Anterior Observatorio de Seguridad: "Una noticia falsa puede tener el mismo poder que un machete o una bala" Siguiente Cristiano y Bale insinúan su posible salida del Madrid Arriba Ir arriba
El exjefe de la Policía Local de Coslada (Madrid), Ginés Jiménez a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. EFE/Rodrigo Jiménez
Caso Bloque

Ginés Jiménez niega haber coaccionado a los dueños de bares en Coslada

  • Niega haber recibido regalos de hosteleros ni blanqueo de capitales 

  • También niega haber consumido gratis en diferentes locales de Coslada

  • Justifica la declaración de sus agentes en su contra por la "presión policial"

  • La Fiscalía pide 26 años y 8 meses de prisión para Jiménez

|

El exjefe de la Policía Local de Coslada Ginés Jiménez ha negado este miércoles haber coaccionado a dueños de bares de la localidad y haber consumido gratis en diferentes locales, y ha dicho que sus agentes pudieron decir lo contrario, y "hasta que maté a Manolete" por "presión policial".

Así lo ha declarado durante la tercera sesión del juicio contra el propio Ginés Jiménez, su mujer y su hijo, seis agentes locales y tres ciudadanos rumanos vinculados con la prostitución, en el marco de la Operación Bloque por la que en 2008 fueron detenidos 26 agentes locales  por una presunta trama de corrupción policial y por la que finalmente son juzgadas, diez años después, doce personas.

El exjefe de la Policía Local, apodado como el 'sheriff de Coslada', ha declarado durante más de dos horas, en las que se ha mostrado seguro ante las preguntas del fiscal y del letrado de la acusación particular ejercida por el Ayuntamiento de Coslada.

Durante la misma ha negado que haya coaccionado o amenazado, a punta de pistola, a dueños de varios locales hy ha mantenido que la Udyco de la Policía Nacional "se inventó" acusaciones como el hecho de haber obtenido presentes de hosteleros para evitar inspecciones o sanciones, y ha sostenido que él y sus agentes solo cumplían con su labor.

Al insistirle en si tampoco recibió regalos de hosteleros tras coaccionarlescomo declararon algunos de los que eran sus policías, Jiménez ha dicho que sus compañeros podrían haber declarado "hasta que maté a Manolete", pero solo por "presión policial" de los agentes de la Udyco que desarrollaron la Operación Bloque.

Ha incidido en que los policías nacionales de la Udyco (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado) que llevaron la Operación Bloque les advirtieron: "Si habláis mal de Ginés podréis salir en libertad".

Filosofía de ahorro: guardar dinero en metálico en su casa

También ha negado el supuesto delito de blanqueo de capitales, justificando en su filosofía de ahorro "de siempre" la gran suma de dinero en metálico encontrada en su casa al ser arrestado: unos 23.000 euros que eran para comprar un coche para su hija. En el banco solo tenía lo justo para pagar gastos del piso.

Al ser preguntado reiteradamente por el letrado del Ayuntamiento sobre 48 ingresos por un total de 56.000 euros realizados en su cuenta corriente entre 2006 y 2007, Ginés Jiménez ha argumentado que en ese momento decidió aumentar la reserva en el banco.

Sobre el hecho de que él no aparezca en algunas transacciones, como el pago de la entrada de un piso, ha explicado que se trató de una medida de seguridad tras ser advertido por la Guardia Civil de que su nombre y su foto estaban en documentos del grupo terrorista Grapo.

Asimismo ha aclarado que no estuvo presente cuando un empresario le dio a su hijo 120.000 euros para comprar un piso, a los que él añadió otros 36.000 euros que tenía ahorrados para que pudiera adquirirlo, y que posteriormente su hijo le devolvió.

Extorsión a prostitutas y amenazas a comerciantes y empresarios

Según la Brigada de Policía Judicial varios agentes de la Policía local de Coslada extorsionaban a prostitutas de origen rumano a raíz de las denuncias de varias prostitutas que ofrecían sus servicios en un polígono del distrito madrileño de Vicálvaro. 

Además los tres ciudadanos rumanos colaboradores en la trama, según el informe de la Fiscalía, solicitaban a las meretrices "una cantidad económica de manera semanal, de entre 300 y 600 euros, mediante amenazas como requisito previo para poder desarrollar la prostitución". Además, obligaban a las mujeres a acudir al polígono "hasta 15 días seguidos y a mantener una dieta alimenticia más que precaria".

Al mismo tiempo, varios empresarios de esta localidad denunciaron el acoso que sufrían por parte del jefe del Cuerpo, Ginés Jiménez. Según la investigación, el sheriff de Coslada llegó a encañonar a comerciantes, mientras que a otros les espetaba: "Aquí el que mando soy yo, ni el Ayuntamiento ni nadie".

En este sentido, el pasado lunes, los abogados del exjefe de la Policía Local de Coslada Ginés Jiménez y de otros cuatro agentes procesados aseguraron que no había tal trama ni asociación ilícita.

La Fiscalía pide para ellos entre 26 años y ocho meses de prisión en el caso de Jiménez -por extorsión, amenazas, cohecho, tenencia ilícita de armas y blanqueo- y una multa de 2.160 euros para cinco de los agentes por cohecho impropio.

La Audiencia no suspende el juicio a petición de la defensa de Ginés Jiménez

 Al comienzo de la sesión de este miércoles la Sección 17 de la Audiencia ha acordado no suspender el juicio hasta que se resuelva una prueba solicitada por la defensa de Ginés Jiménez, y ha optado por continuar y mientras tanto reiterar la petición a las autoridades danesas para tener los datos solicitados. 

Se trata del contenido de una conversación que no ha aparecido en el sumario en la que el exjefe policial hablaba con la juez decana de Coslada (Madrid).

El magistrado presidente de la sala, José Luis Sánchez Trujillano, ha explicado que se trata de un asunto "manifiestamente difícil" sobre el que la sala ha deliberado "intensamente" y "tras mucha discusión" ha tomado esa decisión, ya que el juicio ya comenzó el lunes y por tanto suspenderlo ahora sería una contradicción. Además a sala "carece de medios para obligar a una entidad extranjera a llevarlo a cabo".

Los magistrados también han decidido posponer, hasta la redacción de la sentencia, las peticiones de anulación total o parcial del proceso, así como la resolución sobre la posible prescripción de algunos delitos.

Ha acordado también trasladar a la Policía adscrita a los juzgados la petición hecha este martes por las defensas de los acusados para que las testigos protegidas del caso no estén en contacto con la UDYCO (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado), que llevó la Operación Bloque.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente