'Los archivos del Ministerio' es un making of que se adentra en aquello que no se ve de 'El Ministerio del Tiempo'. Un espacio de media hora que descubre los secretos mejor guardados de la nueva ficción española: hablará con los actores principales y secundarios para ver cómo preparan su papel y cómo es su relación con otros personajes; se adentrará en la intrahistoria de 'El Ministerio del Tiempo' a través de sus creadores, director, y de los profesionales que trabajan en ella (equipos de arte, vestuario, atrezzo, posproducción que realiza las recreaciones virtuales...); explicará las secuencias de cada capítulo más destacadas (explosiones, accidentes, peleas, acción...). Un programa perfecto para conocer todas las claves de 'El Ministerio del Tiempo' y para que los espectadores disfruten al máximo de cada capítulo.

'Los archivos del Ministerio' se emite a continuación de cada capítulo de 'El Ministerio del Tiempo'.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
3615250
No recomendado para menores de 12 años Los archivos del Ministerio - Capítulo 21 - ver ahora reproducir video 29.37 min
Transcripción completa

Alerta a las patrullas que vayan a la puerta 502,

porque va directa al inicio de la Pequeña Edad de Hielo.

Lleven ropa adecuada.

A los agentes que puedan usar la puerta 690,

dirige directamente a Sevilla en plena ola de calor de 2012.

Hay algo muy profundo en este capítulo en realidad.

Bien que todo está teñido de aventura,

bien que todo está teñido de fantasía y humor,

pero se está hablando de algo muy profundo,

lo que sería una dictadura.

A mí me parece que tiene un punto muy dramático.

O sea, puede ocasionar una cierta risa amarga

la escena en la que estamos los cuatro comiendo, cenando,

porque en este capítulo se cumple el sueño de Julián y de Alonso,

pero, una vez cumplido,

vemos que no son las chicas de las cuales nos enamoramos.

Para mí es muy bonito que la temporada

termine con dos temas sociales muy importantes,

uno es la mujer y otro es el final del capítulo,

que es el debate sobre la muerte digna.

Para mí, el mejor de la serie.

Me parece un capítulo redondo,

un capítulo poderoso,

un capítulo con mucha carga dentro.

Yo me pegué una "panzá" de llorar el día que lo leí

que llamé a Javier Olivares

y no sabía qué palabra era la correcta,

porque, realmente, me parece una manera de acabar la temporada

que es una línea editorial y una declaración de intenciones

de qué es "El Ministerio del Tiempo"

y de lo que sus creadores han querido contar.

Si todos pudiéramos saber lo que nos va a pasar,

¿lo haríamos, no lo haríamos?

¿Nos atreveríamos, no?

Y si nos atrevemos, ¿qué haríamos, intentaríamos cambiar?

Es que claro, lo que propone esta serie es maravilloso,

porque es una permanente reflexión sobre la condición humana.

La Armada volverá a zarpar,

y esta vez será para vencer.

Felipe II decide que lo de la Armada Invencible

no puede ser, que no puede perder esa batalla,

y no solo decide eso, sino que ya decide ser el emperador

del imperio en el que no se pone el sol, el emperador del mundo.

A la patrulla le pilla entre puertas

y, cuando vuelve, todo ha cambiado.

¿Qué pasaría si Felipe II, en el año 2016,

siguiera siendo el emperador del reino y del imperio

donde no se pone el sol?

¿En qué cambiarían nuestras vidas, cambiarían tanto?

¡Está vivo!

(JAVIER) Es un retrato de la parte final de Felipe II,

porque hay dos Felipe II.

Alguien que primero duda de si puede ser rey,

luego alguien que cree que ser rey es mejorar la vida

y tener un concepto casi caballeresco,

y que se enfrenta mucho con Carlos, con su padre,

y luego hay un Felipe II final pragmático, cerrado, cruel.

Nosotros nos quedamos en ese último Felipe II,

pero lo hacemos para recordarle al propio Felipe II

que alguna vez fue otro

y que, por muy rey que sea, es un ser humano.

¿Por qué no atacaron los nuestros?

-El almirante Martínez de Recalde aconsejó atacar

y el Duque de Medina Sidonia se negó.

-¡Ese inútil!

-No sois prudente, Felipe.

Quizá lo fuerais en su día,

pero ahora tengo ante mí a un insensato.

-¿Cómo os atrevéis a hablar así al Rey, majadero?

-Soy un ciudadano libre, tengo derecho a hacerlo.

¿Quiere que le cuente cómo murió, Majestad?

Murió pudriéndose en su cama, oliendo a su propia mierda,

porque, por muy rey que sea, es usted de carne y hueso,

como los demás.

Es el Emperador.

Os diré, por si no lo sabéis,

que ni la gloria ni el poder son eternos, Majestad.

Se encuentra con gente que le planta cara,

y además le planta cara, sobre todo, con inteligencia;

quiero decir, Felipe II es un hombre inteligente.

Entonces, ante un plante de cara inteligente, razonado,

a él también eso le hace reflexionar.

(TV) En otro orden de cosas,

me alegra comunicar que el paro ha descendido al 2%

gracias a los recortes de mi gobierno.

Quiero pediros un esfuerzo en cumplir con vuestros impuestos.

Hacienda sois todos.

Sin vuestro esfuerzo y disciplina, nada sería posible.

Vamos por partes, como dijo Jack el Destripador,

primero, ¿Felipe II o Carlos Hipólito?

(MARC) No me imaginaba a un tipo tan gracioso,

con un sentido del humor brutal y que lo lee todo entre líneas.

Además, está totalmente a favor de la guasa.

Ha sido muy fácil.

Es muy difícil lo que hace Carlos en este capítulo, muchísimo.

Además con qué profundidad dota a este personaje

en tan pocas secuencias

y en secuencias, además, en las que creo que hubiera sido

muy fácil irse a algo mucho más superficial.

Llegado este momento,

hasta dudo de la existencia de Dios, Amelia.

Se crea un vínculo muy grande entre esos dos personajes,

sobre todo a través de la escena final del capítulo,

donde ella hace algo que él le ha pedido,

y además ella asiste al final de este hombre.

¡Tengo miedo!

¡Mucho miedo!

Tranquilizaos.

Pensad en el día más feliz de vuestra vida.

Todavía me emociono al recordarlo.

Me tuve que salir a llorar.

En un momento en el que estaban cambiando plano,

me tuve que salir e irme a una esquina yo sola a llorar,

porque me estaba emocionando, no era capaz de mantenerme entera.

(CARLOS) Igual que para Felipe II el personaje de Amelia

se convierte un poco en una especie de ángel,

que le cuida, de alguna manera, en el futuro,

después de tener una relación tremendamente dura entre ambos,

de la misma manera, te debo decir que, para mí como actor,

encontrarme con Aura en este rodaje ha sido especial,

porque para mí ha sido como un ángel también.

Es que me emociono, no me salen las palabras.

(HOMBRE) ¡Cuadro!

Mi personaje en el Ministerio del Tiempo es

nada menos que el director del Ministerio del Tiempo,

en la época de Felipe II.

¿Cómo que no puedo viajar al pasado?

Tiene las órdenes de que la historia no se cambia,

y se mantiene ahí a pesar de todo.

Cambiar el orden de las cosas no es asunto de hombres.

Mi personaje es Mateo Vázquez, secretario de Felipe II,

con lo cual, seguramente, sería una persona bastante dotada,

para este tipo de misiones de escuchar, aconsejar

y decir.

Felipe II hace todo lo que hace en este capítulo

por un afán de conseguir que España sea en el futuro

lo que él cree que debe ser,

otra cosa es que estemos o no de acuerdo con él.

Eso de vencer la batalla está bien,

pero tocar el tiempo no le parece una cosa correcta moralmente.

(HOMBRE) ¡Acción!

-¡Ah!

Entonces, me hacen un estiramiento, extremo vamos a decir.

"Extreme stretching" me hacen.

Nada, estábamos ahí y yo le decía al torturador,

que tenía una pinta además fantástica

y se le veía disfrutando mucho por otra parte:

"En el primer tirón dale un poquito fuerte

para que se vea cómo hay un tirón real y demás".

Yo decía: "No te preocupes, tú tira, que yo soy de Bilbao".

¡Ah!

Directores del mundo,

disponed de mi cuerpo para maltratarlo como queráis.

Es hora de cambiar la historia.

(VOZ EN OFF-VO) En vida, Felipe II nunca permitió que se publicaran

biografías suyas, que se diera a conocer

su correspondencia privada ni que se pusieran en marcha

campañas propagandísticas a favor de su persona.

Dicen que para evitar a los aduladores,

pero de esta ausencia de versión oficial

se beneficiaron sus muchos enemigos.

El poder del Rey de España era enorme,

pues gobernaba medio mundo de forma minuciosa,

con rigor y convencido de la sacralidad de su misión.

En persona, el Rey era austero, puntual, ordenado, muy pulcro,

de aspecto frío.

Su educación fue muy estricta,

había perdido a su madre de niño y vivía abrumado

por la responsabilidad de gobernar territorios extensos y dispares.

Esta personalidad cerrada y trabajadora animó

a sus enemigos a difundir una imagen del monarca

como un fanático religioso, cruel hasta la perversión.

A esta imagen contribuyeron no poco los escritos de Antonio Pérez,

que fue su secretario y le traicionó.

Huyó a Inglaterra y allí se dedicó a elaborar una leyenda negra

que caló en Europa.

Felipe, por su parte, encargó a los pintores que le retrataran

como un príncipe del Renacimiento: distante, devoto, solemne.

El monasterio palacio de El Escorial, su gran obra,

es también como un retrato en piedra de ese carácter serio,

seguro de la trascendencia de su obra,

un imperio que llegó a lo más alto en su vida

y que a su muerte comenzaría a resquebrajarse.

Creo...

que Amelia es una mujer más íntegra de lo que ella sabe

y que lo va descubriendo poco a poco.

Probablemente, nunca llegue a ser consciente del todo.

El hecho de que una persona haya cambiado la historia

para su propio interés es algo con lo que Amelia no puede lidiar.

Entiendo lo difícil que debe ser ver cumplirse tus sueños

y tener que renunciar a ellos,

pero no puedo vivir en un mundo sin derechos

y en el que existe la Inquisición.

Los demás personajes sí tienen cosas

que han vuelto a estar en su vida, que echaban mucho de menos,

pero que, al final, no es lo que querían.

La Maite que conozco me tira un plato a la cabeza

si no pongo la mesa.

La Elena que yo conozco también.

Es un capítulo precioso

en el sentido de que la patrulla salva el mundo.

El mundo está en sus manos.

No todos los capítulos tienen que ser así,

pero a mí estas cosas me gustan.

Para mí, no lo salva Amelia sola.

Si Alonso no va a amenazar a Felipe II,

Amelia no consigue nada.

¿Qué deseáis entonces?

Que liberéis a mis compañeros

y atendáis a lo que Amelia diga que hagáis.

Es una escena en la que las cartas se ponen bocarriba.

Le dice...

Jamás abandono a un compañero de batalla.

Tanto Julián como Alonso toman una decisión

y es la decisión de su vida,

que es dejar atrás su vida, su amor, por un mundo mejor.

Podían haberse quedado con lo que han soñado siempre,

pero en la realidad que tenemos ahora,

y eso es lo que en un momento no nos gusta;

no puede ser esta gran dictadura, este poder absoluto.

No podemos vivir ahí.

Entonces, sacrifican sus intereses personales,

sus sentimientos y sus emociones

a cambio de que el mundo sea otro,

no en el que estamos en ese momento.

Largo.

De repente lo tienen todo,

tienen a la mujer a la que quieren a su lado,

y, de repente, dicen que esa no es ella

y se dan cuenta de que no les vale de cualquier manera,

de que ellos están enamorados de esa persona por cómo es.

Sé lo duro que debe ser ver cumplirse tus sueños

y tener que renunciar a ellos,

pero no puedo vivir en un mundo sin derechos

y en el que existe la Inquisición.

Se está despidiendo

viendo en carne y hueso a esa persona a la que amó,

y despidiéndose porque ya no es el alma de la persona a quien amó.

No es la Maite que él conoció.

No es la Maite de la que estaba enamorado.

Ese análisis ponerlo en palabras,

darle importancia a la persona por quién es y cómo es,

me parece tan fundamental y tan bonito...

No son ellas.

Esta sociedad de mierda las cambió, son sumisas.

Tienen su cuerpo, su cara, su voz, pero no tienen su misma alma.

Julián no está curado, ni creo que esté curado nunca.

Por experiencia propia, yo creo que las cosas no se superan,

se aprende a vivir con ellas,

y es lo que le pasa a Julián, él aprende.

Digo: "Ya que voy a seguir viviendo,

seguiré viviendo".

Vive con ello.

Lo que más me gusta de este capítulo

es que no hay relaciones personales de te quiero, no te quiero,

te dejo de querer...

El momento final del capítulo y de la temporada es

tres compañeros de patrulla que no están dispuestos...

a que nadie se quede atrás,

y para Alonso eso está por encima hasta de su felicidad.

Y Julián también ha aprendido ese código de agente del Ministerio

que dice: "Por encima de mí está mi patrulla".

Se lo preguntaré otra vez,

¿quiénes más forman parte de este complot?

Váyase a la mierda.

Sabes de lo que habla,

habla del bien común o del bien individual.

¿Qué elegimos?

Si podemos tener el bien común,

habrá que renunciar a cosas de cada uno, ¿no?

La sociedad tiene que intentar que el individuo sea

razonablemente feliz para que desee el bien común;

de eso habla el capítulo.

(TV) Se esperan tormentas fuertes al oeste del país,

sobre todo en la zona de Las Californias.

(MÓNICA) Soy fan de la serie.

Es de las mejores cosas que hemos hecho

en este país en los últimos años.

Soy una "fangirl" total realmente, por supuesto.

Pregúntale a cualquier "ministérico":

"¿Te gustaría salir en la serie?"

¿Qué te van a decir?

(HOMBRE) Silencio.

(MUJER) -Capítulo 21, toma segunda, cámara B.

-Va.

Salvador es como era Agustín Argüelles,

o Toreno, o un montón de luchadores por la libertad;

gente que, más allá de ideologías, tenía una ideología humanista,

liberal.

Incluso muchos de ellos, si los pusiéramos ahora

en el baremo político, serían casi un partido de derecha,

pero una derecha muy democrática.

Es esa frase de: "No pienso lo mismo que usted,

pero daría la vida por que usted pudiera seguir opinando

lo contrario que yo".

No me vais a impedir cambiar la historia.

-No será con mi ayuda.

Yo creo que Salvador es ese personaje que nos habla

de la dignidad de las personas

y del compromiso por su patria, por su responsabilidad

y por un código ético que está por encima de quien le gobierne.

Le hablo desde...

(JAIME) Lo que está relatado es un golpe de estado,

un golpe de estado de la historia a sí misma.

Dicho así parece muy complicado,

luego, visto, supongo que quedará impactante.

Se ha producido un grave hecho que puede alterar definitivamente

la historia de nuestro país.

¿Es Agustín de Argüelles?

El mismo.

Mi personaje de "El Ministerio del Tiempo"

se llama Agustín Argüelles, nació en el año 1776

y es el padre de la Constitución de 1812,

el padre de la Pepa.

Se llamó así en Cádiz porque se promulgó el 19 de marzo

de 1812, día de San José.

Es un personaje imprescindible en la historia de España

como uno de los primeros que quería abolir la esclavitud.

En su artículo 172,

dejaba claro que el Rey no podía impedir

bajo ningún concepto la celebración de las Cortes,

ni suspenderlas ni disolverlas

y que quien le ayudara a ello sería considerado un traidor.

Con lo cual, es uno de los padres de la democracia.

Cuando lea esto el rey Fernando, le dará un pasmo.

En el proceso de este momento en el que Argüelles

y todos los guerrilleros asturianos van a ser fusilados

por el ejército francés hay un paralelismo,

se ha querido hacer un guiño al retrato de Goya

del fusilamiento del 3 de mayo de 1808

y, realmente, la composición del plano y de la escena

es muy similar al cuadro original,

con algunos detalles y algunas concesiones.

Se hizo un poco menos de lo que pretendíamos,

porque ese era el día más difícil de todo el capítulo,

un día de exteriores complicado, con frío,

con muchas cosas que rodar, con traslados,

pero yo creo que, a pesar de todo, ha quedado bastante bien.

(JAVIER) Este capítulo es un capítulo constitucionalista.

Es un homenaje a la Constitución de 1812,

es un homenaje al concepto de ciudadano libre

respecto a un rey absolutista,

que dice lo que tienes que hacer y lo que no.

El juego era qué pasaría si traigo ese absolutismo glorioso

al 2016.

Contadme, ¿cómo van las Españas?

(VO) ¿Por qué es tan importante la Constitución de 1812, la Pepa,

si solo estuvo en vigor dos años?

En 1814, volvió Fernando VII, regresó el antiguo régimen

y la Pepa quedó como una constitución fósil,

un sueño liberal que no conseguía consolidarse

en el territorio donde había nacido,

aunque sí en otros muchos países donde sirvió de modelo,

tanto en Europa como en América Latina.

Esa constitución es uno de los grandes documentos

de ruptura con el absolutismo.

Situaba la soberanía en la nación, no en el rey,

y establecía la separación de poderes,

el sufragio universal, aunque solo masculino,

la libertad de imprenta y de industria,

el derecho de propiedad y la abolición de los señoríos.

Daba libertades de ciudadanía a todos los hombres

bajo territorio español,

ya fueran peninsulares, criollos, mestizos o indígenas.

Era idealista y generosa.

Las Cortes de Cádiz acuñaron la palabra liberal,

que antes significaba solo dadivoso,

para nombrar a los partidarios de la libertad.

Luego, el resto de idiomas europeos adoptaron esa importante palabra

hoy en día en el vocabulario político.

La mayoría de los diputados redactores de ese texto

tuvieron que exiliarse.

Fue el caso del jurista Agustín de Argüelles,

apodado el Divino por sus dotes para la oratoria,

que luchó toda su vida contra la esclavitud y la tortura.

Finalmente, pudo volver a España y morir en su casa

con el respeto de sus conciudadanos.

Otros menos afortunados,

como el sacerdote Diego Muñoz Torrero,

sufrieron durante años la persecución de Fernando VII

y murieron encarcelados y torturados.

Entregaron su vida por la libertad de todos.

(HOMBRE) ¡Acción!

Todo es tremendamente rancio,

los códigos sociales y la religión lo empapan todo.

Yo, si te digo la verdad, creo que hace, obviamente, referencia

a la desgracia que ocurrió aquí, 40 años de dictadura,

y me parece muy profundo en ese sentido,

(MARC) En el Ministerio todos los personajes iban de negro,

un poquito con la referencia de Ernesto.

O sea, Ernesto es el nuevo Vicesecretario del Tiempo

y, entonces, él impone las reglas.

Disciplina, discreción y sensatez.

Cuando hemos tenido secuencias en exteriores,

por Madrid, por este Madrid "distópico",

ya hay otros colores, etcétera...

ahora sí hay unos valores.

(TV) Yo soy España.

-Yo soy España.

(CON ACENTO VASCO) -Yo soy España.

Sin más motivación que pensar en el gran imperio.

Ernesto tampoco es el que era

y, en este momento, ha cambiado, Ernesto aquí no tiene hijo ni nada.

Ernesto no es un traidor, nadie es un traidor.

Es otra historia.

Es una realidad extraña en la que entramos.

Es una realidad paralela,

que es consecuencia de que se cambió la historia

y de que Felipe II tiene el poder del tiempo y del espacio.

Quería recordarle que pedí la tarde libre.

Cumple años mi hija mayor, Juana,

y quería ir a recogerla el colegio.

Sí, puede irse, la familia es lo primero.

Salude a su marido de mi parte.

De su parte, gracias.

Está pintando ese tipo de mujer

al que parece, por desgracia,

que solo le corresponde atender las necesidades de otros.

Ver a Cayetana disfrazada de quien no es ni de cerca,

sumisa, venida a menos,

que todo lo acepta, que no lucha...

Coñac.

Bueno, pero un poquito, que se me sube mucho a la cabeza.

Amelia va a despertar la confianza de Irene,

de una Irene que no sabe quién es, porque es otra realidad.

Va a despertar a través de su orientación sexual,

de decir: "¿Te reconoces aquí?"

Este posible futuro con esta sociedad

tan religiosa, tan pacata,

con la mujer en el lugar al que se la relega,

como a Amelia con tareas administrativas,

pero ¿estamos locos?

Están viendo el discurso del Rey,

que Julián está flipando con lo que está pasando.

Los hombres pueden seguir siendo más los mismos,

son las mujeres las que cambian más.

Sí, fue muy divertida en cuanto a cómo nosotras

nos veíamos desde fuera.

Nos miramos Rodolfo y yo diciendo: "¿De dónde han salido estas?"

Parecían legionarias de Cristo en su peor versión.

Divertidísimo fue esto con Susana, nos lo pasamos en grande.

Hubo un momento de muchísima risa

porque yo le veía la cara a Rodolfo, a Nacho,

y, claro, el cuadro era...

Imaginad cómo ellos reaccionaban

ante qué les está pasando a nuestras mujeres.

Me parece maravilloso que, al final, el hombre elija

a una mujer independiente, a una mujer libre.

Me gusta mucho el camino que está siguiendo Amelia,

cómo pasa de una niña a una mujer,

el camino que está haciendo de tomar sus propias decisiones,

de estar segura en su piel, en su trabajo,

en sus responsabilidades,

y cómo, poco a poco, va ganando fuerza

y va ganando respeto

y experiencia también en la vida.

Creo que para eso es muy bonita la escena que tiene con Espínola

en el primer capítulo de la segunda temporada.

Solo le recordaré dos palabras, honor y reputación.

Será mejor que prepare la cena.

-Yo os ayudo a desollar los bichos.

¡Los conejos bien hechos, por favor!

Me parece fundamental en ese camino que tiene Amelia.

Es un poquito un antes y un después en su comportamiento.

¡Qué pasa, familia!

¡Julián!

¡Alonso!

¿A qué actor no le gustaría hacer un regreso de su personaje?

Es como la vuelta de...

Entonces, me quedo con la vuelta del personaje,

me quedo con ese capítulo doble de Filipinas con Marc.

Es como eso, es como la vuelta del personaje.

(Puerta)

¡Julián!

Bienvenido.

Julián.

¡Un abrazo, hombre!

Creo que lo comenté en su momento cuando lo hablamos,

es un proyecto que quiso hacer mi padre para el año 98,

que era cuando se conmemoraba

la fecha de la caída definitiva del imperio,

y, bueno, para mí era todo un homenaje a mi padre

y un homenaje a ese proyecto que quiso hacer,

que, por desgracia, no pudo salir.

Con lo cual, por varios motivos, me quedo con eso.

Yo me quedo con el orgullo de formar parte de esta pandilla.

Admiro el trabajo de mis compañeros,

admiro cuando veo los capítulos acabados,

porque estoy reservándome para verlos en emisión.

No sé, agradecido por poder formar parte de esto.

Me gustan tanto mis compañeros,

mis compañeros de delante y detrás de la cámara,

me siento tan cuidado, tan querido...

No sé, me siento muy afortunado,

porque ya es difícil ganarte la vida con esta profesión,

es muy difícil y yo, afortunadamente, he podido,

y espero que me dure,

pero ya encima poner la guinda...

Yo en muchos niveles siento

como que esto me va a dejar muy tranquilo.

O sea, he conseguido formar parte de algo que creo que es muy chulo,

que es importante en el momento de la televisión de hoy.

Las grandes palabras ya las pondrán otros,

pero yo creo que está muy bien esta serie.

(JAVIER) Cualquiera del equipo se ha dejado el alma por la serie.

Esta serie es lo que es por ellos.

Estoy muy contento de haber podido aguantar,

con el apoyo de Televisión Española,

para no cambiar nuestra manera de contar,

a pesar de todo,

y eso es lo que me enorgullece de "El Ministerio del Tiempo".

¡Sereno!

Perdón.

La nueva televisión lo que te permite es

contar historias.

Ahora vamos a contar una historia dividida en 13 capítulos.

Serían 13 películas de una misma película,

llámalo como quieras,

pero es que te permite un arco de los personajes mucho mayor.

El sentido de humor de la serie está en el punto de vista

que tenemos los españoles de nosotros mismos,

que es muy curioso.

Es "El Ministerio del Tiempo".

No, no lo he hecho bien.

Eso es una claqueta.

Acción.

Creo que estas cosas te pasan una vez en la carrera.

Llevo muchos años haciendo televisión

y lo que me estoy encontrando en esta serie no es normal.

Una cosa...

Bueno, otro nivel.

Los archivos del Ministerio - Capítulo 21

23 may 2016

Los últimos 23 programas de Los archivos del Ministerio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios