arriba Ir arriba

Las acusaciones han reiterado en el juicio de las tarjetas opacas de Caja Madrid que las visas eran irregulares e ilícitas. Tanto el FROB como Bankia han reivindicado, además, su condición de perjudicados en exclusiva para recuperar los 12,5 millones de euros que los 65 acusados, entre ellos Rodrigo Rato y Miguel Blesa, se gastaron en las tarjetas.

El ex consejero delegado de Bankia Francisco Verdú ha señalado ante la Audiencia Nacional que el expresidente de la entidad Rodrigo Rato "se enfadó bastante" cuando rechazó la tarjeta opaca que éste le entregó, ya que su uso podría acarrear "importantes consecuencias". Así lo ha señalado Verdú, que ha declarado en calidad de testigo, y que ha relatado que expuso a Rato "las consecuencias importantes que podía tener" si usaba dicha tarjeta para uso personal, ya que ésta no formaba parte de su retribución al no estar incluida en su contrato.

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha explicado que las tarjetas opacas de Caja Madrid que investiga la Audiencia Nacional constituían "un incentivo perfectamente legal", equiparable a los que se veían en el resto del sector. Ha justificado que le entregaron la tarjeta al llegar a la entidad en 2010 como parte de su retribución. Además, ha negado ser el responsable de aumentar el límite de gasto de las tarjetas en 2012, después de que el Gobierno fijara un tope a la retrubicion de los banqueros de las cajas de ahorro rescatadas y ha acusado de tener mala fe a los actuales gestores de Bankia.

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha explicado que las tarjetas opacas de Caja Madrid que investiga la Audiencia Nacional constituían "un incentivo perfectamente legal", equiparable a los que se veían en el resto del sector. Ha asegurado que al día siguiente de acceder al cargo, el entonces director general Ildefonso Sánchez Barcoj le entregó una tarjeta para uso personal y con carácter remuneratorio, y otra para gastos de representación. En aquel momento, entendió que se trataba de una forma de pago para los órganos de gobierno y para el comité de dirección.

Para los otros 63 usuarios, solicita penas de entre uno y cuatro años dependiendo de si han devuelto o no el dinero. En su informe dice que "la contabilización de los gastos era indebida y subrepticia", un sistema retributivo que carecía de amparo legal. Los acusados alegan que las tarjetas black formaban parte de su remuneración por lo que no tenían que justificar para qué las usaban.

El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha llegado poco después de las 08:30 a los juzgados de la Plaza de Castilla, donde debe declarar este jueves por las presuntas irregularidades del fichaje en Bankia de su excuñado Santiago Alarcó, dentro de la causa que investiga al exministro por varios delitos.

Pocos minutos después de que abrieran las puertas de los juzgados, Rodrigo Rato ingresaba en el edificio que, al contrario que en otras ocasiones, no estaba rodeado de preferentistas y pequeños accionistas de Bankia.

El titular del juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, investiga al exministro por varios delitos, entre ellos blanqueo, corrupción entre particulares y administración desleal.