Presentado por: Ainhoa Arteta

Televisión Española estrena 'El palco', un nuevo espacio que acercará cada mes a La 2 de la mano de la soprano Ainhoa Arteta las grandes citas del panorama cultural de nuestro país. Un espectáculo escénico de primer orden que los amantes de la ópera, el ballet y los recitales líricos podrán ver desde las mejores butacas del teatro, desde 'El palco'.

'El palco' ofrecerá las actuaciones de Plácido Domingo y Andrea Bocelli en la Arena de Verona. También ballets, como el de Romeo y Julieta, de Prokofiev, en una nueva versión con la Compañía Nacional de Danza. O una de las óperas españolas de más renombre, 'Marina', de Emilio Arrieta, desde el Teatro de la Zarzuela, o el 'Cosi fan tutte' de Mozart, que dirigió en el Teatro Real el oscarizado cineasta Michael Haneke, al frente de la Orquesta Sinfónica de Madrid. Otro plato fuerte, el estreno en el Teatro Real de la ópera 'The Perfect American', del compositor estadounidense Philip Glass.

En cada entrega de 'El palco' se incluirá, además, un reportaje explicativo que ayudará a los espectadores a contextualizar cada obra o actuación antes de disfrutar del espectáculo. 

Este contenido solo está disponible en España y Andorra y durante 15 días desde su emisión en TVE por restricciones de derechos.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3646498
El palco - Boulevard - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Mansión de los Davis, dígame.

¡Oh! Es el abogado Stevenson.

¿Sí?

¿El detenido de la comisaría de Baltimore?

¡Ah!

No es Dexter, mamá.

Sabía que Dexter era inocente.

Tracy...

Pero, entonces, ¿dónde está el señorito Dexter?

¡Señorito Dexter! ¡Dexter!

Dexter. Dexter. Explícate.

El marfil siempre te ha sentado de maravilla.

Quítate las gafas. Es color hueso, como acordamos.

He sido un cobarde.

Y he huido, sí.

Pero no huía de ti, huía de todo esto.

Pero he vuelto, princesa.

He vuelto para quedarme.

¡Un momento!

Decid a los invitados que se vayan.

Esta boda no se va a celebrar.

¡Esta boda se va a celebrar!

¿Se va a celebrar?

¡Cásate conmigo, Tracy!

¡Gary!

Siéntate y bebe, Dexter. Demasiado tarde, Dexter.

¿Quieres casarte conmigo, Tracy?

Oh, Gary...

¿Y a usted no le daría igual una Davis que otra?

(A LA VEZ) ¡Mamá!

(Aplausos)

"Quién me mandaría a mí meterme en esto.

Con lo tranquilo que estaba yo con mis obras de creación

y mi compañía habitual.

Pero ya se sabe,

en la vida de todo director siempre hay un momento

en el que te ofrecen ese texto estupendo,

alejado de tu estilo, con el reparto ideal

y se tambalean todos tus principios.

¿Cómo decir no a La Belloch?

¿Por qué rehusar estrenar en el Foro?

Si hubiera estado atento a las señales,

hubiera abandonado el trabajo desde su inicio, pero...".

(Música)

¿Qué, vas a contarme lo que te pasa?

¿O vas a pasarte con monosílabos toda la noche?

¿Problema de faldas? La Belloch me ofrece "Boulevard".

¿"Boulevard"? Para el carro, Guille.

Yo me lo tengo que pensar. ¿Que te lo tienes que pensar?

Sí, me lo tengo que pensar.

Ya entiendo. No te ves capaz.

Guille, claro que me veo capaz.

Lo que pasa es que no...

No sé, no es mi momento.

¿Que no es tu momento? No es mi momento.

Que no es tu momento.

Claro, tú eres un director de pantallitas,

cuatro actores en chándal, música contemporánea y...

esta función requiere talento y precisión.

¿Me estás diciendo que no soy preciso?

Sí.

Los dos sabemos que hay que ser muy malo

para cagarla con "Boulevard".

"Boulevard" es una obra cojonuda.

Cojonuda.

Pero si siempre lo hemos dicho.

Tiene ritmo, buenos diálogos.

Pero es alta comedia y yo no sé hacer ese género.

Sabes lo que te diría papá, ¿no?

Si tienes miedo... (A LA VEZ) Hazlo.

Siempre he pensado que el personaje de Gary es igual que papá.

Yo podría hacer de Dexter.

Lo harías de puta madre. ¿Sí?

¿Qué? ¿Lo hacemos?

Bueno, vale.

¿Por Canterbury? Por Canterbury.

(Música)

Sabia decisión.

Me alegra que hayas aceptado nuestra oferta.

Con nosotros siempre tienes las de ganar.

Producciones La Belloch nunca falla.

¿Puedo? Por favor.

Pero tengo dos condiciones.

¿Condiciones? (ASIENTE)

La primera...

Y espero que estés absolutamente de acuerdo,

es que el personaje de Dexter lo haré yo.

(RÍE) Te veo. ¿Y la segunda?

La segunda es que el personaje de Gary lo haga Guille Vera.

¿Guille Vera? ¿Tu hermano?

Sí.

Piénsalo, Nati, dos hermanos en la realidad

interpretan a dos hermanos en la ficción.

Los hermanos Vera son los hermanos Oswell.

Esto al público le encanta.

No sé, lo veo joven para el papel. Piénsalo, es un buen reclamo.

Pero tu hermano jamás ha hecho un protagonista.

Mira, Nati, te lo pondré más claro.

Yo lo veo así y me gusta.

A mí me gusta así.

Ahora, si tú no lo ves claro, ningún problema.

De acuerdo, Max, compro a Guille.

Pero tú me aceptas la Beltrán.

¿La Beltrán?

Rosa María Beltrán.

Nati, pero si tiene fama de ser insoportable.

Es una grandísima actriz, no me lo negarás.

No te lo negaré, es buenísima, pero nadie quiere trabajar con ella.

Pues ha cambiado muchísimo.

Ahora hace un yoga de estos raros

y tiene un novio joven que la tiene contentísima.

Confía en mí, Max. Nati, hostia.

Yo la veo.

Rosa María Beltrán

y Guille Vera

en "Boulevard".

Muy bien, la compro, pero te quiero a ti a mi lado durante los ensayos

para controlarla. Me tendrás, Max.

Me tendrás.

¿Firmamos el contrato? Venga.

Creo que, dramatúrgicamente hablando,

es interesante que Gary sea más joven que Tracy.

Nati, ¿me estás insinuando que la Beltrán va a hacer de Tracy?

Nati, seríamos el hazmerreír de la profesión.

Tienes razón. Claro que tengo razón.

La Beltrán en "Boulevard" ha de hacer de la madre, Charlotte.

De acuerdo. Tengo un problemilla, pero ya lo solucionaré.

Un momento, ¿me estás diciendo que has hablado con la Beltrán

antes que conmigo? Max.

Max, por favor. Por favor.

La Beltrán lo único que sabe es que yo tenía en mente

hacer "Boulevard", nada más. Por favor.

La Belloch es honesta.

La Belloch nunca miente.

Muy bien.

Nos falta Tracy. Sí.

A ver, yo había pensado...

en Ariadna Zaragoza.

Uy, no puede ser.

¿Por qué no? No te lo puedo explicar, Nati.

¿Y Pili Revuelta?

Pili...

No, tampoco.

¿Qué me escondes? Nada.

Nati, me he liado con las dos.

¡Max!

Contigo es imposible hacer casting.

¿Y Alicia Plaza? Por encima de cadáver.

La tenemos en la lista negra.

¿Y Emma Vila? Emma Vila...

No, no.

Me han dicho que se quiere quedar preñada y yo paso de problemas.

Pues, oye, tendremos que hacer un casting

para el personaje de Tracy y a mí me da una pereza...

Tranquilo, llévatelo a casa y luego hablamos.

Vale. A ver si esta noche se me ocurre algo.

Ciao, Nati.

(Música)

Rosa María.

Hola, cariño. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

A ver, supongo que te pillo en clase de yoga.

Nada, que solo te quería decir que ya tenemos director.

Tenemos a Max Vera.

Y está encantado con el proyecto.

A ver, me ha propuesto un pequeño cambio,

nada, un detallito.

Llámame y comemos juntas.

Ciao.

(Música)

Mira, Ana.

Esto será el salón de los Davis.

Allí estará la puerta de la biblioteca.

Aquí... Espera, espera, Max.

Todavía no he firmado el contrato.

No sé, igual los de La Belloch no me quieren.

Ana, yo soy el director.

Yo quiero que estés en "Boulevard".

Ayer les llamé y les dije que había encontrado a Tracy Davis.

Y por cierto, la productora debe de estar a punto de llegar.

Ay, Max.

Uno de mis sueño era actuar en el Foro.

Es que estoy tan emocionada. Imagínate, Ana.

Todas estas butacas llenas de gente.

Llenas.

500 personas aplaudiéndote todas las noches.

Los actores y el público a solas.

Uf, me impresiona un poco, pero me apetece tanto, Max.

Ya verás, el teatro da muchas más satisfacciones que la tele.

Eso no hace falta que lo jures.

En la tele era todo tan cutre.

Sí, además allí no se cuidan los detalles.

Mira.

Un día llego al plató y me dicen.

El actor que hace de tu hijo no puede venir porque tiene exámenes.

No. Sí, Max. Y me cambian el actor.

Y paso de tener un hijo moreno a un hijo rubio en un solo día.

Qué fuerte. Y luego espera.

Van y me dicen que ahora me tengo que enamorar de mi jefe.

¿Sí? Sí. Pero cambian a los guionistas

y los nuevos deciden que es mi hermano.

Ah, claro. Comprendo. Desenamórate y que no te afecte.

Y yo me desenamoro, pero luego van

y me diagnostican una terrible enfermedad.

Claro, yo les dije que me iba

y entonces decidieron que tuviera una muerte muy lenta.

Me tuvieron tres meses en coma irreversible.

Podrías haberle hecho la prueba este fin de semana.

¡Ana!

Nati Vidal, la productora.

Soy Ana Badía.

Aunque para muchos todavía soy Laia Bufarull,

de "Tiempos de viñedos".

¡Hombre!

Podías haberlo dicho antes.

Esto me gusta mucho, tiene posibilidades.

El retorno de Ana Badía.

Recuerdo que sufrí mucho con tu enfermedad.

Es que me tuvieron tres meses agonizando.

Querían aprovechar el tema del maratón solidario de aquel año.

Y luego desapareciste. ¿Cuánto tiempo has estado fuera?

Cinco años.

Verás, Nati, es que yo tenía un novio,

del que estaba muy enamorada, que llevaba un chiringuito en el sur

y me fui con él. No me digas.

De hecho es una historia que me ha durado hasta ahora.

Ay, pobre. Ven a mi despacho y hablamos.

Sí, de hecho ahora lo hemos dejado. Bueno, me ha dejado él.

Todavía estoy un poco tocada...

¿Y tienes ganas de volver? Muchas.

Y además tengo el presentimiento de que irá todo muy bien.

Yo también.

"Pa' alante".

No sabes la suerte que hemos tenido, Guille.

Impresionante. Es perfecta para el personaje de Tracy.

Perfecta. Además, aparte de guapa,

tiene algo, no sé, tiene ángel. Pero ¿me vas a decir quién es?

No la vas a conocer. Se llama Ana Badía.

¿Ana Badía? (ASIENTE)

Pero si yo era superfán suyo del culebrón.

Pero, Guille, ¿tú veías eso?

¡Hostia! Menudo regalazo que me has hecho.

Vamos a celebrarlo. Pero si es guapísima.

¿Qué quieres tomar? Lo de siempre.

Oye, pero pagas tú,

que ya sabes lo que se cobra por ser protagonista.

Eso está hecho. Antonio, por favor.

¿Qué os pongo? Lo de siempre, hombre.

Bueno, a ver ahora cuánto me pagan.

Yo les he dicho que el director quiere que seas tú.

Pero me dirán que eres mi hermano. Pero es un juego.

Ya, pero ya sabes la fama que se gastan.

Hay que negociar y negociar bien.

¿Qué hago entonces? ¿Aprieto? Claro.

Tú ten en cuenta que ya tenemos mucho con lo de la Beltrán.

Oye, ¿sabes que a mí la Beltrán me pone?

¿Cómo que te pone?

Bueno, quiero decir que es muy buena actriz.

Guille, por favor.

Dos de lo de siempre. Gracias, Antonio.

Por Canterbury. Por Canterbury.

Hola, Guille, ¿Qué tal? Hola, Nati. Bien.

Estoy encantada de que estés aquí

y de que no me hayas enviado a tu representante,

porque así podemos hablar de tú a tú que es mucho mejor.

Siéntate, por favor.

¿Cuánto cobras?

Antes quería decirte que estoy muy contento

de trabajar con vosotros y de hacer esta obra.

Lo sabemos, lo sabemos. ¿Cuánto cobras?

Bueno, yo esperaba que me hicieras tú una propuesta.

Tú ahora hace tiempo que no trabajas, ¿no?

Bueno, hace cuatro meses acabé la gira con Los Bestiario.

Ah, estabas estupendo. Gracias, gracias.

Pero era un secundario, ¿verdad?

Bueno, yo pienso que no hay papeles pequeño sino actores pequeños.

Completamente de acuerdo. ¿Cuánto me has dicho que cobras?

Es que aún no te lo he dicho, prefiero que me hagas tú una oferta.

¿Qué es esto?

Lo que pienso pagarte.

Nati, yo...

Es que yo no pienso cobrar esto.

¿Perdona?

Nati, a ver...

Yo es que llevo años trabajando.

No me licencié ayer.

La experiencia es un grado y yo tengo un caché.

Vamos a ver.

Tú nunca has hecho un protagonista.

¿Nos queda claro?

Te estamos dando una oportunidad.

¿Nos queda claro?

¿O no nos queda claro?

Y estás aquí porque eres hermano de quien eres.

¿Nos queda claro?

¿O no nos queda claro?

Hasta aquí puedo llegar.

Nati, yo es que...

Es que esto no lo puedo aceptar.

Porque si lo acepto estaré creando un precedente.

¿Verdad que lo entiendes?

A ver, esto que me ofreces está fuera de convenio.

Y me ofendes y no solo a mí, sino a todo un colectivo.

Ya.

Es mi última oferta.

Piénsatelo.

Nati, ¿estás segura de que va a venir?

Claro que sí.

Si estaba encantada de hacer el papel de Charlotte.

Llámala otra vez, por favor. Ya lo he hecho.

Me ha dicho que ya venía. Llevamos una hora esperando.

Llámala. Un poco de paciencia, Max.

Rosa María. Hola, cariño. Ya estamos todos aquí.

Sí. Es que hay mucho tráfico.

Está aparcando, pero ya está aquí.

Ya está aquí, ya la tenemos... ¡Hello!

Rosa María, bienvenida.

Qué espacio tan... berlinés.

Tan cutre y a la vez tan ideal.

Me encanta.

Roberto.

Adentro, que no está él.

¡Oh, Zeus! Los niños se cuelgan del pecho de sus madres y lloran.

Max. Rosa María.

Permíteme que te presente al resto de la compañía.

Él es Guille Vera, interpretará a Gary.

Rosa María, es un placer trabajar contigo.

No me extraña.

Y ella es Ana Badía, que hará de tu hija.

Encantada de conocerte...

¿Me puedes traer un abanico, Nati? Me están entrando unos calores...

Por supuesto. Quiero que te sientas muy a gusto.

¿Nos sentamos?

Perdona, ese es mi sitio, al lado del director.

Gracias, Nati.

¿Y de quién ha sido la idea de ensayar por las mañanas?

Mía, lo siento. Es que por las tardes no funciono.

Pues en toda mi carrera teatral, que no es poca,

jamás he ensayado por las mañanas.

Es sabido que los actores

no funcionamos hasta las tres de la tarde.

¿Y qué quieres hacer ahora?

Pues básicamente, te estábamos esperando

para hacer una primera lectura.

¡Ah!

Yo el texto definitivo no lo tengo.

Hay algunos cambios que te quiero comentar.

Mi representante te ha estado buscando,

pero no te ha encontrado

porque seguramente estabas ¿muy ocupado?,

haciendo castings por todos los chiringuitos de la costa.

Vamos a dejar las cosas claras.

Este personaje no tiene mi edad.

Soy infinitamente más joven.

Y eso mi público no se lo va a tragar.

Pero ya haremos unos arreglillos en el texto.

Por supuesto, Rosa María.

Ya te dije que Max es un director muy abierto.

Hablando, todo tiene arreglo, ¿verdad, Max?

Bueno, eh...

No sé, Rosa María, pensando en el papel, yo creo...

Yo te lo voy a hacer.

Te lo voy a hacer porque soy una profesional.

Y porque tú necesitas un empaque para tu obra.

¿Ok?

Y otra cosa te diré, Nati.

Yo las horas extra las voy a cobrar.

Las voy a cobrar, porque ya te aviso que con la carita de mosquita muerta

que se han traído del culebrón, échale millas.

Porque no es lo mismo hacer tele que hacer teatro, Max.

Porque hacer teatro es pisar día a día esa madera,

dejarse la piel en cada personaje,

agujerearse el alma todas las noches,

ser descuartizada entre la admiración y la envidia

para que al final de la vida...

Pero no seré yo la que te dé problemas, Max.

¿Quieres leer?

Pues leamos.

Fantástico.

Empezamos. Ana, por favor, cuando puedas.

(CARRASPEA)

Escena primera.

Casa de los Davis. Salón.

Tracy entra como un huracán... Ana, ve directamente al texto.

Las acotaciones nos las pasamos por el forro.

Ah, perdona.

Estos directores modernos...

¡Mamá, mamá! Dexter no ha venido a pasar la noche.

¿Los signos de puntuación también nos los pasamos por el forro?

Aquí no pone "mamá mamá", pone "mamá, mamá".

¿Qué quiere decir "mamá mamá"?

Perdona, sí, ahora te hago la pausa.

Marco más lo que es la coma, ¿no, Max?

Sí.

¡Mamá...!

Mamá, Dexter no ha venido a pasar la noche.

Bueno, es que ahora ha hecho "mamá", pausa elíptica, "mamá".

Yo no puedo esperar a mi frase. Si oigo "mamá"...

digo "¿qué?".

Mira, si no va a saber hacértelo bien,

quitamos lo de "mamá, mamá"

y dejamos "Dexter no ha venido a pasar la noche" y punto.

Hombre, yo creo que si el autor lo ha puesto será por algo.

Deberíamos resolver la incógnita.

Max, perdona, ¿qué hago?

Ana, di "mami".

Y, Rosa María, por favor, solamente quiero hacer una lectura.

Lo que tú digas, Max. Yo lo hago por ayudar,

por si mi experiencia le puede servir a alguien de algo.

(TARTAMUDEA) Mamá, mami...

Lo que yo te diga, millas.

Mami, Dexter no ha venido a pasar la noche.

Tranquila, cariño.

Antes de que suene la marcha nupcial estará aquí.

(TARTAMUDEA) Tengo la...

Tengo la sensación de que algo está pasando.

¿Qué ha dicho? Es que no la oigo.

Claro, como en la tele se susurra.

Pero en el teatro se vocaliza y se proyecta.

¿No lo crees así, mamá? (SUSURRA) Ahora.

No vamos a dejar que Dexter se comporte como lo hizo tu padre.

Pero ¿qué podemos hacer? ¡No había terminado!

Tengo que decirte "ten confianza, hija".

Este es tu pie, "hija".

(SOLLOZA) Perdona, perdona.

¿Y si nos tomamos un café?

Ya era hora de que tuvieras una buena idea, Nati.

Vamos, Ana.

Me dijiste que te portarías bien.

¡Y me estoy comportando, coño!

Bueno, Nati, ¿qué? ¿Estás contenta?

Ya has visto que hemos reducido la escenografía a una sola pared.

No te quejarás por el presupuesto.

No son solo los números, Max.

Es que tres paredes eran un engorro para poder irnos de gira.

En eso tienes toda la razón.

Además una pared hace resaltar mucho más el chéster.

Mira.

Max.

Deberíamos hablar del tema tresillo. Lo del chéster es innegociable.

Nati, yo quiero una casa con clase.

Los personajes son de la alta sociedad.

Tú quieres clase y tendrás clase.

Y yo quiero practicidad y tendré practicidad.

Te lo reproduciremos exacto, pero con materiales más ligeros

para poder irnos de gira. ¡Nati!

Yo quiero un chéster auténtico.

¿Lo tenemos claro?

¿O no lo tenemos claro?

Nati, mira.

No soy un actor maniático,

pero ¿te acuerdas que el primer día de ensayos

te pedí unas botas de montar? Sí. ¿Y?

Pues que no las encuentran y me dicen que ensaye con esto.

Bueno, pues ensaya con estas. ¿Qué problema hay?

Para mí son vitales.

Si no tengo las botas, no tengo el personaje.

Bueno, Guille, haremos lo que podamos.

¿Dónde está mi ropa? Esperaba que estuviera en el camerino.

No pensaréis que ensaye solamente con la pamela.

Nati, quiero ensayar con la ropa de la función.

Rosa María, por favor, un poco de paciencia.

De momento solo tenemos un par de vestuarios.

Es que es increíble. No tengo ni los zapatos.

Hola.

¿Qué tal?

Bien, creo que no nos hemos entendido.

Yo lo que estoy buscando es ritmo.

Ritmo.

Entradas, salidas, réplicas, contrarréplicas

sin transiciones y sin pausas. No quiero pausas.

Estamos hablando de un ritmo trepidante,

de un ritmo burbujeante, chispeante, ligero, efervescente,

pero, cuidado, no estamos hablando de vino de aguja.

Yo lo que quiero es champán.

Claro, Max.

Ella bebe.

Ni hablar.

Bueno, por hoy basta.

(MUSITA) "Por hoy basta". Este no tiene ni puta idea.

Hasta luego. Ciao, Guille.

Max, perdona.

Te quería comentar que hoy decíamos al terminar el ensayo,

podríamos ir a tomar unas cañitas. Ah, lo siento, no puedo. He quedado.

¡Ah! ¿Con la chica aquella con la que viniste al chiringuito?

¿Con Paula? Sí.

Sí, mira, esta me está durando.

Vaya, pues qué bien.

Hasta ahora. Hasta luego.

Sin dedo, Guille, fuera el dedo.

Pero papá bebía así. Me da igual cómo lo hiciera papá.

No me gusta lo del dedo. Bueno.

Guille, ¿qué estás mirando?

Es que me he servido un whisky en una casa ajena

y no quiero que lo descubran. Son mis concretos.

Eso es una tontería. No es una tontería.

Es muy importante. Sí, es una tontería.

Tú eres el hermano del novio. Es el día de la boda.

Tú vas a formar parte de esta familia.

Te han invitado a la casa, te sirves un whisky,

tranquilo, relajado, no has venido aquí a robar.

¡Eh! Vamos allá.

¿Desde dónde, Max?

Desde donde estábamos, Ana.

No, Guille, sin cansancio, por favor.

¡Que pareces un minero que viene del tajo!

¿Filadelfia, alta sociedad? No sé, ¿te suena de algo?

Bueno, Max, espera. Estoy en pleno proceso.

Ya, pero ¿por qué caminas así? Gary no está cansado.

Max, vengo desde Baltimore conduciendo mi propio coche.

Son muchos kilómetros.

Estoy cansado, son mis antecedentes. Pues, mira, Guille, te los cambio.

Tienes chófer.

¿Desde cuándo tengo chófer? De toda la vida, Guille.

Es un chófer que conduce que ni te enteras.

Pero eso me transforma totalmente el personaje.

Eso no me lo puedes cambiar ahora. Me lo tenías que haber dicho antes.

Pues te lo digo ahora, Guille. Te lo estoy diciendo.

Tienes chófer.

¿Desde dónde? Desde la entrada de Tracy.

¿Me pones uno, por favor?

¡Ana!

¿Sí? Estoy aquí preparada, Max.

Ya tenías que haber entrado. Era tu pie.

Ah. Es que desde aquí no veo cuándo él se sienta.

Es igual, quédate aquí. Muy bien.

¡Dexter!

¡El chéster! Quieta, quieta.

Me habían dicho que el señor Oswell estaba aquí.

¡Ana!

¿Qué?

¿Qué es esto?

Es que me he trabajado un poco la época

que iban así como que sobrevuelan un poco.

¿Y en esta época tuya también bailaban los pajaritos?

No, hombre.

Pero es un poco el champán que tú decías, las burbujas.

Ana, por favor.

Por favor, Ana, eres la dueña y señora de la casa.

Es el día de tu boda, tú controlas la situación.

Te han dicho que Dexter no ha pasado la noche aquí,

te has puesto nerviosa. Yo sí que me pongo nerviosa.

Nati, por favor. De repente te dicen

"el señor Oswell está en el 'living room'".

Y tú piensas que es Dexter, no lo es, pero es igual.

Así que ¿bajamos los bracitos? Vale.

¿Sí? Sí.

¿Vamos desde tu entrada?

No, yo tengo que volver al principio.

Antecedentes y concretos, me lo cambian todo.

Vale, Guille. Vuelve a empezar.

Pero sin enfados, ¿eh? No estamos enfadados.

Estoy buscando el personaje, Max.

No, no, no, por favor. ¿Qué haces, Ana?

¿Qué haces? ¿Qué hacéis?

El texto ya sé que os lo sabéis, pero ¿habéis visto la película?

Yo os pasé el DVD. ¿Cuántas veces la has visto?

Hombre, dos. ¿Dos? Ah, muy bien.

¿Y tú, Guille, por favor?

Yo no me quiero contaminar.

No, es que no quiero que te contamines.

Guille, yo lo que quiero es que la imites.

Si fueseis actores americanos o ingleses no os lo pediría,

porque ya lo tendríais, os saldría de natural, pero no lo sois.

Por lo tanto, tenéis que trabajar el doble.

Max, yo ya te dije que estaba muy desentrenada.

Nosotros nos esforzamos, Max,

pero tú deberías ser más concreto con lo que pides.

¿Quieres concretos? Te los voy a dar.

Yo lo que quiero es que caminéis como los personajes.

Que os despertéis como los personajes,

que desayunéis como los personajes,

que bajéis las escaleras como los personajes,

que vayáis al váter como los personajes. ¿De acuerdo?

De acuerdo, Max. (SUSPIRA)

¡Y no me suspires, Guille! No me suspires.

Sabes que odio a los actores que enseñan la respiración.

Ya te he dicho que estoy buscando al personaje, Max.

Pues no busques, Guille, encuentra.

Y tú, Ana, por favor, tú lo tenías.

Yo lo vi, allí en el chiringuito lo vi, pero lo has perdido.

Sí, sí, es que yo lo noto. ¿Lo notas? Lo nota.

Pues trabaja, Ana.

Pero como una actriz, no como una camarera.

Y el tinto de verano, las chancletas y las sardinas

fuera del local de ensayo.

Nati, yo esto no lo he dicho, pero igual me he equivocado de casting.

Quizá me he equivocado de casting.

¿Sabes el porqué de todo esto?

¿Sabes el porqué de todo esto?

Claro que lo sabes.

¡Porque no tengo las botas!

Si no tengo las botas, no tengo el personaje. ¡Te lo dije!

Miriam dice que no encuentra tu número.

¿Que no encuentra el 43? ¡¿Que no encuentra el 43?!

¡Yo lo flipo! Que no encuentra el 43...

Perdona, chata, ¿puedes apartar un momento?

Gracias.

Este chéster no durará ni cuatro días.

Lo siento, Nati. De verdad, lo siento. Perdona.

Pero mírala.

Si eres la viva estampa de Tracy Davis.

Oye, que si me tenéis que echar, yo lo entenderé.

Aquí no se echa a nadie.

¿Nos queda claro o no nos queda claro?

A Max no le gusto, no le gusto nada y lo noto.

Mira, Ana, entre nosotras.

Max se ha pasado mucho.

Pero estos directores modernos son así.

Tienen que hundirte en la miseria para sacar lo mejor de ti.

¿Entiendes? Pues no sé, la verdad.

Porque hace tanto tiempo que no trabajo.

Mira, Ana, esto es la selva.

¿Sabes qué vamos a hacer?

Tú y yo ahora nos vamos a tomar un copazo

y a hablar de nuestras cosas.

Tú y yo, solas. De mujer a mujer.

Venga, ve a cambiarte.

¿Te crees que yo no tengo problemas? ¡Uf, madre mía!

Nati, un director tiene derecho a enfadarse

con sus actores de vez en cuando, ¿no?

Te pasaste, Max. Te pasaste mucho.

Ana quedó muy afectada. Bueno, pero son muchas cosas, Nati.

Son demasiadas cosas.

Los desplantes de la Beltrán, tus recortes de presupuesto,

dirigir a mi hermano... Coño, es muy difícil.

Yo estoy aquí para lo que me necesites.

Tendré que aprender a controlarme.

Debes hacerlo, Max, porque esto es solo el principio.

No, lo sé, lo sé. Después será peor.

Tenemos que tener paciencia.

Bueno, le pediré disculpas a Ana.

Así me gusta.

Hay que hacer lo que sea por el bien del espectáculo.

Lo que sea, Max.

¿Te invito a un café? No, gracias.

Últimamente tomo demasiados y estoy atacada.

¡Dexter!

Ah, disculpe.

Me habían dicho que el señor Oswell se encontraba aquí.

(CAMBIA DE VOZ) Yo soy el señor Oswell.

(CAMBIA) Entonces, si usted es el señor Oswell

y no es Dexter...

¡Gary! (CAMBIA) ¡"Traci"!

(CAMBIA) Yo, la misma.

Rosa María, ¿todavía con esta historia?

Que no puedes ser Tracy, que no estás para bodas,

que no te cabe el vestido.

Ya lo sé. Soy vieja, pero no tonta.

Ya sé que no puedo hacer de "Traci".

Pero de ahí a hacer de su madre, con la pamela.

"¿Y a usted no le daría igual una Davis que otra?".

Y el público "ja, ja, ja".

Que no se reirán de ti, que te lo tengo dicho.

Se reirán del personaje, mujer. Del personaje.

Y el otro, que es el director,

no se le ocurre otra cosa más que pegarse un trago de whisky

como diciendo "prefiero morir alcoholizado que quedarme con esta".

Pero tú estás por encima de todo esto.

Tú eres la Beltrán.

La Beltrán, Nati...

¿Qué es la Beltrán?

(Música melancólica)

¿Un letrero luminoso en una marquesina?

¿Unas cuantas críticas amarillas entre las páginas de un libro?

¿O una colección de premios llenos de polvo en una estantería?

Venga, no me seas Bette Davis.

No, en serio, Nati.

¿Tú sabes lo duro que es saber

que nunca más vas a volver a hacer una escena de amor?

Pero esto es en la ficción.

Porque en la vida real bien contenta que te tienen, no te quejarás...

Hola, chicas. Buenos días, señor director.

Hola, Max.

Max, ¿qué vas a ensayar ahora?

Empezaremos por la última escena, la del beso.

Ah, la del beso. Pues perfecto.

Porque para un réplica no creo que me necesites.

Me liberas, ¿verdad, mi amor? Liberada, Rosa María.

Muy bien, aprovecho y me voy a la pelu.

Te pasaré el ticket.

Mosquita muerta.

Buenos días.

Toma, bonita, el color no sienta nada bien.

Me voy a la sala, tengo que repasar texto.

Yo también os dejo para que podáis crear.

Nati, espera.

Estoy pensando que el chéster no me funciona.

Finalmente no lo quiero.

Mira, Max.

Ese tresillo te encanta.

Te encanta.

Me pediste un tresillo y te comerás el tresillo.

Era broma.

Ana.

Sí.

Verás, respecto a lo del otro día...

Yo...

Yo a veces me altero más de lo que debería.

No te preocupes, Max.

Es normal, tienes mucha responsabilidad.

Ya, pero eso no justifica las formas.

Hombre, la verdad es que te lo hicimos fatal.

Eso no te lo voy a negar.

Estoy muy desentrenada, Max, pero me estoy esforzando muchísimo.

Lo sé.

Lo sé, Ana.

Pero brillarás.

Tienes luz.

Gracias.

(CARRASPEA)

Por mí podéis seguir, solo vengo a buscar mi texto.

¡Ay, que me tiras! Perdona, Rosa María.

Hola, Guille. Hola.

Perdonad el retraso.

Es que vengo de dejar a los niños en el colegio.

Esto de estar divorciado...

Enseguida me cambio. No, no, no hace falta.

Guille, vamos a plantear la escena final.

Perfecto, la del beso. No, Guille, la escena final.

Bueno, Ana, pero es que el beso lo resume todo.

Ya, pero primero tenemos que ver la escena de antes.

Justo la de antes.

Ya, Ana, pero es que el beso es la esencia de "Boulevard".

A ver, Max, yo creo que deberíamos trabajar primero la escena final,

ver todo lo que está pasando.

Max, yo es que me he ensayado un catálogo de besos.

Tenemos el beso casto, el beso apasionado,

el beso de tornillo, con lengua, sin lengua,

el de "De aquí a la eternidad", los ensayamos todos y tú eliges.

Un momento.

Un momento.

No es necesario ensayarlos todos, ¿no?

A ver...

Ana, trabajaremos toda la escena final con todo.

Pero beso incluido.

Ya verás, te lo pasarás muy bien.

Claro, Ana, tú tranquila.

Venga, ¿vamos allá?

Cuando quieras.

¡Que se vayan los invitados! Esta boda no se va a celebrar.

Esta boda se va a celebrar...

Vale, Guille, pero un poco más cerca.

Y no dejes de mirarla porque tú ya has decidido,

el personaje ha decidido.

Esta boda no se va a celebrar. Esta boda se va a celebrar.

Cásate conmigo, Tracy. Vale, Guille.

Pero con un poco más de convicción.

¿Lo vuelves a hacer? (ASIENTE)

Esta boda se va a celebrar.

Cásate conmigo, Tracy. Bien, Guille.

Entonces ahora viene la segunda, que ya estás un poco más tierno,

porque es la pregunta.

¿Quieres casarte conmigo, Tracy? No.

No, no, Guille, perdóname.

Perdóname, pero es blando.

Yo quiero algo con más fuerza, más pasión.

Cógela bien.

¿Quieres casarte conmigo, Tracy?

Sí.

No, perdona, no dices eso.

Dices "Gary".

Perdona. Vale. Lo pruebo, lo pruebo.

No, un momento. Vamos a hacer otra cosa.

Cógela, ¿vale?

Que haya más...

Más pasión.

¡Ya! Lo veo, lo veo.

¿Sí? Clarísimo.

¿Lo ves? ¿Tú también?

Vale, pues venga. Probadlo.

Perdona.

Venga.

Cuando queráis.

¿Quieres casarte conmigo, Tracy?

Vale, la madre dice "qué más da un Oswell que otro"...

¡Mamá!

Bien.

¡No! Un momento. Perdonad.

Congela en el "mamá".

Mamá... Vale, quietos aquí.

Ya está, lo tengo.

Congelamos, oscuro y acabamos la función aquí.

¡Oh!

Me parece una idea estupenda, Max. ¿Sí?

¿Y el beso?

Bueno, Guille, lo dejamos con un gag,

la cosa queda arriba, el beso se sobreentiende.

Claro, es que es metáfora pura, Max.

Pero la película acaba con un beso.

¿Y tú no decías que no te querías contaminar?

Ya, pero me dijiste que me empapara de la película.

Bueno, Guille, pues te empapas hasta aquí.

Haces caso a tu hermano que ha tenido una idea genial.

Yo me estoy rallando, Max.

A ver, entre que no respire,

no use el dedito, no tengo botas, pero tengo chófer

y ahora encima ¿me quitas el beso?

A ver, estás traicionando la esencia de la función, Max.

Guille, te recuperarás.

Esto no es "Boulevard", Max. Esto no es "Boulevard".

Guille, por favor.

¡Guille!

A mí me parece que queda mucho mejor así, ¿eh, Max?

Mucho mejor.

Ya entiendo.

A Gary con lo del beso vas a hacerle lo mismo

que me hiciste a mí con Berta.

¿Quién es Berta, Guille?

Berta, Berta Collado. ¿Berta Collado?

Fiesta de final de curso del 85. Berta Collado.

A mí me encantaba y me la quitaste.

¿No te acuerdas?

¿No te acuerdas? No.

(CANTAN EN INGLÉS)

Pues no, no me acuerdo.

Pero ¿tú salías con ella, Guille? No, se lo iba a pedir esa noche.

Bueno, Guille, si no salías con ella, no te la quité.

Pero en estas cosas, hay un código, hermanito.

Bueno, ¿tengo que leer algo entre líneas?

¿No estarás hablando de Ana? No.

Con Ana haz lo que te dé la gana. Pero si yo con Ana no...

¿Estás seguro?

Trátala bien, por favor.

Guille, que no quiero nada con Ana.

Siempre tienes que salirte con la tuya.

Si llego a saber que me tienes a echar un sermón,

no te invito a una copa.

Hola, Rosa.

Rosa María, nena.

El escenario está precioso.

Han trabajado muy deprisa, ¿no? Sí.

Pero alguien debería estar al tanto de todo esto.

No me gusta el color de las puertas.

¿No ha llegado Max todavía?

¿Tú lo ves? Porque yo no lo veo. No.

Mira, Rosa María.

Quería hablar contigo.

Necesito tu consejo.

¿Ah, sí? Ya tardabas.

Las novatas siempre necesitáis el consejo de las veteranas.

Verás, el personaje de Tracy es un bombón.

Bueno, a mí me encanta, pero para mí

es una gran responsabilidad, es un reto.

No me extraña.

Es que me cuesta mucho defenderla en su decisión final,

porque si está enamorada de Dexter,

¿por qué se casa con Gary?

¡Lo sabía! ¡Estás colgada de Max!

¿Yo? Sí.

Max está con Paula.

¿Con Paula? Ya.

Que te he visto, mona.

Analicemos la situación.

Ven.

"Traci" debe elegir.

Tiene que tomar la gran decisión de su vida, ¿ok?

Claro, porque por un lado está Dexter,

un hombre alto, alegre, apasionado,

que le ofrece una vida llena de altibajos.

Sí, muy bien, Ana.

Dexter es una montaña rusa.

Con sorpresas, emociones.

Una vida llena de "ji, ji, ji", "ja, ja, ja".

Pero la vida pasa.

Y un día te ves sola.

Esperando durante todas las noches...

esa llamada.

Y por otro lado, está Gary,

un hombre mediano, tranquilo, leal,

que le ofrece una vida apacible, monótona, estable,

sin altibajos, una balsa, sin tanto "ji, ji" ni "ja, ja".

Pero fiel.

Porque él la quiere.

Y eso es lo más importante en la vida, Ana.

Que te quieran.

Tienes otra posibilidad.

Pensar que se casa con Gary por despecho,

pero eso es cero interesante.

Te daré una pista sobre lo que yo haría.

Ella se casa con Gary.

Es evidente, lo pone en el papel.

Pero Dexter se convierte en su cuñado.

Y tendrá que venir todas las navidades a comerse el pavo.

¿Y sabes una cosa, Ana?

Que la casa es muy grande.

Anita, la casa es muy grande.

Buenos días. Buenos días, Max.

Hola. ¿Has visto el decorado? Está casi terminado.

Sí, pero tengo que revisar algunos detalles.

Oye, ¿por qué no aprovecháis para probaros?

Miriam ha traído ropa nueva.

Espero que estén mis zapatos. ¿Qué quieres ensayar hoy?

La escena segunda.

¿Está ya mi vestido de novia? Sí.

Y tengo ganas de vértelo puesto.

No se debe ver a la novia antes de la boda.

Ay, Max.

Todavía no has aprendido que para tirarte a una actriz

no hace falta darle un papel.

Con prometérselo basta.

Rosa María Beltrán.

Tú nunca bajas la guardia, ¿verdad?

¡Max!

No hay forma de ensayar con las botas.

Pero, Guille, ten paciencia.

Miriam te lo está arreglando. Además, se puede ensayar sin botas.

No, si paciencia tengo, pero las botas ayudan. ¡Hostia!

Perdona, te quería comentar... ¿Has visto a la Beltrán?

Sí, se está probando ropa, ahora viene.

Pero ¡¿qué mierda de zapatos me han traído?!

¡Es que no me las pienso poner!

¿Qué problema hay? ¡Es que están usados!

Bueno, Rosa María. Tranquila, por favor.

Tendrás que pasar con esto. No tenemos más dinero.

Pero a mí qué me contáis de si tenéis o no tenéis dinero.

Aquí cada uno que haga su trabajo.

Yo estoy haciendo el mío.

¡Rosa María!

Todos hacemos nuestro trabajo lo mejor que podemos.

Pues no todo el mundo lo sabe hacer, así que...

Mira, Max, esa chica es un desastre.

Pero ¿tú has visto el vestido que me ha puesto y la pamela?

Alguien se lo tendrá que decir, ¿no?

Vamos a ver. ¿Quién coño manda aquí, Max?

¿Quién manda aquí?

Muy bien. Yo quería ensayar hoy la escena de la llamada.

¿Podemos, Rosa María?

Ensayemos lo que quieras, Max.

Pues vamos a la primera llamada,

cuando os comunican que Dexter está detenido.

Sí, perdona, Max. Solo una cosa.

¿La escena desde dónde la cogemos?

Lo digo porque quien me pasa la llamada es Margot.

Ah, sí. Tienes toda la razón.

Por cierto, ya tenemos actriz para Margot.

Se incorporará el lunes. ¿Quién es?

Valentina Sans. ¿La conocéis?

No me suena de nada. Sí.

Hizo de coro en "Las troyanas". Exacto.

Tiene el físico ideal para el personaje.

¡Lo que nos faltaba! Una figuranta.

Bueno.

Vamos al momento en que cuelgas el teléfono.

Rosa María, por favor.

Y venga a ensayar y venga a ensayar. Para lo que nos pagan.

¿Tenéis claras las intenciones de la escena?

Sí, para mí era que aunque sea una noticia muy trágica,

en el fondo es una alegría, porque sé dónde está Dexter

y sobre todo, Max, y lo más importante,

es que sé que Dexter no ha huido de mí.

Max.

Yo estoy con la dicotomía de lo terrible que es

que hayan detenido a mi hermano y mis sentimientos hacia Tracy.

Tengo que disimilar mis sentimientos o activarme para liberar a Dexter.

Perdona, sí, lo que quieras. Está muy bien.

Rosa María.

Esta escena es fundamental para el personaje de Charlotte.

¿Lo tienes claro?

Charlotte es una mujer de apariencias

que está absolutamente relacionada con...

(HASTIADA) ¡Ay! Que me estoy mareando.

Perdona, Rosa María, ¿te estoy saturando de información quizá?

No. No me digas más. La escena la tengo clarísima.

Me estoy mareando porque aquí huele mal

y son estos putos zapatos ¡que me persiguen!

¿Te encuentras bien, Rosa María?

Perfectamente.

¿Podemos ensayar?

Podemos.

Aquí, mejor disimulo... Sí, Guille, sí.

La procesión va por dentro.

Cuando quieras, Ana.

La llamada era de la comisaría de Baltimore.

Esta noche han detenido a un hombre.

Su descripción coincide con la de Dexter,

incluso sus iniciales, mamá. ¡Oh, "Traci"!

Eso quiere decir que Dexter está detenido.

"Traci", qué desgracia, pequeña.

Gary, ¿qué escondéis en vuestra familia?

El detenido no puede ser mi hermano, señora Davis.

Los Oswell tenemos una reputación intachable.

Un momento, mamá. Es una desgracia, pero al menos sabemos

que Dexter no ha huido de mí.

"Traci", nadie va a huir de ti.

Gary, hay que liberarlo cueste lo que cueste.

Llamemos al abogado Stevenson.

Él nos ayudará. Me debe algún favor.

Vale.

Vamos a volverla a hacer, pero, Rosa María, por favor.

¿Podrías decir "Guery"

y "Treisi"?

Por supuesto, Max.

Gracias.

La llamada era de la comisaría de Baltimore.

Esta noche han detenido a un hombre.

Su descripción coincide con la de Dexter.

Incluso sus iniciales, mamá. ¡Oh, Amanda!

Esto quiere decir que Dexter está detenido.

Amanda, qué desgracia, pequeña.

Ernesto, ¿qué escondéis en vuestra familia?

El detenido no puede ser mi hermano, señora Davis.

Los Oswell tenemos una reputación intachable.

Un momento. Mamá, es una desgracia,

pero al menos sabemos que Dexter no ha huido de mí.

Amanda, nadie va a huir de ti.

Ernesto, hay que liberarlo cueste lo que cueste.

Llamemos al abogado...

Sánchez.

Él nos ayudará. Me debe algún favor.

¿Qué te ha parecido, Max?

Habrás observado que he cambiado los nombres.

Es que esto hay que traerlo más hacia nosotros, acercarlo.

Estamos hablando en castellano.

Qué manía de mantener los nombres en extranjero: Stevenson, Oswell...

El público no te va a entrar.

No te va a entrar hasta media hora empezada la función.

Creo que es mucho mejor Amanda, Ernesto.

Están bien, ¿no?

Y Carlota, por ejemplo.

Piénsalo, Max.

Piénsalo.

(Música)

No la soporto.

Te lo digo, no la soporto.

Reconozco que no es una actriz fácil.

Pero te lo dije, Nati, te lo dije.

Ya falta muy poco. Y ella va a estar estupenda.

Un poquito de paciencia, cariño.

Qué estupenda, Nati, si están verdísimos.

Si todavía no hemos ensayado con el vestuario.

El último acto está por ver. Que no, que no llegamos.

Mira.

Yo necesitaría una semana más.

Una.

Los directores siempre queréis una semana más.

Si fuera por vosotros no acabaríais.

Max.

Un detallito.

Haremos una función benéfica unos días antes del estreno.

¿Cómo?

Tómatelo como un preestreno para probarla con público.

¿Cuántos días antes?

Unos 15 días antes.

Nati, te acabo de pedir una semana y tú me quitas dos.

¿Qué pasa, no me escuchas? No llegamos.

Llegamos, Max.

Confía en mí, llegamos. Lo veo.

"Lo veo, lo veo". Nati, tú siempre lo ves todo.

Pero yo te digo que no estamos preparados

para hacer una función con público.

Así que anula ese preestreno.

Esta opción no se contempla.

Para que tú puedas tener la obra como tú quieres,

no sabes los equilibrios que he tenido que hacer.

Esta gente me ha dado un dinero para tener su función

y tendrán su función caiga quien caiga.

Caerá La Belloch.

La Belloch nunca falla.

¡Por favor, parad! ¡Así, no!

La miro, ¿no?

Pero ¿Gary la quiere o no la quiere?

Max, mañana llegaré tarde.

Poneos las pilas, por favor.

Yo también llegaré tarde.

Max, sabes lo que te diría Stanislavski a todo esto.

No, Guille. Yo sí. Quedan dos días.

Pobre Max. Pobre Max. Pobre Max. Pobre Max. Pobre Max. Pobre Max.

¡Pobre Max!

(A LA VEZ) ¡Max!

-Ahí lo tienes.

Vale, perfecto.

Bien, me gusta. Lo compro. Después lo quiero mirar con actores.

Después me debes unas cañas. Lo que quieras, Rai.

Pero vamos a acabar con esto, por favor.

Hay que joder. No sé a qué viene tanta prisa.

Bueno, Luis, tranquilo. Es lo de siempre.

¿Qué? Oye, Rai, ¿qué le pasa a Luis? Yo qué sé.

Hola.

Hola.

Ay, perdona. Estabas haciendo luces, ¿no?

Es que estaba haciendo pruebas de maquillaje, pero ya me iba.

No, espera. No te vayas, Ana.

Rai, ¿paráis un momento para hacer un café?

A ti no hay quien te entienda, macho.

Primero prisas y ahora pausa.

¡Chicos, vamos al bar!

Volvemos en 15 minutos, ¿vale?

Juanma, apaga.

¡Vámonos, chicos! La hora del café.

¿Cómo lo llevas, Ana? (DUDA) Bien...

Bueno, verás, estoy un poco nerviosa por lo de mañana

y quería hablarte del final, Max. ¡Uy!

Uy, qué miedo me das.

El final.

Vale, hablemos del final. Siéntate, por favor.

Mira, es que me cuesta mucho entender

que un tipo así, moderno como tú...

¿Cómo puedes defender que Tracy se case con Gary?

A ver, Ana.

No es posición vital que yo defendería a muerte.

Pero sí, me gusta, encuentro que hay un giro final en la comedia.

Le da un aspecto así más agridulce.

Y de hecho estamos hablando de una renuncia.

Y la vida está llena de renuncias.

Sí, lo que pasa que a mí las renuncias no me van.

Aparte de que tú seas mi cuñado a mí no me funciona,

porque yo para navidades viajo,

o sea que el pavo no me lo como en casa...

¿Perdona? Nada, nada.

Yo había pensado... A ver qué te parece esto, Max.

Cuando Tracy está hablando con los invitados que Gary dice:

"Esta boda se va a celebrar".

¿Se va a celebrar? "Tracy, cásate conmigo".

¿Gary? Dexter, siéntate y bebe.

¡Quieto ahí! Quieto. Dexter ya no va hacia el sofá.

No, porque yo ya no te diría "demasiado tarde, Dexter".

Y entonces: "¿Qué más da un Oswell que otro, hija?".

"Tracy, ¿quieres casarte conmigo?".

Entonces Tracy va hacia Gary

supermona y le dice:

"Oh, Gary.

Eres muy amable".

Y entonces, se acerca Dexter y le dice...

Dexter.

Sé que no soportas las tardes en el hipódromo,

las fiestas benéficas,

las partidas de bridge,

las castañas glaseadas que una siempre se encuentra

en el relleno del pavo.

Por esto, yo te propongo que huyamos juntos, Max.

Ay, perdona. (RÍEN)

Entonces, nos cogemos de las manos y ya congelamos y ya está.

No.

Yo creo que es un final más potente. No congelamos.

Nos damos un beso.

Vale.

¡Max!

Max, tenemos un nuevo problema. ¿Ahora qué pasa?

Valentina Sans ha tenido un accidente.

Perfecto. ¿Suspendemos?

De eso nada.

Aquí no se suspende. ¿Entonces qué hacemos?

Tú eres el director. Lo tendrás que solucionar.

No, yo esto no puedo solucionarlo.

Otra vez contrataré a un director con más recursos.

Yo haré de Margot.

Nati...

¡Nati, por favor!

Nati, ven aquí.

La función ya va a comenzar.

Mírala.

Oh, Tracy.

El marfil siempre te ha sentado de maravilla.

Es color hueso, señora, como acordamos.

¿Y de qué me sirve, mamá,

que las orquídeas del jardín hoy...

huelan mejor que nunca?

Solo lo sabemos nosotras. Max. Pantalones.

Mira por allí, por favor. ¿Dónde está, Gary?

¡Aquí! (RÍEN)

Se está cambiando...

para una boda que no se va a celebrar.

Que se va a celebrar.

¡Hoy te congelo, pero el día del estreno le como la boca!

Que se oye todo, coño. -Esto es una vergüenza.

-No digas eso, pequeña. El abogado Stevenson nos lo está arreglando.

¿Verdad, Margot? Por supuesto, señora.

Pero ¿qué habrá hecho Dexter para que esté detenido

justo el día de su boda?

Lo que haya hecho, hasta ahora no nos incumbe.

Pero antes de que suene la marcha nupcial estará aquí.

¡Los invitados! Tendremos que dar una explicación.

Un momento.

Aquí no ha pasado nada.

"Nada".

(Risas)

Tú, quédate aquí.

Espero que no sea tu prima Rosemary...

(SUSURRA) ¡Qué subidón!

Oye, este público está pintado. No me digas eso, Rosa María,

que estoy a punto de salir. Pues a mí me ha reído.

Claro que te han reído. Ahora me toca a mí.

Venga, vamos. Perfecto.

Tranquilo. Sin suspiritos. ¿Qué viene ahora?

¡Gary! Tracy.

¿Quiere que le diga una cosa, Gary?

Creo que hemos bebido demasiado.

¿Quiere que le diga una cosa, Tracy?

Todavía nos queda mucho por beber.

Voy a buscar un poco más de bourbon.

(Risas)

Señorita Tracy.

El regalo de los Smith.

¡Oh, Dios mío! Es espantoso.

Ni tan siquiera es de plata.

Envíalo al orfanato de Breadsfield.

(SUSURRA) La pamela.

Beneficencia, me lo temía.

Mamá. Pequeña.

¿Qué viene ahora?

¡Margot!

¿Me llamaba, señora?

¿Qué es eso?

(A LA VEZ) ¡El regalo de los Smith!

El regalo de los Smith.

Qué mal gusto.

Pues si viera el de los Robinson.

Ya me gustaría verlo, ya. Llévelo al sótano.

¿Al sótano o a Breadsfield?

A Breadsfield. Pobres niños.

Al sótano, al sótano. Y llévese esto, de paso.

Pero, señora...

Al sótano. ¡Al sótano!

Max. Lo he salvado. ¡Lo he salvado! No se ha notado nada.

He hecho así. ¿El regalo de los Smith?

Le he dicho que da mala suerte ver a la novia antes de la boda.

Pero no he podido disuadirla. No te preocupes, mamá.

Enseguida me la quito de encima.

¿Qué tal? Bien.

¿Una copa, señora Davis?

O dos.

Me tengo que entonar, porque ese público es sosísimo.

La pamela.

Los invitados están llegando.

¿Y el novio?

Detenido en la comisaría de Baltimore.

No, no. Quieta, no es ahora.

Espero que tu hermano se comporte como es debido.

No se preocupe, señora Davis. Esta boda se va a celebrar.

¿Me llamaba, señora?

(Risas)

Hielo, Margot. Enseguida, señorito Oswell.

¿Ha llamado Stevenson? Todavía no, señora.

Pues haga algo para que llame.

(GRITA) ¡No!

(Risas)

Oh, Tracy. Si tía Madeleine pudiese verte.

No lo soporto, mamá. Pero he sido discreta.

Tú sabes bien que dos en una misma compañía no deben liarse.

Es la primera regla.

Bueno, pues parece que yo las rompo todas.

Eso me pasa por contratar a un seductor.

Las Davis siempre hemos sabido disimular.

¡Dexter!

Wilson. Wilson.

Espero que no sea el reverendo Wilson.

Ha llegado el reverendo Wilson.

Lo tienen en la cocina comiendo pastelillos de arándanos.

Y ahora ¿qué hacemos? Muy bien.

Reténgalo, reténgalo allí hasta que se atragante.

Sí, sí, señora.

Si Stevenson no llama, claro que lo retendré.

¡Cierra la bragueta, Max!

(Risas)

Y Stevenson sin llamar. ¡Oh, Stevenson sin llamar!

No ha sonado, ¿no?

Pues no.

No, no ha sonado.

¡Ring, ring!

¡Ring!

Mansión de los Davis, ¿dígame?

¡Oh! Es el abogado Stevenson.

¿Sí?

¿El detenido de la comisaría de Baltimore?

No es Dexter, mamá.

Sabía que Dexter era inocente.

Tracy... Pero entonces...

¿Dónde está el señorito Dexter?

¡Señorito Dexter! ¡Dexter!

Dexter. Dexter. Explícate.

El marfil siempre te ha sentado de maravilla.

Quítate las gafas. Es color hueso, como acordamos.

He sido un cobarde.

He huido, sí, pero no huía de ti, huía de todo esto.

Pero he vuelto, princesa.

He vuelto para quedarme.

Un momento.

Decid a los invitados que se vayan.

¡Esta boda no se va a celebrar!

Esta boda se va a celebrar.

¿Se va a celebrar?

Cásate conmigo, Tracy. ¡Gary!

Siéntate y bebe, Dexter. Demasiado tarde, Dexter.

¿Quieres casarte conmigo, Tracy?

Oh, Gary.

¿Y a usted no le daría igual una Davis que otra?

(A LA VEZ) ¡Mamá!

(Música)

(Aplausos)

Hay otro, hay otro. Que no.

¡Qué feo dejarnos ahí en seco! Es que has apretado, Rosa María.

Es que hay que apretar. Estamos en provincia.

Oye, ha ido muy bien, ¿no?

Pues ya está, ya lo hemos hecho. Muy bien, Nati.

Parecías una actriz de verdad. Gracias.

Yo había hecho mucho aficionado de joven.

Además parecía que te lo pasabas muy bien, ¿no?

Tú sí que te lo has pasado bien.

Compañía, ha sido un auténtico desastre.

Pero te lo hemos salvado. Sí, perdona, tienes razón.

Gracias, lo has salvado, pero yo quiero más.

Pero ¿de verdad no os dais cuenta de que "Boulevard" es un gran texto?

Mirad. Os pido un último esfuerzo. Yo sé que queda poco tiempo, lo sé.

Pero estoy convencido de que si trabajamos a fondo

y todos juntos, y esto te incluye a ti, Rosa María,

podemos hacer que este no sea un montaje más en la cartelera.

Ahora, tenéis que confiar en mí.

Confiad en mí porque falta mucho.

Ya sabéis lo que hay que hacer en una rueda de prensa.

Sonreíd mucho y decid poco. Digáis lo que digáis,

los periodistas lo bajan todo de internet.

Mirad lo que me he preparado.

"Soy Gary Oswell, el protagonista de esta obra.

Vengo desde Baltimore, en mi propio coche,

conducido por mi chófer, y llego a la casa y me sirvo un whisky,

tranquilo y relajado porque soy el hermano del novio.

Bueno, esto parece el discurso de los Oscar.

Así no vendemos, Guille.

Yo comenzaría hablando de un nuevo éxito de La Belloch.

Diría que lo vimos claro desde el principio

y también diré que tengo un papelito en la función.

Muy bien, Nati, pero tendríamos que hablar de mi personaje.

Yo diré que soy como un iceberg. Se ve la puntita, pero abajo...

Se precisa de un gran talento para interpretarlo, Rosa María.

También diré que cuando Max Vera me pidió por favor

que hiciera este papel pensé:

"Este muchacho va para arriba y precisa un empujón".

Para mí lo más importante es decir

que Laia Bufarull ha muerto para siempre

y que tengo el presentimiento

de que Tracy Davis dará mucho que hablar.

¿Y tú qué dirás, Max?

No podemos terminar la función así.

¿Perdona? Vamos a cambiar el final.

Que yo te doy un empujón, pero todo tiene un límite.

Nos hemos pasado de presupuesto. No hay dinero para ensayos.

No te preocupes, Nati. No habrá que ensayar.

Para vosotras no hay cambios.

¿Y para mí sí?

Pero esto me lo tenías que haber dicho antes.

Pero si estrenamos mañana.

Max, habrá otro cambio.

Porque no pienso ir con ese vestido de "Paseando a Miss Daisy".

Así es que, Nati, tú y yo esta tarde nos vamos de shopping.

O sea que al final hay beso.

Y se lo das tú.

Sí.

Ni en la ficción me vas a dejar.

Yo no puedo firmar un final que apuesta por la apatía.

No puedo. Y además la renuncia a mí no me va y lo sabes.

Sabía que no serías capaz.

"Boulevard" era nuestro proyecto.

Y ahora te lo vas a cargar. Guille, por favor.

No empieces, esto es teatro. No, no. Entérate, Max.

Dexter es solo un seductor,

un tipo del que no te puedes fiar.

Gary, en cambio, es honesto.

Y merece llevarse a la chica.

Siempre dijimos que el personaje de Gary era igual que papá.

¿Este es el homenaje que le querías hacer?

Guille, este es mi final.

Yo lo veo así y me gusta.

A mí me gusta así, si tú no lo ves claro...

Aprende a dirigir tu vida, Max.

Aprende.

(Teléfono)

Mansión de los Davis, ¿dígame?

¡Es el abogado Stevenson!

¿Sí?

¿El detenido de la comisaría de Baltimore?

No es Dexter, mamá.

Coinciden sus iniciales, pero no es él.

Sabía que Dexter era inocente.

Tracy...

Pero entonces...

¿Dónde está el señorito Dexter?

Tracy. ¡Señorito Dexter!

¡Dexter! ¡Dexter!

Dexter, explícate.

El marfil siempre te ha sentado de maravilla, princesa.

Quítate las gafas. Es color hueso, como acordamos.

(Risas)

Ah, perdona.

He sido un cobarde.

Y he huido, sí, pero no huía de ti.

Huía de todo esto.

Pero he vuelto, princesa.

He vuelto para quedarme.

¡Esta boda no se va a celebrar!

¿Que no se va a celebrar?

Siéntate y bebe, Dexter.

Cásate conmigo, Tracy.

Oh, Gary. Lo siento.

Eres muy amable.

Dexter.

Sé que no soportas las tardes en el hipódromo,

las fiestas benéficas,

las partidas de bridge,

las castañas glaseadas que una siempre se encuentra

en el relleno del pavo.

¡Huyamos juntos, Dexter!

¿Sabes lo que te ocurrirá si vienes conmigo?

¿Lo dices para que me quede? No, lo digo porque es la verdad.

Tarde o temprano te arrepentirás.

Si no es hoy, mañana o cualquier otro día.

Pero...

(SUSURRA) Pero, Max...

Cásate con Gary.

Serás más feliz.

Yo debo aprender a dirigir mi vida.

(Música suave)

¿Quieres casarte conmigo, Tracy?

Qué más da un Oswell que otro.

(Continúa la música)

(Aplausos)

(Música créditos)

El palco - Boulevard

27 jun 2016

Los últimos 4 programas de El palco

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios