Enlaces accesibilidad

La violencia en Siria se extiende a Damasco y deja 26 muertos en otra jornada sangrienta

  • En la capital, las fuerzas de Asad han disparado a las víctimas de un funeral
  • La ONU alerta de que Siria pueda terminar como Libia

Por

Al menos 26 personas han fallecido en Siria en una jornada de violencia que se ha extendido a Damasco, donde han muerto ocho civiles pese a que la capital se ha mantenido relativamente al margen de la revuelta, según los grupos opositores.

En un comunicado, los Comités de Coordinación Local han informado además de la muerte de siete personas en la ciudad de Homs (centro), cuatro en la provincia de Hama (centro), tres en la de Deraa (sur), dos en Deir el Zur y dos en Idleb (norte).

En la capital, que desde el inicio de la revuelta el pasado marzo se ha mostrado fiel al régimen de Bachar al Asad, con protestas aisladas, las muertes se han producido al disparar las fuerzas de seguridad contra los asistentes al funeral de una víctima esta madrugada en el barrio de Barza.

Mientras, Homs, uno de los principales feudos de la oposición a Al Asad, continúa asediada por las tropas gubernamentales, que en las últimas semanas han causado solo en esta ciudad decenas de víctimas.

En cuanto a la provincia meridional de Deraa, tanto los Comités como el también opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) han indicado que tres civiles, entre ellos un menor, han fallecido por disparos en la localidad de Enjel.

Por otro lado, el OSDH ha informado de la muerte de al menos siete soldados en enfrentamientos con militares desertores en varias aldeas de Hama, aunque los Comités no han especificado si las víctimas en esta provincia son civiles o uniformados.

En unos choques similares, ocurridos en la localidad de Al Quseir de la provincia de Homs, al menos 14 miembros de las fuerzas de seguridad del régimen resultaron muertos o heridos.

La crisis continúa en Siria pese a que el pasado 2 de noviembre las autoridades del país se comprometieron a poner en marcha una propuesta de la Liga Árabe para detener la violencia, replegar las fuerzas armadas y liberar a los detenidos que han participado en las protestas y no han cometido crímenes, entre otros puntos.

La ONU teme que Siria termine como Libia

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha informado de que cada vez más soldados abandonan las fuerzas de seguridad sirias en desacuerdo con la represión contra los civiles y ha alertado del alto riesgo de que Siria viva un conflicto armado como el finalizado en Libia.

"En los lugares donde los derechos humanos básicos son vulnerados y donde se responde con brutal violencia a las demandas pacíficas, los pueblos se ven obligados finalmente a recurrir a la rebelión contra la tiranía y la opresión. Ocurrió en Libia, ahora puede pasar en Siria", ha asegurado Pillay en una reunión del Consejo de Seguridad.

La Alta Comisionada, que ha participado junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en un debate sobre la necesidad de proteger a los civiles en los conflictos armados, ha señalado que cada vez son más los integrantes de las fuerzas de seguridad sirias que rechazan "ser cómplices en crímenes internacionales y cambian de bando".

"Hay un grave riesgo de que Siria se introduzca en un conflicto armado", ha subrayado Pillay ante los quince miembros del Consejo de Seguridad, a quienes han recordado que, desde que las protestas empezaran en Siria, más de 3.500 personas han muerto en el país y son "decenas de miles" las que han sido detenidas "arbitrariamente".
  

Noticias

anterior siguiente