Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El gobierno reconocido de Libia ha comunicado este domingo la muerte del militante yihadista argelino Mokhtar Belmokhtar tras un ataque de la coalición estadounidense en el interior del país.

Horas antes, el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha informado de dicha ofensiva antiterrorista y ha confirmado que Belmokhtar era uno de los objetivos de al menos uno de los aviones que han intervenido. Sin embargo, el Pentágono ha pedido cautela sobre lo sucedido y ha expresado la necesidad de pruebas forenses para poder declarar su muerte con certeza.

Belmokhtar fue dirigente de la fracción de Al Qaeda en Argelia (integrada en Al Qaeda en el Magreb Islámico) que en 2010 secuestró a los españoles Alicia Gámez, Roque Pascual y Albert Vilalta durante 268 días.

En una entrevista en el canal 24 para evaluar la dimensión terrorista en Túnez tras el ataque contra el Museo del Bardo en Túnez, el Teniente Coronel Díez Alcalde, del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) ha señalado en que el país “este terrorismo ha repuntado desde el año 2012, cuando surge un grupo islamista llamado Anshar Al Sharía”. Además, ha destacado que “cuando hay una cierta estabilidad en el Gobierno ellos intentan atacar este avance, también a Occidente, que se ve reflejado en el ataque a los turistas, y también a las fuerzas de seguridad. Si se conjugan estos tres factores, vemos la misma dinámica repetida en otros escenarios”. No obstante, ha apuntado que “por peligrosidad, en el Norte de África estamos viendo la extensión tremendamente rápida de los grupos que se afilian al Estado Islámico” y recuerda que “hay una amalgama de grupos jurando lealtades (al Estado Islámico y a Al Qaeda) pero siempre con el mismo objetivo: atacar a sus Gobiernos, en primer lugar, y aterrorizar a Occidente”.