Enlaces accesibilidad

Las arañas crean réplicas de su propio cuerpo

  • Se trata de la especie Cyclosa mulmeinensis
  • Este tipo de arañas crea formas similares a su cuerpo, actuando como señuelo
  • Es la primera vez que se produce en la naturaleza
  • El experimento ha sido llevado a cabo por biólogos de la Universidad de Taiwan

Por
Una araña conocida como Cyclosa mulmeinensis, ha creado diversos señuelos, copias de sí mismas, para distraer a los depredadores.

Este descubrimiento, publicado en la revista 'Animal Behaviour', y llevado a cabo por los biólogos Ling Tseng y I-Min Tso, de la Universidad de Taichung, en Taiwan, ha demostrado que este animal puede ser el primer ejemplo de este tipo de fenómeno, ya que lleva a cabo la construcción de la réplica en tamaño natural de su propio cuerpo.

Muchos animales, como los camaleones, la polilla con alas multicolor que se mezcla en la corteza de los árboles o los insectos palo, tratan de camuflarse para no caer en las garras de los depredadores, pero nunca antes se había dado una forma tan sofisticada en la naturaleza.

Esta última estrategia de la araña mulmeinensis es desconcertante para biólogos y estudiosos, ya que atraer a los depredadores, en principio, no es una buena idea.

Anteriormente, otras arañas han desarrollado la decoración de sus telas con materiales como plantas o detritus, ya que estos se confunden con los huevos que ponen, asegurándose así una mayor protección tanto de estos como de las propias arañas.

Experimentación llevada a la práctica
El especialista en arañas I-Min Tso ha decidido poner a prueba esta idea para las arañas de la especie Cyclosa, que sólo vive en el mundo silvestre.
El experimento ha medido con qué frecuencia los depredadores han atacado a las arañas, que crean una ilusión de las mismas con detritus y plantas.

Para su sorpresa, las arañas que llevaron a cabo este tipo de señuelos recibieron más ataques. Se cree que esto puede ser producido por que la decoración atrajo a los depredadores en lugar de actuar de camuflaje.

Sin embargo, Tseng y Tso sospechan que estas decoraciones también pueden redirigir los ataques, por lo que finalemente, se convierte en algo beneficioso para el arácnido.

Siguiendo con el experimento, se puso a prueba otra especie llamada Cyclosa mulmeinensis orquídeas, que habita en la costa sureste de Taiwan. Esta especie decora su hábitat con restos de insectos muertos y huevos, del mismo tamaño que su propio cuerpo.

Además, los investigadores constataron que este tipo de incentivo parecía ser del mismo color que la araña, y reflejaba la luz de la misma manera, engañando a sus enemigos.

En resumen, la arañas hacían de su hábitat formas del mismo tamaño y apariencia de las mismas.

Un nuevo avance
Cuando los dos arañas y los señuelos están presentes en la misma zona, se ven como una serie de objetos casi idénticos para los depredadores.

Según afirma Tso: "Nuestro estudio parece ser el primero en demostrar empíricamente la función de los animales que hicieron señuelos".

Todo ello funciona no como un dispositivo de camuflaje, sino como algo que beneficia a la araña, pudiendo escapar de los depredadores a tiempo, según este biólogo chino.




Noticias

anterior siguiente