arriba Ir arriba

El Gobierno espera aprobar los Presupuestos Generales para 2019, que ha presentado este lunes en el Congreso de los Diputados, pese a la incertidumbre sobre el apoyo a estas cuentas. Así lo ha afirmado este mismo día la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio entrevistada en el programa ‘La Noche en 24H’ de RTVE. Valerio ha apuntado que “el presidente es optimista, pero con cabeza”, y señala que “siempre ha habido confianza en que se vayan a aprobar” unos presupuestos que ha defendido por su “vocación social”.
La ministra ha justificado el planteamiento impositivo de su Gobierno para apoyar las pensiones futuras, impuestos que suben para “las rentas por encima de 130.000 euros año”. Respecto a las pensiones, Valerio ha avisado que estamos en el “tercer presupuesto” en el que se recurre a “la hucha de las pensiones”, y achaca a la “reforma laboral del PP” la escasa contribución a las partidas relacionadas con este destino, puesto que “no vino bien a los salarios”. La ministra apunta al posible recurso a los Presupuestos Generales para compensar este déficit, puesto que “hemos agotado este fondo –de ayuda a las pensiones- diez años antes de lo previsto”. La responsable socialista de Trabajo ha admitido que “una pensión mínima de 1080 euros es inviable”, en relación a las protestas que periódicamente se registran por pensionistas en Bilbao, mientras "no haya sostenibilidad social de las pensiones". Y ha reconocido que modificar la reforma laboral del PP es “muy complicado” con “solo 84 diputados”.

Este miércoles 15 de enero se cumple un año de las primeras concentraciones en nuestro país de pensionistas. Un año en el que han salido a las calles, han presionado a las instituciones y han colocado el problema de la precariedad de las pensiones en primera línea política. Estamos escuchando varias ideas, varias propuestas de reforma. Para conocer qué se puede hacer para sostener este sistema de pensiones hemos invitado a José Antonio Herce, director asociado de Analistas Financieros Internacionales y con Alfonso Sierra, socio de la Asociación de Jubilados y Pensionistas de Bizkaia.

Este mes de enero de 2019 arranca con el aumento de las pensiones entre un 1,6 y un 3%, la subida del salario de los funcionarios un 2,25% y el ascenso del salario mínimo más de un 22%, hasta los 900 euros. Renfe sube un 3,5% el precio de los trenes de Media Distancia y un 7% el de los Avant. Mantiene congelado el precio de los Cercanías y el de AVE y Larga Distancia. Subirán los combustibles y bajará el gas natural.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que desde este viernes "se pone fin al periodo de merma de poder adquisitivo de las pensiones" con la aprobación en Consejo de Ministros del decreto ley que las sube para 2019 un 1,6% general y un 3% para las mínimas y no contributivas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo, en la que Sánchez ha realizado también balance de sus siete meses de Gobierno, el presidente ha explicado que el decreto ley incluye una subida del 0,1% adicional para las pensiones en 2018 como consecuencia de la desviación del IPC. Asimismo, recoge para 2019 la subida de la base reguladora de las pensiones de viudedad del 56 al 60%.

Se trata de "dignificar las pensiones", que "son un derecho de ciudadanía y no una mercancía con la que hacer negocio", ha dicho el presidente.
Por esta razón, el decreto ley aprobado hoy incluye un mandato al propio Gobierno y a los agentes sociales (patronal y sindicatos) para que "forjen" un acuerdo que permita la sostenibilidad de las pensiones en el largo plazo.

Jubilarse y cobrar el 100% de la pensión costará un poco más a partir de este 1 de enero. Desde ese día la edad legal de jubilación se eleva hasta los 65 años y 8 meses, dos meses más que ahora. Esa medida se incluyó en la reforma de las pensiones de Zapatero y se mantuvo en la de Rajoy. El Ejecutivo del PP, en su reforma, además desligó la revalorización de las pensiones al IPC, algo que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene previsto revertir este viernes en un Real Decreto-ley en el que se incluirá una subida de las pensiones del 1,6% (un 3% las mínimas).

Las pensiones cumplen una función social paradigmática del estado del bienestar. Reino Unido es el ejemplo del modelo asistencial. No importa cuánto tiempo hayas cotizado: el Estado garantiza una renta. A la estatal, se añade la de empresa, donde está precisamente una de las claves de la última reforma del gobierno británico. Alemania tiene en marcha un sistema por puntos. El Estado te compara con el resto, y si has trabajado más años y cotizado por encima de la media, puntúas para una mejor prestación. No existe pensión mínima. Italia es el país más envejecido de la zona euro Aquí transitan hacia el modelo sueco: las cuentas nocionales. Cada trabajador genera una hucha virtual. La pensión depende de la esperanza de vida o la evolución de la economía del pais, pero también de lo que uno aporta durante toda su carrera.