Enlaces accesibilidad

La Policía halla "cadenas y cuerdas" en la casa de Cleveland e investiga abortos involuntarios

  • Medios locales afirman que pudo haber varios embarazos y abortos
  • La policía asegura que las jóvenes vivían atadas con cuerdas y cadenas
  • Funcionarios de atención a menores visitaron la vivienda varias veces

Por
El FBI interrogará hoy a los secuestradores de Cleveland

Poco a poco se van conociendo detalles del calvario que vivieron las tres jóvenes de Cleveland, Ohio, durante los diez años que permanecieron secuestradas, mientras crecen las críticas a la ineficiente actuación policial.

El FBI concluyó el martes sus entrevistas con las tres jóvenes y la hija de una de ellas, y prevé interrogar este miércoles a los tres hermanos sospechosos de mantenerlas retenidas en la vivienda. El propietario de la casa, Ariel Castro, de 52 años, y sus hermanos, Pedro, de 54, y Oneil, de 50, serán interrogados este miércoles, probablemente por un equipo conjunto de policía local y agentes del FBI.

Las autoridades  registraron la casa de Castro con la ayuda de un perro especializado en la búsqueda de cadáveres, según indicó a la cadena CNN una portavoz del FBI, Vicki Anderson. Los investigadores han revisado además el patio trasero de la casa, donde se ha observado "tierra removida".

Según el canal de televisión local WKYC-TV de Cleveland, que cita fuentes policiales, habría habido "múltiples" embarazos y abortos de Amada Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight durante su cautiverio. Sin embargo, el director de Salud Pública de la localidad, Martin Flask, ha confirmado que  en "una búsqueda exhaustiva" en la vivienda "no se descubrieron restos humanos".

Un especialista en víctimas infantiles del FBI entrevistó el martes a Amanda Berry, desaparecida en 2003, y su hija de 6 años, concebida durante el cautiverio, además de a Gina DeJesus, desaparecida en 2004, y Michelle Knight, cuyo rastro se perdió en 2002, en un "ambiente cómodo" para ellas, de acuerdo con Anderson.

Según la CNN, podría producirse también la presentación formal de cargos contra los hermanos Castro, que pueden incluir la detención ilegal, violación u otros tipos de abusos o torturas.

La policía ha afirmado que las chicas estuvieron atadas con cuerdas y correas. Los testimonios de los vecinos son demoledores. Algunos aseguran haber visto a las chicas desnudas y atadas a cuatro patas con correas. La pregunta es por qué las autoridades no actuaron ante las voces de alarma.

Visitas anteriores a la casa

El alcalde de Cleveland, Frank Johnson, ha confirmado que funcionarios de los servicios sociales de asistencia a menores habían visitado la casa a principios de 2004 porque Castro, conductor de autobús escolar, se había dejado a un niño en su vehículo.

Los funcionarios que visitaron la casa golpearon la puerta, pero nadie contestó. Castro fue investigado por el incidente con el niño, pero no se encontró ningún indicio criminal, y el caso fue archivado, según informa la agencia Reuters, que cita fuentes oficiales.

En otra ocasión, en noviembre de 2011, Israel Lugo, un vecino, llamó a la Policía después de que su hermana observara en la casa a una chica con un niño en brazos pidiendo ayuda. Según la versión de este vecino, la Policía llamó a la puerta varias veces, pero se fue cuando nadie salió a abrir.

Otro vecino, Anthony Westry, ha contado ahora que a menudo podía verse a una niña pequeña mirando la calle desde el ático de la casa de Castro. El ahora sospechoso llevaba a la niña al parque a primera hora de la mañana, "no a la hora en que llevarías a los niños a jugar".

"No teníamos ninguna indicación de ningún vecino, testigo o viandante o de cualquier otra persona que haya llamado con ninguna información sobre actividad que tuviera lugar en esa casa en la Avenida Seymour", ha declarado el alcalde Johnson en una rueda de prensa.  

"No buscamos con suficiente empeño. Estaba justo bajo nuestras narices todo el tiempo", ha dicho Ángel Arroyo, un pastor de la iglesia que en su día repartió panfletos para buscar a Dejesus.

Reunidas con sus familias

Las jóvenes secuestradas han comenzado a retomar el contacto y reunirse con sus familias, y Berry pudo hablar esta tarde por teléfono con su abuela, Fern Gentry.

En la conversación, reproducida por la cadena local WJHL, Berry dijo a su abuela que se encuentra "bien" y que la niña de 6 años rescatada junto a ella el lunes es efectivamente su hija. "He pensado en ti todo este tiempo. Nunca te he olvidado", afirmó su abuela en la conversación.

Mientras, el vecino que permitió el rescate de las tres jóvenes, Charles Ramsey, dijo en una entrevista con la CNN que no se considera un héroe, ni está interesado en una recompensa.

"(Cuando ocurre algo así), dejas de lado cualquier cobardía o la idea de 'no quiero meterme en los asuntos de nadie'. Lo tienes que dejar de lado por un minuto", indicó Ramsey.

El vecino ha afirmado también que supo que algo malo ocurría cuando vio que una joven blanca corría hacia él, un hombre negro, pidiendo ayuda. "Sabía que algo andaba mal cuando una bonita chica blanca se precipitó en los brazos de un negro. O es una mendiga, o tiene problemas", ha declarado. 

Noticias

anterior siguiente