana, Fonti.

Mola. -Los ayudaré.

Te lo dije.

Pero nos ha puesto dos condiciones.

Como si pone 1005, colega.

Tú y yo en pelotas y las fotos las hacemos en tu casa.

Solucionado. -¿Hablaste con tu padre?

Todo se ha acabado. ¿Qué te parece?

¿Los ves? -¿A quiénes?

Yo ya casi estoy.

Estáis monísimos.

Ana y los siete - Episodio 76 - La espantada

03 dic 2012

Fernando se entera por las noticias de que el banco que preside ha experimentado cambios importantes. Estas novedades afectan a la dirección y funcionamiento del mismo. Fernando piensa que se trata de un bulo o de una broma pesada de la prensa. Pero pronto confirma la veracidad de la noticia.

Catalina recibe una llamada misteriosa. Tiene que abandonar urgentemente la casa para acudir a una cita.

Silvia promueve la idea de una futura boda entre su madre y don Nicolás mientras que Sharon invita a cenar a un amigo: Alberto.

ver más sobre "Ana y los siete - Episodio 76 - La espantada" ver menos sobre "Ana y los siete - Episodio 76 - La espantada"
Programas completos (92)

Los últimos 96 programas de Ana y los siete

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos