Anterior Remite el temporal en España, aunque se mantienen avisos en una veintena de provincias Siguiente España sigue perdiendo población y registra 32.000 muertes más que nacimientos en 2017 Arriba Ir arriba
Gorka Postigo ha fotografiado los diseños de Jesús del Pozo. Iria del Bosque (2016).
Exposición en Madrid

Jesús del Pozo, ejercicios de geometría emocional

  • La obra del modisto se expone la sala del Canal Isabel II

  • La muestra es fiel y coherente con el espíritu del diseñador

  • Jesús del Pozo falleció en agosto de 2011

|

“Me gusta la austeridad de una iglesia románica, la belleza desnuda de los campos de Castilla, su luz. La simplicidad poética de las esculturas de Brancusi, la elegancia de Giacometti o la emoción, sobriedad y economía que transmite la obra de Tapies”, decía Jesús del Pozo cuando se le preguntaba por su estilo, alejado de ornamentos y florituras, alejado del ornamento que a veces contamina el diseño.

Pero una cosa es leerle y otra, muy distinta, observar su obra. Ahora, Madrid rinde un sentido homenaje a su hijo ilustre. Y lo hace con una exposición que derrocha elegancia pero sobre todo respeto.

“Hemos cuidado cada detalle, el espacio y la luz, especialmente”, dice Esperanza Claver, que ha comisariado la exposición, un trabajo muy coherente con el espíritu del modista. “Hemos respetado su personalidad, modelando de nuevo cada pieza sobre el maniquí, como hacía él”.

 Dos diseños de la colección otoño e invierno 1995/16. Foto: Rafael Muñoz

Cincuenta piezas - pertenecientes a la Fundación Jesús del Pozo y a clientes del modisto- conquistan la sala del Canal Isabel II, de claro acento industrial. Entre sus estructuras de hierro, acariciados por una maravillosa luz, se dejan admirar prendas que presumen de padre pero también de textura y patrón. Un patrón perfecto.

“La instalación dice mucho de la obra de Jesús, él siempre buscaba el equilibrio entre los extremos, como la seda y el hierro”. Habla con emoción, tras meses de arduo trabajo intentando que Jesús estuviera en cada uno de los rincones.

Repartidos en cuatro plantas vemos, conviviendo en armonía, obras que se enmarcan en sus treinta años de trayectoria. “Lo bonito es ver cómo conviven vestidos de los años 1979 o 1980 con otros del 2008 o 2011”.

 Chaqueta Seda en bruto. 1999. Foto: Rafael Muñoz.

Jesús trabajaba con maestría el volumen y si no existía la forma que quería la inventaba. Y lo mismo con los colores. ”El otro día me contaba Ana Belén que siempre lo recordaba con las manos manchadas, siempre estaba investigando y logrando nuevos tonos”.

Hablamos entonces de un modisto pero también de un creador de la forma y un alquimista del color que tuvo su propio vocabulario de colores. “Jesús es volumen, materia y una explosión de color, es mucho más que la imagen minimalista que algunas personas tienen de él”.

 Uno de los diseños más caracteristicos de Jesús del Pozo. Foto: Gorka Postigo.

La muestra, organizada por la Comunidad de Madrid, está abierta al público hasta el 23 de octubre y permite repasar la obra del madrileño pero también conocer, de cerca, la genialidad de su aguja y la importancia de su legado.

“Hay piezas que apenas se han visto, otras solo se han visto en la pasarela y algunas eran solo un boceto. Son piezas inéditas y por eso esta exposición tiene un gran valor”. Lo dice alguien que trabajó durante años junto al maestro y que ha tenido que enfrentarse a este trabajo con distancia.

“Ha sido muy difícil separar la parte emocional pero he intentado hacerlo y trasmitirlo a todo el equipo”.Esperanza, fiel seguidora de la serie El Ministerio del Tiempo, de TVE, desearía poder abrir dos puertas y viajar al pasado. 

"Iría a 1988 y 1989, esa época trabaja con formas que me fascinan, como las formas globo que luego evolucionarían; fueron años clave. Y de repente me hubiese gustado vivir con él la movida madrileña. Me contó que vistió a Tino Casal, Mecano, Los Pecos, a Ana Belén, precisamente hay dos vestidos de ella en la exposición”.

Hablamos junto al traje Abanico Negro, de 1981, que es el más antiguo de la exposición. Tiene clara referencia la cultura española, pero también hay piezas de marcado estilo oriental, como la camisa Origami, de 2006, los kimonos o una túnica monacal. 

 Vestido joya de Jesús del Pozo. Foto: Gorka Postigo.

Jesús del Pozo (nacido en 1946) es el gran modista de Madrid. Aunque empezó a estudiar para ingeniero industrial la moda era su camino. En los años 70 luchó contra una sociedad gris y una moda aburrida diseñando su propia ropa. Tuvo tanto éxito que empezó a recibir encargos.

En 1974 abrió tienda en la calle Almirante y poco a poco empezó a hacer ropa femenina ya que las mujeres querían llevar las prendas que diseñaba para chicos. En 1980 presenta su primera colección de prêt-à-porter. Fue en la carpa instalada en la plaza de Colón y en 1981 ganó la aguja de oro.

Murió treinta años después de ese premio. En 2011. Treinta años resumidos ahora, con respeto y elegancia, en esta exposición, una puerta que Esperanza, funcionaria del Ministerio de la Moda, abre para todos.

 Un momento del montaje de la exposición. Iria del Bosque (2016).

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente