arriba Ir arriba

Al menos cuatro personas han muerto y 15 han resultado heridas en un atropello intencionado con un camión contra un grupo de soldados cerca del asentamiento israelí de Armón Hanatziv, en Jerusalén Este, informa la Estrella de David Roja (equivalente a la Cruz Roja). El conductor, un árabe con ciudadanía israelí del barrio de Yabal Mukaber, ha muerto tiroteado.

El soldado israelí Elor Azaría, que mató de un tiro en la cabeza a un joven palestino cuando estaba en el suelo herido e inmovilizado tras atacar a otro uniformado en Hebrón, ha sido condenado este miércoles por homicidio. La presidenta del tribunal, la juez Maya Heller, ha descartado durante la lectura de la sentencia los argumentos "cambiantes y evasivos" de Azaría. Heller ha certificado que Azaría sabía que sus actos provocarían la muerte del palestino Abdel Fatah Al Sharif cuando le disparó y ha rechazado la teoría de que el atacante murió por los disparos previos y no por el suyo, como argumentó la defensa. La pena será fijada más adelante en este caso, que ha provocado gran tensión en la sociedad israelí y la división entre los que defienden al soldado y los que creen que lo que hizo fue inmoral y contrario al código militar.

Los hechos ocurrieron el pasado marzo en los alrededores de la ciudad de Hebrón cuando dos palestinos se aproximaron al control militar de la localidad de Tel Rumeida y apuñalaron a un soldado. Los militares israelíes redujeron y abatieron a los dos agresores. Uno murió en el acto mientras que el otro, Al Sharif, quedó tendido en el suelo, herido. En el vídeo, grabado por un activista de la ONG israelí B'Tselem y que dio la vuelta al mundo, se ve cómo Azaría, de 20 años, remata al palestino en el suelo.

Israel ha emprendido una ofensiva diplomática tras la resolución del consejo de seguridad de la ONU que condena los asentamientos en territorios ocupados. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, no acepta los términos de esa votación y acusa de estar detrás a la administración de Obama. Por primera vez, Estados Unidos se abstuvo y la resolución salió adelante. El Gobierno israelí llamó este domingo, día de Navidad, a los embajadores de diez de los 14 países que votaron a favor de la resolución de la ONU, entre ellos España. Según fuentes diplomáticas españolas, en el encuentro el gobierno israelí expresó su "decepción" porque España votara a favor. La delegación española cree que que la resolución es equilibrada: condena los actos de violencia y también los asentamientos colonos. En ningún momento se anunció represalias contra España, según esas mismas fuentes.

La ola de violencia que, en el plazo de un año, se ha cobrado la vida de más de 200 palestinos y 36 judíos israelíes no puede calificarse de "Intifada": carece de la dimensión y la organización que tuvieron los dos levantamientos que dieron en llamarse Intifadas (1987- 1993 y 2001-2005).

Es la primera conclusión en la que coinciden los expertos consultados por RTVE.es: Jesús Núñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH); y Pere Vilanova, investigador asociado del Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB).

Los analistas señalan también que esta oleada no tendrá repercusión en un conflicto enquistado en el que Israel impone sus condiciones con el silencio de la comunidad internacional.