arriba Ir arriba

Un palestino ha matado a tiros a tres israelíes y ha herido gravemente a otro en la colonia judía de de Har Hadar, a las afueras de Jerusalén, en la Cisjordania ocupada. El agresor ha muerto por disparos de las fuerzas de seguridad.

Según el comunicado policial, el agresor entró en el asentamiento y disparó contra las fuerzas de seguridad presentes en el lugar antes de ser "neutralizado". Posteriormente murió en el hospital a consecuencia de sus heridas.

Desde octubre de 2015 han muerto 270 palestinos y 46 israelíes en actos de violencia esporádicos en Cisjordania y Jerusalén.

Una familia palestina, que desde hacía 53 años vivía en una casa alquilada en el barrio Sheij Jarrah en Jerusalén Oriental, ha sido desalojada este martes y la vivienda ya la ocupan unos colonos judíos. Hacía años que los Shamasne esperaban ese desalojo, desde que una sentencia del Tribunal Supremo de agosto de 2013 rechazó la apelación de la familia y dictaminó que no son considerados inquilinos protegidos y que por lo tanto los dueños del inmueble, judíos, podían desalojarlos.
 

El ministro de Comunicaciones de Israel, Ayoub Kara, ha anunciado su intención de cerrar la oficina en Jerusalén del canal de noticias de Catar Al Jazeera, al que acusan de "incentivar" la violencia y "apoyar el terrorismo".

Kara ha dicho que los proveedores de televisión por cable del país han accedido a cortar la señal al canal catarí. A este respecto, ha añadido que el cierre de la oficina requerirá modificar las leyes.

Por su parte, un portavoz del canal ha anunciado que responderá a la decisión de Israel "a través de la Justicia" y ha denunciado que no han sido vetados de la rueda de prensa donde se ha hecho el anuncio.

Además, el director de la cadena en Doha, Giles Trendle, ha asegurado a Efe que el medio se niega "a ser silenciado".

Israel planea revocar las credenciales a los periodistas de la cadena, además de suspender las emisiones en inglés y árabe por cable y satélite.

El país acusa a Al Jazeera desde hace años de sesgo en la cobertura del conflicto con Palestina.

  • Ha cerrado la Explanada de las Mezquitas a los palestinos menores de 50 años
  • Los fieles vuelven a rezar en las calles adyacentes, en una atmósfera de tensión
  • Cuatro personas han resultado heridas en los altercados de la Ciudad Vieja
  • En Cisjordania ha habido enfrentamientos, que han dejado una decena de heridos
  • Un palestino ha sido abatido al atacar a soldados israelíes, según el Ejército

Las autoridades de Israel han retirado todas las medidas de seguridad adicionales implantadas en las inmediaciones de la Explanada de las Mezquitas tras el atentado que acabó con la vida de dos policías, por lo que el presidente de la Autoridad Palestina ha solicitado el cese de las protestas que se han sucedido durante las dos últimas semanas.

Los palestinos han vuelto a rezar fuera de la Explanada de las Mezquitas pese a que Israel retiró de madrugada los detectores de metal y las cámaras de los accesos que han provocado un aumento de la tensión y la violencia. El Gabinete de Seguridad israelí, reunido anoche, decidió de madrugada aceptar las recomendaciones de los cuerpos de seguridad y sustituir los detectores por otras medidas tecnológicas, como cámaras inteligentes, informó la Policía israelí en un comunicado.

Israel ha decidido este martes retirar los detectores de metal que había situado a la entrada de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalem, según fuentes oficiales. Esta medida de seguridad fue colocada por el gobierno israelí como reacción a la muerte de dos policías en ese lugar el pasado 14 de julio.

El comunicado afirma que este sistema de seguridad será sustituido por otro menos intrusivo, aunque aún no se han dado detalles de cuál será el sistema. Desde la colocación de los detectores se habían sucedido numerosas protestas por parte de los musulmanes, por lo que esta decisión alivia en parte la tensión existente entre Israel y Palestina.

Israel ha instalado durante la mañana del domingo nuevas cámaras de seguridad en la entrada de la Explanada de las Mezquitas mientras el gabinete de Gobierno debate en su reunión semanal si retirar los detectores de metales que han provocado masivas protestas y una escalada de violencia en el Jerusalén Este y Cisjordania que ha costado la vida a cinco palestinos y tres israelíes.

La policia de fronteras de Israel vigila la Puerta de Los Leones la más utilizada para llegar a la mezquita Al-Aqsa, donde se han instalado cinco arcos detectores de metales. El gobierno de Israel los colocó después de que la semana pasada mataran a dos policías en este lugar santo para musulmanes y judíos. Desde entonces se han sucedido las protestas.
 

Al menos tres palestinos han muerto y otros 400 han resultado heridos, así como cuatro policías israelíes, durante las protestas que se han desencadenado este viernes en la Ciudad Vieja de Jerusalén y en otras localidades palestinas de Cisjordania contra las restricciones impuestas por Israel para acceder a la Explanada de las Mezquitas, que han reavivado el enfrentamiento entre ambas comunidades en los territorios ocupados.

El embajador de Israel en España, Daniel Kutner, ha defendido en Las mañanas de RNE las medidas de seguridad implantadas por las autoridades israelíes en los accesos a la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, tras el ataque en el que han muerto dos policías y los tres agresores, árabe-israelíes. "Lamentablemente, la agitación no ha terminado y ha habido disturbios en estas noches debido a las medidas extras de seguridad que, en realidad, están destinadas a beneficiar a los propios visitantes", ha explicado Kutner.