Enlaces accesibilidad

El Dalai Lama se entrevista con jóvenes tibetanos que abogan por insistir en las protestas

  • Los jóvenes reivindican la independencia, mientras el líder espiritual aspira a una autonomía
  • Los medios chinos confirman la entrega de 105 participantes en los incidentes de Lhasa
  • Las organizaciones de apoyo a los tibetanos hablan de centenares de detenidos

Por
Varios jóvenes tibetanos queman banderas chinas en Nueva delhi, la capital de India REUTERS REUTERS

El líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, se ha entrevistado en Dharamsala (India) con representantes de cinco de las organizaciones tibetanas más radicales, que pretenden seguir reivindicando la independencia frente a la autonomía que propugna la dirección del gobierno tibetano en el exilio, según han comentado fuentes de su entorno.

Las disensiones entre los jóvenes tibetanos y la generación que acompaña al Dalai Lama en India desde el comienzo de su exilio, en 1959, se han agudizado en los últimos días, coincidiendo con las protestas violentas registradas en el Tíbet contra la ocupación china.

Mientras los jóvenes abogan por continuar con las manifestaciones hasta conseguir la independencia, el Dalai Lama jha amenazado con renunciar a su posición de líder espiritual si la violencia se recrudecía, en lo que se interpreta como un intento de frenar a los elementos más radicales de entre los tibetanos.

El líder del Congreso de Juventud Tibetana, Tsewang Rigzin, y otros exiliados radicales se han encontrado con Tenzin Gytaso en lo que un miembro de la administración tibetana en el exilio ha calificado de "reunión cordial".

El Dalai Lama defiende una reivindicación moderada y pacifista de una autonomía cultural para el Tíbet dentro de China; así, siempre ha asegurado que Pekín tiene derecho a organizar los Juegos Olímpicos. Los jóvenes tibetanos, por el contrario, no sólo aspiran a la independencia, sino que consideran que China "no merece" organizar las Olimpiadas y llaman al boicot de las mismas.

Detenciones en Tíbet

Mientras, los medios oficiales chinos han confirmado que 105 tibetanos que participaron en los disturbios registrados el pasado fin de semana en Lhasa, la capital del Tíbet, se han entregado a las autoridades chinas.

Estas habían ampliado hasta las 23.00 horas (15.00 GMT, 16.00 hora peninsular española) el plazo para que los participantes en las manifestaciones, que degeneraron en los peores incidentes violentos en la región en dos décadas, se entregaran a las fuerzas de seguridad con la promesa de un castigo menor.

El vicepresidente de la región autónoma del Tíbet, Baema Chilain, ha declarado a la agencia Nueva China que todos los que se han rendido participaron en los disturbios registrados el pasado viernes en Lhasa. "Algunos han devuelto el dinero que robaron", ha añadido, en referencia a los saqueos e incendios de tiendas en la capital tibetana.

Los incidentes se saldaron, según el balance oficial, con 13 fallecidos, aunque el gobierno tibetano en el exilio habla de un centenar de muertos, incluyendo los fallecidos en provincias vecinas a la región autónoma, donde también se han registrado protestas.

Las ONG hablan de cientos de detenidos

Las organizaciones que apoyan la causa tibetana, sin embargo,  han asegurado que las autoridades chinas han arrestado a cientos de personas relacionadas con las protestas de la semana pasada.

"Parece que varios centenares de personas han sido detenidas, quizás miles" en el Gran Tíbet -que incluye amplias zonas de las provincias de Sichuan, Yunnan, Qinhai y Gansu, doblando el territorio de la región autónoma-, afirma la directora de Estudiantes por un Tíbet Libre, Lhadon Tethong.

La portavoz de Campaña Internacional por el Tíbet, Kate Saunders, también habla de "centenares de detenidos" sólo en Lhasa, mientras que Human Rights Watch teme que se produzcan "maltratos o torturas", dados los antecedentes de China.

Noticias

anterior siguiente