Enlaces accesibilidad

Lotería de Navidad 2018

Dave: "Este año jugaré a la Lotería con mi número del 'casting' de OT"

Por
Dave, África y Joan, concursantes de OT
Dave,África y Joan, concursantes expulsado de OT. TVE

Soñar con un número de la Lotería de Navidad, encontrártelo por la calle o tenerlo pegado en el pecho, cualquier señal puede ser un signo de la suerte. En el caso de uno de los concursantes expulsados de Operación Triunfo, Dave, la cosa esta clara. Este gaditano de veinte años comprará este año el 7515, su número en el casting de OT.

A la hora de elegir las terminaciones de los décimos, Dave sigue la tradición familiar y suele comprar el 4 y el 11, el 4 porque "es el número favorito de mi madre" y el 11 porque "era el número favorito de mi abuelo, que ya murió". Además si alguien cercano sueña con algún número también lo intenta conseguir.

Este joven de San Lúcar de Barrameda compra lotería en los sitios en los que se va de viaje a lo largo del año y lo hace en compañía de su madre y de su vecina. Cuenta como anécdota a RTVE.es que "una vez me vino un cuponero. Yo se que no me va a tocar, pero y si toca... y tuve que comprarle todos los números". Dave insiste en que "siempre digo lo mismo, vale no va a tocar, pero algunas veces toca".

Con el Gordo se compraría una casa

Si a este exconcursante de OT le tocase el Gordo "donaría una parte y con la otra me compraría una casa". Dave recuerda con cariño su infancia y especialmente las mañanas del 22 de diciembre. "Ese día casualmente me ponía yo malo y no iba al colegio. Me ponía con los números encima de la mesa, miraba y comprobaba si salían, con la cantinela de 'mil euros'". Además veía las caras de los niños y las niñas de San Ildefonso y "por la cara de emoción que ponían ya se sabía si tocaba premio antes de que lo cantaran".

Otra expulsada de OT, África, no juega a la lotería pero la que se encarga de llevar el sorteo a casa es su madre que siempre comparte un número con los compañeros de trabajo. "Mi padre y yo nos dedicamos a echarle la bronca a mi madre y ella sigue intentándolo", detalla la madrileña."Yo creo que mi madre se compraría una casa en la playa o lo ahorraría", en el caso de que le tocase el Gordo.

África rememora a su tío: "El hermano de mi madre, que murió, estaba supermetido en el sorteo de Navidad y compraba el periódico para estar pendiente de la lista de números premiados" por lo que la cantante recuerda "ir a casa de mis abuelos y vivir la ilusión de ese momento".

El mallorquín Joan, que también ha abandonado la academia de OT, no compra lotería pero sus padres si, sobre todo en Navidad. Este joven apunta que su progenitor comparte la suerte con toda la familia. A la hora de fantasear con el primer premio, supone que su padre "se compraría una casa, lo invertiría en arreglar la que tenemos o incluso, con un poco de suerte, me produciría un disco". "Una vez mi padre soñó un número y lo compramos toda la familia, estuvimos muy pendientes, nos lo creímos bastante, pero no hubo suerte", remata Joan.

RTVE

anterior siguiente