Enlaces accesibilidad

La fiscal de los trajes de Gürtel considera probada la aceptación de regalos por Costa y Camps

  • El Ministerio Fiscal rechaza la acusación de que se trate de un montaje
  • Anticorrupción atribuye más prendas a Costa y menos a Camps
  • Las defensas piden la libre absolución de los dos acusados

Por
El expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario regional del PPCV Ricardo Costa.
El expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario regional del PPCV Ricardo Costa. EFE EFE

La fiscal del juicio de los trajes de Gürtel, en el que se juzga al expresident de la Generalitat Francisco Camps y al ex secretario general del PPCV Ricardo Costa por un delito continuado de cohecho pasivo, considera probada la aceptación de regalos y rechaza que la acusación se sustente en un "montaje".

Miriam Segura señala que la teoría del montaje referida al sastre José Tomás no encaja porque "haría necesario que en un tiempo en el que tenía buenas relaciones con (Álvaro) Pérez, Camps y Costa habría elaborado facturas falsas en varias tiendas, en sedes empresariales a las que no tenía acceso y a manejar correos electrónicos pensando en posibles registros que se produjeron dos años después".

La Fiscalía mantiene su petición de pena para los acusados de cinco meses y medio de multa a razón de 250 euros diarios (41.250 en total), pues se pide en función de la renta de los acusados y no de los regalos supuestamente recibidos.

Según ha expuesto este jueves en su informe final, hay 18 motivos que prueban que se hicieron regalos a Camps y Costa, y ha sugerido al jurado que tomase notas mientras los enumeraba para poder localizar posteriormente en el sumario los documentos a los que hacía referencia.

Así, ha considerado probado que existe prueba documental del encargo de pruebas para los dos acusados (los documentos de encargo o los tiques de venta), de la confección de las prendas de vestir, de su envío a Valencia y el pago de las mismas por personas distintas de los acusados.

Devolución de prendas porque no le valían

"Durante el juicio ha habido dos versiones de cómo se devolvieron cuatro trajes de Francisco Camps", ha apuntado la fiscal: primero Víctor Sanfelipe (empleado de Forever Young) y luego el guardaespaldas del expresident se atribuyeron este hecho.

"Estas prendas han salido del escrito de acusación, a pesar de que nunca se dijo que fueron devueltas por no aceptar regalos, sino porque no le valían", ha añadido.

La Fiscalía cree que hay evidencias de que las compras de prendas para cargos públicos valencianos fueron "disfrazadas" con conceptos falsos para ocultar los destinatarios de las mismas, pero los pagos por cheques o transferencias "han dejado rastro" y "los importes coinciden".

Asimismo, ha insistido en que "numerosos testigos (ha citado expresamente a Isabel Jordán, contable de empresas de la trama, y José Luis Peñas, exconcejal de Majadahonda que interpuso la denuncia inicial) confirman los hechos de la acusación y son creíbles porque coinciden con otros" y su testimonio se apoya en la documentación intervenida.

El fiscal defiende el testimonio de José Tomás

En este punto ha defendido el testimonio de Tomás porque, a pesar de que "tiene un conflicto clarísimo con Hinojosa (propietario de Forever Young), cuenta lo mismo de la anterior tienda en la que trabajó, Milano, y nadie le echó de allí ni tuvo conflicto alguno".

Según la fiscal "algunos testigos imputados en otros procedimientos tienen conflictos que les dificultan decir la verdad", y ha citado expresamente a los tres supuestos cabecillas de la trama, Francisco Correa, Álvaro Pérez, El Bigotes, y Pablo Crespo.

También ha llamado la atención sobre el testimonio de otros testigos que desmienten los hechos, como el de Raquel Vázquez (contable de Forever Young) y Eduardo Hinojosa, que no concuerdan con los del resto de testigos.

Así, la fiscal ha añadido que "valorará" la posibilidad de presentar cargos por falsedad contra ellos una vez haya veredicto.

A juicio del Ministerio Fiscal, los peritos de la Agencia Tributaria "confirmaron que hubo pedidos de prendas de confección y que fueron pagadas mediante cheque o transferencia" y las auditorías internas de Milano y Forever Young corroboran el pago.

Costa recibió más prendas y Camps, dos trajes y unos zapatos menos

Por otra parte, la Fiscalía Anticorrupción ha atribuido este jueves a Ricardo Costa la aceptación de un traje, tres pantalones y dos americanas más de las que inicialmente se le imputaron como regalos de la trama Gürtel, y ha reducido en dos trajes y un par de zapatos las prendas que supuestamente adquirió Francisco Camps.

Así lo ha expuesto la representante del Ministerio Fiscal Concepción Sabadell durante el "juicio de los trajes" contra el expresident de la Generalitat y el ex secretario regional del PP, a quienes atribuye la comisión de sendos delitos continuados de cohecho impropio pasivo.

La fiscal ha modificado su escrito inicial de acusación al estimar que, según las pruebas practicadas durante el juicio, Camps recibió dos trajes y un par de zapatos menos de los que se le atribuyó en un principio, mientras que Costa adquirió un traje, tres pantalones y dos americanas más.

De esta forma, según la Fiscalía, el expresident aceptó entre 2005 y 2006 que la trama le regalara tres trajes y tres americanas adquiridas en la tienda Milano, y siete trajes, dos pares de zapatos y una americana.

Todas estas prendas suman un importe de 13.121 euros, en lugar de los 14.021 euros que alcanzaban anteriormente.

Asimismo, según Anticorrupción, Costa aceptó finalmente cinco trajes, dos americanas y nueve pantalones en ambos establecimientos, prendas valoradas en 10.075 euros.

El letrado de la acusación popular se ha sumado a la modificación propuesta por el Ministerio Fiscal, que además retira de su escrito de acusación las referencias al exvicepresident de la Generalitat Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, ambos condenados por reconocer los hechos.

Al margen de estos cambios, Anticorrupción mantiene su acusación y su solicitud de pena de multa y decomiso de las prendas, mientras que las defensas mantienen su petición de absolución al considerar que no hubo regalo alguno y que los acusados carecían de competencias para intervenir en el proceso de adjudicaciones públicas.

El letrado de Camps ha apuntado que, de forma subsidiaria, si el jurado aprecia que se produjo alguno de los regalos expuestos, solicitará igualmente la absolución.

Noticias

anterior siguiente