arriba Ir arriba

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha despegado este martes del aeropuerto de Ben Gurión, en Tel Aviv, poniendo fin a una visita de 28 horas a Israel y Palestina en la que ha intentando promover un acercamiento hacia la paz y lograr nuevos compromisos contra el terrorismo. Trump concluye así la segunda etapa de su primera gira internacional y pone rumbo al Vaticano, donde será recibido por el papa Francisco. Durante las 28 horas que ha estado en la región, Trump ha visitado Jerusalén y la ciudad cisjordana de Belén y se ha entrevistado con los presidentes israelí, Reuvén Rivlin y palestino, Mahmud Abás, así como con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. Trump no ha anunciado ninguna iniciativa para retomar negociaciones de paz, aunque se ha mostrado muy optimista en esa cuestión y ha asegurado que Netanyahu y Abás están dispuestos a ello y que él se va a involucrar personalmente en este asunto. También ha insistido en su condena del terrorismo y en instar a una alianza internacional contra este, además de indicar que la paz entre palestinos e israelíes puede servir de fundamento para una paz regional. El presidente estadounidense alabó al Estado de Israel y ha manifestado que este tiene lazos inquebrantables, antiguos y eternos con Tierra Santa, como también elogió a su anfitrión en la anterior etapa de su viaje, el rey Salmán de Arabia Saudi. Trump evitó hablar de la solución de dos estados para el conflicto palestino- israelí, y se limitó a apostar por la paz que acuerden las partes, sin ninguna otra condición más allá de que esta sea viable, al contrario que anteriores presidentes estadounidenses, que apostaron claramente a favor de tal planteamiento.

El periodista Antonio Pampliega nos presenta su libro En la oscuridad, en el que relata cómo fueron sus 299 días de cautiverio en Siria, donde fue secuestrado junto a Ángel Sastre y José Manuel López entre mediados de julio de 2015 y mayo de 2016, aunque él se llevó la peor parte: durante siete de esos 10 meses lo mantuvieron aislado al ser tomado por un espía.

Preguntado acerca de si volvería a Siria, contesta que nunca. "Se lo prometí a mi familia. Y también me he dado cuenta de que ningún reportaje merece mi vida", afirma el periodista que, a pesar de todo, piensa seguir trabajando en zonas en conflicto, aunque con menor grado de peligrosidad que Siria.

"Quiero seguir dedicándome a lo que me he dedicado desde hace nueve años. Nadie, ni mucho menos esta gente, va a cambiar mi modus vivendi, que es lo que quieren con los atentados, como por ejemplo, el de Manchester", asegura Pampliega, que añade que el mundo sería más opaco sin periodistas: "Por eso hay que seguir yendo. Se lo merecen los sirios, los libios, cualquier persona".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha iniciado este lunes su estancia de dos días en Israel con una histórica visita al Muro de las Lamentaciones, un acto de gran significado político y religioso al ser el primer mandatario estadounidense en activo que visita el lugar más sagrado de la religión judía, que se encuentra enclavado en Jerusalén Este, la parte de la ciudad ocupada por Israel desde 1967, y que forma parte de la Explanada de las Mezquitas, sagrada para los musulmanes.

El presidente de Estados Unidos ha llegado este lunes a Israel en la segunda parada de su primera gira internacional. Al poco de aterrizar en Tel Aviv, se ha trasladado a Jerusalén, donde ha llevado a cabo una "visita privada" por la Ciudad Vieja que ha incluído el Muro de las lamentaciones, lo que le convierte en el primer mandatario estadounidense que, en el ejercicio de su cargo, visita el lugar sagrado para los judíos, enclavado en la parte coupada por Israel desde 1967.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aterrizó hoy en la capital de Arabia Saudí, Riad, para dar comienzo a su primera gira internacional, que le llevará a Israel, Palestina, el Vaticano, Bruselas (Bélgica) y Sicilia (Italia). Trump fue recibido por el rey Salman bin Abdulaziz a pie de pista, en el aeropuerto Rey Jaled de Riad, tras el aterrizaje del avión, que se produjo a las 9.50 hora local (7.50 GMT).