'El Ministerio del Tiempo' es una institución gubernamental autónoma y secreta que depende directamente de Presidencia de Gobierno.Sólo reyes, presidentes y un número exclusivo de personas saben de él. El paso hacia otras épocas se realiza a través de puertas vigiladas por las Patrullas del Ministerio. Su objetivo: detectar e impedir que cualquier intruso del pasado llegue a nuestro presente -o viceversa- con el fin de utilizar la Historia para su beneficio. Para ello las Patrullas tendrán que viajar al pasado y evitar que lo logren.

Nuestros protagonistas no son superhéroes, sino gente corriente expuesta a situaciones nada corrientes. Julián, un enfermero del SAMUR de hoy en día, Amelia Folch, la primera mujer universitaria en la Barcelona de 1880 (imagen de la España moderna) y Alonso de Entrerríos, un soldado de los Tercios de Flandes (ejemplo del valor y sacrificio patriótico de nuestros ejércitos). Todas las Españas juntas por un fin común.

Su misión: luchar para que el pasado no cambie, lo que supondría que nuestro presente no sea el que es. Para ello deberán luchar con mercaderes y organizaciones que quieren manipularlo en su beneficio o en el de potencias extranjeras. El Ministerio es la última barrera para que, con su grandeza y sus penas, nuestra Historia sea la que es.

Este contenido solo está disponible para España por restricciones de derechos. 

Temporada 1

El Ministerio del Tiempo es una institución gubernamental autónoma y secreta que depende directamente de Presidencia de Gobierno. Como en los EEUU se guardan los secretos y la llave para un posible ataque nuclear de presidente a presidente, lo mismo pasa con nuestro Ministerio: sólo reyes, presidentes y un número exclusivo de personas saben de él

Temporada 2

En la segunda temporada de El Ministerio del Tiempo veremos al Cid, Cervantes o Napoléon, y veremos la institución en peligro. A la patrulla formada por Amelia Folch, Julián Martínez y Alonso de Entrerríos se unirá Pacino. Además volveremos a ver a Gil Pérez, Lope de Vega o Ambrosio Spínola. "Este ministerio te acaba volviendo loco, pero es lo único que tengo"

Temporada 3

Más épica y aventurera y con el mismo sentido del humor. Nuevos capítulos para una tercera temporada de una serie que viajará más que nunca y será especialmente cinematográfica, no sólo por las tramas de algunos capítulos (Hitchcock en el Festival de San Sebastián o Buñuel, Viridiana y el Festival de Cannes…), sino por los actores que formarán parte de la familia 'ministérica'.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4257673
No recomendado para menores de 12 años El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 32: "Tiempo de verbena" - ver ahora
Transcripción completa

Detengan la ejecución.

Mira, tanto buscar a Bolívar...

Y al final, lo hemos encontrado.

(ANGUSTIAS) "Unos refugiados moriscos ha aparecido en Madrid".

Vienen del año 1609.

Mi nombre es Fernando Esteso, señor.

Y el mío, Andrés Pajares.

Habéis viajado en el tiempo.

(HABIB) "El joven Cosme nos guio".

Los hijos de Padilla usan a los moriscos como caballo de Troya.

pero conocen el Ministerio a la perfección.

Estén atentos y conviértanse en la sombra del Libertador.

El atentado es inminente.

Díganme por qué les tengo que creer.

Los que quieren asesinarle... son españoles.

El delegado del Gobierno ya está aquí.

Pero ¿cómo "delegado"? ¿No era una mujer?

Digamos que mientras estamos en estado de emergencia,

yo ocupo su lugar.

Alonso...

Alonso me dijo la verdad.

Este tipo tiene acento español y habla como si fuera de mi época.

(RUBIALES) "Sí, es un tal Arteche".

"Pero no cuadra que sea de tu época, eso de":

"Patria, Dios y rey" es más propio de un carlista del XIX.

Los médicos le extrajeron las balas.

Están... como desechas,

y las heridas han cicatrizado como por arte de magia.

Buenos días, Marta.

¿Quién es usted?

Y esa mujer es Blanca, mi esposa.

No es posible.

Quiero que sepa que tiene en mí al mejor de los aliados.

Tenía razón, no es de fiar.

(DESAFINANDO) "Natum videte".

"Reyem Angelorum".

"¿En qué hora se me ocurrió meterme en este lío?".

"Con lo a gustito que estaría en mi casa,

haciendo ganchillo y viendo la tele".

(MARCADO ACENTO MADRILEÑO) ¿Y ustedes cómo se llaman?

Usted.

Casta Ruiz.

¿Y usted? -Susana.

Casta, Susana.

¡Mentira!

¿Y usted qué es de estas dos jóvenes?

Diga algo, señora.

("Ministerio del Tiempo")

(ANGUSTIAS) Aquí están todas las contraseñas,

aquí, las cartas pendientes de respuesta...

Perfecto. ¿Y si te dejas de rollos y te vas ya de vacaciones?

Es que me da cosa dejaros solos con los líos que hay...

Pero si no cojo los moscosos que me deben, los pierdo.

(ERNESTO) ¿Por qué vuelve a su época,

con tantos sitios para elegir?

Siempre he tenido la espinita

de ver la primera función de "La Verbena de la Paloma".

El día del estreno me pilló fuera de Madrid.

Estuve meses cuidando a mi madre, que en gloria esté.

¿"La verbena de la Paloma"?

Eso es una zarzuela, ¿no? (AMBAS) Sí.

(ANGUSTIAS) (TARAREA)

¿Dónde vas con mantón de Manila?

No, no, Angustias, no me suena. No me extraña.

La verdad es que la música moderna nunca ha sido lo mío.

Qué bonito eso, ¿eh? La zarzuela, música moderna

Yo siempre he sido de Antonio de Cabezón.

Aunque para desconectar de verdad, lo mejor, el canto gregoriano.

Bueno... pues me marcho.

Que me tengo que acicalar de mi época.

Échate un novio, reina. Sé feliz.

Adiós, Angustias, adiós. Y acuérdese de volver.

Adiós.

(RÍE) Parece mentira, con lo que le gusta la música...

y lo mal que canta la pobre.

Pues... como un grillo.

¿Marta no es Marta?

Entonces, ¿quién es? Sí, sí, sí es ella,

pero le ha afectado el cerebro.

Ni siquiera me reconoció. Era como hablar con otra persona.

Ya...

Pues se parece a la que intentó asesinaros

en aquel cine de San Sebastián.

Y tiene que pagar sus pecados.

No me venga con preguntas absurdas.

Marta Cascajosa es una asesina.

Incluso intentó atentar contra usted de niño.

Debe interrogarla.

Los médicos lo han desaconsejado.

Puede darnos datos muy importantes

para acabar con los Hijos de Padilla.

-Sigue con un cuadro de amnesia severo.

Finge.

Si es así, lo averiguaremos, y usted será el primero en saberlo.

¿Y Arteche? ¿Ha hablado?

De momento, no colabora.

Y esperamos los resultados de unas pruebas que le han hecho.

¿Pruebas? (SALVADOR) Al parecer,

ese hombre tiene una capacidad de regeneración increíble.

Recibió varios disparos... y como si nada.

¿Y... cómo puede ser eso?

Ah. Eso mismo nos gustaría saber a nosotros.

En resumen, seguimos en manos de esas dos bandas de fanáticos.

Si tiene usted alguna sugerencia para hacerlo mejor,

la recibiremos con gusto.

Tengo una:

relevarlos a todos de su puesto si no resuelven el problema.

Y cuanto antes.

Hay que conseguir información de nuestros detenidos como sea.

Irene, usted ocúpese de Marta. Sí.

Yo me encargo de Arteche. -No, no. Mejor que lo haga Alonso.

Arteche y él parecen hechos del mismo molde.

Bien. -Eso nos ayudará.

Dios... Cómo envidio a Angustias.

Tan tranquila y de vacaciones.

No puede ser.

No puede ser.

Jefe, con todos los respetos se lo digo...

No entiende que haya asignado a Alonso

el interrogatorio de Arteche. Yo tengo experiencia.

Tengo mis razones para hacerlo así. Déjeme hablar con Marta.

Conseguiré que recuerde algo. Usted es el menos indicado,

tiene cuentas pendientes con ella. ¿Entonces...?

¿Qué sucede?

Algo terrible, Dios mío, lo peor de lo peor.

Pero ¿quiere hacer el favor de explicarse?

"La verbena de la Paloma", no van a estrenar "La verbena".

Buah.

No utilice la fuerza física.

Ese hombre es un prodigio de la naturaleza.

Intente un acercamiento amistoso, ¿eh?

Se cazan más moscas con miel que con vinagre.

Exprese simpatía, sentido del humor.

Bueno, con simpatía bastará.

Preocúpese de si le tratamos bien,

hablen de las cosas que tengan en común...

Pero si es nuestro enemigo. Pero los dos son hombres de acción.

Son soldados.

Consiga que Arteche se relaje.

Utilice la empatía. ¿La qué?

"La verbena de la Paloma

o el boticario, las chulapas y los celos mal reprimidos".

El título lo dice todo.

"Sainete lírico con libreto de Ricardo de la Vega

y música de Tomás Bretón".

Bueno, llámalo sainete lírico, llámalo zarzuela.

En su lugar, ponen "Los descamisados de Chueca".

Qué maravilla, ¿no? Alguien predijo el Día del Orgullo.

Un momento. Pero aquí pone que se estrenó en 1894.

¿No se ha cancelado?

El estreno es en cuatro días.

Tenemos ese margen para evitar que desaparezca.

¿Cree que esto tendrá que ver con las sociedades secretas?

Sí, claro, no tienen otra cosa que hacer las sociedad secretas.

¿Tenemos que ir a salvar "La verbena de la Paloma"?

Hay 1000 problemas que solucionar. ¿No le gusta la zarzuela?

Hombre, pues eso de que la gente esté hablando

y de repente se ponga a cantar, me parece de "alucinaos".

No te vi rechistar tanto para ir a salvar "El Quijote".

"Quijote" solo hay 1, zarzuelas hay 1000.

"La verbena de la Paloma" es la madre de todas las zarzuelas.

Y un pestiño total.

Mi vecina me tenía "amargao", "tol" día con el casete.

Una rubia y una morena...

Si tenía hasta pesadillas. Gracias.

Gracias por hacernos saber de sus gustos, Pacino.

Es que... no sabría vivir sin conocerlos.

Bien, viajarán al Madrid 1984.

Angustias los acompañará.

Es su época y la conoce perfectamente.

Ah, estarán a las órdenes de Pacino.

Me parece que te quedas sin vacaciones, cariño.

Todo sea por "La verbena".

Pacino y Lola, tenéis que pedir trabajo en el Apolo.

Yo, mientras no tenga que cantar, perfecto.

Yo, mejor que no cante. Me lo has quitado de la boca.

Hay que avivar, señores, que no tenemos todo el día.

Ese es el que corta el bacalao.

Muy buenas.

Veníamos a pedir faena.

Muy oportunos. ¿Se creen que en España sobra el trabajo?

Joder, ¿en todas las épocas igual?

Yo soy costurera y mi novio, carpintero.

Y si hay que arremangarse, hacemos lo que haga falta,

que tenemos que pagar la boda.

No le defraudaremos. Eso ya lo veremos.

¡Esos forillos del demonio no los quiero volver a ver!

Esperad a Perico, del almacén, a ver qué necesita.

Gracias. Gracias.

Y espero que solo llevéis encima lo vuestro,

que no sería la primera vez que falta algo.

Cree el ladrón que todos son de su condición.

¡Tanta paz llevéis como descanso dejáis!

Que mísera la vida del cómico, siempre de acá para allá.

Pues hija, ya "ties" tus añitos "p'haberlo" "aprendío".

Pues te digo que no hay mal que por bien no venga, cariño.

Así podremos adelantar la boda. -¿Eh? Sí, sí, Claro.

Mira, estos se van a casar, como nosotros.

Señor Arregui, se lo suplico.

¿No hay forma de arreglar esto?

No me explico qué ha podido pasar.

¿Que no se lo explica?

A esta zarzuela la ha mirado un tuerto.

Menos quedarme preñado, ha pasado de todo.

Pinta mal la cosa, ¿eh? Ajá.

El encargado del almacén dice que el presupuesto se ha disparado

y que los actores, unos tiranos.

Y ayer se desplomó una barra con del decorado

y casi mata a dos del coro y a una actriz.

Una tal Pilar. ¿Pilar Vidal?

Sí. Hace el papel de tía Antonia.

Es la mejor. Pues se ha roto una pierna, ¿eh?

Así que chungo.

¿Qué hacemos?

Quizá Bretón pueda convencer a Arregui.

¿El compositor?

¿Y dónde le podemos encontrar?

La taquillera me ha dicho que todos los días tiene tertulia

en el café de Levante.

Eres buena, Angustias, muy buena.

Hay más días que longanizas para estrenar esa obra.

Días sí, pero ganas...

Ese es Bretón.

-¿Y qué va a hacer ahora que nuestra obra se ha suspendido?

Y ese, Ricardo de la Vega. -Quiero estrenar "La Dolores",

mi ópera de inspiración wagneriana. ¿Valeriana ha dicho?

Wagneriana, de Wagner.

Ah, claro.

-¿Habéis olvidado el éxito que tuvisteis

con "Los amantes de Teruel"?

El público me sacó a hombros del Palacio Real.

Eso sí es cultura.

Llegará un día que este país olvide los sainetes

y apueste por el arte con mayúsculas:

la ópera.

Y usted, Breton, será su impulsor.

-No hay ningún mal en poner el arte al alcance del pueblo.

Es necesario. -¿Necesario?

¿Qué necesidad tiene Bretón

de empañar su prestigio con la dichosa "Verbena"?

¿De qué me suenan a mí estos?

Al vulgo hay que enseñarle la pasión,

hay que enseñarle... la vida.

(ININTELIGIBLE)

Vale, ese de ahí es Galdós

y el otro Echegaray. ¿Cómo lo sabes?

Cultura general.

-Galdós de joven fue agente del Ministerio.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Por qué se fue? Porque los sueldos son una mierda

y ganaba más escribiendo. Ya ves.

(ECHEGARAY) Y usted, Ricardo, ¿que se trae ahora entre manos?

Ayudaré al maestro Chapí

a crear una suerte de Sociedad de Autores,

a la manera de los franceses.

Hay que acabar...

Bretón tiene menos ganas de estrenar que Arregui.

Nadie dijo que fuera fácil.

¿Tienes una idea?

Tenemos que llamar al Ministerio.

¿Os tratan bien?

¿Os gusta la comida que os dan?

No sé, ¿queréis algo de beber o...?

El otro día no parecíais tan afeminado.

Ibais de gallo y resulta que sois capón.

(RÍE)

Se llama empatía, tarugo. ¿O preferís que os muela a palos?

Torturadme, si eso os place, pero sabed que jamás me han doblegado.

No pienso doblegaros.

El que humilla a un prisionero es un salvaje,

y el que intenta humillarme a mí es un necio. ¿Entendido?

¿Quién os entregó ese anillo?

"¿Qué significa?".

¿No vais a contestar a mis preguntas?

Entre hombres de honor, mejor el silencio que las mentiras.

(Puerta abriéndose)

Tengo los resultados clínicos de Arteche, y son... alucinantes.

¿Alucinantes?

¿Es usted don Benito Pérez Galdós?

Así es. ¿En qué puedo ayudarla? Ay.

Pues quería saludarle. Gracias a su "Fortunata y Jacinta",

aprendí a leer de seguido.

Muchas gracias, señorita...

Lola Mendieta, su más ferviente admiradora.

Y dígame, ¿cómo es que aprendió con mi novela?

¿Acaso no fue a la escuela?

Aprendí las letras "na'más".

Desde cría ayudo a mi madre a coser

y una amiga me leía las novelas de usted y... me "istruyó".

Cuánto me alegro.

¿Ve como el pueblo necesita de la cultura?

Usted sí que sabe de la gente de verdad,

no como otros, que son pedantones al paño,

que miran, callan y piensan que saben,

porque no beben el vino de las tabernas.

Bonitas palabras. No son mías.

Son de Antonio Machado, mi poeta preferido, con Miguel Hernández.

No conozco a ninguno de los dos.

Es que son muy jovencitos, y no han "publicao" todavía.

Y además de leer mis obras, ¿a qué se dedica?

Justamente he conseguido un trabajo en el Apolo.

Hay mucha demanda de zarzuela, mucha.

Qué casualidad.

Permítame presentarme. Tomás Bretón.

(BENITO) Es un gran compositor.

No me suena.

(VOCES LEJANAS) ¿Escribe algo ahora mismo?

Ahora mismo estoy preparando un artículo.

(SALVADOR) "Gracias a la capacidad de regeneración

de las células del sujeto,

su cuerpo es extremadamente resistente a las infecciones,

a las lesiones y a la oxidación celular,

es decir, al envejecimiento".

¿Alguien puede explicarme qué significa esto?

Bien, según explican del laboratorio,

las células de Arteche son...

Caray, ¿cómo le diría?

Inmortales.

y se multiplican en un cultivo sin necesidad de cuerpo humano.

Es el segundo caso documentado de la historia.

Las células de la afroamericana Henrietta Lacks

se comportan de la misma manera. Ajá.

¿Y esa señora es inmortal?

Ella murió de cáncer en 1951,

pero sus células siguen activas en un laboratorio.

De ahí su capacidad de regeneración.

Exacto. Esperemos que Arteche sea

un caso aislado, porque si no... -Si no...

el Ángel Exterminador puede tener el ejército perfecto.

Hay que informar a Alonso. -Sí.

Por cierto, Irene, ¿se sabe algo de los de "La verbena"?

Sí, han pedido un montón de programas del teatro de la época.

¿Para qué?

No se lo va a creer.

(MUJER) Como nací en la calle de la Paloma,

ese nombre me dieron de niña en broma.

Y como vuelo alegre de calle en calle,

el nombre de Paloma siguen hoy dándome.

Es un placer escucharla.

Muy amable, señor.

¿Y conoce otras melodías,

aparte de "El barberillo de Lavapiés"?.

Solo zarzuela. Son mis favoritas.

Pues va a ser que la zarzuela no es poca cosa.

Y en lo limpita, paloma soy,

y salto y vengo por donde voy.

Lo has hecho muy bien.

A mandar, señora.

A mi nombre de Paloma siempre fiel,

ni tengo garras ni tengo garras ni tengo garras ni tengo hiel.

¿Estoy en la cárcel?

¿He hecho algo malo?

No, tranquila.

¿No recuerda nada del accidente?

Y de su nombre, ¿se acuerda?

Claro, soy Marta.

¿Cuál es fecha de nacimiento?

El 8 de marzo de 1784.

¿Recuerdas algo más?

Mi hermana Inés se acaba de prometer con Sebastián.

Estoy contenta por ella, pero también me pone triste.

Después de la boda, se irán del pueblo

y ya no la veré cada día. -Marta...

¿sabe en qué año estamos?

-Hemos cambiado de siglo, el 1800.

¿Y cuántos años tienes?

16.

Abella.

Es la Abella.

La Abella, mírela.

¡Es la gran Mercè Abella!

Usted es Mercè Abella, ¿verdad?

No me lo puedo creer. ¡Mercè Abella!

Sí, joven, soy yo.

Pero no monte tanto escándalo, por Dios.

¿Mercè Abella? No me suena.

¿Cómo no le va a sonar, hombre de Dios?

La gran dama del teatro barcelonés.

Usted no lo recordará, pero coincidimos en el Teatro Romea.

Yo era aprendiz de carpintero.

Mire, todavía llevo conmigo un programa de mano

firmado por usted.

Bienvenida. Es un honor.

Soy Tomás Bretón. -¡Oh! ¿Es usted?

Pues sepa que sus óperas no tienen nada que envidiar a las de Wagner.

Me abruma, señora. ¿Y qué la trae por el Apolo?

Pues estaba de vacaciones en Ampurias

y me dije: "Mercè, ¿por qué no le haces una visita a tu amiga Pilar,

que estrena zarzuela en la capital?".

Vaya. ¿Ya le han contado lo sucedido?

Me acabo de enterar.

¿Y no hay forma de estrenar "La verbena"?

Es un asunto complicado.

La verdad... es que siempre he querido debutar en Madrid.

Si la vida te da limones, haz limonada,

pero si te da a la gran Abella, haz "La verbena de la Paloma".

Deberían hablar con Arregui. Ustedes no conocen a Arregui.

Es de armas tomar.

Y yo ya estoy con mi próxima ópera y...

¡Una ópera!

Yo tengo gran amistad con el empresario del Liceu,

el señor Cuixart. -No me diga.

buscan óperas para abrir la nueva temporada.

Después de la bomba, ya sabe...

(ARREGUI) ¿Estrenar "La verbena"?

En Barcelona, imagino. -No, no, aquí, en Madrid.

En el Apolo. Pasado mañana, como estaba previsto.

(RÍE)

Le felicito, Bretón. Un chiste muy bueno.

-¿Se ríe usted en mi cara?

¿Esta es la hospitalidad madrileña que tanto pregonan?

1000 disculpas, doña Mercè.

Si me río por no llorar. Esta obra puede arruinarme.

Jamás he tenido un fracaso. ¡Ni uno!

El público madrileño no es como el de la Ciudad Condal,

bien lo sabe. -El público es público

aquí y en Sebastopol.

De todas formas, si no nos quiere, nos vamos al Teatro Eslava.

Seguro que allí el señor López nos recibe con los brazos abiertos.

¿Al Eslava?

¿Han hablado con López?

Maldita sea. Antes me tiro por el viaducto.

(RESPIRA AGITADO)

¿Estáis herido?

No soy muy de discursos,

y menos de disculpas.

Así que al tajo y no hagan que me arrepienta.

¿Entonces estrenamos?

El sábado, tal como estaba previsto.

(BRETÓN) Señores, señoras,

seguimos con los ensayos, que falta nos hace.

Vayan a cambiarse.

Señor Bretón, he venido a despedirme.

Mañana parto para Santander y de allí a Norteamérica.

¿Has perdido el seso?

Compré los pasajes cuando se canceló la función.

¿Conoce usted Broadway?

A dos días del estreno no podemos quedarnos sin protagonista.

pues ya encontrarán una solución.

Adiós.

Oiga, si deja que la chica se vaya,

Arregui volverá a suspender la función.

¿Y qué quiere, que la ate al piano?

Bueno, yo le arreglo el problema. Tranquilo.

Muy optimista le veo.

¿A qué no sabes de qué me he "enterao"?

Viniendo de ti, "na" bueno.

Resulta que la Luisa se las pira.

La señorita del pan "pringao" dice que va hacer las Américas.

Ah. ¿Y quién será la sustituta?

¿Acaso lo dudas, hermana?

¿Tú?

¡Anda ya! -¿Qué insinúas?

He representado damas jóvenes de toda la vida de Dios.

Pues por eso, que las cosas tienen su tiempo,

y tú ya no estás "pa'esos" papeles.

Hay que ver qué envidiosa que eres, ¿eh?

Cómo te jeringa que sea mejor actriz que tú.

Bueno, eso va en gustos.

Pero lo que siempre serás es más vieja que yo.

Serás perra...

(Llaman a la puerta)

(HOMBRE) ¡Leo, a ensayar!

Bueno, bien está lo que bien acaba. -Si usted lo dice...

¿No ves que es tu gran oportunidad? Este puede ser el papel de tu vida.

Lo mismo dijo en "La caza del oso" y ni una crónica habló del menda.

Bueno, menos una.

Sí, comparándome con usted, y salía perdiendo, como siempre.

El oficio no es fácil, hijo, pero tiene sus compensaciones,

si te dedicas a él y no haces tonterías.

No me cuente más penas. -Penas las que tú me das.

Dicen que pronto habrá guerra,

y los pobres irán a morir a Cuba

porque no podrán pagar sus licencias.

No sabes lo que tienes.

Pero ya te darás cuenta cuando lo pierdas.

(Llaman a la puerta)

¿Me han "llamao"? Eh... Sí.

Necesito que me cosas un botón de los pantalones.

No vayamos a tener un disgusto el día del estreno.

Por supuesto.

¿No se va a quitar los pantalones? Ah, sí.

No vayamos a tener otro disgusto. Sí.

Qué graciosa la chicuela.

(TARAREA "LA VERBENA")

¿...de Manila?

¿Dónde vas con vestido chiné?

¿Cómo te sabes la canción?

"Pos" la acabo de escuchar.

Y no paro de repetirla de pegadiza que es.

Habladme de los Tercios.

Tengo la corazonada de que coincidimos allí.

Buena memoria para haber pasado tantos siglos.

En este Ministerio basta atravesar una puerta para ver el pasado.

No os cuento nada que no sepáis.

El Ángel Exterminador tiene el Libro de las Puertas.

Así es. Ellos me llevaron donde Bolívar.

Y vos me habéis traído hasta aquí.

¿En qué año estamos?

2017 después de Cristo.

¡Cuán lejos he llegado!

Decís que vuestro primer viaje fue para matar a Bolívar.

¿Os reclutaron en los Tercios, como a mí?

No. En el XIX.

Imposible, vos sois de dos siglos anteriores.

¿Dos?

Más bien, son 20 siglos.

Pero ¿cómo...? Os lo juro.

Yo no viajo en el tiempo, Alonso.

Solo vivo...

y el tiempo viaja por mí.

¿Y eso cómo es posible?

Recibí una herida mortal en el campo de batalla

y me despedí de la vida.

Pero desperté al alba.

Un anciano me dio de beber.

Pensando que era agua, me tragué un brebaje amargo como la hiel

y recuperé mi fortaleza.

¿Eso sucedió en Flandes? No.

Sucedió cerca de Mérida, muchos siglos antes.

En vida de Viriato. ¿Viriato?

¿"El terror de Roma"? El mismo.

También estuve en la defensa de Numancia,

en las batallas de Guadalete y Las Navas de Tolosa,

en la toma de Granada, en Flandes...

Claro, y en la Armada Invencible. También.

Y en Lepanto.

20 siglos dan para mucho.

Imposible. Solo Dios es inmortal.

A Él le rezo cada día para que me acoja en su seno.

Veo que no me creéis.

Ya lo haréis.

(MARTA) Quiero irme a casa. No puede ser.

Hay que esperar a que te pongas bien.

Estoy bien. No, no estás bien, Marta.

Hay una parte de ti que ha decidido olvidar ciertas cosas.

¿Qué cosas?

Pues, por ejemplo...

que tú y yo nos conocemos desde hace tiempo.

No.

Y que antes habías estado aquí.

No. Sí.

Trabajaste aquí.

No.

¿Qué es esto?

Esta eres tú.

Un dibujo no prueba nada.

Quizá se parece a mí, pero es una señora mayor.

¿Y esto?

¿Te parece que eres una chica de 16 años?

¿Qué es esto, una broma?

¿Qué me ha pasado?

Disculpa. He cometido un error.

¿Qué era eso? No lo entiendo. Tranquila, Marta.

Tranquila, lo solucionaremos.

¿De acuerdo?

¡"Señá" Rita! -¡Que "ties" madre!

Ya lo sé.

¿Qué querías, que te dejara hacer lo que ibas a hacer?

Será... lo que usted quiera.

Pero, ¿por qué me quitó usted la pistola, "señá" Rita?

Porque "ties" madre, Julián.

(BRETÓN) ¡Parad, parad!

Tiene que evitar que su querido Julián cometa una locura

por culpa de los celos. -Eso hago.

-Pues necesito una actitud más maternal.

Es su ahijado, podría ser su hijo. -Soy demasiado joven para el papel.

Me iría mejor hacer de la Susana. -Sí, hace 20 años.

¿Usted ve lo que tengo que aguantar?

Seguro que en Barcelona los actores son más serios.

Hay de todo. -Ah, ¿sí?

¡Pues ensaye un rato con ella, que yo voy a orinar!

-Esta obra no la levanta ni Sísifo.

Don Tomás.

En confianza, tengo a la Susana perfecta.

¿Y quién es, si puede saberse?

Lola, la costurera.

Canta como los ángeles del mismísimo cielo.

(Pasos acercándose)

Buenas noches.

Pues usted dirá.

Porque su nota era de lo más enigmática.

¿De qué se trata?

¿De verdad que no se lo imagina... prenda?

Soy actriz, no pitonisa.

Pues que "na'más" verla, pensé:

"Quién fuera alcalde 'pa'ponerla' un monumento".

Y como vi que me hacía ojitos...

¿Ojitos, yo?

Se me habría "metío" una pestaña en el ojo.

Lo único que le digo es que por tomar un barco a las Américas,

se va a perder un tren con locomotora.

Será engreído el menda.

Pues conmigo lo "tie" clarinete. Perdone, Luisa, lo siento.

Es... Es que... de tanto ver zarzuela,

se me ha quedado el acento un poco, lo siento. No se vaya.

A mí Madrid se me queda pequeño, igual que el "celebro" de "usté".

Pero recapacite, mujer, eh...

No ha nacido hombre por el que la Campos renuncie a sus sueños.

Piense en los que se quedan sin trabajo,

sin un mendrugo que echarse a la boca.

No exagere, ya será menos.

No se vaya, por favor.

Adiós "mu" buenas.

Qué pedazo de gilipollas soy.

Tarda mucho el carpintero.

Confíe en él, es buen chico.

Además, tenemos al señor Arregui de buen humor.

Mire cuántas flores.

Lola.

Aprovecha y escoge el ramo que más te guste.

Es admirable que alguien de su talento

se comporte de una manera tan sencilla y tan generosa.

Si es que no parece actriz.

(Llaman a la puerta)

Eh... Buenas. ¿Se puede?

Que... Luisa... se va.

¿Qué? ¡Esto es el fin!

-Si Arregui se entera, nos quedamos sin "Verbena".

¿Y qué hacemos ahora?

¿Qué pasa? ¿Tengo monos en la cara?

¡Susana es usted!

¿Yo?

¿Cómo voy a ser la protagonista, si ni siquiera me sé la obra?

Y encima tendré que cantar.

Mi personaje también canta, un poco.

Pero el suyo tiene que afinar. Lola,

ser espía también es hacer un papel, como la Mata Hari esa.

Claro.

Enfrentarse a los nazis para defender la libertad es una cosa,

y hacer el ridículo ante 1000 personas es otra muy distinta.

Mujer, que solo es una prueba, nada más.

Qué fácil, ¿no?

Como tú no tienes que hacerla... Yo te ayudo, ensayo contigo.

Si me la sé de memoria. Mi vecina no paraba de ponerla.

¿Tú no odiabas la zarzuela? Y la sigo odiando.

Pero nuestra misión es que se estrene,

y se va a estrenar como que me llamo Jesús Méndez.

¿Estáis herido?

(VOZ DÉBIL) Socorredme, os lo ruego.

Quiero volver a ver a mi esposa.

No importa cuán oscura sea la noche.

El alba siempre llega...

aun a mi pesar.

(Música "Verbena de la Paloma")

¿Dónde vas con mantón de Manila?

¿Dónde vas con vestido chiné?

A lucirme...

A lucirme y a ver...

Vamos ahí. Tres y...

A lucirme y a ver la verbena

y a meterme en la cama después.

¿Y por qué no has venido conmigo...

...cuando tanto te lo supliqué?

-Porque voy a gastarme en botica

lo que me has hecho tú padecer.

-¿Y quién es ese chico tan guapo

con quien luego la vais a correr?

Un sujeto que tiene vergüenza,

pundonor y lo que hay que tener.

¿Y si a mí no me diera la gana

de que fueras del brazo con él?

-Pues me iría con él de verbena

y a los toros de Carabanchel.

¿Qué haces tú? Que te meto. ¡Brava! ¡Bravísima!

¡Contratada! ¡Y al carpintero lo quiero en el coro de chulapos!

¿Cómo? Maestro, ¿es necesario?

Por supuesto.

Vamos otra vez. Posiciones.

¿Dónde vas con mantón de Manila?

¿Dónde vas con vestido chiné?

(SILBA)

Empiezan a aburrirme nuestras charlas.

A mí, todo lo contrario.

No podéis salir de aquí.

No es lo que anhelo.

Solo deseo que me creáis.

Pero ¿qué habéis hecho, insensato?

Lo siento. No pudimos detenerle, y eso que éramos tres personas.

Lo que no entiendo es... es por qué se pegó un tiro,

en lugar de matar a alguien.

A mí me dijo que era inmortal.

Y que lo que quería era demostrarlo.

Nadie es inmortal.

A veces, viajar por el tiempo puede volverte loco.

Me contó de que había luchado en tiempos de Viriato,

y que durante 20 siglos no había hecho otra cosa que luchar.

Un... Un momento.

Claro, Arteche.

Claro, ¿cómo no se me ha ocurrido antes?

¿Qué ocurre?

(SALVADOR) Aquí está.

"Un soldado español de 20 siglos".

Es una novela pionera del género fantástico

en España y en el mundo entero.

Fue escrita en 1875

por un militar e historiador madrileño:

José Gómez de Arteche.

Seguramente la leyó y acabó creyéndose que era él.

Pobre... ¿Pobre?

Arteche era un gran soldado.

Y si tenéis dudas, mirad en el aparato ese

el cuadro de "Las lanzas", del compañero Velázquez.

Mirad, mirad.

(SALVADOR) Ya está. ¿Qué hay que ver?

El soldado, el que está al lado del caballo.

Es Arteche, sí.

Un soldado que derramó su sangre por Dios y por España.

No le llaméis "pobre". Un respeto.

Y más cuando ya está muerto.

Por ser la Virgen de la Paloma,

un mantón de la China, na, na...

Le acaban de dar el papel de Susana a la mosquita muerta.

...te voy a regalar.

Es una vergüenza. Si ni siquiera es actriz.

Bueno, al menos no cancelan la función.

Un mantón de la China, na, na...

A ver si te enteras, a mí me han "quitao" el papel,

pero a ti te están levantando al novio.

Ayer la vi entrar en su camerino sin venir a qué

y hoy han tenido una riña que "rite" tú de los Amantes de Teruel.

La escabecho, ¿eh? ¡Y después al panoli de mi novio!

(Piano, "Verbena de la Paloma")

(MESEJO PADRE) (TARAREA "LA VERBENA")

Una morena y una rubia,

hijas del pueblo de Madrid.

Me dan el opio con tal gracia

que no las puedo resistir.

Las chulapas, más joviales,

que parece que vengan de la Almudena.

Continuamos.

Caigo en sus brazos, ya dormido,

y cuando llego a despertar,

siento un placer inexplicable

y un delicioso bienestar.

Y es que las dos... (RÍE)

Y es que las dos... (RÍE)

...se deshacen por verme contento,

esperando que llegue el momento

en que yo decida... (RÍE)

...cuál de las dos me gusta más.

Esto es un sacrificio y no lo de las Termópilas.

(ESTORNUDA)

(Llaman a la puerta)

¿Quién es?

Soy yo.

Caray, esto parece el Botánico.

Una flor para otra flor.

¡Vuelve a por otra, si te atreves!

¡Y toma, un capullo!

Hemos roto para siempre, truhan.

¡Y tú ya tienes lo que querías, golfa!

¡Irene!

(ALEJÁNDOSE) ¡Irene!

Tienes que comer.

No tengo hambre. La verdad es que tiene mala pinta.

Si quieres, le digo que te preparen otra cosa.

No te tortures Marta. No hay ninguna prisa.

¿De qué tienes miedo?

Tengo un recuerdo.

Cuéntamelo.

Mi madre me regaló un espejo de mano.

¿Por tu cumpleaños? Más tarde.

Recuerdo ver mi cara llorando en ese espejo.

¿Estaba tu padre?

Se fue.

¿Recuerdas adónde fue?

Me acuerdo de que ya no volvió.

No, no, no. De verdad, de verdad, esto se nos va de las manos.

Se nos va de las manos. Tampoco es para tanto.

Ah, ¿no? ¿Por dónde empiezo?

Las hermanas Gilda están a esto de pirarse.

Esas, mucho ruido y pocas nueces.

Mesejo hijo está más caliente que el cenicero de un bingo, ¿eh?

Ya me explicarás de qué va eso,

porque en mi época era un juego de niños.

Y tranquilo, que a ese ya le pongo yo a raya.

El padre se trae un rollo raro que no me gusta un pelo.

¿Y qué hacemos con lo de Luisa? No sé,

pero si Arregui se entera de que se va,

adiós muy buenas.

(CARRASPEA) Hablaré con ella.

No vas a poder convencerla, te lo aseguro.

Ya veremos.

¿Qué hace usted aquí?

Tengo que hablar contigo.

Últimamente todo el mundo quiere contarme algo.

Espere un minutito, por favor. -No puedes irte, muchacha.

Y dale perico al torno.

El señor Arregui amenazó con que si había otro contratiempo,

se acabó lo que se daba.

No es mi problema. -Luisa,

tu futuro está aquí, no en ultramar.

Se equivoca.

Siendo niña, recibía cartas de mi tío desde las Américas;

me contaba cómo eran los teatros de allí.

Siempre supe que triunfaría en uno de ellos.

Mi momento ha llegado.

De jovencita era igual que tú, llena de sueños de grandeza.

Hace mucho tiempo, actúe para al gran Napoleón.

Pues sí que empezó usted jovencita.

Nena, te estoy hablando de Napoleón III.

La crítica me aplaudió y todo el mundo me felicitó.

¿Te crees que dije: "Ah, pues me marcho a la Comédie-Française

porque Barcelona es poco para mí"?

No sé. -Claro que no,

porque una golondrina no hace verano,

y aprender el oficio importa más que la fama.

¿Y qué hizo usted después?

Seguí con mi trabajo, mejorando y aprendiendo día a día.

Y así he llegado a lo más alto.

No debes tener prisa.

¿Este es Alfonso XII?

Que en paz descanse.

Viajaba en secreto a Barcelona solo para verme.

Vaya.

(Música de piano)

¿Empezamos o no empezamos?

Esperemos un minuto a que llegue doña Mercè.

Oye, que quería decirte que..

que antes hubo un malentendido.

Tu prometido solo me estaba consolando.

¿Ahora lo llaman así?

El carpintero es mi novio y no lo cambio por "na" del mundo.

Pues no lo pierdas, que está "pa'comérselo".

Pues sí.

Traigo un invitado para que vea el ensayo.

¿Dónde está doña Mercè?

Está en su camerino.

Tome asiento, por favor.

¿Y esa muchacha qué hace en el escenario?

¿Dónde está Luisa? -Eso, eso.

Las cosas claras y el chocolate espeso.

Le estoy calentando la silla, "pa'que"...

"pa'que" no se le enfríe la voz. ¿Cómo?

-Exacto, las estrellas... de las exigencias...

¡Eso es una burrada!

(ANGUSTIAS) "Pa'burrada", el tráfico de la capital.

-¡Hale, a ensayar!

-Ole, ole, que te aplaudo yo.

Porque sí, "señó", porque me gustó.

Y no habrá ninguno que diga que no.

¡Bendita sea la madre que te parió!

Y lo digo yo, y sanseacabó.

Porque sí, "señó", porque sí, "señó".

Porque sí, porque sí, porque sí, "señó".

Qué arte que tiene la catalana.

Siento lo de Arteche.

Sí, bueno.

Esperemos que tengas más suerte con Marta.

Gracias. ¿Alguien tiene una idea

Algo le pasó a Marta cuando tenía 16 años, algo gordo.

No sé, relacionado con su padre.

Quizás por eso no recuerda nada a partir de esa fecha.

Por eso y por la paliza que le dio delante de nuestras narices.

Hay algo más.

Su padre desapareció por algún motivo.

Y volvieron a encontrarse

cuando ella se unió a los Hijos de Padilla.

Quizá lo hizo para recuperarlo. Quizás.

¿Y qué propone?

Necesito hablar más con ella,

ahora que me he ganado su confianza.

No. No tenemos tiempo.

Traiga a Marta aquí.

¿Qué piensa hacer?

Algo de lo que nunca me sentiré orgulloso.

(Llaman a la puerta)

Tengo su dinero.

No es suficiente.

Es lo acordado.

Faltan los intereses.

No tengo más dinero. -Ya se le ocurrirá algo.

¿Algo?

Aquí se mueve más dinero que en el Banco de España.

Y si no paga esta noche,

su querido hijo sufrirá las consecuencias.

Perdón.

Joder. Esto está de bote en bote, ¿eh?

Te acabará gustando la zarzuela.

Si les gusta a ellos, por mí, bien.

(Timbre de escenario)

¿Vamos? Vamos.

Empezamos en cinco minutos. Mucha mierda.

Gracias.

Qué "pesaos" con la mierda para arriba, la mierda para abajo.

Uy. -Solo quería desearle

toda la mierda del mundo para esta noche.

Eso es mucha mierda.

-¡Ahí está la impostora! Contemplen a la farsante.

-¿A qué viene todo esto?

Viene a que esta... señora no es quien dice ser, no,

porque la verdadera Mercè Abella... es esta.

La interfecta me dio muy mala espina desde el principio.

Tan modesta y tan servicial.

Parecía una secretaria, en lugar de una actriz.

Solo tuve que mandar un telegrama para arreglar el asunto.

(Timbre de escenario)

Dos minutos. -Tenemos que estrenar, como sea.

Vamos, Angustias, reacciona. Venga, vamos.

Di algo. Venga, di algo.

Es cierto.

No soy la gran Mercè Abella, aquí presente.

Pero con mi esfuerzo y el de todos, hemos conseguido algo importante:

que se pueda estrenar "La verbena de la Paloma".

Estoy segura de que esta no será una obra más.

Será una obra importante. En eso consiste la zarzuela,

en dar alegría y esperanza a los que más lo necesitan.

Ahora solo hay dos opciones: o tiramos "p'alante"

o decepcionamos a toda la gente que ha venido a olvidar sus problemas,

aunque solo sea por unas horas.

Entré enamorado de una gran actriz...

y salgo enamorado de una gran mujer.

Eh... ¡A escena todo el mundo!

(Aplausos)

(Música "La verbena de la Paloma")

Vamos. Ay, creo que no puedo salir.

Me voy a quedar en blanco. Angustias.

Con lo que hemos sufrido, tú sales por lo civil o por lo criminal.

Por Elsa, por Waldo y por Santa Lina Morgan.

(SILBA "LA VERBENA")

¡Ah!

Si me tocáis, juro que practicaré el medievo con vuestras entrañas.

¿Está seguro de lo que vamos a hacer?

(SALVADOR) Pues No. Pero debemos intentarlo.

Adelante.

Marta, en ese cuadro, vas a ver a unas personas.

Es como si miraras por una ventana.

¿De acuerdo?

"Siéntese, padre, descanse".

(CASCAJOSA) "¿Así que ha sido cosa tuya?".

"Padre, usted me enseñó qué hay que defender a los inocentes".

-"Pensé que no volvería a verte".

"Y habría sido mejor".

"¡Traidora!". -No.

"¡Has vendido a los tuyos!".

No, por favor.

No, no.

Marta, esto no está pasando.

Tranquila, es solo una imagen. Ya está.

(Móvil)

Ya está, ya está. (MARTA) (LLORA) ¡No!

¿Sí?

Sí, soy... soy Salvador Martí.

Pero... ¿a qué viene tanto misterio?

¿Está seguro?

Gracias.

¿Ocurre algo?

Era del departamento forense.

Arteche...

ha resucitado.

(MARTA) (LLORA) ¿Cómo?

¿Y ustedes, cómo se llaman?

"Usté". -Casta Ruiz.

-Susana.

Casta, Susana.

¡Mentira!

¿Y usted qué es de estas dos jóvenes?

Diga algo, señora.

Madre y tía, "to" junto.

(SUSURRA) "Qué barbaridad".

Qué barbaridad.

Qué barbaridad.

Como que mi "marío" estuvo primero "casao" con una hermana mía

y tuvo estas dos niñas,

Qué barbaridad, qué barbaridad.

-...hijas del pueblo de Madrid.

Me dan el opio con tal gracia

que no las puedo resistir.

-¿Dónde vas con mantón de manila,

dónde vas con vestido chiné?

-A lucirme...

Pero ¿qué hace usted? -¡Julián!

¡Qué "ties" madre!

Perdóneme usted, "señá" Rita.

El tío cantárida ese,

que quería quitarme lo que más quiero en este mundo.

(PÚBLICO) ¡Oh!

¡Señores! (MUCHOS) ¿Qué?

Háganme ustedes el favor

de no volver a armar otro escándalo en la verbena de la Paloma.

Por ser la Virgen de la Paloma,

y un mantón de la China, na, na, China, na, na, China, na, na,

y un mantón de la China, na, na, te voy regalar.

(Continúan los aplausos)

¿Qué va a hacer con eso? No sé de qué me habla.

Del dinero de la taquilla, que lo lleva usted encima.

Lo siento, pero tengo que hacerlo.

Pero ¿no se da cuenta que es el jornal de muchas familias?

¿Se cree que no lo sé?

Solo quiero salvar la vida de mi hijo.

¿En qué lío se ha metido?

Es un buen muchacho, ¿sabe?, pero... pero débil.

Le gusta el juego.

Y le debe mucho dinero a unos indeseables.

Si no pago ahora, tendrá que alistarse.

Y no es un buen momento para que lo manden a Cuba.

Pero Arregui se dará cuenta.

Dios...

Mire.

Cuando le pregunte la autoridad, diga que vio a tres actores

huyendo a toda prisa después de la función.

¿Cómo dice?

Haga lo que yo le digo.

Era verdad. Yo nunca miento.

Encontramos vuestra pista en este libro.

Lo han publicado.

Y por el apellido, debe de ser un vástago mío.

Sois "El soldado español de 20 siglos".

Fuisteis legionario en Roma

y habéis servido en todos los ejércitos españoles

hasta los Austrias.

Ahora lo sabéis todo de mí.

Lástima que en el libro no hablen

de vuestras andanzas con el Ángel Exterminador

ni del poder de vuestra sangre.

Un poder que ha querido tener el Ángel Exterminador.

Intentaron aplicarlo a otros hombres

para construir el ejército perfecto.

No pudieron.

Solo funciona en mi cuerpo.

¿Qué tenéis en la mollera?

En la batalla de Jemmingen. ¿Os acordáis?

Apenas perdimos 100 hombres y destrozamos a los holandeses.

Yo había caído y vos me ayudasteis a levantarme.

Es un recuerdo lejano.

Claro, en una vida 20 siglos,

la Guerra de los 80 Años debió de pasaros en un suspiro.

¿Habéis tenido esposa?

Sí.

Y a todas les he llorado.

Y una veintena de hijos que murieron de viejos en mis brazos.

Y mis nietos, también.

Están muertos.

Esa es mi condena...

sobrevivir.

Yo también perdí a los míos.

Pero no sería justo compararme con vuestra desgracia.

Además, por caprichos del destino,

he recuperado a mi amor del pasado en este siglo.

Guardadlo.

He hablado con mis superiores.

Puedo ofreceros la puerta que os lleve al hechicero.

Si él os otorgó ese don, él también podrá quitároslo.

Esa promesa me hicieron los del Ángel Exterminador,

si mataba a Bolívar.

Me uní a ellos porque eran mi única opción

de volver atrás y acabar con todo.

Ahora tenéis una segunda oportunidad.

Nada desearía más en este mundo.

Esta es la puerta.

Os conduciré al jefe máximo del Ángel Exterminador.

¿Le conocéis personalmente?

Sí.

Ernesto avise a Velázquez,

que haga un retrato robot con lo que le diga Arteche.

¿Se fía de él?

Bueno, un hombre que se pega un tiro en el corazón

para demostrar que no miente,

siempre es de fiar.

"A pesar del robo cometido,

al parecer, por tres advenedizos que se presentaban como actores,

"La Verbena de la Paloma" fue un rotundo éxito

que se recordará en tiempos venideros".

No sabía yo de sus virtudes actorales.

Lo que se rio la gente con Angustias no está en los escritos.

Ya. "Por otra parte, la auténtica Mercè Abella,

sustituirá a la malograda Pilar Vidal hasta que se recupere".

¿Qué, le gusta ahora más la zarzuela?

Pues... le estoy pillando el puntillo, ¿eh?

Bueno, ¿quiere algo, jefe?

Sí, que se vaya de una vez de vacaciones.

Se las ha ganado.

¿Qué tal Marta?

Bueno, progresa adecuadamente. ¿Y Alonso?

Al parecer, Arteche y él han hecho buenas migas.

Buena suerte.

Aunque es difícil desearla a quien busca morir.

Lo que no quiero es vivir siempre.

Habéis ganado 1000 batallas.

Si lográis morir en tiempos de Viriato,

no combatiréis en ninguna. Ajá.

¿Quién ganará esas batallas? No os preocupéis por eso.

Si algo le sobra a España desde siempre son buenos soldados.

Lástima que no hayan tenido mejores jefes.

¿Y cómo sabré que habéis alcanzado vuestro objetivo de morir?

Me enseñasteis ese cuadro de cuando combatí en Breda con Spínola.

"Las lanzas".

Supongo que si lo consigo, otro ocupará mi lugar en él.

"¿De verdad?".

Ni se lo imagina.

Ya tenemos el retrato robot.

No se lo va a creer.

(SALVADOR) No, aún no han llegado los resultados

de los análisis de la sangre de Arteche.

¿Ha declarado algo con respecto al Ángel Exterminador?

-No ha habido forma.

Ese hombre es irreductible.

Le hemos enviado a Loarre,

a una celda de seguridad donde permanecerá aislado.

¿Y Marta Cascajosa?

No hay ninguna novedad.

Es posible que no recupere la memoria.

Estoy muy decepcionado con usted, Salvador.

El tiempo... se le acaba.

Y a ti también, hijo de puta.

Descansad en paz, amigo.

Como bien saben, este Consejo tiene la misión histórica

de proponer al rey una terna de nombres

para que su majestad designe al nuevo presidente de España.

Tengo un mensaje para Salvador Martí.

-Llamada urgente del 1976.

(SALVADOR) ¿Qué pasa? -Adolfo Suárez no está

entre los nueve seleccionados para presidente.

Suárez debe volver a estar en esa lista de presidenciables.

¡Hideputa!

¿Qué queréis de mí?

Información.

"Quiero saber cada paso que da el Ministerio".

Soy tu hija.

Me llamo Lucía.

Y me arrepiento todos los días de dejarte escapar.

Puse en peligro el Ministerio por ti.

Ayudaré a acabar con Los Hijos de Padilla.

(LUCÍA) Quiero que investigues...

quién es mi padre.

Ese tal Curro Jiménez me recuerda mucho a Julián.

(MUCHOS) ¡Gol!

Tendrá apoyos muy fuertes

para llegar tan alto con una identidad falsa.

No creo que sea buena idea que volvamos a vernos, Lucía.

Si quieres deshacer todos los líos que montó la otra Lola,

te queda mucho trabajo.

Me voy haciendo a la idea.

(HOMBRE) Esta es la misión más importante de sus vidas.

¡Vivan los viejos fueros! (MUCHOS) ¡Vivan!

¿Cómo has hecho para colarte en el Ministerio?

Me preocupa Alonso.

(BOSCO) "Pronto será la batalla definitiva".

Nos encontramos ante una misión en la que nos la jugamos todos.

El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 32: "Tiempo de verbena"

16 oct 2017

Programas completos (32)
Clips

Los últimos 551 programas de El Ministerio del Tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios