Anterior La ONU alerta de que Yemen sufre "la mayor crisis humanitaria del mundo" Siguiente Rajoy niega al juez el cobro de sobresueldos y dice que "jamás" conoció la existencia de una caja B Arriba Ir arriba
Imagen facilitada por la Agencia Espacial Europea (ESA) que muestra una animación por ordenador de Rosetta.
Imagen facilitada por la Agencia Espacial Europea (ESA) que muestra una animación por ordenador de Rosetta. ESA

La nave Rosetta pone este viernes fin a su misión tras doce años en el espacio

  • Hará un descenso controlado sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko

  • Ha sido el primer proyecto diseñado para orbitar y aterrizar sobre un cometa

  • Supone un gran éxito científico que allana el camino de la investigación espacial

|

La nave Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) tiene previsto completar su misión este viernes, 30 de septiembre, con un descenso controlado sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. De esta forma, en la noche de este jueves, la sonda habrá iniciado su viaje definitivo para colisionar en el cometa.

El aterrizaje pondrá fin a una misión de doce años calificada como un éxito científico que allana el camino de la investigación espacial hacia futuros horizontes.

Fotografía de archivo de una copia de Rosetta, en el centro de control de la ESA en DArmstadt (Alemania). Fotografía de archivo de una copia de Rosetta, en el centro de control de la ESA en DArmstadt (Alemania).



Las últimas horas de descenso permitirán a Rosetta realizar numerosas mediciones de carácter único, como el análisis del gas y el polvo más cerca de la superficie que nunca. También tomará imágenes de muy alta resolución del núcleo del cometa, incluyendo las fosas abiertas de la región de Ma'at, donde se prevé que la sonda lleve a cabo el impacto controlado.

Así, se espera recibir la confirmación del final de la misión por parte de la sala de control principal de la ESA a las 13:20 horas (hora peninsular española), con posibilidad de cambios de en torno a los 20 minutos, dependiendo del desarrollo de la misión.

Bautizada en honor a la famosa piedra que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios, este proyecto, el primero diseñado para orbitar y aterrizar sobre un cometa, y centrado en el estudio de esos astros, llega a su ocaso natural con la mochila cargada de datos pendientes de estudio.

Viaje de una década a través del Sistema Solar

La sonda Rosetta de la ESA llegó al cometa el 6 de agosto de 2014, al cabo de un viaje de diez años a través del Sistema Solar tras su lanzamiento el día 2 de marzo de 2004. El módulo Philae aterrizó en la superficie del cometa el 12 de noviembre de 2014. Después de dos años de convivencia, que se tradujo, según los astrónomos, en una cantidad sin precedentes de información científica durante su máximo acercamiento al Sol.

Recreación de la sonda Rosetta durante su aproximación al cometa 67P. AGENCIA ESPACIAL EUROPEA (ESA) Recreación de la sonda Rosetta durante su aproximación al cometa 67P. AGENCIA ESPACIAL EUROPEA (ESA)



"Durante la misión los científicos están inmersos conduciéndola y planificándola. Ahora van a estar ocupados durante años", explica en una entrevista con EFE el jefe de la oficina de coordinación de la ESA, Fabio Favata.

La información que durante su descenso recogerá la sonda sobre el gas, el polvo y el plasma a muy corta distancia, y que debe enviar a la Tierra antes del impacto, son el broche a un largo trabajo de investigación, cuya herencia se anuncia extensa. "Con Rosetta se hicieron por primera vez operaciones lejos del Sol con paneles solares. Hubo desafíos técnicos que han sido controlados y que permitirán misiones futuras", añade el experto italiano.

Favata prefiere no calificarla de misión histórica, pero sí la reconoce como "una de las grandes" de su organismo, que ha intentado esclarecer con ella la formación y evolución del Sistema Solar y entender cómo era en el momento en que se originó la Tierra.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente