arriba Ir arriba

Las fuertes tormentas causadas por el tifón Soudelor, el más potente del año, a su paso por la costa suroriental china, ha dejado ya varios muertos y desaparecidos La mayoría de las víctimas perecieron en un corrimiento de tierras en zonas rurales próximas a la ciudad de Wenzhou, en la provincia oriental de Zhejiang, donde se llegaron a registrar las mayores precipitaciones del último siglo, en torno a los 645 milímetros, informó el centro provincial de control y prevención de desastres naturales

Hace un año Yolanda mató a 6.300 personas y se llevó consigo a otras mil, además de los hogares y propiedades de más de 16 millones de filipinos. El súper tifón Hayian, de categoría 5 y considerado uno de los más potentes de la historia, tocó tierra con vientos de hasta 360 kilómetros por hora y provocó una crecida del nivel del mar de más de tres metros, afectó a la población de más de 171 ciudades y municipalidades en 44 provincias de nueve regiones, devastó la región de Visayas, en el centro del país, donde siguen los trabajos de reconstrucción, un proceso que puede llevar entre seis y ocho años. Un año después del paso del tifón, muchas de las zonas que fueron arrasadas siguen lejos de recuperar la normalidad.

La rápida actuación de algunas ONG consiguió que no se produjera ninguna epidemia donde las infraestructuras habían quedado reducidas prácticamente a cero. Organizaciones y organismos internacionales han desempeñado un papel crucial en reconstruir muchas de ellas y de educar a la población para evitar que se produzcan brotes de dengue, cólera u otras enfermedades. Informe Semanal ha estado en el escenario de la tragedia asistiendo a las labores de la reconstrucción que llevan a cabo la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo y ONG como la Cruz Roja o Acción contra el Hambre, entre otras, y ha escuchado de las víctimas supervivientes, su difícil lucha contra la destrucción.

MARIÁN SERÉN (Corresponsal de TVE en Pekín).- Los supervivientes del tifón Haiyan o Yolanda, que dejó 8.000 muertos y desaparecidos entre el 7 y el 8 de noviembre de 2013, intentan rehacer sus vidas con ayuda de las ONG y la cooperación internacional.

El tifón provocó una subida del mar de 10 metros que arrasó todo lo que encontró a su paso. No obstante, los vecinos han vuelto a construir sus viviendas en los mismos lugares, cerca del agua. 

 Un millón de personas siguen viviendo en Filipinas en refugios provisionales un año después del tifón Haiyán. Las autoridades del país y las organizaciones humanitarias destacan la importancia de hacer la reconstrucción con un enfoque de gestión de riesgos, ya que Filipinas es el segundo país del mundo más afectado por desastres naturales.