Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El diputado de ERC Gabriel Rufián ha acusado este viernes a los Mossos y a la Policía Nacional de "compadreo" con los grupos de ultraderechistas que el jueves se enfrentaron con radicales independentistas en Barcelona. 

"Que 200 nazis, a gritos de '¡Viva Franco! ¡Viva Hitler!, pudieran ir con compadreo incluso con los Mossos y la Policía, por la calle de Barcelona pegando a la gente, es inadmisible". 

Rufián cree que "el tiempo de las explicaciones ha pasado" y ha pedido la dimisión del jefe del operativo. 
 

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, ha pedido este viernes en una entrevista en Los Desayunos de TVE la dimisión del jefe del dispostivo de seguridad por el "compadreo" de los Mossos d'Esquadra con los grupos ultraderechistas que se enfrentaron a independentistas en Barcelona y por la desaparición de la Policía Nacional durante los enfrentamientos.

[Sigue en directo la última hora en Cataluña]

"Es inadmisible que 200 nazis, a gritos de '¡Viva Franco! ¡Viva Hitler!, pudieran ir con compadreo incluso con los Mossos, por la calle de Barcelona pegando a la gente", ha asegurado.

Los disturbios han vuelto a las calles de Barcelona por cuarta noche consecutiva tras una marcha convocada por los Comités en Defensa de la República (CDR) y que ha acabado con al menos once detenidos. Los mayores momentos de tensión se han vivido por la presencia de grupos de ultraderecha cargados con palos y símbolos franquistas. La intervención de los Mossos d'Esquadra ha impedido los enfrentamientos entre ambos, aunque se ha producido una agresión aislada a un joven independentista por un grupo de ultraderecha.

El encuentro Bulgaria-Inglaterra tuvo que ser detenido en dos ocasiones por los cánticos racistas de un sector de los hinchas que acudieron al estadio Natsionalen Vasil Levski de Sofía. La UEFA ha sancionado ya en varias ocasiones a la federación de ese país por las acciones de ese grupo de ultras, que han exhibido simbología neonazi y realizan el saludo fascista.

Sebastian Kurz repetirá como canciller de Austria tras ganar este domingo las elecciones anticipadas con un margen que le permite elegir entre varias coaliciones: repetir el polémico pacto con los ultranacionalistas, dar un giro radical hacia Los Verdes o recurrir a la desgastada gran coalición con la socialdemocracia.

Con el 37,2% de los votos y 71 escaños, el paritdo de Kurz, el ÖVP, ha sacado 5,6 puntos y 9 diputados más que hace dos años, cuando forzó otras elecciones anticipadas tras hacerse con el control del Partido Popular (ÖVP) y romper el pacto de Gobierno con los socialdemócratas.

Su Gobierno, esta vez con los ultranacionalistas del FPÖ, fue breve: 17 meses plagados de escándalos de sus socios, que acabaron en mayo con un caso de corrupción, la ruptura de la coalición y una moción de censura que tumbó su Ejecutivo.

Los vecinos de los Países Bajos, junto a los británicos, son los primeros en estrenar las urnas en estas elecciones europeas. Y lo hacen con un ojo en la ultraderecha y otro en las instituciones europeas. El Foro para la Democracia, un partido con apenas dos años de vida, sería según las encuestas el segundo más votado.

Una información de la corresponsal de RNE en Bruselas, María Carou.

Matteo Salvini. Es probable que todo el mundo conozca el nombre del ministro del interior de Italia, que se ha convertido en tan solo dos años en una de las caras más visibles del populismo en la Unión Europea. Muy crítico con Bruselas, con su politica migratoria y con su politica económica, Salvini se presenta como el hombre fuerte que, después de imponerse en Italia, aspira a conquistar la capital comunitaria con su partido de la Liga. Sueña con exportar las recetas populistas que tan bien les han funcionado en Italia.

Es un reportaje nuestra corresponsal en Roma, Sagrario Ruiz de Apodaca.

La inmigración y la economía son los principales temas de interés para el ciudadano alemán en estas elecciones europeas. Y las dos cuestiones trufan el ascenso de la ultraderecha.

Los últimos datos económicos suponen un respiro de alivio tras haber esquivado la recesión por un pelo el año pasado. Pero las perspectivas son sombrías porque las amenazas no han desaparecido.

Un reportaje del corresponsal de RNE en Berlín, Gabriel Herrero.