arriba Ir arriba

El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha iniciado su congreso federal en Hannover en un recinto protegido por un fuerte cordón policial y entre protestas contra ese partido, envuelto, además, en fuertes tensiones internas. Las fuerzas de seguridad han hecho uso de cañones de agua para dispersar a grupos de jóvenes que pretendían bloquear los accesos al Centro de Congresos antes de la apertura del encuentro, mientras en distintos puntos de la ciudad se han producido enfrentamientos entre el operativo antidisturbios y grupos de manifestantes.

  • La primera ministra británica lamenta que Trump difunda vídeos de ultraderecha
  • Ha asegurado durante su visita a Jordania que fue una "acción incorrecta"
  • Trump retuiteó tres vídeos antimusulmanes de la ultraderechista Jayda Fransen
  • Ha replicado a May: "No te centres en mí, sino en el destructivo terrorismo islámico"

El eurodiputado polaco de extrema derecha Janusz Korwin-Mikke ha afirmado en un debate sobre la despoblación rural que "la culpa del problema demográfico es de que las mujeres trabajen fuera de casa y no tengan más hijos. Hay que decirlo porque todas se empeñan en trabajar fuera de casa". La eurodiputada socialista Iratxe García ha reclamado la apertura de una investigación para evaluar posibles sanciones al eurodiputado, que ya fue multado en marzo tras asegurar que las mujeres eran menos capaces que los hombres.

El Bundestag (Congreso o cámara baja alemán) salido de las elecciones del 24 de septiembre se ha constituido este martes con la presencia, por primera vez desde 1949, de la extrema derecha. El resto de partidos (conservadores de la CDU/CSU; socialdemócratas del SPD; los liberales del FDP; los Verdes y La Izquierda) están decididos a aislar en la medida de lo posible a la xenófoba Alternativa por Alemania (AfD), que con 92 diputados es la tercera fuerza en la cámara, y así lo han hecho desde la sesión inaugural. El consevador Wolfgang Schäuble, exministro de Finanzas, ha sido elegido presidente.

Angela Merkel ha ganado las elecciones generales según las primeras proyecciones de voto. Su partido, la CDU, ha conseguido un 32% de los votos, 12 puntos más que los socialdemócratas de Martin Sultz, que obtienen un 21%, el peor resultado de su historia. El líder de SPD ha anunciado que no formará coalición en el próximo gobierno de Merkel. También es historia la entrada en el Parlamento, por primera vez después de la segunda Guerra Mundial, del partido ultraderechista Alternativa por Alemania, que queda en tercera posición.

El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha logrado representación parlamentaria en las elecciones celebradas este domingo, según los sondeos a pie de urna. El 13% de los votos alcanzados por la formación xenófoba le convierten en tercera fuerza parlamentaria, tras el bloque conservador de Angela Merkel y los socialdemócratas, que han cosechado su peor resultado histórico.
Tras conocerse los primeros sondeos, el candidato ultraderechista, Alexander Gauland, ha asegurado que los alemanes "recuperarán" su país.
 

  • El partido del primer ministro, Mark Rutte, revalida la victoria con 33 escaños
  • El ultraderechista consigue 20 diputados y se aupa, por poco, a segunda fuerza
  • Con todo, la coalición de gobierno recibe un severo castigo y pierde 36 escaños
  • La Unión Europea felicita a Rutte y respira aliviada tras la derrota de Wilders
  • Especial elecciones en Holanda 2017 || Las claves de los comicios

Más de 12 millones y medio de holandeses están llamados a las urnas este miércoles, en unos comicios que pueden tener una importante repercusión en Europa porque medirán la fuerza de la extrema derecha.

Los colegios electorales han abierto a las 7:30, hora local, y cierran a las 21:00. Los ciudadanos tienen disponibles más de 10.000 centros de votación repartidos en todo el país.

Al contrario que en elecciones pasadas, el recuento será manual, para evitar ataques cibernéticos y hackeos.

El VVD, el partido de centro derecha del primer ministro, Mark Rutte, parte como favorito por delante del xenófobo Partido de la Libertad (PVV), de Geert Wilders. Se da por hecho que Wilders no gobernará en ningún caso ya que el resto de partidos se han comprometido a no pactar con él.