Guardianes del Patrimonio La 2

Guardianes del Patrimonio

Sábado a las 18.45 horas

El prestigioso detective privado Jorge Colomar, junto a la división de patrimonio cultural de la Policía Nacional y la Guardia Civil reconstruyen los mayores robos de arte que han sucedido en España en las últimas décadas.

España cuenta con uno de los Patrimonios Históricos más importantes no solo a nivel europeo, sino a nivel mundial. Esto hace que la necesidad de proteger nuestro arte, historia y cultura sea imprescindible De hecho, existe una división tanto de la Guardia Civil como de la Policía Nacional cuya función es la de proteger la historia tangible de España y hacer todo lo posible por castigar los crímenes perpetrados contra nuestro Patrimonio.

En este espacio conoceremos la labor que realizan los miembros de las Brigadas, investigando los robos y alteraciones de nuestro Patrimonio Histórico. Presentaremos algunos de los casos más destacados ocurridos en España en la última década y que han sido resueltos con éxito por los “Guardianes del Patrimonio”.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5513319
Guardianes del Patrimonio - Operación Bronce - ver ahora
Transcripción completa

"Cada año se producen en España cientos de robos de obras de arte.

Un problema contra el que luchan diariamente agentes especializados

de Guardia Civil y Policía Nacional.

Soy Jorge Colomar, detective privado,

y hoy les traigo un nuevo caso de "Guardianes del patrimonio".

(NOTICIARIOS) Los ladrones entraron en la Biblioteca Nacional...

Hace saltar todas las alarmas. -Sabía muy bien cómo acceder.

-En el mercado negro por una muy elevada cantidad.

Una caja fuerte... -Están coordinados por un grupo

creado específicamente para el caso

con 12 expertos en este tipo de delitos.

Unas piezas de esta categoría,

en el momento en que salen al público en una casa de subastas

saltan las alarmas en todos los estados.

Se dice que la historia o la arqueología

son los restos de un naufragio.

En el mundo, que conozcamos

con la función que tienen estos, hay seis.

Y con estos serían ocho.

Es de los momentos que te hacen...

Que merece la pena ser policía un montón.

"2012. Una mala maniobra del capitán del Costa Concordia

provoca una accidente marítimo que se salda con 30 muertos.

Ese mismo año en España, la Policía Nacional

impide que dos esculturas del Alto Imperio romano

sean sacadas ilegalmente del país para su venta en Oriente Medio.

Se culmina así una compleja investigación

conocida como "Operación Bronce".

Córdoba o Corduba fue colonia patricia,

el más alto rango que podía tener una ciudad en la Antigua Roma.

¿Alguna vez te has preguntado qué harías

si te encontraras con algo que vale millones de euros?

¿Se lo entregarías a su legítimo dueño o tratarías de venderlo?

Los protagonistas de este relato lo tuvieron claro.

Lo que no sospechaban era que sus malas intenciones

llegarían pronto a oídos de Alfonso,

inspector jefe de la UDEV en Jaén".

¿Y cómo es que se hace cargo

de estas investigaciones la comisaría de Jaén?

Pues, desde siempre, procuramos tener contacto

con arqueólogos, museos...

Y también, que son casi de los más importantes,

con los típicos "piteros", los expoliadores.

Como fruto de esos contactos,

nos llegó una información de que habían aparecido dos efebos,

algo muy importante, que habían aparecido..

Que los dueños no iban a cumplir la ley,

no los iban a poner a disposición de las autoridades de Cultura

sino que lo que querían era sacar dinero. No sabíamos todavía

ni quiénes eran los descubridores ni los compradores,

tampoco sabíamos dónde estaban los efebos, dónde aparecieron.

Teníamos una información ahí para investigarla y trabajarla.

¿Qué pistas teníais cuando iniciáis la investigación?

Pocas. No sabíamos ni dónde ni nada.

Sabíamos que la persona que las había encontrado

y que no las había entregado a Cultura ni tenía intención

de hacerlo sino todo lo contrario,

de venderlas en el mercado negro,

pues se llamaba Rafael, eras transportista

y que era de un pueblo de Córdoba.

"¿Qué tienen esas dos figuras que las hacen tan excepcionales?

¿Merecía la pena montar un gran operativo para encontrarlas?

Para determinar la importancia de ese posible hallazgo,

me encuentro con Lola,

directora del Museo Arqueológico de Córdoba".

¿Vosotros tenéis en el museo las dos estatuas

que se recuperaron en la Operación Bronce?

Efectivamente, están aquí

porque ya forman parte de la colección del museo.

Lola, ¿y de qué época son estas dos piezas?

Pues mira, son romanas del siglo I, siglo II d. C.,

lo que llamamos el Alto Imperio.

Son unas figuras que se utilizaban

en las villas romanas. Y son unas figuras de bronce

que representan unos efebos.

La curiosidad es que suelen ser copias

de originales griegos hechas en época romana.

¿Imágenes como estas, efebos así, cuántos hay en el mundo?

Pues mira, en el mundo,

que conozcamos con la función que tienen estos, hay seis.

Nada más. ¿Solamente?

Y con estos serían ocho.

"Las primeras pesquisas de la policía

sitúan al posible vendedor en Pedro Abad, Córdoba.

Se sabe su nombre de pila, Rafael; y su profesión, transportista.

Con estos datos, en una gran ciudad

probablemente no tendríamos resultados,

pero en un pueblo la cosa cambia.

Alfonso, hay un momento en que vosotros sabéis

que el vendedor es transportista y se llama Rafael.

Sí. Que está en la zona de Pedro Abad.

Sí. Con un censo de 3000 personas.

¿Cuáles son las gestiones que hacéis posteriormente?

Bueno, teníamos algún dato más. Por ejemplo, sabíamos que él es

transportista autónomo, tiene una empresilla,

pero trabaja para una empresa de paquetería.

Continuamos, investigamos a Rafael

y comprobamos que tiene, él no, su familia

tienen una finca en el término de Pedro Abad, en Córdoba,

que está en los meandros del río, cerca del río Guadalquivir.

"Tanto el tipo de piezas de las que se habla, dos efebos,

como la situación de la finca de Rafael,

hacen pensar que se trata de una villa romana.

Un lugar de residencia

de las familias más ricas del Imperio.

La intervención de Alejandro,

arqueólogo y perito judicial del caso,

resultará fundamental para esclarecer algunos hechos".

Hola, Alejandro. Hola, ¿qué hay?

¿Dónde estamos? Pues mira, estamos

en la Villa Romana de El Ruedo de Almedinilla,

de la provincia de Córdoba, en medio de la Subbética cordobesa.

¿Esto podría considerarse una villa similar a la de Pedro Abad?

Yo quiero pensar que sí por la riqueza

de los materiales, tanto los que hemos excavado aquí

como los efebos que recuperamos en El Palancar, en Pedro Abad.

Alejandro, yo tengo aquí un plano aéreo

de la zona de Pedro Abad. ¿Dónde estaría situada,

aproximadamente, la villa romana? Yo creo que la villa estaría,

más o menos, por esta zona. Esta zona que marcas.

Cerca del meandro... ¿Y por qué?

Pues la situación de la villa en el meandro es una zona fértil,

con lo cual cumple las condiciones

para tener una tierra de cultivo al lado,

cumple además que está a orilla del Guadalquivir.

El Guadalquivir era navegable en esta época hasta Linares,

como hoy hasta Sevilla y en barca de bajo calado hasta Linares.

Y luego, lo que ya nos ha decidido fundamentalmente por esta zona,

que analizada, nos da unos sedimentos, unos aportes

que se dan precisamente en muestras del terreno.

"Teníamos las dos puntas del ovillo:

Rafael y la finca de El Palancar.

Pero quedaba por desenredar el resto de la madeja,

tirar del hilo telefónico, de las escuchas".

Lo primero es investigar a Rafael; comprobamos que pertenecía

a una familia grande de Pedro Abad.

¿Adinerada, no? Son gente, más o menos, bien situada.

Sí, bien situados. Eran propietarios de una finca,

la finca de El Palancar, que es esta en concreto.

Una vez que casi tenéis la certeza de que Rafael

tiene en esta finca los dos efebos,

¿cuáles son vuestras siguientes investigaciones que lleváis a cabo?

Hombre, ya teníamos... primero, confirmado que los efebos existen;

segundo, sabemos dónde están

y luego es identificar a toda la trama,

quiénes son los que participan, qué quieren hacer.

Confirmamos que Rafael contacta, entre otras personas,

con un señor, un intermediario que se llama Francisco, de Jaén.

Contacta con él, pues para irle buscando comprador.

No todo el mundo tiene acceso a esta compra.

Una moneda la compra cualquiera, esto no.

"Las primeras conversaciones telefónicas nos llevan a Francisco,

un intermediario de Baeza, en Jaén.

¿Por qué Rafael recurre a él?

Porque necesita a alguien que, además de encontrar un comprador,

sepa cuál es el valor de las piezas,

tanto económico como artístico".

¿Qué función tenían estas piezas?

Bueno, pues estas piezas se situaban en el "triclinium",

el comedor principal de las villas romanas.

Lo que los especialistas llaman como "sirvientes mudos".

Entonces, uno representaba un tema relacionado con Dionisos,

con Baco, con toda la naturaleza;

otro representaba a Apolo.

Y solían llevar, portar en las manos

o guirnaldas o lámparas o una bandeja...

Este, por ejemplo, portaría un candelabro

que, a su vez, tendría unas lámparas que colgarían.

Lo sabemos porque tiene en la mano el arranque de la pieza.

¿Cuánto pueden llegar a costar

unas piezas romanas únicas como aquellas?

Lo exclusivo nunca ha estado al alcance de todos.

Ni ahora ni entonces".

Aquí comían las señoras. ¿Aquí?

Aquí... ¿De qué manera, tendidos?

Tendidos, sobre colchonetas y camas.

¿Dónde los romanos situarían a sus efebos?

Pues yo, pensando desde el punto de vista del romano patricio

que aquí trata de impresionar a sus invitados,

los pondría muy cerca del señor; por aquí,

de forma que los invitados pudieran ver

tanto las esculturas, los efebos,

como a los señores. Es decir, se trata siempre

de representar el poderío.

En las villas aparece siempre, cuando no han sido saqueadas,

aparece un grupo escultórico bastante importante.

Es decir, que denota un poco

el nivel económico que vivía aquí. El poderío, sí.

El poderío y el nivel cultural. Sí, porque no sólo, aquí

había ricos catetos, como hoy día, y ricos cultos.

Estos ricos, que son cultos, adornan su casa con esculturas.

"Pero volvamos a las escuchas.

Nos quedamos en Francisco, el intermediario de Baeza.

¿Qué otras personas pueden estar involucradas en esa trama?

En ese juego del ratón y el gato, ocurre como en los demás:

que a medida que sube el nivel, aumenta la dificultad".

Este intermediario lo pone en contacto con otro intermediario,

es un señor que se llama José, de Lora del Río.

Pero ahí teníamos un problema: tomaba muchísimas precauciones.

Cuando llamaba, lo hacía desde una cabina de teléfono.

Imposible de comprobar, llamaba desde distintos sitios.

Un día, el 6 de febrero de 2012, acuerdan una cita.

La cita iba a ser a las tres de la tarde del día 7 de febrero,

donde la otra vez. ¿Dónde había sido la otra vez?

Ni idea. Con lo cual nos obliga a montar

un dispositivo de vigilancia desde las siete de la mañana.

A las tres llegan a ese sitio del encuentro

y José, de Lora, llama a Rafael y dice:

"Oye, que no va a ser a las seis en otro sitio".

A las seis de la tarde, vuelve a estar Rafael esperando

con su hermano y nosotros con nuestro dispositivo,

todo perfecto... pero vuelve a llamar este hombre y dice:

"Oye, que no, que va a ser en otro sitio y cuando llegue".

Empezamos a las siete de la mañana en Jaén,

terminamos a las 12 de la noche al lado de Sevilla

pero con el objetivo cumplido: identificamos al intermediario.

Una vez identificado a José, de Lora del Río,

este comienza su parte de la operación de venta

y contacta con un italiano,

Orazio se llama de nombre, que iba a ser el comprador final.

"Fuera de España, los efebos de bronce

tienen como primer destino Italia.

¿Qué pasará después con ellas?

¿Dónde pueden ser vendidas y de qué manera?".

¿Una casa internacional de subastas

podría hacerse cargo de la venta de estas piezas?

Bueno, llegar puede llegar, como cualquier pieza

a través de una red que desconocemos.

Lo que sí te digo es que unas piezas de esta categoría,

en el momento en que salen al público en una casa de subasta

saltan las alarmas en todos los estados.

Alejandro, ¿esto tiene que venderse en el mercado negro?

No hay otro camino. "Arqueotráfico" lo llamo yo.

Esto se vende a nivel de un mercado negro,

de una red bien extendida

que funciona muy bien y con diversos postores.

Lógicamente se va siempre... Esto es una subasta negra.

Esto solamente lo pueden comprar

gente con mucho poder adquisitivo, con mucho dinero.

¿Hoy en día en qué países...? Hoy, tal y como están las cosas

y las últimas noticias que tenemos desde hace años para acá,

donde más dinero se está moviendo es en Oriente Medio.

En Oriente Medio, ahora,

por circunstancias políticas, de guerra, etc.,

hay mucho expolio y hay mucha avidez...

De este tipo de material. ¿Países árabes?

Catar, por ejemplo.

"Aunque sea en el mercado negro,

compradores de este tipo piden garantías de autenticidad.

¿Cómo pretenden demostrar que las figuras son romanas?".

Esas piezas, la idea era sacarlas de España

para venderlas a un jeque árabe o algo así.

O sea, ¿los países árabes, que hay dinero...?

Ese era el destino, no sabemos exactamente a quién.

Sí que sabemos que este señor era un profesional,

por decirlo de alguna manera, el italiano,

porque dentro de las conversaciones

le dice a José que no se preocupe,

que él va a venir, se las va a llevar

y que la documentación se la va a preparar

"un viejo amigo suyo", lo dice textualmente,

que es profesor de la Universidad de Oxford,

le va a preparar la documentación

para poder mover estas piezas por el mundo sin dificultad.

¿Por cuánto se iban a vender esas dos piezas?

Ellos hablaban... Rafael hablaba de tres millones de euros.

¿Por cada una? Cada una.

Eso es lo que ellos hablaban.

¿En cuánto las iba a vender el italiano? Ese no soltaba prenda.

"Y en esta tablero de las escuchas,

¿cuántas piezas teníamos en juego?".

Alfonso, vamos a hacer un repaso a las escuchas telefónicas

de la Operación Bronce. Sí.

La primera fue sobre Rafael de Pedro Abad.

Claro, que era el vendedor. Y a partir de él,

nos aparece... Francisco, de Baeza.

Francisco era un intermediario,

una persona con la que Rafael contacta para intentar

comercializar las piezas y buscar comprador.

A través de Francisco nos aparece José, de Lora del Río.

Efectivamente, que era un intermediario de más nivel.

Un nivel ya de carácter, casi, internacional.

Tenía otros contactos superiores.

Y a través de José aparece Orazio, de Roma.

Orazio era italiano... es un señor italiano,

era comprador. Aunque tampoco las piezas eran para él.

Él las compraba pero también era para venderlas.

Era un nuevo intermediario de mucho más nivel.

De mucho más nivel, exactamente. Que presume de tener un amigo...

Exactamente, Orazio presume de tener un amigo

que es profesor de Oxford,

que es el que le va a facilitar la documentación necesaria,

falsa por supuesto, para poder mover las piezas por el mundo.

Y el destino final...

Parece ser que el destino final era alguien de Catar.

Alguien de Catar. Muy rico de Catar,

con mucho dinero para poder pagar esto.

"Con las cartas repartidas, ya podía dar comienzo la partida.

Alfonso, ¿se intentó detener a toda la banda?

Sí. Lo teníamos todo reparado porque el italiano iba a venir;

habían quedado en "yo te doy, tú me das, yo voy a España,

voy al hotel donde estuve...",

que averiguamos que era un hotel en Benalmádena.

Y lo teníamos todo, esperando que el italiano viniera.

Pero hubo un día, en concreto el 18 de marzo.

Pues detectamos en la investigación

que había algún problemilla con el italiano.

Con lo cual hizo que actuaseis rápidamente

para que no se perdiesen las piezas.

Entre el 19 y el 20 preparamos toda la información

para la solicitud de mandamientos de entrada y registro,

se lo llevamos a su señoría, al juez.

Y el 21 se hicieron las entradas y registros...

"La salida del comprador italiano precipita toda la operación.

El objetivo prioritario vuelve a ser

el que se había marcado desde el principio:

recuperar las piezas.

Para saber con exactitud lo que ocurrió durante el registro,

además de reconstruir los hechos con Alfonso "in situ",

también reviso con él las imágenes grabadas por la policía".

Mira, esto en concreto es el registro en su domicilio,

el domicilio de Rafael.

Solicitamos tres:

uno en el domicilio de Manuel, en Córdoba;

otro en el domicilio de Rafael, en Pedro Abad;

y la tercera en el cortijo,

que es donde sabíamos que estaban las estatuas.

Aquí montamos un dispositivo por la mañana acordonando el cortijo.

Cuando estábamos haciendo el registro en casa de Rafael,

ya sabíamos que lo que buscábamos no estaba en esos cajones pero...

También era un poco de presionarle a él.

Él estaba muy tranquilo. Sí.

Porque sabía que lo que buscábamos no estaba ahí.

Hay un momento que él recibe una llamada

y es cuando un trabajador de la finca le dice:

"Oye, que el cortijo está rodeado por la policía.

Que está tomado por la policía, que no se puede entrar ni salir.

Y él pregunta: "¿Pero policía o Guardia Civil?

-No, Policía Nacional. Vale, vale".

Entonces me llama aparte y me dice:

"¿Usted es el responsable? -Sí.

-¿Puedo hablar con usted? -Sí.

Mire, ¿ustedes qué buscan? -Ya lo sabes.

-Pues no busquen más. Ya he visto que tienen el cortijo rodeado,

con lo cual no merece la pena...". ¿Te derrota?

El tío derrota, como se suele decir en el argot nuestro.

Pues ya terminamos el registro aquel,

porque era para eso no era para otra cosa.

"¿Estarían en el cortijo las estatuas

o sería la concesión de Rafael una maniobra de distracción

para ganar tiempo?".

Recuerdo que mi jefe, mi comisario me estaba llamando cada 5 minutos.

Por lo mismo, por la ilusión

que teníamos todos de que la operación se culminara.

Entramos por esa puerta, pasamos la casa,

luego hay un patio grande

y luego al fondo hay una especie de cuadra, bodega, trastero.

En fin, que hay un montón de chismes...

Esto es justo en el momento en que llegamos al habitáculo,

al fondo de lo que era el cortijo.

Ves, están envueltas en papel blanco. Esa es una

y la otra está ahí al lado, mírala. La otra está de pie.

Son tal y como las encontramos

en el momento del hallazgo, del registro.

Oye, Alfonso, tú cuando las ves allí y las tienes

al alcance de la mano y puedes casi tocarlas,

¿qué sientes? No, es que las toqué.

Hombre, la verdad es que...

Es de los momentos que merecen la pena ser policía muchos años.

"Y si ese descubrimiento fue emocionante para los policías,

cómo fue para los arqueólogos

que se trasladaron allí para supervisar la operación".

Fue el hallazgo del tesoro.

Aunque llevo muchos años trabajando en esto

y viendo hallazgos muy singulares,

dos piezas como estas no se ven todos los días.

Y fue una emoción... ¡fantástica!

¿Era algo fuera de serie? Totalmente.

Y siguen siendo fuera de serie;

imagínate en aquel momento la primera impresión.

"Por otra parte, Rafael no era un delincuente habitual.

¿Cómo reacciona al ser sorprendido in fraganti?".

Cuando ve ya que habéis recogido las piezas,

¿él cómo reacciona, qué cara pone?

Hombre, cara de frustración aunque, bueno, con tranquilidad.

Porque él tampoco se altera fácilmente, se ve que es tranquilo.

Pero claro, una cara de frustración porque, bueno,

él tenía un objetivo para eso que no se ha cumplido.

¿Qué explicación os dio él?

Bueno, él la explicación que nos dio,

cuando ya declaró en calidad de detenido

en la comisaría, en presencia de su abogado,

dijo que estas piezas las habían descubierto

haciendo una obra en un local de allí del cortijo,

en un trastero, una cuadra, un almacén...

Al levantar el suelo para arreglarlo,

pues descubrieron que debajo había unas ánforas de barro

y que estaban allí metidas. Eso es lo que declaró y explicó.

Nosotros sabíamos que eso era mentira,

por el resultado de la investigación, pero eso explicó.

"De cara al juicio, es importante demostrar de qué manera

han sido extraídos los efebos.

Aquí es donde cobra relevancia el testimonio de Carlos,

el técnico de restauración que está llevando a cabo

la recuperación de las figuras".

Carlos, ¿por qué esta pieza llegó así, tan deteriorada?

Deducimos... porque estas grandes faltas,

como esta del abdomen

o esta de la... del muslo

no son producidas por un proceso de corrosión.

Se ve y eso va a ser muy complicado...

Pensamos que esto ha sido, lo ha producido...

Esto, la reja de un arado.

Porque tiene una torsión, ¿ves? Esta parte...

Ya no cuadra con esto.

El golpe y la fuerza han tenido que ser verdaderamente importantes.

Y si lo pilló un arado, no estaba muy profundo.

No debía de estar muy profundo.

Debe de ser también, pensamos, que un arado,

no podemos saber a ciencia cierta,

por ejemplo, por estas deformaciones

que van en esta dirección.

Entonces, ha tenido que ser realmente un golpe

que produzca un arrastre

y unas deformaciones de los bordes, ¿no?

"Restaurar dos piezas tan importantes

es una labor meticulosa que llevará varios años.

Hasta el momento se ha logrado parar la corrosión

y extraer la tierra del interior con técnicas de microexcavación.

Pero aún queda lo más importante: su recomposición".

Se dice que la historia o la arqueología

son los restos de un naufragio.

Pero esto sí, lo que es la cabeza, esto sí que...

Se sujetará de la forma que corresponda.

Todo esto se sujetará

una vez quitadas las pequeñas deformaciones.

Luego, una vez terminada todo lo que sería la restauración,

pues hay que hacer un estudio para poder ponerlos en pie.

Hay que tener en cuenta que han perdido ya su estabilidad,

su sistema de sujeción

para que puedan ser presentados al público.

"Todavía falta por saber el resultado del juicio.

¿Cuál fue el veredicto?

¿Fue posible demostrar toda esta trama delictiva?".

¿Qué pena tuvieron los implicados en esta operación?

Pues la sentencia... el juicio se ha celebrado el año pasado,

aquí en un juzgado de lo penal de Córdoba.

Y ha habido una sentencia de conformidad,

con la cual, el único acusado ha sido Rafael,

el único que al final ha resultado sentenciado, condenado.

Una sentencia de conformidad de seis meses de prisión,

inhabilitación y la mitad de las costas.

Y los otros tres, como consecuencia de esa sentencia de conformidad,

pues absueltos. Y el italiano, como no ha aparecido,

pues, de momento nada.

"¿Son suficientes estas penas o habría que endurecerlas?".

¿Qué piensas de las penas que existen por los expolios?

Pienso que están poco valoradas.

La verdad es que, si por mí fuera, lo valoraría mucho más

y con mayor dureza.

Pero, vamos, no soy juez, soy puramente técnico

y valoro otras cosas. Pero siempre entiendo

que podrían ser mayores.

"¿Y cuál será el juicio

que la historia del arte hará de los dos efebos?

¿Qué les espera a partir de ahora?".

Sueño con verlos expuestos en un museo,

que los pueda ver todo el mundo.

Son dos piezas únicas, no hay nada parecido, ¿no?

Bueno, hay seis parecidas pero no como estas,

por lo tanto son únicas. El día que las tengamos ya

totalmente restauradas y expuestas van a ser

un recurso cultural, como se dice ahora, de primera categoría.

"Ojalá este futuro pronto se haga realidad.

Porque cualquier obra de arte, sea de la época que sea,

no debe ser sepultada. Su destino es ver la luz.

Y cuanto más intensa sea esa luz, mejor".

Guardianes del Patrimonio - Operación Bronce

15 feb 2020

Los últimos 6 programas de Guardianes del Patrimonio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios