Enlaces accesibilidad

Descubre a los Gnomos de tu casa con la ayuda de Daniela Guglielmetti

  • La ilustradora chilena publica Duendes caseros
  • Daniela también lleva el arte a nuestras casas con la iniciativa Dibujo a domicilio

Por
Ilustración de 'Duendes caseros'
Ilustración de 'Duendes caseros'

La ilustradora Daniela Guglielmetti (Santiago de Chile, 1973) ha publicado libros como Sabia Vida Savia: manual de irrealismo pragmático, Ediciones Amargord, Madrid (2008), con textos de la venezolana M. Gabriela Lovera (Caracas,1972), además de colaborar con editoriales y periódicos de España, Reino Unido, Chile y Venezuela, donde también ha expuesto su obra pictórica. Además, ha creado la interesante iniciativa Dibujo a domicilio de la que os hablamos luego. Su último desafío es el libro infantil Duendes caseros, de nuevo con textos de la venezolana M. Gabriela Lovera.

“Teóricamente, Duendes caseros podría ser un catálogo –asegura Daniela-, pero a los duendes no les gustan las palabrotas. ¿Sabes? Como hablan en rima no suelen ser tomados muy en serio por las ciencias exactas. Que yo sepa, hasta ahora nadie había escrito un libro hablando de ellos”.

Portada de 'Duendes caseros'
Portada de 'Duendes caseros'

Portada de 'Duendes caseros'

“Lo que si te puedo asegurar –continúa Daniela- es que a los duendes se los han visto en la Calle Hurgo Doquier en el 5 Bis (Seguramente y me atrevo a decir que fue en un piso por Madrid por lo de Bis) Su presencia se ha hecho sentir muy fuertemente en la casa de la familia Pesquiso (la autora los conoce). Por sabiduría popular se reconoce que los duendes caseros existen ya que las señas son inequívocas. Los rastros que dejan son clarísimos, mucha gente habla de ello. ¿Quién te sala la bebida sino?, te descosen algún botón, te mueven las cosas de sitio.... ese tipo de cosas”.

“En el libro –añade la ilustradora- se describe todo lo que se sabe de ellos; pero nada de datos cuantitativos, ni medidas, ni color de ojos, se habla de lo que importa: que es lo que les gusta y que los hace únicos. En total aparecen 22 personajes, si se toma en cuenta el Duende Alex Libris que está nada más abrir el Libro”.

“Gabriela ha recogido este material y lo ha puesto todo magistralmente en una rima que te deja casi “Rapeando” después de que lo lees. La imaginación se dispara y quedas viendo duendes dónde no los hay” –concluye la iustradora-.

Ilustración de 'Duendes caseros'
Ilustración de 'Duendes caseros'

Ilustración de 'Duendes caseros'

¿Dónde viven los gnomos?

Pero… ¿Dónde podemos buscar a los gnomos? “Se encuentran en distintas partes de la casa –asegura Daniela-. Según entras ya hay alguien que vive en el felpudo de la casa: Bienvenida Güelcom, que es casi como el portero del edificio, sabe todo lo que pasa, intercepta al duende que pasa por ahí y le saca alguna confesión.. Esa es mejor tenerla de amiga”.

“Luego hay uno en el Pomo, otro en la escalera, en las vigas, entre almohadones, rodapiés, baños, cocinas, tuberías, paredes… en muchos lugares. ¡Ah! y debajo de la cama, por supuesto”.

“Cada uno –añade Daniela- es diferente del otro. No va ser igual quien vive en una viga y lo ve todo desde lo alto a otro que esta todo el día encerrado en un armario. El que está en el armario tiene sus propias maneras, lo más seguro es que sea un amante de la ropa o un friki del orden, o del desorden; y el que está en lo alto necesitará siempre un poco de distancia, para no agobiarse. No se parecen en nada. Una que vive en el cajón se parece a un perfumero y la que vive en las vigas se camufla entre las polillas”.

Páginas de 'Duendes caseros'
Páginas de 'Duendes caseros'

Páginas de 'Duendes caseros'

El universo de los gnomos está en verso

En cuanto a su colaboración con M. Gabriela Lovera, Daniela asegura que: “Admiro su trabajo enormemente. Tanto como para haberme lanzado en una aventura que casi me arruina económicamente. Me río de sus ocurrencias y disfruté mucho trabajar con ella. Cuando me embarco en un proyecto con ella es todo juego en la fase de creación. Al comienzo del proyecto nos juntábamos todos los días. Ella trabajaba en los textos y yo en los bocetos un mes intenso de 8 horas diarias hasta que concluimos esta fase que fue la presentación del libro en bocetos para buscar editorial”.

“Yo acepté hacer el proyecto –continúa- antes de que estuviera en rima, durante ese mes lo reescribió por completo y luego transcurrió tardamos un año en pulir el texto y en elaborar las artes finales. En mi opinión sus textos son sofisticados y están hilados a la perfección para ser profundos a la vez que caseros y/o cotidianos. Palabras como enchufes, tostadoras, pasteles, y hasta la terminación culo entran en una rima. Hay profundidad en el contenido y en las formas tanto por la minuciosidad con la que escoge las palabras como la manera como aborda a cada duende para describir de una manera muy divertida y poética las rarezas que hacen a cada uno de ellos especial. Esto no deja de sorprenderme”.

“En el libro –añade la ilustradora- se abordan características de personalidad complejas como por ejemplo esas personas que se deprimen y se alegran con frecuencia (yo diría que es bipolar pero es un libro infantil y no llega a ser un trastorno) o esas personas que se malhumora cuando le mueven su mundo, o alguien con tendencia al chismorreo que puede ser irritante, pero que al mismo tiempo te acoge y entretiene. Son raros pero todos tienen algo especial, bonito”.

Páginas de 'Duendes caseros'
Páginas de 'Duendes caseros'

Páginas de 'Duendes caseros'

Su primer libro infantil

Aunque no lo parezca por el excelente resultado, Duendes Caseros es el primer trabajo infantil de Daniela. “Es un libro, que pensamos para niños. Pero ambas hemos tenido muchas dudas porque no habíamos hecho nunca antes nada para niños, salvo creer que si nos gusta a nosotros como para reírnos tontamente y sorprendernos como cuando éramos niños, podría valer para ellos”.

“Esa risita que puedes tener como cuando algo te da risa y te da ternura a la vez, como cosquillitas –añade- . Eso es la sensación que buscábamos. Una parte mía se mantiene totalmente infantil aún. Mi criterio profesional a la hora de trabajar el libro era la siguiente pregunta ¿Me habría gustado a mí cuando niña? Si la respuesta es afirmativa pues iba por buen camino. Alguna niña como M.Gabriela y como yo debe haber en el planeta”.

Dibujo de un niño del Duende Cagoncillo
Dibujo de un niño del Duende Cagoncillo

Dibujo de un niño del Duende Cagoncillo

Dibujando a los duendes

En cuanto a dibujar a los duendes, Daniela asegura que ha sido un trabajo muy libre: “Como es un proyecto personal, yo hice lo que me dio la gana. Cada duende es de su madre y de su padre. Aunque intenté unificar el trabajo con un estilo que desarrollé para una colaboración que hice para un libro de texto. En una mezcla de dibujo que viene de mi experiencia con el collage”.

“A nivel formal –continúa la ilustradora- uso portamina 2B para línea y sombras. Una base de grisalla y acuarela sobre papel de algodón de 300 gramos (riquísimo el papel) pero en ese papel el lápiz desaparecía así que luego no apliqué más sombreado. Con respecto a las formas me gustan los planos confusos esto viene de mi experiencia con el recorte en collage hechos para prensa cuando comencé a ilustrar en Venezuela y más tarde en Chile”.

Algunas siluetas o formas son caprichosas –añade Daniela-. Me gusta ajustar las formas a una silueta definida como cuando buscas formas en las nubes. Los duendes aparecen dentro de unas formas y se combinan con otras caprichosamente. Hay un duende en forma de tijera otro en forma de macetero, otra es un zapato”.

Al final te quedas con la duda de si existen o no –asegura-. Porque realmente no mostramos nunca ese duende, que seguro te dejará tranquilo y que sí que se ha catalogado, ese con el gorro rojo, o de orejas puntiagudas. En el libro de los Duendes Caseros el Duende que existe siempre es Arte y creatividad que habitan y dan vida a las cosas”.

Para promocionar su trabajo Gabriela, la compañera de Daniela, organiza cuenta cuentos y otras actividades: “También hizo una visita a un colegio en el que leyó a los niños los cuentos para que ellos dibujasen su propio duende. Y crearon rimas muy graciosas. Parece que les impresionó bastante el duende que vive en la cisterna del baño: “Pedonsio Alretrete”.

Dibujo a domicilio

Sesión de Dibujo a domicilio
Sesión de Dibujo a domicilio

Sesión de Dibujo a domicilio

Además de los gnomos Daniela tiene un proyecto muy interesante al que llama Dibujo a domicilio: “Es un proyecto único, que empecé hace 5 años aproximadamente. Consiste en que un grupo de dibujantes vamos a casa de la persona que nos invite a dibujarla. La idea es que su casa se convierta por una noche en lugar para el arte donde el anfitrión se convierte en nuestro modelo. Digamos que estamos trayendo la figura del pintor de cámara a la actualidad”.

“El grupo –continúa- suele ser de 5. Pero hasta hoy han sido parte del grupo unos 11 dibujantes, artistas e ilustradores. Actualmente yo no estoy físicamente presente dentro del grupo (porque está en Inglaterra) y está a cargo uno de los ilustradores pero siempre estoy pendiente de lo que está pasando allí. Lo importante es que a la gente le encanta. Pasamos una noche divertida y es realmente algo diferente”.

Tras la sesión, la gente puede adquirir los dibujos que le gusten: “Creemos que debe haber un intercambio para que se valore. Eso sí, lo compartimos todo digitalmente para que puedas descargar e imprimir todos los dibujos. El dibujo tiene un precio económico y puedes escoger entre 25 dibujos de vistas, perspectivas y estilos diferentes. ¡Un regalazo!”.

El éxito de esta iniciativa ha hecho que el grupo de Dibujo a domicilio también participe en eventos: “No era nuestra intención. Ni siquiera nos lo habíamos planteado. Pero desde muy pronto nos invitaron a participar a conferencias. La primera vez fue a un Tedx, y luego en Casa de América, el instituto Cervantes y otras veces con una marca de Tequila que nos abrió las puertas a otras marcas comerciales”.

Originales de Dibujo a domicilio
Originales de Dibujo a domicilio

Originales de Dibujo a domicilio

Actualmente trabaja en Inglaterra

Desgraciadamente, como tantos jóvenes, Daniela ha tenido que irse de España en busca de mejores oportunidades laborales: “Intenté mover el proyecto de Dibujo a domicilio lo más que pude, pero no supe ni pude darle valor comercial porque, en el fondo, nunca fue ese su propósito ni nuestro interés. Pero digamos que estoy pagando las consecuencias”.

“Total que finalmente emigré buscando resolver pagar facturas básicas. Trabajo en "Retail" lo digo en inglés porque estoy en Inglaterra. Recién llegada. Espero que en un año pueda pagar las facturas y reunir fuerzas para relanzar Dibujo a Domicilio, que tanto he echado en falta”.

“Esta vez sería en solitario y como embajadora de la actividad bajo el nombre de “The drop-in artist”. Espero, y esta ha sido una de mis visiones iluminadas, llegar de casa en casa hasta la meca del retrato el National Portrait Gallery. A lo mejor allí también hay duendes”.

The drop-in artist
The drop-in artist

The drop-in artist

RTVE

anterior siguiente