Enlaces accesibilidad

Elecciones municipales y autonómicas

La 'Cantabria vacía' reclama presencia en campaña ante la falta de relevo en la ganadería

  • El sector ganadero de Cantabria sigue perdiendo peso por los bajos precios de la leche y el aumento en los costes de producción
  • Los productores reclaman mayor atención a su situación en la campaña electoral de las municipales y autonómicas

Por
Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - La ganadería en Cantabria, una actividad tradicional amenazada por la falta de relevo generacional

La campaña electoral llega, pero no altera, la que ya se conoce como la 'Cantabria vacía' porque, aseguran los productores lácteos, los problemas son siempre los mismos y las reivindicaciones se repiten todos los años. Los ganaderos lamentan que uno de los sectores más importantes de la región no sea un tema principal en esta campaña de las elecciones municipales y autonómicas.

En los últimos veinte años, el sector ganadero de Cantabria ha perdido más de diez mil productores y, actualmente, son poco más de mil los que siguen al frente de explotaciones de leche o de carne. Y es que los bajos precios de la leche, con una media de 33 céntimos por litro en el mejor de los casos, unido al aumento que han experimentado los costes de producción, se ha traducido en un gran número de abandonos por parte de los ganaderos, que no encuentran rentabilidad en el duro trabajo del campo.Para Juan Manuel Alonso, ganadero veterano, "el sector está como ha estado siempre, fastidiado, con un precio de la leche bajo y una rentabilidad pequeña".

Una opinión que comparte Sara Alonso, joven productora de leche y carne en la localidad cántabra de Labarces. Asegura que "todo lo que lleva la producción de leche se ha encarecido bastante y, entonces, no compensa la producción ni de leche ni de carne".

Esta situación ha ocasionado una pérdida del peso que el sector agrario tiene en el conjunto de la economía cántabra y un envejecimiento de los productores. "Soy el ganadero, el administrador, el gerente, el que paga y el que cobra, dice Juan Manuel Alonso, para quien "el que tiene dinero, no pone vacas".

Otro productor veterano lamenta que "la juventud, los hijos, ninguno quiere ir a vacas porque no tiene futuro".

Un grupo de ganaderos, en el Mercado Nacional de Ganados de Torrelavega

Un grupo de ganaderos, en el Mercado Nacional de Ganados de Torrelavega.

La mayoría, mayores de 55

Actualmente, el 60% de los ganaderos tiene más de 55 años, por lo que sindicatos y productores reclaman medidas que fomenten el relevo generacional. Y es que, señala Gaspar Anabitarte, ganadero de Udalla y secretario general del sindicato agrario UGAM-Coag, "sin agricultores y ganaderos no hay medio rural posible. Oímos hablar de la banda ancha, de la banda estrecha. Podemos ensanchar la banda todo lo que quieras, pero si no tenemos ganaderos trabajando en nuestro campo, el medio rural no va a existir".

De la misma opinión es Luis Pérez Portilla, un joven productor de leche de oveja y quesos, para quien "Cantabria es verde por los ganaderos y los agricultores y, por ese motivo, es muy necesario que se incorporen jóvenes al sector".

No son todos, pero sí mayoría, los nuevos productores que heredan de la familia el amor por el campo. Aunque lo llevan en la sangre, afrontan el futuro con otros objetivos. Para estos jóvenes, la tradición ya no es suficiente. Un ganadero rentable tiene que aprender a serlo.

Gaspar Anabitarte, secretario general de UGAM, recuerda que antes se decía "esto hay que mamarlo; pues lo de mamarlo está estupendo, pero es que además hay que estudiarlo".

Un tractor con abono orgánico en la localidad cántabra de Heras.

Un tractor con abono orgánico en la localidad cántabra de Heras.

Marcos Castro es un joven ganadero de Val de San Vicente, que produce carne en ecológico y prevé ampliar negocio, en breve, a la leche ecológica. Marcos salió de la primera promoción que se formó en el centro de formación profesional de la granja-escuela que la Consejería de Educación tiene en la localidad cántabra de Heras y asegura que "los productores tienen que saber hacer números para sacarle rentabilidad al campo. Además tienen que optar por la calidad y no por la cantidad".

Su negocio es familiar. Cada uno de los hermanos se ocupa de un área de la granja, lo que facilita sacar al mercado un buen producto. Reconoce que los productos ecológicos se pagan mejor porque la gente, cada vez más "exige comer bien y demanda este tipo de productos".

"Espero vivir de mi negocio"

También la ganadera castreña Patricia Delgado se muestra convencida de que la formación mejora la vida del trabajador del campo. De hecho, hace siete meses tuvo su primera hija y piensa inculcarle la necesidad de realizar una actividad agraria cada vez más profesional.

Todos ellos coinciden en que la innovación, la calidad y un producto diferenciador garantizarán el futuro de nuestro mundo rural.

Patricia Delgado, ganadera de Castro Urdiales

Patricia Delgado, ganadera de Castro Urdiales

La ganadera de Labarces Sara Alonso tiene "la esperanza de vivir de mi negocio". Luis Pérez Portilla, el joven productor de quesos de Camargo, anima a "estar al día de las innovaciones del sector, a ser competitivo y, si se tiene verdadera vocación, que no lo dejen pasar".

Son la esperanza del mundo rural cántabro. Los llamados a seguir diseñando el paisaje de la Cantabria siempre verde y los que pueden evitar que nuestros puelbos sean ejemplo de lo que ya se conoce como la Cantabria vacía.

Noticias

anterior siguiente