Enlaces accesibilidad

Descubren moscas que polinizaban plantas sin flores hace 105 millones de años

  • Pertenecen a la familia zhangsolvidae, extinguida antes de los dinosaurios
  • Los fósiles han sido hallados en el yacimiento de El Soplao, en Cantabria

Por
 Imagen de la mosca zhangsolvidae fosilizada en ámbar
Imagen de la mosca zhangsolvidae fosilizada en ámbar. EFE / J.A. PEÑAS

Un equipo de investigadores españoles y estadounidenses han hallado moscas fosilizadas en ámbar que datan del Cretácico, hace 105 millones de años, en El Soplao (Cantabria). Los insectos contenían el polen de la planta Bennettital, que apareció en el Triásico y se extinguió en el Cretácico Superior.

El estudio, publicado en la revista científica Current Biology, revela que las moscas, pertenecientes a la especie zhangsolvidae, contenían granos de polen en el interior de sus abdómenes, procedente de una planta gimnosperma. Según afirman los especialistas, en el Cretácico "las plantas dominantes eran las gimnospermas (por ejemplo, grupos afines a pinos, abetos y cicas) que presentan principalmente una polinización debida al viento".

El grupo de científicos procedentes del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), la Universidad de Barcelona (UB) y la Universidad Complutense de Madrid (UCM), junto a otros españoles y de las universidades americanas de Harvard, Cornell y del American Museum of Natural History de Nueva York, han descubierto que este tipo de insectos -que desaparecieron antes que los dinosaurios- se alimentaban del néctar con una larga trompa muy especializada para polinizar a este tipo de plantas.

Un hallazgo de gran relevancia para la comunidad científica

Las moscas zhangsolvidae tomaban el néctar de las plantas aproximándose a ellas en un vuelvo batido, similar al de los colibríes, gracias a su larga trompa, que ha sido perfectamente preservada por el ámbar.

El IGME explica que son pocos los casos similares en el mundo en los que se hayan localizado insectos fosilizados mientras polinizaban las flores.

Según señalan los expertos, esta especie pudo ser testigo y precursora del tránsito hacia los angiospermas, plantas con flores polinizadas por insectos como abejas o mariposas.

El hallazgo se podría traducir en que, durante la existencia de estas moscas, los angiospermas eran cada vez más dominantes. El equipo señala que "si los insectos estaban ya especializados para alimentarse de estructuras florales de gimnospermas, es prácticamente seguro que el paso a las angiospermas debió de producirse por entonces".

Noticias

anterior siguiente