www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
782040
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-Eres un cínico, capaz de traicionarme a mí,...

...a tu mujer y a tus honorables principios.

-Pues tened cuidado, porque...

...la policía anda de patrulla por la plaza.

Al parecer, han visto por aquí...

...cerca al loco de las pintadas. -No.

Habla con ella y pídele perdón.

-Mira, Teresa, yo lo he intentado muchas veces, de verdad.

-No te tolero ni una insolencia más.

-¿Y qué vas a hacer?

Sólo te preocupa tu futuro.

-Mi amigo no puede venir a cenar. -¿Eh?

-Y Mariana no merece quedarse así plantada,...

...así que pueden irse ustedes dos...

...a cenar, como una pareja normal.

Hola, Ana.

Sí, sí, soy yo.

-Suerte, hijo.

(MARCELINO SUSPIRA)

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento,...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

-Pues aunque tenga trabajo con Bonilla, como es sólo...

...un poco de papeleo, si quieres, puedo intentar salir pronto,...

...para ir a ver las cosas del niño que aún no hemos comprado.

¿Esta tarde? -Sí. Hoy puedo organizarme.

Ya.

-¿Me vas a decir ahora que no quieres ir,...

...cuando llevas meses piando para que te acompañe?

No, no. La verdad es que quería tener todo listo...

...antes de que naciera el niño, pero cuando me enteré...

...de que traía mala suerte, pues nada,...

...que prefiero dejarlo para más adelante.

-Bueno, pero lo que no podemos hacer es esperar...

...a que el niño nazca, para comprarle la cuna.

¿Dónde vamos a poner al pobrecito mío si le da por venir antes?

Todavía queda tiempo. -Técnicamente, sí.

Pero nos puede pasar algo parecido a lo de Clementina...

...y hay que estar preparados.

Pues vamos mañana. -¿Y por qué no vamos hoy?

Porque hoy he quedado con una modista que...

De la que me han hablado muy bien. -Ah, vaya.

Pues si quieres, te acompaño a la modista.

¿Eh?

Y luego, nos pasamos por alguna tienda...

...para comprar cunas.

¿Que quieres acompañarme a la modista?

-Hombre, querer, querer...

Pero lo veo más práctico; porque si vas allí...

...y luego, me vas a avisar para que te vaya a recoger...

...y luego, ir a José Antonio,...

...vamos a ir muy justos de tiempo.

Te vas a aburrir mucho, cariño mío.

-¿Me estás diciendo que voy a ser un estorbo para ti?

Sí... ¡No! No. Lo que quiero decir es que...

Que no te preocupes tanto por las compras,...

...porque no urgen.

-Me da la sensación de que me quieres quitar de encima.

No. ¿Por qué dices eso?

-Bueno, pues porque me estás diciendo, todos los días,...

...que soy un dejado con eso...

...y que quieres ir a comprar las cosas conmigo.

Y justo el día que me planto y decido salir antes...

...del despacho, para acompañarte, me das todo tipo de largas.

¿Estás desconfiando de mí?

-Un poco.

-Si te soy sincera, no sé si nos estamos confundiendo.

Yo, desde luego, no claudicaré ante los que intentan...

...impedir el derecho de los escritores...

...a expresarse libremente.

No me rendiré ante la campaña que orquestan desde el ministerio.

-Ya, pero Abel dice... Ya sé lo que piensa Abel;...

...ayer tuvimos una fuerte discusión.

-Él habla como abogado, y como persona menos implicada,...

...desde el sentido común y la prudencia.

Pero es que, en este caso, el sentido común no me importa.

¿Qué significa eso de sentido común?

Mi sentido común me dice que no puedo claudicar,...

...porque eso sería una cobardía. Y un absurdo.

¿Cómo te voy a aconsejar que te retractes...

...de algo por lo que estuve tantos años en la cárcel?

-Yo estoy contigo, Salvador.

Defiendo la obra y su permanencia en los escenarios,...

...pero no sé si nos damos cuenta de las posibles consecuencias.

Que quede claro que no quiero coaccionarte;...

...sé que eres libre y capaz para actuar como quieras.

-Yo no soy la autora de la obra...

...y no me siento con fuerzas para actuar como si lo fuera.

En este caso, acato y respeto tu decisión.

Ya sabes lo que yo digo.

-Ahora que aún estamos los dos solos, quiero aprovechar...

...al máximo el tiempo de estar juntos.

Porque, cuando nazca el niño, te vas a dedicar en cuerpo y alma...

...a él, y yo me quedaré con las sobras.

No, eso no es verdad.

Será al revés, porque si es un niño, querrá jugar...

...todo el día contigo, y también se querrá parecer a ti.

-¿Y si es una niña? ¡Huy!

Pues las niñas tienen debilidad por los padres.

-Ah, ¿sí? Sí. Y más, si es tan guapo...

...y tan cariñoso como tú.

-Tengo muchas ganas de verle la carita a nuestro hijo.

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

-Y saber si vendrá un Hectorcito o una Teresita.

(RÍE)

Sí, yo también lo estoy deseando.

-¿Has notado? (RÍEN)

-Pero lo que más rabia me da es que, tras haber pasado...

...por lo peor, por la censura, por el premio...

Ahora nos vienen con esto,...

...que no es más que el fruto de una interpretación timorata...

...de los que quieren ser más papista que el papa.

Bueno, yo no diría tanto,...

...porque es verdad que la obra tiene su trasfondo.

Entre otras cosas, porque yo sería incapaz de escribir...

...situaciones vacías, sin un punto de denuncia.

-Bueno, pero de ahí a subversivo, hay un trecho;...

...eso es lo que quería decir. Bueno...

Dicho así, puede que sí, porque podríamos coger algunas...

...de las obras de Pemán y darles una interpretación trasgresora,...

...vamos, que se le puede sacar punta a todo, si uno quiere.

-Pero a Pemán no le cuestionarían...

...y puede que a mí, tampoco,...

...si firmara ese escrito de adhesión.

Vamos a dejarnos de rodeos.

¿Tú quieres firmar, Cristina?

¿Es eso lo que quieres? -Yo quiero salvar la obra...

...y que tú no peligres. Te lo agradezco,...

...pero es que este posicionamiento es necesario,...

...para seguir viviendo con dignidad.

No podría dar mi brazo a torcer;...

...esta vez, no puedo hacerlo...

...y no lo voy a hacer.

-Lo malo es que Abel acabará imponiendo su criterio...

...y yo soy su esposa... Y tienes que hacer lo que él diga.

Eso es lo que más entristece.

-¿Qué? ¿Que se está radicalizando en su postura conservadora?

No, que no permita que pienses de un modo diferente al suyo,...

...aunque sólo lo haga, porque eso...

...te acerca más a mí.

(SUSPIRA) Vamos, Dionisio, a ver si funciona.

O es sí, o es no, no hay que darle más vueltas.

-Estoy en ello, señora, estoy en ello.

Hola, buenas tardes. -Buenas tardes.

¿Se ha roto la puerta?

No, estamos cambiando la cerradura.

¿Habíamos quedado? No, ¿no?

Es que, últimamente, estoy un poco despistada.

No, no habíamos quedado. Y lo siento, presentarme así,...

...pero cuando salía de la tienda...

Quería consultarte algo.

Pues es que estaba a punto de salir.

Bueno, será un momento, de verdad.

¿Puedo pasar? Sí, claro, pasa.

(SUSPIRA) -Tenga, señora, ya funcionan.

Gracias. Mañana haremos una copia para usted.

Y ahora, ya que la señora Teresa tiene tanta urgencia...

Sí, la verdad, un poco, sí.

Pues prepárenos unas pastas y un café, por favor.

-Inmediatamente, doña Ana. Gracias.

¿Te apetece? Sí, desde que estoy embarazada,...

...tengo mucha hambre. Pasa, pasa.

-¡Uh! Y esta, ¿qué está haciendo?

Nada, a otra que le ha dado por los poemas.

Si esto, al final, va a ser una epidemia.

¿Qué haces, Marifé? (AMBAS) ¿Eh?

-¿No estarás tú también con los poemitas, no?

-No, no, no. Poemitas, no.

Pero bueno, todo se andará, si es necesario...

...para la empresa que me traigo entre manos.

-¿Empresa?

¿Que te vas de los almacenes? -No, hija, no.

Se trata de una empresa de otro tipo.

-Ay, chica, pues explícate.

-Es que, ayer, estuve viendo a Clementina.

-Ay, ¿sí? -Y a la niña, claro.

Bueno, está monísima, ¿eh? Ay, qué bonita.

Bueno, con lo delgadita que es Clementina, pues la niña...

...le ha salido rolliza y hermosa donde las haya.

-Ay, ¿y están bien las dos?

-Sí, la niña, preciosa.

Pero Clementina,...

...más o menos.

-Pobre, ¿pero se va apañando bien?

-Sí. La madre la ayuda mucho, porque ya se ha hecho...

...una idea de lo que hay, pero el padre...

...sigue amargado con esto de que Clementina sea madre soltera.

(SUSPIRA) -Ay, de verdad, ¿eh?

Qué injusta es la vida que tenemos las mujeres hoy en día;...

...un pequeño desliz y, hala, no hay quien te quite el sambenito.

Es que ni con agua y jabón, vamos.

-Ajá. Pero bueno, hay maneras, ¿eh?

Una, por ejemplo, sería que la niña figurara...

...como hija de la abuela. -Ah, sí, sí, ya lo sé.

Pero Marifé, que para eso, van tarde, ¿eh?

Sí, sí, yo sé cómo funciona.

Un viaje, en el momento adecuado, y cuando regresan,...

...resulta que es la abuela la que ha parido. Si lo he visto.

-Ya, yo también.

Lo que pasa es que, como eso ya no nos vale,...

...sólo nos queda lo otro. -¿Y qué es lo otro?

-Casar a Clementina.

Lo suyo sería casarla con el padre de su hija, pero es imposible,...

...porque es un crápula y está casado por partida doble...

...y, para más inri, no tenemos idea de dónde está,...

...el muy canalla. Así que no, no, no.

Lo que nos queda es encontrar un marido tan bueno, tan bueno,...

...que se haga cargo del mochuelo.

-Ay, mujer, eso de mochuelo, Marifé, qué feo, "mochuelo".

-Es una manera de hablar. Yo, lo que quiero decir,...

...pues es encontrar a un marido...

...que se case con ella sabiendo lo que hay.

-Ya, pero es que lo que hay no es nada fácil.

-Bueno, todo es ponerse.

Mira, a la sala de baile, donde voy yo con mi marido,...

...pues casi siempre hay un montón de hombres solteros,...

...que les encantaría encontrar a una mujercita.

-¿Y con hija incluida, también? -¿Y por qué no?

Si la niña es preciosa. Y Clementina, con lo buena...

...que es y lo dispuesta que está. -Ya.

-Todo es encontrarlo. -Ya.

Pero no es moco de pavo, ¿eh?

-Sí, pero en peores plazas he toreado yo.

(RÍE Y SUSPIRA) Lo suyo es hacer una lista de candidatos, ¿ves?

Lo que estoy haciendo yo.

¿Se te ocurre alguno?

-Pues...

¿Qué es lo que querías consultarme?

Quería pedirte opinión sobre una modista que también...

...trabaja para los almacenes.

¿Me lo estás diciendo en serio?

Sí, claro.

Pues ya sabes que yo no tengo ni idea de esas cosas.

Tenemos varias modistas que hacen las composturas,...

...pero yo no conozco a ninguna.

Supongo que lo harán bien, porque siguen trabajando para nosotros.

Ajá. Pero vamos, que son las mismas...

...desde hace años, así que tú las debes conocer perfectamente.

¿Qué quieres en realidad, Teresa?

Déjelo ahí, Dionisio, ya sirvo yo.

-Que aproveche. (AMBAS) Gracias.

Teresa, espero que no sea lo que estoy pensando.

Espero que no sea eso.

Timbre. Dionisio, abra, por favor.

Ana. Ana, es Alfonso; perdóname, por favor, perdóname.

Yo sólo quiero que habléis tranquilamente...

...y que te pida perdón. Teresa, ¿cómo te has atrevido?

¿Tú sabes lo que ha hecho?

-Dame la cuenta cuando puedas.

-Chis, chis, chis.

(RÍE) Toma, luego te doy otra.

(ENFADADA) -Don Gabino Cifuentes.

¿Otra vez a la carga?

-Bueno, ya te dije que me gusta marcar el ritmo de las relaciones.

(RÍE) Pero, tranquila, no se trata más que de una simple invitación.

-Ah, pues le agradezco que me lo aclare,...

...porque últimamente, anda una un poco perdida con los hombres.

-Bueno, tú tienes experiencia con ellos, ¿no?

Y además, eres más lista que el hambre.

-Se intenta, no lo voy a negar.

Me quedaría a demostrárselo, pero es que tengo prisa;...

...muchas gracias por el café, a ver si otro día, me invita a otro.

-No, no. No creo que te sirva una cosa...

...tan insignificante como la invitación a un café.

Hay otro tipo de invitaciones mucho más interesantes, ¿verdad?

-Doña Ana, tiene una visita.

Que pase, Dionisio. -Adelante, por favor.

-Buenas tardes, doña Ana. Hola, Lucía.

-Doña Teresa. Hola.

-Ayer, al final, no vine a verla, pero la tuve...

...todo el día presente y hoy le dije a doña Lourdes...

...que subía un momento a verla.

¿Cómo se encuentra, está mejor? Sí. Sí, gracias.

¿Quieres tomar un café? -No, no, gracias.

Siéntate. -Gracias.

No sabes cómo me reconfortaste la otra noche.

Lucía, que trabaja con doña Lourdes y ayuda a Mauricio...

...en la consulta, me acompañó...

...en un momento muy complicado para mí.

-Lo hice con mucho gusto.

Está muy bien que los demás nos ayuden cuando estamos...

...en situaciones límite.

Pero hay que afrontar los problemas de cara,...

...para poder solucionarlos.

Pues fíjate que yo soy de la opinión de que,...

...cuando hay un problema, lo mejor es cortar por lo sano.

Olvidarse de él.

-Cualquiera de las dos posturas es correcta;...

...depende un poco de la gente.

En mi caso concreto, a mí me ayudó mucho tener a gente...

...a mi alrededor, para salir del pozo.

Tú me ayudaste mucho;...

...me sentí muy bien sacando todas mis miserias contigo.

Por eso sé que hay cosas por las que no voy a volver a pasar...

...y personas que ya no quiero en mi vida.

Te entiendo, te entiendo perfectamente.

Pero... Pero, a veces, hay que reflexionar más,...

...incluso discutir, para...

Las cosas no son sólo de una manera;...

...pueden ser de muchas maneras...

...y dando carpetazo no se solucionan los problemas.

No creo, Teresa.

-Como veo que tienen muchas cosas de las que hablar...

...y la veo tan recuperada y tan bien acompañada,...

...yo me bajo con doña Lourdes. Muy bien, dele recuerdos.

-De su parte, sí. Yo iré a verla en cuanto tenga...

...un poco de tiempo. -Muy bien, allí estaremos.

-Otra vez con los jueguecitos del pasado; es un poco cansino.

Para mí, por lo menos, ni se me pasa por la cabeza, fíjese.

-No, no, no se trata de...

...de picardías. (RÍE) -¿De qué se trata, entonces?

-Un negocio.

Quiero proponerte un negocio.

Pero si tienes tanta prisa... -No, no, no. ¿De qué se trata?

-¿Por qué no dejas la compañía de Estela?

-¿Cómo? -Sí.

Puedes brillar con luz propia.

A raíz de "El diablo bajo la cama", has obtenido buenas críticas;...

...te han destacado como una joven promesa.

-Pues sí, sí, es verdad. Y usted pretende...

...que se lo agradezca así a Estela, ¿no?, dejándola tirada.

-Cada uno tiene que mirar sus propios intereses, Rosa.

-Y yo, que pensé, que sus intereses y los de Estela...

...no estaban tan dispares. -Y así era hasta hace poco.

Pero me gusta apostar sobre seguro...

...y a nuestra querida Estela se le está acabando la luz.

Ruido de llaves en la cerradura.

Abro yo.

-Hola.

¿Has cambiado la cerradura? Sí.

-Bueno, pues yo ya me marcho.

(VOZ BAJA) ¿Seguro que va a estar bien?

Sí, sí, no te preocupes; está Teresa.

-Muy bien. Adiós. Adiós.

¿Cómo se te ha ocurrido montarme semejante encerrona?

-¿Por qué me viene con el cuento este?

-Te lo estoy diciendo:

Me gusta apostar a caballo ganador...

...y yo creo que tú puedes brillar con luz propia,...

...montando tu propia compañía, por ejemplo.

-¿Mi propia compañía? -Ajá.

-Pero don Gabino... (RÍE)

-Para eso hacen falta unos padrinos y dinero,...

...mucho dinero. (RÍE)

-¿Y puede haber mejor padrino que un servidor, eh?

Yo que tú, no me lo pensaba demasiado;...

...las oportunidades, igual que vienen, se van.

-Bueno, pues vosotras diréis, ¿no?

Ana quería hablar conmigo.

¿Yo? Ni por lo más remoto te habría llamado.

No, este encuentro lo he organizado yo.

-Sí, bueno, hablaste con ella por teléfono, Teresa.

No, no me ha llamado; se ha presentado aquí,...

...de sopetón, cuando estaba a punto de salir.

No le deis más vueltas; esto lo he organizado yo.

-Yo sabía que esto era imposible.

Es que no tiene ningún sentido.

Bueno, quiero que habléis...

...como personas civilizadas, tranquilamente,...

...y que intentéis buscar un arreglo.

-¿Un arreglo? Sí.

No hay arreglo posible, Teresa. Ana, ya sé que es complicado,...

...pero yo estoy aquí para recordaros que os queríais.

Ya no queda nada de eso.

-¿No la oyes, Teresa, no la oyes?

No quiere nada conmigo; nunca me quiso.

Si no te hubiera querido, no habría aguantado lo que aguanté.

-¿Que has aguantado? ¿Qué has aguantado tú?

A ver, ¿que no era tan fino como tus amigos?

Contigo he tragado quina; no me hagas hablar.

-No, si yo no quiero hablar, tranquila; lo que quiero...

...es irme de aquí. ¡Ahí tienes la puerta!

-Y esa es otra, la cerradura, ¿qué era, por si había dudas?

Sí, la puerta la tienes cerrada para siempre.

No, no, yo no quiero que discutáis; quiero que os comportéis...

...como dos personas adultas. Alfonso es incapaz.

-¡No, tú sí que eres capaz, niña caprichosa!

Mira, que no voy a volver a lo mismo.

Teresa, esto es absurdo; no sé ni cómo se te ha ocurrido.

Por favor, ¿no podéis hacer el esfuerzo de intentar mantener...

...ni siquiera una relación de amistad?

-¿Qué tal? (ROSA SUSPIRA)

-¿Estás preocupada por la reunión que ha organizado Estela?

-¿Qué reunión? ¿Qué dices?

-Pero si nos ha puesto a todos una nota en el camerino.

-Ah, es que no he pasado por el camerino, no sé. ¿Qué pasa?

-Pues no lo sé, no tengo ni idea.

Y si no estás así por eso, ¿por qué es?

¿Te ha afectado esas críticas con tan mala baba?

-A mí las críticas me dan igual.

(SUSPIRA) -¿Entonces?

-He estado hablando con Gabino Cifuentes.

-Huy, menudo imbécil. ¿Qué te habrá dicho?

-Fue bastante amable. -Claro, querrá camelarte otra vez.

No olvides que tu historia con Mauricio pasó a mejor vida...

...gracias a él. -No me olvido, no te preocupes.

Pues me dijo que, si dejo la compañía de Estela,...

...me ayuda a montar la mía propia.

(SE CARCAJEA) -¿Y te lo has creído?

De verdad, a veces, me decepcionas.

-Ya sé que es un bocazas, Diana, ya lo sé, pero...

No sé, algo me dice que, esta vez, lo haría.

-¿El qué, ayudarte o jorobar a Estela?

-Pues las dos cosas, supongo. -Ah, y salvarse el culo,...

...ahora que la obra que él apoyó está en entredicho, ¿no?

Y tú vas y le crees. (RESPIRA HONDO)

Si yo hago esto, es por los dos, porque os quiero;...

...tú, porque eres mi hermano, y tú, porque eres mi amiga.

Teresa, por mí, no insistas, ¿eh?

No tengo ningún interés en acercarme a él.

Lo tengo clarísimo. -No entiendo por qué...

...te metes entre nosotros, ¡y tú, que fuiste...

...la que no quería que nadie interviniera entre vosotras!

Porque no es lo mismo, Alfonso.

Los lazos de una amistad son unos y los de un matrimonio, otros.

Y un matrimonio no se rompe así como así.

Teresa, estás ante un ejemplo.

Ana, por favor, por favor, no os cerréis en banda.

-¿Pero lo quieres más claro, no la escuchas?

¡No me quiere, nunca me ha querido!

¡¿Cómo quieres que te quiera tras lo que me hiciste?!

-A la mierda. No, Alfonso, este no es...

...el camino, ¿eh? Teresa, esto no tiene arreglo,...

...a ver si te enteras de una vez.

Muy bien. ¡Muy bien! Es vuestra decisión,...

...pero ahora mismo, nos vamos a sentar...

...y vamos a hablar tranquilamente, sin gritos.

-Ay, Rosa, qué pava eres; eres más pava que yo qué sé.

Claro que tendrá un amigo empresario que te haga...

...protagonizar una obra, pero es pan para hoy y hambre para mañana.

-¿Por qué? -Porque cómo crees...

...que se lo tomará el mundo teatral serio. A ver.

¿Traicionar a Estela para irte con un mandamás del Estado...

...y protagonizar una obra gracias a él?

-Lo hacen todas; Estela, la primera.

-Tras años de carrera, de trabajos y de éxitos...

...a sus espaldas, perdóname.

Traicionar a la persona que te dio tu primera...

...gran oportunidad, no es una bonita carta de visita.

-Ya lo sé, lo sé. Lo sé, lo pensé, ¿qué te crees?

Si hubiera dicho que sí a la película,...

...no estaría con estas cosas.

-Supiste ser agradecida y aquí estás, a su lado.

-Sí. ¿Que me quedaré a su lado toda la vida?

No estoy dispuesta. -¿Y qué vas a hacer?

-Pues lo que sea mejor para mi carrera, ni más ni menos.

-Pobre Estela, de verdad; le están lloviendo palos...

...por todas partes, me da hasta pena.

¡Hay que ver cómo cambian las cosas en unos meses!

Está claro que vuestro matrimonio se ha roto definitivamente.

-¿Por eso me has traído? ¿Para oír esto o qué?

Tendría que haber salido hace una hora a trabajar.

A ver, sólo os pido unos instantes más;...

...todavía tenéis que arreglar muchas cosas.

Por el dinero no hay problema.

-Yo no quiero tu dinero, Ana.

Es que yo no estoy hablando de condiciones económicas;...

...estoy hablando de que tendríais que terminar esto...

...de una manera civilizada y que, en el futuro,...

...os podáis hablar con respeto.

Pero si Alfonso no sabe lo que significa esa palabra.

-¡No, tú sí sabes lo que es el respeto!

¡¿Tú sabes lo que es el respeto al derecho de tu marido?!

¡Ahora no eres mi marido! No eres nada.

-¡A Dios, gracias! ¡No, Alfonso, este no es el camino!

-¡¿Pero no ves que con esta mujer no se puede, coño?!

¡Que siempre que puede, me machaca! (IRÓNICA) Eso es respeto.

Alfonso, por favor, intenta calmarte.

Es un energúmeno, un animal.

-Mira, vuelve a insultarme, Ana, y te juro que...

¡¿Qué?! ¡¿Eh?! ¿Me vas a volver a pegar?

¿O te atreverás a forzarme delante de tu hermana?

-Me sacas de quicio. ¡Anda, vete de una vez!

No, no, por favor, por favor...

-¡Sí, me voy, porque si no, te mato!

¿Quieres más? Ya eres testigo de lo que es capaz de hacer.

¡Pero queréis calmaros, por favor!

Que se largue; parece que, sin su dosis de droga,...

...no puede vivir. Ah.

-Yo no soy un drogadicto, Ana. ¿Eh?

Pues no piensan lo mismo los médicos.

Ana, por favor, por favor, no metas el dedo en la llaga.

¡Estoy harta! Alfonso, por favor,...

...pídele disculpas. -¡A la mierda, Teresa, a la mierda!

¿Qué piensas, que soy un drogadicto y un borracho?

¿Que tomo mucha droga? ¡Pues a lo mejor, sí!

¡Porque no has sido una buena esposa!

¿Crees que he tomado mucho?

Te vas a enterar de lo que soy capaz.

¡No, no, ni se te ocurra, eh! ¡Mátate de una vez!

Ana, por favor...

-Hasta nunca, Ana.

Alfonso... ¡Alfonso!

¡Alfonso, espérate, espérate un momen...!

¡Alfonso! ¡Alfonso, por favor! (GRITA)

(GRITA) ¡Teresa! ¡Teresa!

¡Teresa!

Teresa...

-Le he estado dando vueltas, de verdad, y de toda...

-Hola. (AMBAS) Hola, Manolita.

-¿Qué tal? Vengo a por unos guantes nuevos para Marcelino,...

...que me los ha vuelto a perder.

-Ay, hija, con tu Marcelino, cómo es.

No te preocupes; te acompaño a elegirlos.

-Vamos. -Espera. ¿Qué tal, cómo va todo?

-No puedo quedarme mucho rato;...

...ya sabes qué cara me ponen Marcelino y Pelayo,...

...si tardo en llegar a El Asturiano.

Me dais una envidia; no me tenía que haber ido de aquí.

-No te tenías que haber ido de los almacenes;...

...trabajar por cuenta propia es más sacrificado.

-Qué duda cabe, Marifé. Pero sabes que lo mío fue una cuestión...

...de fuerza mayor. Cuando me llegó mi Luisita,...

...a las otras las tenía criadas, pero una niña pequeña,...

...pues exige mucha dedicación.

(LAS TRES) Sí.

-Ay, a mí que me da miedo que eso mismo le pase...

...a Clementina: que no pueda volver a trabajar.

-Ya, pero quiere volver, ¿verdad?

-Ella, sí; lo que pasa es que su madre no tiene claro...

...que la ayude con la cría.

El otro día, fui a verla y me contó que le vino...

...su madre con el cuento:

Que si estaba agotada, que no tenía fuerzas,...

...que le dolía la espalda...

Y claro, las noches, sin dormir.

-Hombre, es natural, Marifé, porque, a ciertas edades,...

...un niño puede ser un tormento. -Ajá.

-De verdad, qué dura es la vida de la madre soltera hoy en día.

-Pues a mí me da rabia tener que reconocerlo,...

...pero tienes razón: Una madre, sin un marido,...

...eso es muy difícil; eso se te hace muy cuesta arriba.

Porque un niño pequeño, un hijo, necesita mucha dedicación,...

...mucho tiempo y muchos cuartos.

-Sí, sí, sí. -Y tanto que necesitan cuartos.

Pues ya ves, si Clementina no trabaja, ¿entonces?

-Ese es el tema: Si trabaja,...

...no puede cuidar a la cría y si no trabaja,...

...¿cómo la cría y le da una educación?

-Esta sociedad no está preparada para una madre soltera.

-Ya.

(DIANA) No sé qué decirte...

Esto sí que es raro: Estela, convocándonos una hora antes...

...de la función. -Pues sí.

A lo mejor, las presiones han sido...

...tan fuertes, que le han obligado a suspender.

Me quito de dudas, al menos. -Pues espero que no,...

...porque entonces, me vas a contar dónde vamos a acabar todos.

(PREOCUPADA) -Hola a todos. Buenas noches.

Muchísimas gracias por venir.

No os voy a robar mucho tiempo, porque tenemos que prepararnos...

...para la función de esta noche y es tarde.

-No suspendemos, entonces. -En principio, no, Diana,...

...pero depende de vosotros, en realidad.

Estamos recibiendo tantísimas presiones por parte...

...de la prensa y de las autoridades, que me veo...

...en la obligación moral de daros a elegir...

...si queréis continuar o no en la compañía.

Podéis marcharos ahora mismo, si queréis;...

...ni yo ni nadie os lo va a tener en cuenta en un futuro.

Pero si decidís continuar,...

...necesito vuestro compromiso hasta el final.

La oportunidad es ahora,...

...ahora o nunca.

(VOZ BAJA) -Mira, parece que te ha oído.

Y sin represalias, más cómodo, imposible.

-¿Puedo decir una cosa, por favor?

-Claro, Rosa, escuchad a vuestra compañera, por favor.

-Bueno, mi vida ha sido el teatro...

...y el teatro me ha costado mucho sacrificio,...

...mucho esfuerzo, mucho sudor y muchas lágrimas,...

...pero es la primera vez en mi vida que estoy haciendo...

...un personaje digno, en una función...

...de la que me siento muy orgullosa.

Y justo ahora, vienen a destrozarla...

...los periodistas, las autoridades y...

Y bueno, está claro que no quieren que continuemos...

Pues yo sí quiero.

Yo sí quiero continuar. (ESTELA RESPIRA ALIVIADA)

-Y quiero que sigamos colgando el cartel de no hay entradas,...

...cada noche, como hicimos hasta ahora,...

...así que me quedo aquí, con Estela del Val, hasta el final.

¿Y vosotros?

-Yo sigo.

-Yo también sigo.

-Yo también. -Yo también sigo.

-A las barricadas.

(RÍE)

-Muy bien. Pues vamos a prepararnos para la función de esta noche.

-Pues fíjate, que aquí, nuestra amiga Marifé...

...dice que tiene una idea para ayudar a Clemen.

-Ah, sí, Marifé, ¿y qué harás?

¿Dejar de salir con tu marido para cuidar de la niña?

-Sí, sí. (RÍE) -No, yo tengo que velar...

...por mi matrimonio. No, no. -Ya.

-Lo que voy a hacer es buscar un marido para Clementina.

-Como si eso fuera tan fácil.

-Pues a mí me parece una idea estupenda.

Eso sí, hay que buscarle un hombre responsable, serio y formal.

-Sí. -Y sobre todo, que tenga...

...un corazón bien grande y la mente, también,...

...que hacerse cargo de un hijo que no es de uno.

-Pero Manolita, si hombres así no existen.

-Que sí, mujer, que sí, que haberlos, haylos.

Fíjate tú Juanito, que se enamoró, pero locamente,...

...de mi amiga Sole y se hizo cargo...

...de un hijo que ella tenía, que tuvo soltera.

-Ajá. ¿Lo ves? Es un caso muy parecido.

-También es verdad, Marifé, que Juan es un hombre...

...excepcional... Y mi amiga Sole, también, ¿eh?

Ella tenía un estudio de fotografía, donde tiene...

...ahora la tienda Teresa.

-O sea, que ella tenía su dinerito y su negocio propio.

-Sí. -Yo creo, chicas, que tenemos...

...que encontrar un hombre que ya la conociera de antes.

Que supiera su historia, ¿no?

Para que no pensara que Clementina es una casquivana.

Pues un hombre apocado, que no tuviera muchas posibilidades...

...de tener novia, un hombre tranquilo...

Como... como...

Como don Leonardo.

Ay, ¿cómo no se me había ocurrido antes?

-Anda, Mariana, acompáñame a por los guantes.

-Sí. -Claro... Huy.

Ay, don Leonardo.

-Parece que se está despertando. ¿Teresa?

¿Dónde estoy?

Estás en el hospital;...

...tuviste un accidente,...

...te caíste por las escaleras, ¿no te acuerdas?

-¿Está mareada? No.

¿Y mi niño?

Mi niño... ¿Está bien mi niño?

-Enseguida vendrán a reconocerla, pero parece que todo está bien.

¿Y Héctor?

¿Habéis avisado a Héctor?

Ahora mismo le llamo. Por favor, Ana, no le preocupes;...

...yo estoy bien. No, tranquila.

(JADEA) ¿Qué te pasa, te duele?

Ay. -Déjeme ver.

Ay. Aquí.

Teresa... Ay, Dios. ¡Au!

Llama al médico. -¡Doctor!

¡Doctor, venga rápido! Y el niño, ¿estará bien?

Sí, sí. Tranquila. El niño... Mi niño...

¿Estará bien mi niño?

-Las cuentas no terminan de cuadrar, Bonilla.

No es que estemos en la ruina, pero después de pagar la luz,...

...el teléfono y el alquiler, no queda gran cosa.

Tal vez, deberíamos invertir un poco y poner un anuncio...

...en la prensa. -¿Del despacho?

-Claro. Hasta ahora, ha funcionado bien el boca a boca,...

...pero tenemos que pensar a lo grande, aspirar a más.

¿No crees? (ASIENTE CON INDIFERENCIA)

-Chico, no te reconozco;...

...ahora mismo, tendrías que estar dando saltos de alegría...

...y de costado. ¿No es lo que querías?

¿Qué estabas haciendo?

-Eh... Re... Con lo del listado... -¿Qué tienes ahí?

-Estaba con... ¡Eh!

-¡No, otra vez, no!

Bonilla, estás enamorado.

-¿Quién, yo? Venga... -Bonilla, por favor.

(RÍE NERVIOSO)

-Un poquito.

Sí, es que, después de la velada...

...de anoche, Héctor... (HÉCTOR RESOPLA)

(RÍE) -Y me encantaría casarme con ella, la verdad.

-Mariana.

-Su nombre es Mariana, sí. -Ajá.

(BONILLA RESPIRA PROFUNDAMENTE)

Es que, para ayer, después de algún...

...momento bastante bochornoso por mi parte,...

...pero prefiero no comentarlo,...

...accedió a cenar ¡conmigo!

Por fin.

Y fue maravilloso.

Maravilloso, Héctor, maravilloso.

-Bueno...

"Un clavo saca a otro clavo".

La prefiero antes que a la envenenadora.

-Milagros, por favor, que en paz descanse, Héctor.

-Como tú quieras. Lo único malo es que estás en Babia...

...y no te enteras de nada.

-Ya me centro, ya...

-Eso, céntrate, porque me quiero ir a cenar a casa, ¿de acuerdo?

-Muy bien. (RESPIRA HONDO)

Ya está.

-Mariana, todavía no me felicitaste por la genial idea que tuve.

-¿Idea? ¿Qué idea?

-La de casar a Clementina con Leonardo, so pánfila.

-Ah, eso. (RÍE) Eso, más que una idea,...

...Marifé, es una locura.

-¿Qué dices? Es el mejor invento del siglo, después...

...de la lavadora y la cremallera, lista.

-¿Pero qué dices? Si no pegan ni con cola.

-¡Huy! Eso lo dirás tú, que no tienes psicología ninguna.

(RÍE) -Marifé, que todos los matrimonios que trabajan...

...juntos siempre terminan mal.

-Pero si se casan, Clementina puede dejar de trabajar.

(IRÓNICA) Claro, con el sueldazo que tiene don Leonardo, ¿verdad?

-Oye, sé perfectamente lo que gana Leonardo.

Y con eso, y las horas extras que le deja hacer doña Ana,...

...se forran. -Bueno, ¿y qué, eh?

Si tiene que mantener también a sus padres, a su cuñada...

...y a sus sobrinos; no va a poder con todo.

-Bueno, pero a raíz del casamiento,...

...él podrá liberarse de todas esas cargas.

Fíjate tú por dónde...

...la cosa, a Leonardo, le va a venir requetebién.

-Pero a ver, Marifé, que todo no es el dinero,...

...que además, si Leonardo...

...es feo, soso, rancio,...

...puntilloso y poco hablador.

Y bueno, y un montón de...

-Pues todo eso, para Clementina, estupendo;...

...la va a poner a raya.

Además, si es poco hablador,...

...pues será que sabe escuchar.

Y Clementina necesita muchísima atención.

-Ay, pero por favor, Marifé,...

...si a ti, Leonardo nunca te ha caído bien.

-¿Cómo que no? -No.

-A raíz del parto de Clementina, fui la primera que dije...

...que se comportó como un caballero, un héroe.

Y además, que don Leonardo me caiga bien o mal,...

...no tiene nada que ver con que pueda ayudar a mi amiga o no.

Ay, fíjate tú las veces que fueron al cine.

Me estoy acordando de que me comentaba Clementina...

...que lo pasaron estupendamente;...

...yo creo que ella hasta le ponía ojitos. (RÍE)

¿Y las veces que me lo defendió? Muchas, muchas veces.

Bueno, ya, yo también le he defendido muchas veces,...

...porque me parece que Leonardo es un buen hombre.

-Sí. Pues me estás dando la razón.

¡Ya está! Lo tenemos hecho.

A partir de mañana, empezamos la operación Casamiento.

-Marifé, pero... (MARIFÉ SUSPIRA)

-Espera. Primero, habrá que preguntarle a Clemen,...

...a ver si le parece bien. -No, no.

No le comentaremos la cosa; se lo daremos como hecho,...

...porque no está en disposición de elegir.

Y como Leonardo estará encantado, pues ya está.

(RÍE) Ay, Marifé, qué lista eres...

...y qué poco creída te lo tienes.

¿Qué? ¿Nos vamos? -Sí, ve, que yo ahora salgo.

-Bueno... (SUSPIRA) Ay, qué bien, qué bien.

(SUSPIRA)

-¿Pero por qué Leonardo?

¿Por qué?

-Eh, jefe...

¿Usted cree que le debería de decir a Mariana...

...que formalicemos las relaciones...

...hoy?

¿O mañana?

-¿No vas muy deprisa, chaval?

-Sí, sí... -Tómatelo con calma.

Si Mariana es la mujer de tu vida...

-Lo es, lo es, lo es. Por favor... (RÍE)

-Si Mariana es la mujer de tu vida, ve poco a poco.

Háblale con sinceridad...

...y cuando estés convencido del todo, pues...

...le muestras tu deseo de formar un hogar con ella.

-Eso es lo que hizo usted con Teresa, ¿a que sí?

-Sí, pero no fui tan rápido como tú.

Eso sí,...

...en cuanto la vi, supe que era la mujer de mi vida.

Y cuando nos casamos, fui muy feliz.

Y no te digo nada para cuando nazca...

...mi primer hijo... (BONILLA RÍE)

-El primero de una familia muy numerosa.

-Eso... Eso os va a unir para toda la vida.

Para toda la vida.

A mí me falta mucho, porque Mariana, para esas cosas,...

Teléfono. ...como que no...

-Sí, dígame.

Ana... Ana, ¿qué pasa?

Tranquilízate, tranquilízate.

¡¿Teresa?!

¿Qué ha pasado? ¿Qué le ha pasado a Teresa?

-No le quitaré el ojo de encima.

Y si pasa cualquier cosa fuera de lo normal,...

...le aviso de inmediato. -Por favor.

Y contrólele la tensión. -Claro que sí, doctor.

-Gracias. -Le acompaño.

¿Qué ha dicho? ¿Puedo levantarme ya?

-Ha dicho que no es conveniente que se mueva usted mucho por ahora.

¿Pero por qué?

-Al haber sangre, puede estar usted de parto.

Pero, por otro lado, con la caída, pues no se sabe.

¿Cómo se encuentra usted? ¿Siente algo raro?

No, yo ya le he dicho que no...

...tengo contracciones. ¿Pero sigues mareada?

Me... Me duele un poco el vientre, pero...

Pero ya está... Yo quiero que venga Héctor.

Sí, ya le he llamado mientras te reconocía el médico.

Está en camino.

Hoy quería que fuéramos a comprar la cuna para el niño.

No te preocupes, Teresa.

Mira, si llega hoy el niño,...

...te prometo que te voy a comprar la cuna más bonita de Madrid.

También tenemos que buscar a Alfonso, por favor.

Teresa, todo esto ha sido por su culpa;...

...todavía no entiendo cómo no se paró a ayudarte.

Que no, Ana, que no, que él no se enteró de nada.

No es como piensas. -Voy a necesitar un poco...

...de silencio; para tomarle la tensión, tiene que estar...

...en silencio, ¿de acuerdo?

¿Y quién puede saber dónde está Alfonso ahora?

-Doña Ana, por favor.

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

(JADEA)

-¿Qué le pasa? ¿Siente algo raro?

Sí. Sí, noto algo raro.

-¿Qué es lo que siente?

(JADEA) -¿Que le duele?

¿O tirantez? (JADEA)

No siento...

No siento moverse a mi niño.

No siento moverse a mi niño y últimamente, no paraba...

...de darme patadas. Por favor, no le habrá pasado nada, ¿verdad?

Espero que no le haya pasado nada.

Yo, cuando me caí, protegí mi barriga;...

...yo sólo pensaba en él. Tranquila.

Por favor, dime que no le habrá pasado a mi niño.

¡Por favor, di que no le habrá pasado nada, por favor!

¡Por favor!

-Bueno, familia, me voy a casa, que quiero acostar...

...pronto a Luisita, porque como está con catarro...

¿Quién me acompaña? -Hombre, tu marido.

¿Te voy a dejar sola por la calle a estas horas,...

...con lo hermosa que eres?

-Suegro, ¿quiere que le deje cena hecha en casa?

-No, ya me preparo yo algo.

-Pero no tarde en venir, que está helando...

...y a ver si va a coger una pulmonía...

...y en vez de un enfermo, tenemos dos.

-Pero si lo de Luisita no es nada.

-Ya, porque lo hemos cogido a tiempo, pero yo no sé,...

...esta niña nuestra lo coge todo.

Será porque no tiene madre.

-¿Pero tú qué tonterías estás diciendo, Manuela?

¿Y qué eres tú, sino su madre? -Bueno, que sí...

-Dejémonos en paz de sentimentalismos, hija.

¿No decías que tenías mucha prisa? -Sí.

No tarde, ¿eh? -Que no.

Hala, id con Dios, hijos.

-¿Cómo ha dicho? ¿Con quién?

-Con los faunos del Retiro, Marcelino, venga.

Vamos, hombre, vamos,...

...que los he visto más rápidos.

-Desde que ha entrado Mauricio a reconocerla,...

...ha pasado un buen rato, ¿por qué no salen a decirnos algo?

Mauricio es muy minucioso...

...y le gusta hacer las cosas con calma.

Seguro que le hace todo tipo de pruebas...

...para quedarnos tranquilos.

-No entiendo por qué tardan tanto.

Bueno, Teresa está en muy buenas manos, Héctor.

(SINTONIZA LA RADIO)

(RADIO) Retirar de los escenarios una obra de teatro...

...por su contenido, es como cortar las manos de la persona...

...que la escribió y tapar los ojos de todos los que la quieren ver.

El teatro, como todas las artes y manifestaciones culturales,...

...no puede estar sometido a las presiones...

...del Gobierno fascista de Franco.

Los españoles deben tener la posibilidad de asistir...

...a los espectáculos que les parezcan,...

...bajo su criterio y responsabilidad,...

...¿o seguimos siendo unos niños a los que hay...

...que conducir de la mano...

...la senda que marque la Falange y la Iglesia?

Rotundamente, no.

El teatro refleja la situación de las gentes de la calle...

...y con ello, hace una disección de la realidad...

...acelerando lo que ha de venir;...

...coartar su discurso es coartar la historia.

Y si nos referimos al autor que la escribe,...

...podemos compararle con la madre que gesta a un ser...

...con todo su amor durante meses,...

...una maternidad que no puede ser mutilada por intereses políticos.

El público es el único autorizado a emitir su veredicto,...

...porque para el público se ha creado la obra.

No podemos seguir escribiendo al dictado,...

...no podemos seguir estando mudos...

(RADIO) No podemos permitir que nos callen;...

...España es el país del silencio, de la mordaza.

Basta ya. Por la libertad de expresión, ¡viva el arte!

(ABEL DA EL PORTAZO) (RADIO) ¡Viva el teatro!

(CRISTINA APAGA LA RADIO Y ABEL CARRASPEA)

-Ese manifiesto lo ha escrito Salvador, ¿verdad?

Propaganda comunista en toda regla, sí, señor.

Qué insensato.

¿A quién se le ocurre decir todas esas barbaridades...

...incendiarias en una emisora que sólo escuchan...

...cuatro chalados, pero cuya información analiza...

...minuciosamente la policía?

-Tampoco me parece tan demencial lo que ha dicho.

-Ah, ¿no? Desde luego, esta vez, no se han andado...

...con sutilezas, ni palabritas en clave.

-Lo que ha dicho lo piensa mucha gente.

-Ya... ¿Pero qué obra está siendo cuestionada en estos momentos...

...por la prensa y los estamentos oficiales?

"El diablo bajo la cama".

Está claro que ha sido alguien del entorno de la obra...

...quien ha enviado ese manifiesto a la emisora. ¡Por Dios!

-No necesariamente. -Ah, ¿no?

-No. -Si está más claro que el agua.

Si hubiese hablado del Partido Comunista, de los exiliados...

...en el extranjero, ¿eh? Pero no, no.

De la libertad de expresión en el teatro español...

¿A quién se piensa que está ayudando?

-Al teatro, por supuesto.

-El teatro no necesita ayudas clandestinas de autores...

...ex presidiarios. Además, no te confundas,...

...no está defendiendo al teatro, ni su obra, ¡sino su orgullo!

Y lo que conseguirá será poner en peligro...

...muchas cosas, entre otras, a ti.

-¿Por qué? Nadie sabe quién escribe los manifiestos de Radio Pirenaica.

No me pueden relacionar con él. -¿Por qué te empeñas en negarlo?

Es fácil deducir que el autor del manifiesto...

...es el de la obra de teatro que sale...

...cada día en los periódicos y que quieren quitar de las carteleras.

Y te recuerdo que, a ojos de todo el mundo, tú eres la autora.

¿Estarás dispuesta a asumir las consecuencias?

-¡Yo firmé la obra, para lo bueno y lo malo!

-Ah, muy bien, pues prepárate.

¡Prepárate, porque, a lo mejor, te quedas sin trabajo!

Y te conviertes en una proscrita y empiezan a vigilarte.

Pero es que, después de ti, voy yo, que soy tu marido...

...y todo eso, ¿para qué? -Para ser justos.

-¡No! Para defender el honor herido de un autor que nunca dará la cara.

Muy cómodo por su parte. Así es fácil luchar contra el Régimen.

(APLAUDE CON IRONÍA) Bravo. Bravo.

-¿Cómo está?

¿Puedo pasar a verla? No, mejor que no.

Le acabo de dar un calmante y está dormida.

-¿Y la hemorragia?

La hemos podido cortar. De momento,...

...sus constantes vitales parece que son buenas.

-Es una mujer muy fuerte.

Y sana, y eso ayuda mucho.

-Ya.

Menos mal...

La que se ha armado por una simple caída, ¿eh?

De todas maneras, Teresa ha perdido mucha sangre...

...y está muy débil. Habrá que valorar si le hacemos...

...una transfusión. -Yo puedo donarle sangre.

Soy del grupo que llaman universal;...

...lo sé porque me hice los análisis...

...cuando estaba en la policía. Está bien saberlo.

-Bien.

(RESPIRA ALIVIADO)

Ya ha pasado el peligro y el niño está bien.

Porque el niño está bien, ¿verdad?

Héctor... (CARRASPEA)

He estado auscultando a Teresa y...

...parece que el golpe sí...

...que ha afectado al feto.

-No. Hemos estado haciendo...

...varios reconocimientos y la verdad...

...es que no responde a ninguno.

No ha resistido el golpe, Héctor.

Lo siento.

(LLORA) -No puedes estar hablando en serio.

(LLORA) No puedes...

Siéntate.

(LLORA)

(LLORA CON AMARGURA)

¡Vendidos!

-¿Qué lee que le cabrea tanto?

Si entró tranquilo, como una balsa de aceite.

Un artículo sobre la obra de mi prima Cristina;...

...no pararán hasta retirarla de cartel.

-Quiero pedirle algo importante.

-No tengo tiempo para usted, Bonilla,...

...tengo un día de esos que se complican...

...y muchas cosas que ordenar.

-No le haré perder tiempo, pero quiero...

...que hablemos aquí, sin muchos testigos.

¿Cuánto tiempo llevo aquí?

-Has pasado aquí toda la noche, cariño.

¿Habéis avisado a Alfonso?

De pronto, se convirtió en una obra subversiva...

...que ataca los principios del Movimiento.

-Entonces, tengo yo que ir a verla.

Si no fui antes, es porque como era sobre los años 20...

He soñado que me ponía de parto.

-Sí, por eso me avisaron.

¿Y mi niño?

Van más lejos todavía, Pelayo, van más lejos.

Como ya no saben qué decir para desprestigiarla,...

...ahora, arremeten contra la autora.

Dime, por lo que más quieras, que está bien.

-Por favor...

-Sabía que esta obra no traería más que problemas. ¡Lo sabía!

-Quién lo diría, con lo entusiasmado que estabas.

-Es verdad. Pero es que, ahora, todo el mundo me apunta...

...con el dedo, como si fuera el único responsable.

-Quiero... Bueno, necesito más material.

Ya sabe a lo que me refiero.

-Eso, ¿qué es? ¿Otro panfleto para Radio España Independiente?

Abel, quería llamarte para hablar contigo. Siéntate.

¿Cómo que no pudo nacer? -Tranquilízate, cariño.

¿Mi niño está muerto? No, no, no, no.

Mi niño estaba bien. -Recuéstate.

Mi niño estaba sano; me lo dijeron.

¡Mi niño! ¡Era mi niño! -Teresa, por favor...

(GRITA) ¡Mi hijo! -¡Mauricio!

(GRITA) ¡Mi hijo! ¡Era mi hijo!

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 185

25 may 2010

Teresa oculta a Héctor que ha preparado un encuentro entre Ana y Alfonso, sin que ellos lo sepan, con el objeto de mediar entre ellos. Pero las cosas no salen como esperaba y, tras una escena muy violenta, Alfonso se marcha de casa encolerizado. Teresa va tras él para intentar detenerlo. La situación de la compañía de estela del Val a causa de las denuncias en la prensa de poner en escena una obra subversiva se va complicando. Por una parte Gabino presiona a Rosa para que deje la obra y así se suspendan las funciones, y por otra surgen desavenencias entre Abel y Cristina, ya que Salvador defiende la obra a capa y espada llegando a poner en peligro a Cristina ante las autoridades, y amenazando también la carrera de Abel como abogado. Marifé ha visitado a Clementina y se ha percatado de que aún tiene serios problemas con su padre: sólo un marido le resolvería la vida. Y decide emparejar a Leonardo y Clementina. 

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 185" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 185"
Programas completos (1710)
Clips

Los últimos 4.651 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos