Enlaces accesibilidad

Scarlett Johansson y Adam Driver cautivan en Venecia con 'Historia de un matrimonio'

  • Noah Baumbach retrata la ruptura de una pareja de largo recorrido y con un hijo en común

Por
Scarlett Johansson y Adam Driver cautivan en Venecia con 'Historia de un matrimonio'

A veces es necesario que algo se rompa para entenderlo realmente. Con esta premisa, una dosis de experiencia personal con el divorcio y dos actores como Adam Driver y Scarlett Johansson, Noah Baumbach ha construido Marriage story (Historia de un matrimonio), un filme de Netflix que ha conquistado la Mostra de Venecia.

El director de Frances Ha despliega todos los matices del proceso de la ruptura de una pareja de largo recorrido y con un hijo en común, desde la incredulidad inicial a las discusiones más agrias para llegar, finalmente, a la comprensión y, tal vez, a otra forma de amor. La familia, más allá del matrimonio.

"Escribí esta película de manera que me pusiera yo en su lugar, y una de las cosas importantes que quería contar es que, aunque se separan, el amor está ahí, todo el rato", ha explicado Baumbach en rueda de prensa, acompañado por los actores.

No es el único que ha puesto algo personal en el proyecto. Johansson ha confesado que ella estaba inmersa en su propio proceso de divorcio cuando Baumbach le propuso el papel.

Una experienca "catártica" para Scarlett Johansson

"Estaba saliendo de mi divorcio y aunque hacía tiempo que no veía a Noah, tenemos confianza y yo le estaba contando mis quejas con un vino en la mano cuando él me dijo que tenía un papel que quizá quisiera hacer o quizá no quisiera hacer en absoluto", ha contado.
Finalmente resultó una experiencia "muy catártica", ha dicho. "Vino en el momento adecuado".

El empeño en mantener la generosidad y la mirada mutua por parte de los protagonistas es evidente desde ese arranque, cuando cada uno de ellos relata las cosas que le gustan del otro, en lo que después se desvela como un primer intento de resolver las cosas en el salón de un terapeuta.

Pero las buenas intenciones resultan torpedeadas, más allá de por sus propias limitaciones, por un sistema legal que parece concebido para exacerbar la confrontación, y en el que se lucen como secundarios una fantástica Laura Dern, Alan Alda y Ray Liotta, sus abogados.
Actores y director se han referido en particular a una escena de fuerte discusión que condensa la parte amarga del proceso y que tardaron dos días en rodar.

"Teníamos el salón donde transcurre la escena y en la planta de arriba diferentes habitaciones para descansar. No hablamos mucho de ello ni lo analizamos pero lo que puedo decir es que había algo muy teatral en esa escena y en todo el rodaje", ha explicado Adam Driver, que saltó al terreno de las superproducciones con la saga Star Wars.

E.T. de Spielberg, "una gran película sobre el divorcio"

Baumbach ha señalado que se trata de una escena particularmente coreografiada, muy técnica. "Pero tener a estos actores completamente entregados y a la vez controlando, ha sido una maravilla, esa escena es quizá la experiencia más gratificante que he tenido como director", ha asegurado.

La crudeza se equilibra con el sentido del humor del cineasta, que pone en juego toda su experiencia teatral en el trabajo con los actores y recursos de la "screwball comedy" más clásica. Entre sus influencias, el director ha reconocido desde Ingmar Bergman hasta el E.T. de Spielberg, "una gran película sobre el divorcio", ha apuntado.

Laura Dern, que tiene un monólogo afiladísimo sobre las expectativas con las que lidian las mujeres en la pareja, ha subrayado que la película cuente los dos lados de la historia. "No hay enemigo, hay compasión", ha dicho.

Y volviendo a la idea del aprendizaje en la destrucción, Baumbach ha puesto un ejemplo muy gráfico. "Cuando algo deja de funcionar es cuando te paras a pensar, al igual que cuando una puerta no abre te fijas por primera vez en cómo funciona, a través de un divorcio podemos explorar un matrimonio".

Noticias

anterior siguiente