Enlaces accesibilidad

Elecciones 26M

Iglesias exige entrar en el Gobierno para apoyar a Sánchez: "En política no hay cheques en blanco"

  • Plantea medidas específicas sobre vivienda, salarios y pensiones para apoyar la investidura
  • Plantearán a los socialistas un programa que "garantice los derechos sociales" recogidos en la Constitución

Por
Pablo Iglesias (d) junto al candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Pablo Fernández
Pablo Iglesias (d) junto al candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Pablo Fernández. noticias

El secretario general de Podemos y diputado electo de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha sugerido que su formación no se conformará con Secretarías de Estado o direcciones generales en un eventual acuerdo con PSOE para apoyar un gobierno socialista y ha querido dejar claro que "en política no hay cheques en blanco", deslizando después alguna de las medidas que plantea en su negociación con los socialistas, como intervenir los precios del alquiler de la vivienda, garantizar "salarios dignos", actualizar las pensiones según el IPC y crear una empresa pública de energía. 

Aunque ha de negociarlo con el PSOE, Iglesias ha esbozado ya públicamente sus reclamaciones. "No vamos a plantear un programa de máximos, sino cosas muy sencillas. El cumplimiento de los derechos sociales que aparecen en la Constitución, eso es lo que vamos a negociar con Pedro Sánchez", ha manifestado.

Iglesias ha querido poner en valor la contribución política de Podemos en los últimos años y ha asumido el "honor de negociar un gobierno" con Pedro Sánchez en el que "poner en primer lugar el cumplimiento de artículos de la Constitución española", según ha afirmado en un acto de campaña de las elecciones autonómicasy municipales en Zamora junto a candidatos de Unidas Podemos a las Cortes de Castilla y León y ayuntamientos de la región.

Investidura y entrar en el Gobierno van de la mano

Iglesias descarta separar la negociación para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de la negociación general para alcanzar un "gobierno de coalición", tal y como recordó al mediodía en declaraciones en La Sexta, para lo que confía en "establecer dinámicas de confianza y de empatía" con los socialistas, de modo que al final "cada uno debe estar representado en función de los votos que tiene".

"Hemos llegado a un primer paso, que es un acuerdo sobre la Mesaa partir de aquí hay una negociación de gobierno, y una investidura no se puede separar de lo que vamos a hacer y quién lo va a hacer en los próximos años en este país", ha puntualizado, para luego añadir que "en política no hay cheques en blanco".

Pablo Iglesias presenta sus credenciales para recoger su acta como diputado en el Congreso

Pablo Iglesias presenta sus credenciales para recoger su acta como diputado en el Congreso. EFE

Horas después, en Zamora, ha ido dotando de contenido al cheque de su partido, poniendo como centro "garantizar los derechos sociales recogidos en la Constitución".

Regular el precio del alquiler y una empresa pública de energía

Así, ha ido citando los derechos recogidos en la Constitución referentes a la vivienda, el empleo digno, las pensiones y el artículo 128, que subordina la riqueza del país al interés general (un precepto que Iglesias quiere popularizar a la altura del 155, con el que se intervino la autonomía en Cataluña).

De hecho, ha detallado algunas de las medidas recogidas en su programa electoral que aspira a convertir en políticas del próximo gobierno. Para garantizar el derecho a una vivienda digna, ha afirmado que "si hay que intervenir los precios del mercado del alquiler, habrá que hacerlo".

Del mismo modo, se ha puesto como objetivo asegurar un "salario digno", "garantizar por ley la actualización de las pensiones con el IPC" y crear una empresa pública de energía "que mire de tú a tú a las privadas" y con el fin de bajar la factura de la luz que pagan los ciudadanos.

Iglesias ha subrayado que si el verano pasado promovió y apoyó la moción de censura “sin pedir nada a cambio” porque era su “deber”, ahora este deber es “garantizar que el próximo gobierno va a ser de coalición y va a hacer que se respeten los derechos sociales”.

No nacimos solamente para decir ‘sí se puede’ y llevar aire fresco, no nacimos para gestionar competencias reducidas. Nacimos para gobernar, nuestra vocación es gobernar”, proclamó, tranquilizando a quienes pudieran entender esto como un desafío: “Con el peso que tenemos, no vamos a pedir cosas que no nos corresponden”.

Noticias

anterior siguiente