Enlaces accesibilidad

Sonatas, historias, flamenco y mucho más

  • Dospormedio presenta Sonata en el ciclo 'Danza en la Villa'
  • Un recital de piano bailado por once bailarines
  • Flamenco, clásico español y danza contemporánea se unen en 'Sonata'

Por
 Imágen de 'Sonata', un espectáculo de la compañía Dospormedio
Imágen de 'Sonata', un espectáculo de la compañía Dospormedio

Escenario vacío, mostrando sus tripas: los focos y los artilugios de la caja negra. A la izquierda, el piano y la pianista, Edith Peña. A la derecha, once bailarines.

Silencio durante unos minutos. Luego oímos el roce de los pies de los bailarines contra las tablas Los movimientos parecen desincronizados. Seguimos en silencio, sólo escuchamos el movimiento de los cuerpos. Es como si viéramos el espectáculo antes del espectáculo; como si quisieran mostrarnos de la forma más desnuda posible todo lo que vendrá después.

Y entonces suena la primera sonata del Padre Antonio Soler, la sonata nº108 en do mayor “Allegro del gallo”, la primera de las 21 sonatas del compositor que los bailarines de Dospormedio bailarán, recrearán, inventarán, de múltiples formas. Sonata es el título que estos días presentan en el ciclo Danza en la Villa, en el Teatro Fernán Gómez. Y este miércoles, es la última oportunidad de verles por el momento.

Las sonatas cuentan historias

Cuentan Rafael Estévez y Nani Paños, directores de la compañía Dospormedio que sienten una profunda admiración habia la música del Padre Antonio Soler. Con cuidado, “seleccionamos dentro de las muchas sonatas de Soler, las que más nos gustaban”. Después, “hicimos un profundo trabajo de investigación para adecuar la danza y el vestuario a cada sonata”

Las sonatas de Antonio Soler guardan las mejores esencias del Barroco Español y conjugaron el refinamiento europeo con el folclore español, las danzas de la tierra.

Y eso es precisamente lo que magistralmente propone esta coreografía Sonata. Cuando decimos que han coreografiado cada una de las sonatas de Soler, queremos decir que han creado una historia nacida del carácter (de las emociones que transmite) de cada sonata. De ahí, que asistamos a todo tipo de relatos: tiernos, nostálgicos, tristes, pasionales.

Mezcla de danzas

¿Y como nos cuentan Estévez, Paños y sus bailarines estas historias? De una forma realmente original, utilizando distintos estilos de baile que se funden sin saber bien donde termina uno y comienza otro. Esos estilos son la Escuela Bolera, el clásico española, la danza neoclásica y contemporánea y …por supuesto el flamenco, mucho flamenco.

“En un momento dado, una sonata nos lleva a bailar unas bulerías, unos tanguillos o unas seguidillas”, nos explica Rafael Estévez, quien se define como “bailaor con mentalidad de bailarín”. La mezcla de estilos se ver reforzada con la presencia de Nani Paños, bailarín con larga experiencia en el clásico español, y con el coreógrafo y bailarín invitado, Antonio Ruz, al que podemos definir como bailarín contemporáneo.

A todo esto hay que sumar, una magnifica pianista, Edith Peña, un vestuario que con levitas, calzones cortos y sotanas, recrea la España del Padre Antonio Soler y muchos elementos que no dejan de sorprender al espectador en este espectáculo de una hora y cuarenta minutos. Percusión corporal, zapateados, o silencios que se cuelan entre las sonatas de Soler para contar aún más historias sutiles pero intensas.

Noticias

anterior siguiente