arriba Ir arriba

Más de 1.500 millones de musulmanes comienzan hoy el Ramadán, el mes de ayuno, que es el más importante de su calendario por constituir uno de los cinco pilares de la religión musulmana. Durante un mes los musulmanes deben abstenerse de comer, fumar, beber o mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta de sol. Es un período de recogimiento religioso en el que los creyentes se dedican a la oración.

El papa Francisco ha aterrizado en El Cairo para un viaje histórico de dos días. Su visita se produce tres semanas después de los atentados contra los coptos en el norte del país. A la minoría cristiana egipcia, Francisco le brindará un mensaje de cercanía y aliento. El papa también participará en una conferencia de paz organizada por la principal institución del islam suní.

El Islam es una religión que valora a la mujer y le concede derechos y libertades. Se puede cuestionar la fe del musulmán que maltrata a su mujer, y el mejor musulmán es el que mejor trate a su mujer. Como musulmanes, debemos denunciar, condenar y rechazar cualquier tipo de violencia, y no limitarnos al maltrato físico a la mujer, sino también al psicológico, considerado en el islam un crimen grave: insultar, difamar o hablar mal de la dignidad de una mujer es una falta grave en el Islam, y no se acepta el testimonio de quien la comete. Para hablar del tema nos acompaña Laura Rodriguez-Quiroga.

El mundo está sediento y necesitado de diálogo y no en todas partes se dan las condiciones que se den en nuestro país para poder dialogar y conocerse, para unirse y trabajar juntos en el beneficio de los intereses comunes de nuestra sociedad.
Conversamos en este programa con nuestro invitado, sobre el dialogo social, el conocimiento mutuo y la diversidad.
En el ámbito multicultural en el escenario español, existen guías y acciones que desde las asociaciones y las diferentes comunidades de distintos ciudadanos españoles de origen árabe está confirmando este gran movimiento de apertura hacia «el otro».
En estos momentos tenemos bien aclarado que, como se dijo en varias ocasiones en este programa, sobre el pensamiento, la formación y la ciudadanía, el respeto por la otra persona y su modo de pensar, por más diverso que sea con respecto al propio, no es de ninguna manera algo ajeno a la esencia de las grandes confesiones tradicionales de las comunidades viviendo en España, y la sociedad de nuestro país, en general.