Enlaces accesibilidad

Latinoamérica y el Caribe forman una nueva organización sin Estados Unidos

  • Así lo han rubricado 32 naciones en la cumbre de Cancún
  • Se pretende crear un nuevo bloque más allá de la influencia norteamericana
  • La organización carece de nombre e inicia ahora su proceso de definición

Por

Las naciones latinoamericanas y del Caribe han acordado formar una nueva organización regional independiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que no estén presentes ni Estados Unidos ni Canadá.

Así lo han rubricado al término de la cumbre del Grupo de Río y de la Comunidad del Caribe que se está celebrando en Cancún (México).

"Hemos decidido, primero, constituir la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como espacio regional propio que una a todos los Estados", ha declarado el presidente mexicano, Felipe Calderón, en la segunda y última jornada de la reunión, que se celebra en las inmediaciones de Cancún, en el sur de México.

Hasta ahora, el único foro que agrupaba a todos estos países era la OEA, con sede en Washington y dominada durante mucho tiempo por Estados Unidos.

Organización sin nombre

El nuevo organismo, uno de los objetivos principales de la Cumbre de la Unidad, asumirá el "patrimonio" del Grupo de Río y la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC).

Su nombre se definirá a lo largo del proceso de constitución que ha comenzado ahora y debe culminar con las reuniones de Venezuela (2011) y Chile (2012).

"Me parece como ha dicho (el presidente de Cuba) Raúl Castro que el nombre no tiene que ser lo primordial", ha declarado Calderón, al afirmar que en los próximos encuentros del todavía Grupo de Río y la CALC se podrá "visualizar un nombre definitivo".

El nuevo organismo nace con vocación de promover la cooperación entre los mecanismos subrregionales y al abrigo de principios como el respeto al derecho internacional, la igualdad soberana de los Estados, el no uso ni amenaza del uso de la fuerza, y la promoción de la democracia y los derechos humanos.

Además, "tratará prioritariamente de impulsar la integración regional" con miras a la promoción del desarrollo sostenible de la región y promover la concertación política, el impulso a la agenda latinoamericana y caribeña en foros sociales.

En la Cumbre de Río han estado presente 24 jefes de Estado y de Gobierno de 32 países, incluida Cuba.

En este sentido, su presidente, Raúl Castro, ha destacado la "trascendencia histórica" del acuerdo y ha considerado la Cumbre del Grupo de Río prevista en Caracas en 2011 como el "momento idóneo" para ponerla en marcha.

Temas en la agenda

En la primera jornada se trataron diversos asuntos como el conflicto entre Argentina y el Reino Unido por las Islas Malvinas -en el que Argentina ha recibido el apoyo específico de la comunidad- y la entrega de ayudas urgentes a Haití para la reconstrucción del país tras el terremoto del pasado 12 de enero.

Sin embargo, no se han tratado temas como el reconocimiento del nuevo gobierno de Honduras tras las elecciones celebradas después del golpe de Estado, un tema que divide a la comunidad latinoamericana.

Además, el encuentro ha estado salpicado por el agrio enfrentamiento dialéctico entre los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y Colombia, Álvaro Uribe.

Noticias

anterior siguiente