Enlaces accesibilidad

Así empezó el caso Wanninkhof

  • Rocío desapareció en Mijas el 9 de septiembre de 1999.
  • Su cadáver fue encontrado en un descampado un mes después.
  • La que fuera la pareja sentimental de su madre, Dolores Vázquez, fue la principal sospechosa y posteriormente detenida.

Por

Rocío Wanninkhof, una joven de 19 años de Mijas (Málaga), pasó la tarde en la casa de su novio. Iba a ir a la feria de Fuengirola, esa misma noche, pero antes hacia las diez, quiso pasar por su casa para ducharse y cambiarse de ropa. Nunca llegó a cubrir los 500 metros que la separaban del domicilio familiar, ya que no consiguió llegar a su casa.

Su madre empezó a preocuparse por la ausencia de su hija esa misma noche, aunque supuso que había ido a dormir a casa de alguna amiga, después de haber acudido a la feria de Fuengirola o que estaba en casa de su novio Antonio. Sin embargo, no fue así, dando un paseo, al día siguiente, encontró sus zapatillas y rastros de sangre en un descampado. Dio la voz de alarma y empezó una intensa búsqueda. Incluso la familia para la que Rocío hacía de canguro ofreció dos millones de pesetas para quien aportara alguna pista sobre su paradero.

Encuentran el cadáver de Rocío

Casi un mes después, la policía encontró el cadáver de una joven con ocho puñaladas en la espalda. Según reveló la autopsia, se trataba de Rocío Wanninkhof. Su novio Antonio, dijo, desde el primer momento, tener la conciencia muy tranquila sobre lo que le hubiera podido pasar a su novia, para despejar cualquier duda.

A los pocos días, la familia de Rocío ya apuntó que el asesino de Rocío tenía que ser alguien cercano a ella por la forma, el sitio y la hora a la que se produjeron los hechos, idea que respaldó la Guardia Civil.

Empieza la investigación

Junto al cuerpo de Rocío se encontraron sus efectos personales introducidos en una bolsa de plástico. Desde el principio de la investigación, que desempeñaba la Unidad Central Operativa (UCO), se habló de supuestas pruebas, como una huella en una camiseta y de dos personas sospechosas. La principal, una "amiga de la familia vecina de La Cala". Alicia Hornos dijo públicamente que el presunto móvil era el rencor. Según la madre de la joven de Mijas, Vázquez había personalizado en Rocío una venganza al considerarla responsable del distanciamiento que la alejó de la familia.

Detención de Dolores

Las sospechas se materializaron un año después, en septiembre de 2000 cuando la Guardia Civil detuvo a Dolores Vázquez, quien fue pareja sentimental de la madre de Rocío, Alicia Hornos, durante 10 años. En ese tiempo, Vázquez ejerció como un padre para las dos hijas de su pareja, Rocío y Rosa, aún después de separarse de ella. Tanto en declaraciones a los medios de comunicación como en su declaración ante el juez, Dolores afirmó que era inocente. A pesar de que la justicia no contaba con pruebas incriminatorias, ingresó en prisión, donde permaneció 17 meses.