Presentado por: Hermanos Torres

Los hermanos Torres, Sergio y Javier, nos cuentan cómo sacar partido a los productos de temporada con recetas sanas y diferentes. Recetas originales, sabrosas y asequibles para todos, buen producto, trucos y técnicas, todo acompañado cada día con el toque personal que caracteriza a los gemelos Torres. Su objetivo, 'intentar hacer fácil lo difícil'. Un nuevo programa diario para las mañanas de La 1 de TVE dirigido a todos los públicos.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3996936
Para todos los públicos Torres en la cocina - Patatas rellenas y pescado a la espalda - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina" un día más.

Hoy cocina, por lo menos la primera receta,

de aprovechamiento, pero...

Después volamos. No, no, y ahora también.

Bueno, también, con las dos. Tenemos las carnes,

que tenemos pollo, muslos de pollo, jamón...

Que podría ser hueso de jamón. Hueso de jamón perfectamente.

Y luego ternera. Ternera, que podría ser o...

o también si queréis la cortilla.

O sea, la parte de la costilla. Un jarrete.

Esta es la parte del jarrete, que es muy buena

y para cocinar da mucho sabor.

Yo lo que voy a hacer es quitarle un poco el nervio,

que tiene aquí un poco la parte esta del nervio.

Que esto lo podéis pedir hecho.

Yo, mira, ahora porque lo hemos pedido así

con las prisas, pero ya veréis

que tiene mucho toque Torres este plato.

Para mí el jarrete

es de las mejores partes de la ternera.

Hombre. Ternera o de cerdo también.

Pero esta es ternera. No, ternera.

Vamos a hacerlo aquí un plato noble.

Superbuena. Tiene diferentes...

En realidad no se sabe muy bien de dónde viene el plato.

Pero nosotros sí que lo vamos a identificar aquí.

Vamos a hacer... agua.

Que ahora cogeremos más.

Voy llenando.

Y yo corto un poco de puerro, zanahoria, cebolla

y dientes de ajo. Bueno, dientes de ajo enteros.

No, déjame el plato para... Venga.

Jarrete.

Tal cual, ¿eh?

Muslos de pollo.

Jamón. O hueso de jamón.

Aquí lo vamos a poner por el lado.

Venga, todo bien entero, bien grande.

Es que en este caso pongo jamón

porque luego lo vamos a aprovechar.

Si no pondría hueso de jamón. Pero pongo jamón por algo.

Aquí lo ponemos porque luego tiene aprovechamiento.

Ponemos las verduras.

Perfecto. Hasta aquí un caldo normal.

El caldo de toda la vida. Exactamente.

Ponemos a hervir. Y luego le vamos a poner

cuando hierva... Ya sabéis que el garbanzo

es la legumbre que a partir de caliente cuando está

hirviendo es cuando se ponen los garbanzos.

Aquí con esta malla llenaremos los garbanzos.

Y cuando hierva, pam, pondremos los garbanzos dentro.

Primero haremos que hiervan las carnes para desengrasar.

Importante quitar toda la grasa que sube a la superficie.

Porque eso no es bueno. Abre.

Veis que es un caldo que es súper fácil de hacer

porque se pone todo en frío.

No hace falta... Garbanzo no, ¿eh?

¿Eh? Bueno, que se pone todo en la olla, Sergio.

Sí, sí. Se pone todo en la olla.

Tampoco hace falta mucha preparación para esto.

Estás de acuerdo, ¿no? Estoy de acuerdo.

(Risas) Menos mal.

Estoy de acuerdo. Vale, vale. Un poco más.

Vale, vale, vale. Un poco más.

Sergio, un poco más, que el garbanzo

da muy buen sabor. Eso sí, el garbanzo le da

un sabor al caldo tremendo. Mirad qué garbanzo.

Qué pedazo de garbanzo.

Enorme, luego queda mantecoso, cremoso. Y es...

Buenísimo. Y le da un sabor al caldo tremendo.

Bueno, lo vamos a poner a cocer.

Lo vamos a desengrasar, desespumar,

a quitar toda la espuma.

Cuando hierva le vamos a poner el garbanzo.

Y una vez esté bien desengrasado

casi al final le pondremos unas hebras de azafrán.

No os mováis.

Porque yo lo tengo aquí.

Hacemos el cambio.

Y yo ya lo hemos hecho evidentemente.

Mirad. ¡Ooooh!

¡Ooooh!

Fantástico. Os digo, espectacular.

Tenemos por un lado el garbanzo que ya lo tenemos cocinado,

perfectamente cocinado.

Y fijaos cómo está, ¿eh?

Acordaros del azafrán que le habíamos puesto también.

Ahí está, el garbanzo por un lado.

Impresionante, ¿eh? Fantástico.

Tenemos el caldo por otro lado,

que lo que vamos a hacer con el caldo es...

Primero, Javier.

Yo te veo un poco perdido con tu receta.

(RÍE)

Ponemos caldo del mismo cocido.

Lo vamos a poner a reducir con...

La patata. Pero antes iba a hacer la patata.

Venga. Espérate.

(RÍE)

Está bien, está bien.

Pero ahora llegaremos a la patata, no te preocupes.

Ahora lo hacemos. Ahora llegaremos.

Porque yo primero voy a poner...

Es que es lo que más tarda.

Tengo interior de la patata,

que ahora veremos cómo se vacía y tal.

Vale. No os preocupéis.

Tranquilos. Lo tiene supercontrolado.

Cocido por un lado, el caldo por el otro.

Cojo restos de patata que ahora veréis de dónde salen

y las ponemos aquí.

Ahí está, a cocinar. Y ponemos a reducir.

Y después caldo que vamos a poner aquí y a reducir.

Exactamente.

Este caldo que está realmente... fijaos qué caldo.

No, tiene un sabor. Se huele, ¿no?

Espectacular. se huele desde ahí.

Tiene un sabor tremendo.

Esos caldos de la abuela, amables, limpios, sabrosos.

¿Se huele o no? Sí.

Vale, para, para. Ha de reducir, Sergio.

Ya, pero para, para. Es un poco.

Bueno, tranquilo, Sergio. Ya, si hay mucho.

Vale, por aquí tenemos lo que es el caldo.

Una parte se ha puesto para cocinar la patata

que ahora vamos a ver.

Y por el otro caldo a reducir.

Pongo bastante cantidad porque para tenerlo bien ligado

hace falta cantidad. Venga, muy bien.

¿Sí o no? Perfecto, Javier. Bravo.

Tenemos esta patata, esta fantástica patata.

Fijaros que lo que hemos hecho

ha sido lavarla bien y vaciarla.

¿Vaciarla cómo?

Lo que hacemos es que cogemos con un cuchillo,

cortamos la parte de arriba.

Un poquito, ¿eh?

Y con ayuda de una cucharita...

Podría ser una cuchara de café, ¿eh?

Pero bueno, estas cucharillas sabéis que van muy bien.

Y vamos vaciando,

que es lo que Sergio ha aprovechado para poner

con un poco de caldo. Exactamente.

Vale. Veis, hemos vaciado.

Que no cuesta nada, que es fácil de vaciar.

Exactamente. Hemos lavado.

Y ahora en una placa...

ponemos las patatas.

Si tienen un poquito de agua no pasa nada

porque luego ahora las vamos a hornear.

Y entonces van a quedar espectaculares, ya veréis.

Ponemos un poquito...

de sal y pimienta.

Fijaos qué patata. Para rellenar es brutal,

es buenísima y es muy fácil de hacer.

Un poquito de sal.

Un poquito de pimienta, cómo no.

Sabéis que somos de pimienta.

Y luego un poquito de aceite de oliva.

¿Vale? Okey.

Sergio, al horno. Ponemos las patatas al horno.

Asar las patatas. O sea, cuando estén tiernas

que estén asadas, ya lo veremos,

pinchamos con un cuchillo, ahora lo veremos.

Bueno, son 20 minutos aproximadamente.

Ya que Sergio no lo sabe, son 20 minutos a 180 grados.

Bueno, depende del horno. Yo qué sé, yo digo:

"Pues bueno, cada uno que..."

Y yo lo único que voy a hacer mientras Javier

pone las patatas es poner las carnes fuera del caldo

para que se vayan enfriando. Simplemente.

Fijaros cómo ha quedado, qué patata.

Fantástica. Increíble. La piel nos hace

todavía de soporte diríamos.

Y la patata se come entera, está perfecta.

Perfectamente cocinada.

Después tenemos el jugo que hemos reducido.

Que es el jugo de cocido, nada más, ¿eh?

Pero fijaros qué bonito queda. Fijaros qué laca queda.

O sea, qué brillante, qué bonito.

¿Por qué? Porque hemos espumado

y desengrasado bien al principio.

Y luego nos queda limpio. Buenísimo.

Y aquí tenemos la patata cocida también con el caldo,

que hemos puesto un poco...

Bueno, los restos de patata.

Los restos, el interior de la patata,

que queda buenísimo.

¿Ponemos ya el garbanzo o qué? Venga, vamos a ponerle.

Aquí el garbanzo cocido.

Vamos a poner parte del garbanzo.

Lo iba a hacer al revés, pero está bien.

Sí, tira. Tira, va.

Poco, poco, poco. Hombre, poco.

Poco porque... vale.

Venga. Y ahora cogemos

y lo vamos a triturar.

Tampoco no hace falta...

pero con la pata vamos a hacer una especie de puré.

Bueno, mientras tú haces esto yo me voy con las carnes.

Exactamente. Las carnes que hemos cocido:

el pollo, el jamón y el jarrete.

Lo voy a... por ejemplo, el jamón más...

O bueno, es que se puede todo deshilachar.

Porque en un bol, ¿veis? Romperlo.

Que se hace hebras.

Pues el jamón se hace así.

Más natural. Texturas en boca, que eso es muy bueno.

Después el jarrete también seguramente...

Fijaos, es que se deshace.

Cuando está muy bien cocinado el jarrete se deshace.

Es súper meloso, muy bueno. También lo vamos a deshilachar.

Y después también deshilachado el pollo.

Bueno, club de los chaloteros, bienvenidos.

O sea, vamos a hacer un poco de chalota y pimiento verde.

Que es parte...

Bueno, parte no, parte esencial de la ropa vieja.

Y el pimiento verde, que voy a coger un trozo.

Y le vamos a dar ese toque de frescor también

que necesita este...

Al final vamos a hacer una patata rellena,

una patata... Sí, pero con mucho toque.

Bueno, yo ya de carne no hago más.

No, está bien, para rellenar las que tengamos que rellenar.

Exactamente. Vale.

¿Tú sabes cuál es el porcentaje...

qué porcentaje de agua tiene...?

(RÍE) Es verdad.

¿El pimiento verde?

Qué porcentaje de agua...

Un 85%.

Casi. Bueno, un 90%.

¿Ah, sí? Pues mira, lo he dicho a boleo.

Pensabas que ibas a decir... No, de verdad.

Bueno, rehogamos un poco las carnes.

Vale, venga, tenemos por aquí el garbanzo con la patata,

por aquí la reducción, aquí la chalota con el pimiento,

aquí tenemos las patatas.

Yo sí que estoy aquí.

Yo sí que estoy.

Vale, ahora vamos al tema de las carnes.

No las vamos a dejar aquí simplemente deshilachadas,

que es una ropa vieja, que ya está muy bien.

Que son unas carnes que con el jamón

que le hemos puesto, el pollo y todo ya tiene sabor, ¿eh?

Pero le vamos a dar un poco más de tema.

Todavía le vamos a redondear.

Vamos a poner las carnes.

Ahí está.

La verdura ya está rehogada.

¡Tachán!

Salteamos.

Vale y ahora con una espátula de madera que tengo aquí

lo que vamos a hacer es...

fuera del fuego añadirle un huevo.

¿Para qué? Yo lo pondría dentro.

Bueno, lo voy a poner dentro. No lo voy a poner aquí.

(Risas) Dentro, pero con el fuego.

Fuera del fuego no se va a cocer el huevo.

Si yo lo hago aquí y pongo el huevo con el calor se cuece.

Cómo estamos hoy, ¿eh?

Cómo estamos hoy.

Venga, chútale el huevo.

Cuando digo fuera del fuego es: calentamos la sartén,

retiramos la sartén y ponemos el huevo.

Venga, Sergio, va.

Ahí está.

Y ahora...

Espérate aquí conmigo, Javier. No te vayas.

Lo que hace el huevo... Es ligar. Ligar.

Espesante también realmente.

O sea, que el conjunto al final... de diez.

Cocina de aprovechamiento total, ¿eh?

Prueba de sal y pimienta. Sí, ahora lo probamos.

Espera, que voy a por un...

Hum, buenísimo. Sí, ya, ya.

Si ya le he metido yo la mano.

Venga, vale. Ahora sí.

Ahora vamos con el puré de garbanzos con la patata

que habíamos puesto con el caldo del cocido

a cocinar y machacado, con sal y pimienta.

Y hacemos una base para que sea...

pues bueno, plato de aprovechamiento

y luego contundente.

Vale, y aquí ya cogemos las carnes,

que lleva el jamonako y lleva todo aquí.

No, está buenísimo. También con la cebolla.

Bueno, con la chalota.

Bueno, ropa vieja de lujo.

Buah, ya te digo.

Vale y ya por último la salsa.

Espérate, espérate. Ayúdame, ¿no?

Sí, y una hierba o algo, ¿no?

Sí, ahora le pondremos algo...

Toma ya, vaya patatas.

Te digo yo que...

Hombre, para ser lo que sobra del caldo de cocido

te digo yo que vaya lujo. Es un lujazo.

Un poquito más ahí y ya está. Vale, ahora lo ponemos aquí.

¿Y la salsa no la pones? Ahora. No, aquí.

Y tú vete con una hierba. Vale.

Fijaros qué bonito. ¡Oh!

Ahora la salsa ya es el punto de gracia.

Cebollino o lo que queráis. Cada uno lo que tenga.

Perejil, cebollino...

Vale.

Y ahora esta salsa. Un poco de tomillo, de romero.

Un "romillo". Si te digo: "Caramelo."

No, no, es un salsa.

Fijaros, brillante, limpia, transparente.

Y eso simplemente si cogéis un caldo de cocido

y lo reducís esto es lo que sacáis.

Un jugo así ligado. Caramelo.

Maravilloso. Y eso es potencia de sabor, es potencia total.

No pasa indiferente esto, ¿eh?

Vamos allá. Toma ya. Ahí va.

También a Canarias, a Cuba. Al sur.

Al sur, al norte y a todo el mundo.

Venga. Y al oeste.

Vale, ropa vieja estilo Torres.

Ahí va.

Vamos con esta segunda receta.

Vamos con un pescado a la espalda.

Exactamente. Vamos a remontar aquí el río.

Exactamente. ¿Eh?

¿Por qué a remontarlo? Porque me ha salido así.

Ah, vale. Vamos a hacerlo con dos mojos.

Dos mojos diferentes. Que nos echaremos a suertes,

uno rojo y uno verde o uno verde y uno rojo.

Igual hay premio. Y vamos a hacer...

Si hay premio, ostras, los de arriba...

Yo no quiero copa, me da igual

lo de la copa, yo paso ya de la copa.

Sí, sí. Vale, bueno, que nos den, hemos quedado que nos den una.

Venga, va, si nos dais una copa, mola, también.

Vale, vamos allá, lo primero que vamos a hacer,

tenemos aquí el pescado

desespinado y bueno, no tiene espina.

Porque es verdad que lo que a mí me, claro, cuando pides un pescado

a la espalda es el tema

de las espinas si me las trago o no.

Quitarle la espina es lo mejor, intentad que no.

Y, luego, aquí tenemos una olla

y vamos a cortar. ¿Una olla?

No es una olla, es una bandeja.

Vale, no pasa nada.

Ya le habéis entendido, no pasa nada.

¿Qué dices, qué dices? No, nada, ya lo sé.

Vale, vamos allá, tenemos

coliflor y brócoli

o romanesco, en este caso.

Y, luego, tenemos aquí, bimi, que sabéis que es un superalimento

que está muy bueno y que le vamos a dar un toque, también.

Bueno, total esto es... Y cebolla tierna.

Ya no es excusa, pero, sí hay que ponerle una cama

de verduras para que no toque la bandeja, pues, cogemos

el brócoli y la coliflor.

Normalmente, se pondría la patata, pero, vamos a darle nuestro toque.

¿Cómo lo hacemos?, pues, mira, lo vamos a hacer así,

para que quede entero,

para, luego, guardar la apariencia,

¿veis qué forma más bonita tiene?,

esto parece Navidad.

Queda superbonito, pues, vamos a cortar ahora

a cuartos y del cuarto

lo ponemos apoyado para que no nos cortemos

y para que podamos hacer una buena.

Lo más fino posible, eso sí.

Sí, lo cortamos fino.

Bueno, a mí, se me desmonta, ha sido idea de mi hermano.

Me ha dicho: "Hazlo así y tal".

Bueno, hay que probar, en la cocina hay que probar.

Pues, a mí, me sale bien, fíjate.

¿Ah, sí? Sí.

Entonces, vamos poniendo, vamos poniendo de base,

Que da igual.

De base, ¿vale?

Venga. Mira qué bonito.

Te ha salido muy gordo. Ya, ya.

Es una base fina.

¿Veis?

Tenemos, también, cebolla tierna.

Voy a coger el verde

o no, cebolla tierna o el verde o la parte,

pero, es que a nosotros el verde nos gusta, es lo que no

se aprovecha, normalmente, y esto nos gusta.

Vale.

Aunque, luego, tenemos el mojo,

también, pero, hay suficiente cebolla,

cogeré el verde y el blanco.

Espero que se valore la limpieza y el orden.

También, es importante en la cocina.

Hombre, claro. Mira tú, mira la mesa.

Bueno, es que estoy trabajando. No,mira tu mesa.

Vale, el bimi lo cortamos, también.

Y lo cortamos así.

Cortamos el tronco, se aprovecha todo.

El tronco y, luego, están los ramilletes

que, también, lo pondremos por aquí,

fijaos qué bonito.

Es como un paisaje.

Y esto lo corto un poquito por la mitad

para que tenga la misma cocción. Vale, venga.

Te he visto hacer así con el pie. No solo es esta receta,

es, también, la receta anterior, se valora todo aquí.

Yo, también, la primera la he llevado yo, o sea, que...

Vale, ya lo tenemos,

ahora, un poco de sal y pimienta ponle tú.

Y algo para hidratar un poquito de agua o algo porque si no, no.

Venga, un poco de agua le vamos a poner.

¿Veis?, un poquito de agua le va. Más que nada para que, las verduras

ya van a soltar, pero, al principio es bueno tener,

aunque sea un poquito, unas gotas.

Ah, cebolla tierna, ¿has puesto?, sí, vale.

Bueno, ponemos el pescado encima

que esto nos hará como una cama. Exactamente.

Esto es un pescado que a la espalda ya sabéis que, normalmente,

se pincha así en dos palos bien abiertos

y se pone en la brasa, pero, que no le dé de lleno,

entonces se hace por un lado y, luego, por el otro.

Y vamos con el mojo.

Lo haremos casero, es lo que tenemos.

La máquina de la verdad va a decidir

quién hace el mojo rojo y el mojo verde.

Veis que tiene una roja y una verde.

Qué nervios, qué nervios. Si sale aquí,

yo hago el rojo. ¿Aquí, qué es?

El rojo, si sale el verde, tú, haces el verde.

¿Y si sale?, vale, venga, lo he entendido, vale.

Venga, yo, verde, pues, hago verde, ya me mola.

Ya lo tenías para hacer verde.

La máquina la tenía Javier,

él tiene que hacer el verde.

Vale, eso es verdad. ¿Y por qué no la he cogido yo?

¿Y escojo yo?

O sea, no me parece bien.

Sergio, cambia de sitio. No, un momento, pero, ¿por qué?

Calla, que te van a castigar.

Pero, un momento, da igual, lo habíamos dicho así,

el que estaba el en lado... Sergio, da igual,

¿quieres que te lo cambie?, como buen hermano,

si me dejáis, se lo cambio. Yo quiero verde.

Venga, vamos a coger

la cebolla tierna.

El verde de la cebolla tierna que eso nos va de fábula.

Todo verde.

Verde, cebolla tierna,

mostaza, tenemos una mostaza verde,

esto ya es ganador porque, bueno, ganador o no,

la mostaza le va muy bien porque un toque de mostaza, de verdad.

Vale, un pescado con dos mojos.

Cebolla tierna, mostaza, cebollino

que le va bien, también,

cebollino, cebolla, cebollino, perejil,

no sé si tengo por ahí las tijeras, aquí.

Vale, perejil, que perejil tiene que llevar perejil.

Vamos a cortarle la peluca aquí al perejil.

Venga, perejil.

Albahaca, porque le voy a poner todo lo verde porque verde le va

y así, para suavizar, después, un poco de orégano,

también, porque lo tengo aquí, yo, verde, voy a lo verde.

Verde, verde y mira, una hojita muy poquito de hierbabuena.

Pero, solo esto, muy poquito para darle un toque,

un toque Sergio.

¿Eh?, voy a poner aceite.

No mucho porque lo quiero espeso para poder pintarlo bien,

un toque de vinagre.

Huy.

Huy.

Vale.

Un toque de zumo de lima o limón.

Es para hoy, Sergio. Tranquilo, tranquilo.

Hay que hacerlo bien, Javier, las cosas se hacen bien,

yo, si no, no puedo trabajar.

Vale.

Si no pongo este tono, de verdad, que no.

Venga, y, ahora,

lo que vamos a hacer es triturar el mojo.

Mojo verde. Sal, pimienta, no pones.

Le voy a poner al pescado, no al mojo.

Tu lado hazlo como quieras.

Eso es porque se le olvidó. No le voy a poner, no quiero poner.

Bueno, me falta un poco de aceite, eso sí.

Es que no quiero ponerle mucho aceite para no hacer

un mojo demasiado espeso.

Un mojo demasiado claro.

Y nada de sal, ¿eh?, es raro.

Un poquito de sal ahí, que le da.

¿Nada de sal?

Orégano.

Orégano, que le pongo fresco pero, me falta "power".

Y un poquito de sal.

Venga.

Hay que probar, hay que probar.

Vale.

Vale, mi mojo,

dejadme probar otra vez, un segundo.

Venga, voy, si no, no acabamos aquí.

Un poquito más de ajo y ya, mi mojo ya lo tengo.

Vale, vamos con el otro mojo,

pongo una puntita de guindilla

porque eso le va, le va el picante.

Ponemos la pulpa de un pimiento choricero,

yo lo voy a hacer rojo, ¿eh?

Rojo pasión.

Rojo con pimiento choricero

que lo hemos puesto, sabéis, en remojo.

Y, aquí, fijaos, tiene toda la carne

y le vamos a dar ese toque tan bueno.

Bueno, igual rojo, tampoco, estaba mal.

No, no, Sergio.

Los dos están bien, es que es difícil

quedarse con el rojo, ¿cuántos de vosotros

os quedaríais con el verde?

¿Y con el rojo?

Bueno, muchos más, muy bien.

Vale, vamos allá, de momento, no voy mal, entonces, sacamos la...

sacamos la carne con la cuchara.

A ver si vais a tener razón.

¿Veis?, la carne.

Y desechamos la piel

porque así lo tendremos mucho más limpio y pulido,

no tenemos esa piel que, a veces, nos...

pues, nos molesta. Vale, pimiento choricero.

Muy bien, podría ser ñora, también.

Tomate. Si sale rojo,

he ganado yo, también. Vamos a poner un tomate.

Tomate fresco.

Le voy a poner un toque de comino, yo creo que aquí,

el mojo tiene que tener comino.

Después, un poquito de ajo claro que sí, pero,

bueno, casi un ajo le voy a poner.

Vinagre.

Un toque

de naranja.

Que le voy a poner la piel.

¿Cómo lo ves, Sergio?, esto es un toque.

Esto es un toque, el mojo era mío, te has pasado ya,

ya te has pasado. No, ya lo veremos.

Incluso,

Sergio le ha puesto

un poco de lima, pues, le pongo un poco de naranja.

¿Qué te parece?

Vale, aceite de oliva.

Tomate y naranja combinan, pero, vamos.

(Risas)

Pues, te digo yo que sí, ya verás. Sí, ya lo sé.

No mucho aceite porque aquí sí que tiene el tomate agua

y, entonces, yo he medido bien

y voy a poner sal y pimienta que es lo que,

que es lo que tiene que llevar, pásame la pimienta, chavalín.

Ahí, muy bien.

Vale, trituramos.

Vale, ya lo tenemos, mojo rojo.

Bueno, vamos a hacer la mitad del pescado es tuyo

y la otra mitad es mío.

¿Vale?

Vale, antes yo tengo que probarlo,

como siempre. Toma.

Espectacular. El mío sí que está espectacular.

Espectacular, la naranja, el tomate,

el pimiento choricero.

Alguien va a salir a probar

y decidirá cuál es el mejor mojo.

¿Y quién sale?

Ven, ven.

¿Qué tal, cómo te llamas? Jaume.

Jaume, vale. Jaume, ¿qué tal?

Bien. Venga, va, antes de.

Espera, que te doy dos cucharas. Se saluda.

Y tú, prueba si...

Pruébalo, tranquilamente, sinceramente, o sea.

Tranquilamente, honestamente.

Buenísimo. Está muy bueno, estoy de acuerdo.

Este es el mío.

Espectacular.

Me gusta más el rojo, lo siento.

¿El rojo? Sí.

Yo, tranquilo, me voy a serenar, va, muy bien, oye.

El verde está buenísimo.

Le he traído un pequeño obsequio para el ganador.

Ábrelo y lo ves.

¿Qué es? Es un gadget.

Ah, hombre, muchas gracias, de verdad.

Se agradece.

Ah, es una pala, ¿no?

Sí, un recogedor. Un recogedor.

Hombre, claro. Es un gadget, mirad qué bonito.

Eso es para el mantel. Quita, que es mío,

me lo regaló a mí. Explícalo.

Vale, pero, no me lo cojas. No te lo cojo.

Ya lo quiere coger y ya...

Mira, pon esto aquí.

Oye, gracias, ¿eh? Si tienes migas,

coges y lo pones aquí.

Vamos a hacer una prueba,

espera que quito los muñecos, un segundo solo.

Tírale, esto estaría planchado. Sí, sí.

Haces así y ya lo tienes.

Bueno, muchas gracias. Gracias.

Es para ti, pero, él, también, puede usarlo.

Ya veremos. Gracias.

(Aplausos)

Bueno, yo pinto mi mitad, mi mitad de verde.

Fijaos qué bonito, además, la combinación de colores.

Bueno o de un solo color, lo que queráis, pero, bueno,

esto al final... Cuidado, no te pases.

No, pillo la mitad, mi mitad.

Al final, yo te digo un poco aquí de mojo por aquí alrededor,

también, para las verduras.

Aunque, yo lo dejaría, ¿has puesto agua debajo?

Muy poquito. Pues, pon un poquito más.

Y sin mojo. No porque las verduras

soltarán agua. Vale.

Y, ahora, el otro, de rojo.

Seamos generosos. Vale.

Fijaos qué cosa más bonita.

A quien le guste rojo, rojo, a quien le guste verde, verde,

a quien le guste bicolor, bicolor.

La cabeza.

Bueno, cuidado porque el pescado no tarda mucho

y la verdura, como la cortamos

finita, tampoco tardará mucho, cuánto tiempo, Javier.

Vale lo pondremos al horno

180 grados

durante, aproximadamente...

Quince, yo, dieciocho, quince minutos.

Mira, hagamos una cosa, lo ponemos en el horno

y cuando esté, lo decimos, para ser exactos.

Cada uno tiene el suyo y al final lo que haremos será

encender la parte del grill,

del gratinador y darle un toque de gratinado.

Pero, eso sí, horno fuerte 180 grados.

Vamos allá. Venga, vale.

Superpargo a la espalda rojo.

O verde.

Ya veis superreceta de aprovechamiento,

estas patatas a lo nuevo, vamos a decir.

Y, después, hemos hecho un pescado fácil, sabroso

y muy bueno con mucho sabor.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y os queremos ver en el próximo programa.

Adiós. Hasta luego, adiós.

Bueno, vamos a probar, ¿no?

Torres en la cocina - Patatas rellenas y pescado a la espalda

27 abr 2017

Los últimos 1.276 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios