Enlaces accesibilidad

El hijo de Gadafi advierte del riesgo de guerra civil y asegura que el Ejército es fiel a su padre

  • Ha anunciado reformas constitucionales y nuevas leyes más liberales
  • Saíf Al Islam Gadafi ha negado que haya “cientos” de muertos
  • Una guarnición del Ejército deserta en Bengasi y las protestas llegan a Trípoli

Por
El hijo de Gadafi amenaza con que habrá "ríos de sangre" si no cesa la rebelión

El hijo mayor de Gadafi y delfín del líder libio, Saíf Al Islam, ha advertido de que el país se encuentra “al borde de una guerra civil”, que el Ejército se mantiene fiel a su padre y que lucharán "hasta el último hombre (...) hasta el último minuto, hasta la última bala" para impedir la propagación de una revuelta que ha costado ya la vida de más de 200 personas, según el último balance no oficial, y ha llegado a la capital.

"La situación es gravísima, hay un plan para la desestabilización de Libia, que no es Túnez ni Egipto, aquí la situación es diferente, ya que Libia está compuesta de tribus y no de partidos políticos y organizaciones y corremos el riesgo de una guerra civil", ha añadido a través de un mensaje emitido por la televisión estatal libia.

"Vamos a destruir a los elementos de la sedición", ha asegurado el hijo del líder libio. Saíf Al Islam ha negado que haya “cientos” de muertos por la represión y ha anunciado que habrá reformas constitucionales y leyes más liberales.

Un 'complot internacional'

En su mensaje televisado, Saíf Al Islam ha dicho que Libia está siendo víctima de un complot para dividirla y ha acusado a elementos extranjeros, a la oposición, los sindicatos y los islamistas de querer provocar “un gran caos” que pretende dividir al país.

A su juicio hay tres grupos responsables de los disturbios que sacuden el país: el primero está formado por "opositores del interior y el exterior", el segundo por organizaciones islamistas "que se han armado y han asesinado a las fuerzas de seguridad" y el tercero está integrado por "personas de todas clases, entre ellos niños, drogadictos, fugados de la justicia e incluso personas honestas, que expresan reivindicaciones legítimas", ha afirmado.

El hijo del líder libio ha advertido que el régimen reforzará la seguridad en el país y que será el Ejército el que "tendrá ahora un papel clave porque es la unidad y la estabilidad de Libia lo que está en juego".

Bengasi, fuera de control

El hijo de Gadafi ha asegurado que han sido robadas grandes cantidades de armas y municiones en varias partes del país y que los criminales "circulan incluso a bordo de blindados". Según algunas fuentes citadas por la BBC y por Al Jazeera, una guarnición militar ha desertado y se ha unido a los manifestantes en Bengasi, la segunda ciudad del país, que se ha convertido en el escenario de las mayores revueltas.

Saíf Al Islám Al Gadafi ha reconocido que tanto el Ejército como la policía han cometido errores, pero ha negado tajantemente la cifra de muertos por la represión, que según la última estimación facilitada por la organización humanitaria Human Rights Watch ha ascendido a 233 personas.

De hecho el considerado posible sucesor de Gadafi ha repetido en su discurso que la cifra es de 84 personas y ha añadido que el balance proporcionado por "medios de comunicación extranjeros" eran "exagerados". La cadena qatarí Al Jazeera también habla de más de 200 muertos en Bengasi y unos 900 heridos.

Las protestas llegan a Trípoli

Mientras hablaba Gadafi, en las calles de Trípoli se han escuchado disparos y al menos dos personas han muerto en la plaza Verde, según Al Jazeera. Desde que se iniciaron las protestas el jueves, la revuelta apenas se había notado en la capital, pero según las últimas noticias de las agencias internacionales, ya hay incidentes en varios barrios.

Por otra parte, el líder de la tribu Al-Zuwayya en el este de Libia, el jeque Faraj al Zuway, ha amenazado con cortar las exportaciones de petróleo a los países occidentales en 24 horas a menos que las autoridades detengan lo que ha llamado la "opresión de los manifestantes", informa Reuters.

Akram Al-Warfalli, una figura destacada en la tribu de Al Warfalla, una de las más importantes y numerosas de Libia ha dicho a Al Jazeera: "Le decimos al hermano (Gaddafi) que ya no es un hermano, le decimos que se vaya del país".

Noticias

anterior siguiente