Dirigido por: Maria Pallier

Espacio de cultura que se ha convertido en un punto de referencia obligado para todos aquellos inquietos por seguir las últimas tendencias en el campo de la creación artística. Temporada tras temporada, el programa ha sabido crear su propio lenguaje televisivo.

Metrópolis, es un programa semanal sobre cultura y arte contemporáneo que, desde el 21 de abril de 1985, se emite por La 2 de TVE. A lo largo de sus más de 1000 capítulos ha mantenido el formato original, un programa temático sin presentador de 25 minutos de duración. Si bien en algunos momentos de su trayectoria experimentó alteraciones de su formato, es precisamente éste el que ha convertido a Metrópolis en un programa televisivo de culto y objeto de coleccionismo. También se suele utilizar como material educativo en Facultades de Bellas Artes y Ciencia de la Imagen.

Metrópolis debe su creación a la llegada e inmediato 'boom' del vÍdeo arte en España a mediados de los 80. Los creadores del programa apostaron por el vídeo como un lenguaje artístico muy apto para ser mostrado en televisión. En un principio fue concebido como un escaparate para artistas emergentes, de todos los campos de la creación.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4883943
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - CARMEN // SHAKESPEARE. Presagios del deseo - ver ahora
Transcripción completa

"¿Puede la ópera de Carmen dialogar con los sonetos

de Shakespeare para hablar del deseo,

la pasión y la muerte atravesando distintas temporalidades?

La prestigiosa coreógrafa y artista visual,

Olga Mesa y el artista multimedia Francisco Ruiz de Infante,

figura del audiovisual español,

lo consiguen en "Carmen, Shakespeare, presagios del deseo".

Un proyecto colaborativo que sintetiza

seis años de conversaciones y mestizaje de disciplinas.

Danza, artes plásticas, literatura, audiovisuales y música.

En la antigua Tabacalera de Madrid,

evocando el escenario en el que trabajaba el personaje de Carmen,

han concebido un sugerente dispositivo

de instalaciones laberínticas

que se activa tanto por los visitantes,

como por los propios artistas.

El resultado es una escenografía sensorial,

una ópera contemporánea

en la que nuestro cuerpo se integra para descubrir

que aun habitando un presente híper tecnológico,

la vivencia del amor es eterna y mítica.

Él dice: "Esto no es un simulacro, tal vez tampoco una exposición".

Ella dice:

"Tal vez sea una experiencia...".

(GRITA)

-Es curioso que trabajando desde el cuerpo y de la imagen,

nos interesara mucho entrar desde el sonido, desde la escucha.

Entonces, a partir de ahí,

Carmen como mito, Carmen como energía, como ópera,

la idea de hacer una ópera experimental nos interesaba mucho.

La idea de poder construir también

en temporalidades con los cuatro actos.

-Tenía la idea de intentar hacer

algo con el arquetipo,

y digo bien arquetipo Carmen, tanto de Bizet como Mérimée,

me parece muy importante en este momento, el hablar del amor,

de la pasión, del dolor, de la vivencia, de la muerte.

De una manera así como explícita.

Y cuando empecé a hablar con Olga de este asunto,

apareció Shakespeare, lo solucionamos como una cosa oscura

que evolucionaba con la edad.

Esta idea de que los métodos,

Shakespeare los ha ido construyendo

desde muy joven hasta su última edad,

como un cuaderno de experimentación.

Entonces, esta idea de arquetipo constructor de arquetipos,

masculino, femenino, Olga Mesa,

Francisco Ruiz de Infante, aquí y ahora, "Carmen, Shakespeare".

(Música)

-La voz como enunciado, la voz como grito, como susurro.

La voz como un gran interrogante.

Los espacios son no solamente ocupados,

sino que son intervenidos y transformados en un espacio-tiempo

y con un carácter experiencial también.

(Música)

Las máquinas están ahí, el dispositivo está ahí,

está esperando a que algo suceda,

entonces es como una llamada de atención a por qué están las cosas

que están ahí, que hay sonidos.

Es como empezar a activar esa idea del engranaje,

de "Carmen, Shakespeare",

esas máquinas extirpadas están ahí, parece que abandonadas,

pero ya están mandando un mensaje subliminal.

Hay que capturarlos.

-Empezamos con cifras rojas,

pero no van a la velocidad de los segundos,

sino de las imágenes, 25 imágenes por segundo.

Cuando hay dos, van a la misma velocidad,

pero no están sincrónicas.

Esto no le hemos dicho con respecto a la tecnología,

pero uno de los grandes problemas de la exposición

ha sido sincronizarla.

Y estamos muy contentos de que no es sincrónica.

(Música)

-Desde el principio, se invita a entrar en el espacio,

a tomar consciencia de que él está ahí

porque tomar conciencia es no estar...

No tener una jerarquía muy identificada de valores,

de lo que ves.

(CANTA)

Tú estás como entrando en un organismo

donde hay una serie de objetos, una serie de signos,

de enunciados que están apareciendo, hay una progresión.

Entonces están todo el tema de las sombras, los reflejos,

el espectador si está atento,

porque se le está pidiendo que entre, que empiece a estar atento,

pero atento de qué,

claro, tú como espectador y volvemos a la idea del testigo secundario,

no es que tenga que estar atento, atento primero a él.

-Los * cambian, de actitud y nosotros también,

nosotros a veces estamos en cuerpo y carne en el escenario,

a veces estamos en imagen en una pantalla

y a veces estamos de una manera un poco clandestina

como personajes extraños dentro de una exposición.

-Estamos también dejando un margen de decisión en la construcción,

donde no estamos en la improvisación ni mucho menos,

porque hay una codificación, un protocolo preciso.

Hay una manera de vivirlo con el espectador el aquí y ahora,

que realmente es como un viaje y una dinámica donde esa energía te lleva

y sucede, es una experiencia,

muy desde ahí, muy de piel y muy físico.

(Música)

-Cuando aparece Tabacalera,

por alusiones y teniendo cuenta la historia de Carmen pura y dura,

estábamos en el lugar.

El lugar que Carmen trabajaba.

Cuando llegamos aquí, es una fábrica,

había muchos elementos de líneas de peligro.

Las famosas líneas amarillas y negras

que ya las teníamos un poco nuestra cabeza con respecto al texto,

a la idea de conflicto.

El lugar peligroso, que ya estaba aquí,

con lo cual pudimos desarrollarlas de otra manera,

con una especie de recorrido,

yo no diría peligroso, pero sí que inquietante.

(Música)

-Las falsas simetrías, de alguna manera,

es una llamada de atención de realmente una dirección,

porque está marcando ya un punto de vista muy importante,

porque tiene un campo de profundidad todo.

Esas falsas simetrías está hablando de ver el aquí

y el ahora, que sigue estando después.

Esa posibilidad de desdoblamiento, de lo mismo,

pero con una perspectiva que estás viendo y en un momento dado

es como que vuelves más tarde.

Estás avanzando en un recorrido pero estás como en el mismo lugar.

(HABLA EN FRANCÉS)

-Dentro del recorrido del espectador,

tanto si está atento como si no lo está,

va a sentir que las cosas se repiten.

No de la misma manera, a veces de una manera idéntica,

como un espejo,

otras veces porque está en dos veces y otras veces porque están parecido.

Hemos trabajado mucho con la noción de diálogo de sordos.

Tanto en la relación Olga-Francisco,

no solamente masculino-femenino,

sino los mundos de creación distintos,

sino la idea de "OK, te respondo pero no te he entendido".

Porque igual no estaba ni en tu espacio, ni en tu tiempo.

Te digo hola, e igual el otro responde: "¿Qué hora es?".

Y eso genera una especie de poema extraño,

que es más complejo que "hola" y "¿qué hora es?",

Pero dentro de la exposición está muchísimo.

(Música)

-Hablamos también de la aparición

y desaparición, de lo visible y no visible.

Dentro de las cosas.

Entonces,

el propio espectador toma conciencia

de su presencia de manera intermitente.

Entonces todo empieza como a activarse y desactivarse.

(Música)

-Esta idea de mesas, sillas, objetos más o menos abandonados,

cosas un poco exageradas,

que parece como que algo pasó o algo va a pasar.

Y que precisamente hablando de nosotros,

parece que es una clave también de la fuerza del amor.

Algo pasó, y algo va a pasar.

(HABLA EN FRANCÉS)

(Música)

-Hemos querido desarrollar lo que llamamos las acciones clandestinas,

que son esas acciones que suceden a lo largo de la exposición,

en cualquier momento, imprevisible, no anunciada,

y que ahí Francisco y yo hemos tomado también como autonomía,

vamos juntos a veces, pero a veces individualmente,

y que vamos realmente,

tenemos como una serie de protocolos pero que son acciones que activan,

hacen visible algo que está latente.

(GRITA)

Por ejemplo, la instalación del Soneto 66, a la entrada,

nosotros ahí tenemos una activación "performativa", no veo espectacular,

pero sí como muy contundente y como muy realmente

donde el espectador está ahí,

asistiendo durante 15 minutos el tiempo que dura,

la acción "performativa",

a realmente un encuentro con la "performance"

desde el lugar más representativo,

porque estamos ahí con una construcción muy precisa.

El Soneto 66 de Shakespeare.

"Que venga ya la muerte, estoy cansado.

Harto de que la autoridad censure el arte, estoy harto, estoy harta,

estoy cansada de vivir... "

-Nos dimos cuenta, mirando un poco históricamente,

que había sido uno de los sonetos fundamentales de la reacción

de Shakespeare a la sociedad que le había tocado vivir.

Es importante deciros que dentro de lo que vamos a hacer ahora,

que es la última etapa,

finalmente hemos decidido utilizar en la banda sonora el Soneto 66

pero extrañamente en alemán.

(GRITA)

(Música)

-Que venga ya la muerte.

Y harto viendo que con valor,

el inepto sale muy aventajado.

(GRITA)

No, no.

(RÍE)

(GRITA)

(RÍE)

(GRITA)

(HABLA EN FRANCÉS)

Vergüenza.

(Música)

-Somos conscientes de un tiempo acelerado,

somos conscientes de un "crash test", un "crash test" permanente.

-Te cojo ahí.

Este proyecto es muy paradójico.

Como el ser humano, el sí y el no, no es que sean idénticos,

pero a veces se confunden.

Cuando Olga decía:

"¿Estarás preparado cuando el gran día llegue?",

y el otro responde: "¿Estás hablando del amor?"

Y Olga responde: "No, estoy hablando de la muerte, es lógico".

Cuando en otros momentos del proyecto Olga dice:

"¿Le has dado al play?" Y yo respondo: "No".

"Nunca damos al play, siempre damos al rec".

En el peor de los casos hacemos stop.

Pero no es play, es rec. -Claro.

(Música)

-Son juegos un poco paradójicos... -Pero que están ahí.

-Y ahora que Olga hablaba del "crash test",

si volvemos a la oración de vocabulario que es muy importante,

un "crash test",

es un momento en el que vamos a destruir

algo para saber por dónde es débil y fortificarlo.

El "crash test" es lo que nosotros llamamos

el conflicto dentro de "Carmen, Shakespeare",

es el acto de amor más grande,

vamos a romperlo para saber dónde está débil y fortificarlo.

(Pitidos)

-Esta idea de la alerta en el proyecto "Carmen, Shakespeare"

de atención,

pero incluso atención partiendo ya en nuestra relación,

nuestro diálogo, ni siquiera se nombró, ya estaba ahí, es decir,

la extrañeza del otro,

esa complicidad pero que en un momento dado puede darse la vuelta

y todo puede cambiar en un segundo,

ese amor que en un momento dado de repente en cuestión de segundos

puede transformarse en un horror,

o puede ser otra cosa que no sabes el qué.

Eso ha estado ahora que lo pienso, desde el principio del proyecto.

Sin buscarlo, se generó.

Lo que vemos ya es toda esta complejidad, como decía Francisco,

no solamente de espacios-tiempos que no corresponden,

de interferencias,

en el propio pensamiento y formulación,

sino también una construcción como de punto de vista

donde estamos en el mismo sitio, aquí y ahora juntos,

pero en realidad estamos en otros lugares desde pensamiento

y desde la posibilidad de las tecnologías

y de estar como con otras informaciones simultáneas.

-Aquí y ahora ya no existe,

esta famosa consigna de la diferencia entre el teatro

y la "performance", ya no...

Aquí y ahora, por favor.

¿Qué es eso?

Yo mismo ya no lo sé.

Alguien tiene un mensaje, respondes, pero responde más tarde,

no sabes, te enviaron, no estabas...

Un rollo, así que aquí y ahora no, eso ya no.

En "Carmen, Shakespeare" todo lo que cae

de una manera desordenada, florece de una manera sorprendente.

-Es un diálogo íntimo entre Carmen y Shakespeare,

porque ahí realmente empezamos

a entrecruzar esos dos puntos de vista,

es el lugar de la reflexión,

del cuerpo reflexivo y el cuerpo es un lugar de meditación.

Yo tengo la sensación que no va a terminar

cuando nosotros estamos previniendo que termine,

tengo la sensación que "Carmen, Shakespeare", va a seguir.

(Música)

Metrópolis - CARMEN // SHAKESPEARE. Presagios del deseo

10 dic 2018

Programas completos (397)

Los últimos 415 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios