arriba Ir arriba
  • Ha cerrado la Explanada de las Mezquitas a los palestinos menores de 50 años
  • Los fieles vuelven a rezar en las calles adyacentes, en una atmósfera de tensión
  • Cuatro personas han resultado heridas en los altercados de la Ciudad Vieja
  • En Cisjordania ha habido enfrentamientos, que han dejado una decena de heridos
  • Un palestino ha sido abatido al atacar a soldados israelíes, según el Ejército

Las autoridades de Israel han retirado todas las medidas de seguridad adicionales implantadas en las inmediaciones de la Explanada de las Mezquitas tras el atentado que acabó con la vida de dos policías, por lo que el presidente de la Autoridad Palestina ha solicitado el cese de las protestas que se han sucedido durante las dos últimas semanas.

Los palestinos han vuelto a rezar fuera de la Explanada de las Mezquitas pese a que Israel retiró de madrugada los detectores de metal y las cámaras de los accesos que han provocado un aumento de la tensión y la violencia. El Gabinete de Seguridad israelí, reunido anoche, decidió de madrugada aceptar las recomendaciones de los cuerpos de seguridad y sustituir los detectores por otras medidas tecnológicas, como cámaras inteligentes, informó la Policía israelí en un comunicado.

Israel ha decidido este martes retirar los detectores de metal que había situado a la entrada de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalem, según fuentes oficiales. Esta medida de seguridad fue colocada por el gobierno israelí como reacción a la muerte de dos policías en ese lugar el pasado 14 de julio.

El comunicado afirma que este sistema de seguridad será sustituido por otro menos intrusivo, aunque aún no se han dado detalles de cuál será el sistema. Desde la colocación de los detectores se habían sucedido numerosas protestas por parte de los musulmanes, por lo que esta decisión alivia en parte la tensión existente entre Israel y Palestina.

Israel ha instalado durante la mañana del domingo nuevas cámaras de seguridad en la entrada de la Explanada de las Mezquitas mientras el gabinete de Gobierno debate en su reunión semanal si retirar los detectores de metales que han provocado masivas protestas y una escalada de violencia en el Jerusalén Este y Cisjordania que ha costado la vida a cinco palestinos y tres israelíes.

La policia de fronteras de Israel vigila la Puerta de Los Leones la más utilizada para llegar a la mezquita Al-Aqsa, donde se han instalado cinco arcos detectores de metales. El gobierno de Israel los colocó después de que la semana pasada mataran a dos policías en este lugar santo para musulmanes y judíos. Desde entonces se han sucedido las protestas.
 

Al menos tres palestinos han muerto y otros 400 han resultado heridos, así como cuatro policías israelíes, durante las protestas que se han desencadenado este viernes en la Ciudad Vieja de Jerusalén y en otras localidades palestinas de Cisjordania contra las restricciones impuestas por Israel para acceder a la Explanada de las Mezquitas, que han reavivado el enfrentamiento entre ambas comunidades en los territorios ocupados.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha despegado este martes del aeropuerto de Ben Gurión, en Tel Aviv, poniendo fin a una visita de 28 horas a Israel y Palestina en la que ha intentando promover un acercamiento hacia la paz y lograr nuevos compromisos contra el terrorismo. Trump concluye así la segunda etapa de su primera gira internacional y pone rumbo al Vaticano, donde será recibido por el papa Francisco. Durante las 28 horas que ha estado en la región, Trump ha visitado Jerusalén y la ciudad cisjordana de Belén y se ha entrevistado con los presidentes israelí, Reuvén Rivlin y palestino, Mahmud Abás, así como con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. Trump no ha anunciado ninguna iniciativa para retomar negociaciones de paz, aunque se ha mostrado muy optimista en esa cuestión y ha asegurado que Netanyahu y Abás están dispuestos a ello y que él se va a involucrar personalmente en este asunto. También ha insistido en su condena del terrorismo y en instar a una alianza internacional contra este, además de indicar que la paz entre palestinos e israelíes puede servir de fundamento para una paz regional. El presidente estadounidense alabó al Estado de Israel y ha manifestado que este tiene lazos inquebrantables, antiguos y eternos con Tierra Santa, como también elogió a su anfitrión en la anterior etapa de su viaje, el rey Salmán de Arabia Saudi. Trump evitó hablar de la solución de dos estados para el conflicto palestino- israelí, y se limitó a apostar por la paz que acuerden las partes, sin ninguna otra condición más allá de que esta sea viable, al contrario que anteriores presidentes estadounidenses, que apostaron claramente a favor de tal planteamiento.