Anterior Estabilizado el incendio de Gran Canaria Siguiente Puigdemont difunde los colegios electorales del 1-O y dice tener "planes de contingencia" para votar Arriba Ir arriba
CESIÃ"N DEL SALÃ"N DEL REINO AL MUSEO DEL PRADO
Fachada del Salón del Reinos del Museo del Ejército que ha sido cedido al museo del Prado. EFE EFE/Emilio Naranjo

El Museo del Prado ganará un 16% de espacio expositivo con el Salón de Reinos

  • Se ha firmado la cesión de la antigua sede del Museo del Ejército

  • El museo se acerca a su "sueño" del "campus" del arte

|

La incorporación del edificio del Salón de Reinos, antigua sede del Museo del Ejército, al Prado supondría no solo un 16% más de capacidad expositiva sino cumplir su viejo "sueño" de un "campus" del arte, un proyecto que empieza a caminar con la firma de la cesión de sus 7.900 metros de superficie.

Ahora, ha explicado el director del museo, Miguel Zugaza, tras el acto de la firma oficial de la cesión, presidida por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, este jueves, se convocará un concurso internacional para seleccionar "al mejor arquitecto" para resolver su rehabilitación, para lo que hay aprobada una partida de un millón de euros.

El Salón de Reinos, en el que estuvo expuesto, según ha recordado el presidente del Patronato, José Pedro Pérez-Llorca, el cuadro de La rendición de Breda, de Velázquez, completaría un "campus" del que ya forman parte el edificio Villanueva, Claustro de los Jerónimos y el Casón del Buen Retiro.

"Es muy pronto para hablar de plazos. La idea es que estuviera dispuesto para la celebración del bicentenario del museo, en 2019", ha adelantado Zugaza.

En cualquier caso, la rehabilitación y recuperación del edificio, de 7.900 metros cuadrados, de ellos 5.400 útiles -un 11% del total del "campus"-, tendrá que respetar, ha dicho, la Sala Árabe, el Salón de Reinos -el palacio toma el nombre de esa sala- y la Escalera de Honor.

Un tercio del dinero, de ámbito privado

Los Presupuestos Generales del Estado aprobados el miércoles, con la declaración de Actividad Cultural de Especial Interés Público para el bicentenario, es "la palanca" para arrancar y significa que "un tercio del coste del proyecto podrá proceder del ámbito privado", ha detallado Zugaza.

"Todo apunta", ha dicho Zugaza, a que la recuperación económica permitirá afrontar un proyecto para el Salón de Reinos, que terminó de construirse en 1635, largamente acariciado, tanto que ya en 2009 había "un máster plan" para él, con estudios estructurales y geotécnicos además de un programa de necesidades.

En una entrevista con Efe en 2012, Zugaza apuntaba que en función de cómo se realizara el proyecto costaría "entre 70 y 90 millones de euros", aunque ahora no ha querido tasarlo. "Ahora será más austero, porque aquel plan proponía, incluso, una excavación", ha indicado el director del museo, que ha detallado que para llevarlo a cabo, en cualquier caso, es necesario que los Presupuestos Generales del Estado de 2016 y años siguientes contemplen una partida presupuestaria específica.

Sobre las obras que colgarían en el nuevo espacio expositivo ha señalado que barajan "recuperar la memoria histórica" y colgar en sus salones cuadros que se pintaron expresamente para ella, como retratos ecuestres de Felipe III, de Velázquez, o figuras de Hércules, de Zurbarán.

Es una oportunidad "magnífica", ha dicho, para "ampliar el relato del museo" y ayudar a que descubra una forma distinta "de contar el arte"; establecer alianzas con otras instituciones; ensayar modelos de exposiciones de larga duración "y una oportunidad única de ahondar en la identidad histórica común entre el Palacio del Buen Retiro y las colecciones del Prado".

El ministro ha subrayado en su intervención que la nueva "casa de las maravillas" del Prado, "un exponente fundamental del Madrid de los Austrias" y "un sueño hecho realidad", da continuidad, a "un acuerdo de 1995" que ha permitido su estabilidad y fortaleza ante los cambios políticos o económicos.

El Salón de Reinos fue el gran salón de ceremonias y fiestas del Buen Retiro, el palacio que el conde-duque de Olivares mandó construir como casa de recreo para Felipe IV a las afueras de Madrid, junto a la iglesia de San Jerónimo del Real.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente