Enlaces accesibilidad

'Joker', Joaquin Phoenix nos congela la sonrisa en la cara

  • Todd Phillips cuenta los orígenes del personaje en una de las mejores películas del año
  • La cinta ganó Venecia y Phoenix se perfila como favorito a los Oscar
  • Joker se estrena este viernes, 4 de octubre

Por
Tráiler de 'Joker'

Extraordinario, fantástico, cautivador, patético, terrorífico, magistral… cualquier adjetivo gradilocuente os servirá para definir a este Joker que ya es uno de los personajes más fascinantes que hemos visto nunca en el cine gracias a un guion extraordinario y a una interpretación que tardaremos en olvidar. Ya apostamos a que Phoenix se llevará el Oscar a Mejor Actor y que la cinta debería figurar en otras candidaturas principales como Mejor Película, Dirección, Guion, Fotografía…

A todos nos sorprendió que una película de superhéroes ganase el festival de Venecia. Pero es que este Joker es mucho más. Sin traicionar nunca al personaje, más bien al contrario, la película nos deja pegados al asiento y nos hace vivir una montaña rusa de emociones. No esperéis peleas de superhéroes, pero sí miedo, desesperación, tristeza, esperanza, violencia, crítica social y política… y mucho humor negro. Sin olvidar que es un estupendo estudio sobre la locura.

Todo eso en una película de aire setentero que debe mucho al cine de Scorsese, sobre todo a Taxi Driver (1976) y a El rey de la comedia (1983). No es casualidad que Robert de Niro (protagonista de las dos cintas mencionadas), interprete un papel muy especial con el que parece pasarle el testigo a Phoenix de esas míticas películas.

Joaquin Phoenix en un momento de la película

Pero, a pesar de ese aire setentero que mencionamos, Joker habla de temas muy actuales, como la corrupción institucional, las diferencias económicas y sociales, las movilizaciones ciudadanas, la falta de comunicación entre nosotros, la manía de reírnos y ridiculizar a los demás, la manipulación de los medios de comunicación… y es muy perturbadora en todos los sentidos.

Encima, tampoco traiciona al cómic ni al mito de Batman, es totalmente respetuosa e incluye referencias a otros cómics míticos como La broma asesina y las obras maestras de Alan Moore: Watchmen y V de Vendetta (con un brillante discurso sobre el uso de las máscaras).

En el centro de todo eso tenemos a esa figura patética del Joker, un hombre que solo quiere hacer felices a los demás, que se lo pagan con el desprecio más absoluto, y que busca desesperadamente la figura paterna que nunca tuvo. Un joker más triste que nunca, pero que tiene algo poético.

Pero al final, el personaje abrazará la locura para congelarnos la sonrisa en la cara y demostrarnos que: el que ríe el último, ríe dos veces.

Joaquin Phoenix en un momento de la película

El Joker contra el mundo

Como decimos, el director Todd Phillips (Resacón en las Vegas) logra lo más difícil: construir la historia de un demente, al que no solo comprendemos sino que teminamos por identificarnos con él. Desde sus momentos más patéticos hasta los más gloriosos. Un auténtico viaje a la locura. Y, a pesar de que sabemos que no debería ser así, cuanTo más loco está el Joker, más nos gusta.

La película nos presenta a Arthur Fleck, un hombre que no logra encajar en una sociedad que le desprecia. Su única ilusión es hacer reía a los demás y por eso trabaja como payaso y como monologista. Pero solo logra arrancar las carcajadas de los demás en sus peores momentos.

Además, Arthur tiene que cuidar de su frágil madre y busca sin descanso esa figura paterna que nunca tuvo, ya sea en el multimillonario Thomas Wayne (padre de Bruce Wayne) o el presentador de televisión Murray Franklin, al que interpreta un estupendo Robert de Niro.

Hasta que llegará un momento en el que Arthur, que está en tratamiento psiquiátrico, traspase la fina línea entre la cordura y la locura. Y entonces no habrá vuelta atrás.

Arthur con su madre

El Joker más sorprendente… ¡y terrorífico!

El Joker, el payaso del crimen, siempre ha sido el personaje más fascinante de los cómics de superhéroes. Y junto a Batman forma el binomio más famoso, el yin y el yan, la razón y la locura… hasta el punto de que ya no nos imaginamos al uno sin el otro.

Un personaje que es un auténtico regalo para cualquier actor. Algunos de sus intérpretes más populares han sido César Romero (en la serie de televisión de los 60), Mark Hamill (en las series y películas de animación), Jack Nicholson (en el Batman de Tim Burton), Cameron Monaghan (en la serie Gotham) y, sobre todo, Heath Ledger, que ganó el Oscar a título póstumo por su soberbia interpretación del personaje en la trilogía de Christopher Nolan. No nos olvidamos de Jared Leto en El escuadrón suicida, simplemente le obviamos.

De todas ellas, la interpretación de Heath Ledger parecía insuperable… ¡hasta ahora! Y es que la de Joaquin Phoenix es una de las mejores interpretaciones de los últimos años. Su Joker pasa por todos los registros dramáticos que os podáis imaginar, desde el patetismo inicial hasta la locura más grandilocuente. Y usa magistralmente todos los recursos de un actor, desde su cuerpo (adelgazó 23 kilos) hasta todos los músculos de su cuerpo y de su cara.

Gracias a su lenguaje corporal vamos siendo conscientes de esos cambios que se producen en su mente. Y cuando el Joker baila sabemos que ya no hay marcha atrás.

Joaquin Phoenix en un momento de la película

Un Joker que también rinde homenaje al Travis Bickle que Robert de Niro interpretó en Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976).

Por eso, en Joker, Robert de Niro interpreta al presentador de televisión Murray Franklin, un personaje que sirve a Todd Phillips para hacer una crítica de los medios de comunicación de la sociedad en general, una sociedad a la que le gusta reírse de los que considera inferiores. Por eso y porque ese papel también es un homenaje a otra gran película de Scorsese: El rey de la comedia (1982) en donde De Niro quería ser un gran cómico, como el personaje al que interpretaba Jerry Lewis. Aunque aquí De Niro se pone en el lugar de Lewis y Phoenix en el de cómico emergente.

Joaquin Phoenix tiene ya tres nominaciones al Oscar (The Master, En la cuerda floja, Gladiator) y apostamos a que la cuarta podría ser la definitiva. Y también podría ser el segundo Oscar para el personaje del Joker. Una ceremonia en la que, además podríamos ser testigos de un duelo entre el Joker y los Vengadores.

En un estupendo reparto, destacar también a la actriz Zazie Beetz, que interpreta a una vecina de la que se enamorará Arthur. Lo curioso es que conocimos a Zazie en otra película de superhéroes muy diferente de esta: Deadpool 2donde interpretaba a Dominó.

Robert de Niro es el presentador de televisión Murray Franklin

Un equipo técnico de lujo

Todos nos preguntamos cómo Todd Phillips consiguió convencer a Warner para hacer una película tan arriesgada como esta. Sobre todo si tenemos en cuenta que el realizador es famoso por su trilogía de Resacón, que nos puede gustar más o menos pero que no hacía presagiar este Joker. Pero ha sido un acierto. Su dirección, homenajeando al cine de los 70 pero dándole un toque muy actual, es magistral. Sin olvidar su profunda crítica de la sociedad. Y además es una película muy valiente que no evita la polémica.

Y el guion, escrito por Phillips junto a Scott Silver (The Figther), es sencillamente magistral, porque consigue hablar de muchísimos temas y, a la vez, ser respetuosa con el universo de Batman. Una película de autor que no reniega de sus orígenes.

Una película, en fin, en la que todo es sobresaliente: el guion, la dirección, las interpretaciones, la fotografía, la producción, el vestuario, la música... Por eso decimos que debería ser la gran sorpresa de los Oscar de este año.

Joker se estrena este viernes, 4 de octubre.

Robert de NIro y Joaquin Phoenix

Noticias

anterior siguiente