Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los 47 migrantes a bordo del barco de la ONG Sea Watch desembarcaron el domingo por la noche en el puerto de Lampedusa (Italia) tras cuatro días esperando permiso en el mar. La Fiscalía local permitió su desembarco, una autorización que contradice al ministro del Interior, Matteo Salvini, que se enteró de la noticia en directo. Visiblemente irritado, Salvini prometió denunciar a cualquiera que “permita la inmigración irregular”, incluido el fiscal de Lampedusa.
 

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que no pasa por su mejor momento. 2018 fue el año más violento para los periodistas desde que se tiene registro. Corea del Norte, China, Siria, Arabia Saudí, Cuba o Venezuela son malos escenarios para ejercer el periodismo. En México, han sido asesinados 100 periodistas desde el 2006. El último, anoche mismo en el Estado de Oaxaca.

El 3 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa, para recordar que hay muchos países en el mundo en los que ejercer el periodismo puede costarte la vida. En el último año 66 periodistas han sido asesinados en todo el mundo. El listado de Reporteros sin Fronteras consagra a Noruega como el mejor país para ejercer la profesión, y a Turkmenistán como el peor (desplazando a Corea del Norte). España está en el puesto 29, con alertas por los ataques directos a periodistas en las coberturas sobre Cataluña o en la campaña electoral, de forma evidente, de Vox. Repasamos con nuestros corresponsables cómo es ejercer el periodismo en tres países con puestos bajos en la lista: Rusia, Marruecos y México.

El sultán Hassanal Bolkiah, uno de los hombres más ricos del mundo, gobierna con mano de hierro Brunéi, un pequeño país asiático del tamaño de la Comunidad de Madrid. Sus 400.000 habitantes, la mayoría musulmanes, se enfrentan desde este miércoles a la pena capital o a ser lapidados, si mantienen relaciones con personas del mismo sexo, si cometen adulterio o una violación. Entra en vigor el nuevo código penal basado en la sharía, o ley musulmana.

La ONG Human Rights Watch denuncia que más de 1.500 menores están encarcelados en Irak por supuestas acusaciones de pertenencia al autoproclamado Estado Islámico. Según la ONG, la mayoría de los niños fueron sometidos a juicios de cinco minutos, y muchos están presos simplemente por ser hijos de combatientes en el grupo yihadista, que lucha estos días por proteger Al Baghouz, su último reducto habitado en Siria.

El diario The New York Times ha revelado este miércoles presuntas irregularidades y malas prácticas en los centros de detención de menores migrantes en Estados Unidos. Según una enfermera, los trabajadores no siempre hacían caso de las denuncias de violación ni trasladaban a los niños al hospital, como ocurrió con Felipe, el niño de ocho años fallecido en diciembreLos menores deben pasar 72 horas en el centro, pero el niño ya llevaba seis días allí. Desde hace una década, activistas y ONG denuncian las malas prácticas en estos centros.