Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los vecinos de los Países Bajos, junto a los británicos, son los primeros en estrenar las urnas en estas elecciones europeas. Y lo hacen con un ojo en la ultraderecha y otro en las instituciones europeas. El Foro para la Democracia, un partido con apenas dos años de vida, sería según las encuestas el segundo más votado.

Una información de la corresponsal de RNE en Bruselas, María Carou.

Matteo Salvini. Es probable que todo el mundo conozca el nombre del ministro del interior de Italia, que se ha convertido en tan solo dos años en una de las caras más visibles del populismo en la Unión Europea. Muy crítico con Bruselas, con su politica migratoria y con su politica económica, Salvini se presenta como el hombre fuerte que, después de imponerse en Italia, aspira a conquistar la capital comunitaria con su partido de la Liga. Sueña con exportar las recetas populistas que tan bien les han funcionado en Italia.

Es un reportaje nuestra corresponsal en Roma, Sagrario Ruiz de Apodaca.

La inmigración y la economía son los principales temas de interés para el ciudadano alemán en estas elecciones europeas. Y las dos cuestiones trufan el ascenso de la ultraderecha.

Los últimos datos económicos suponen un respiro de alivio tras haber esquivado la recesión por un pelo el año pasado. Pero las perspectivas son sombrías porque las amenazas no han desaparecido.

Un reportaje del corresponsal de RNE en Berlín, Gabriel Herrero.

El gobierno conservador de Dinamarca ha logrado sacar adelante sus presupuestos con el apoyo de la ultraderecha. Y ésta, a cambio, ha conseguido que los inmigrantes irregulares y los delincuentes extranjeros sean enviados a una isla prácticamente deshabitada.

Parece una estampa del paradisíaco estado del bienestar danés pero la realidad es otra. La coalición de conservadores y la ultraderecha ha decidido que una pequeña isla a 3 kilómetros de la Dinamarca continental, y con sólo cuatro habitantes, sea un centro de internamiento para inmigrantes

La formación de ultraderecha, en su cuenta de twitter, asegura: "Los extranjeros criminales no tienen nada que hacer. Hasta que podamos deshacernos de ellos, los trasladamos a la isla de Lindholm y habrá policia las 24 horas. Excelente!"

Además de extranjeros con antecedentes, acogerá a supuestos yihadistas retornados e inmigrantes a los que se haya denegado el permiso de residencia o el estatus de refugiado. También a los que no se puede deportar por no haber acuerdo con los países de origen.

"No es una cárcel", responde el Ministro de Finanzas a quienes hablan de gueto y alega que "habrá un ferry disponible aunque deberán pasar la noche en la isla". En Dinamarca viven casi 6 millones de personas. Un 10% inmigrantes. En los últimos años se ha multiplicado la cifra de peticiones de asilo. De 800 en 1983, se pasó en 2014 a casi quince mil.

El resultado de Vox no ha pasado desapercibido para la prensa internacional. "La extrema derecha entra en el Parlamento regional", señalan los medios alemanes, que recuerda que en las últimas décadas los partidos de extrema derecha apenas habían jugado un papel político en España. La mayoría, como la británica BBC, vinculan este resultado al auge de formaciones populistas de ultraderecha en otras partes de Europa. "La excepción ha terminado", señala el diario francés Le Monde, tras destacar que "España era uno de los pocos países que hasta ahora había permanecido impermeable a los discursos xenófobos y euroescépticos". 

Entre los pocos líderes europeos que se han pronunciado, la ultraderechista francesa, Marine Le Pen, que fue de los primeros en felicitar a Vox por su resultado. Otros, como el del grupo liberal europeo, Guy Verhofstat, advierten tras felicitar a Ciudadanos: "El éxito de la extrema derecha nos debe preocupar a todos".