Anterior Cinco comedias de distintos estilos y décadas, la próxima semana en Historia de nuestro cine Siguiente Sergio Dalma, La oreja de Van Gogh y Javier Llano, invitados de 'Operación Triunfo' en la gala 8 Arriba Ir arriba
Durante el rodaje en el Centro Regional de Rehabilitación de Alcohólicos

Vidas al límite

|

"Libre de drogas" se llama el programa que Cáritas Diocesana de Zamora ha puesto en marcha para atender a personas con diferentes adicciones. A lo largo de este reportaje visitamos varios centros y contamos la lucha de personas adictas y de los profesionales que los atienden para conseguir un resultado positivo. 

En el Centro de Atención a Drogodependientes (CAD), los toxicómanos reciben tratamiento ambulatorio. Por aquí, en los 20 años de funcionamiento, han pasado de más de 5.000 personas de toda clase y condición. Un equipo de profesionales: psicólogos, médicos, enfermeras y trabajadoras sociales se encarga del abordaje sanitario, psicológico y social del toxicómano.

Fuera de la ciudad, en el Camino Viejo de Villaralbo, se encuentra la comunidad terapéutica de Proyecto Hombre, que Cáritas inició hace 26 años para ofrecer al toxicómano un espacio para rehabilitarse y reinsertarse socialmente. Un centenar de personas están en el Proyecto Hombre, casi la mitad en la comunidad terapéutica. Durante nueve meses, los residentes cumplen un programa en régimen de internado y muy pensado para que adquieran hábitos que les permitan llevar una vida normalizada y libre de drogas.

Nuestro recorrido acaba en Peleagonzalo, donde está el centro regional de rehabilitación de alcohólicos "San Román", gestionado por también por Cáritas. Desde hace 14 años han pasado por aquí 1.400 personas.