www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3394703
Para todos los públicos Cocina con Sergio - Huevos rellenos  - Ver ahora
Transcripción completa

Marchando para hoy unos huevos rellenos de una crema de espinacas,

langostino, pasas. Como ves, Pepa, plato muy original,

superjugoso y sabroso que no te quiero ni contar.

¿Como qué huevos? Son cuadrados. ¿Qué les has hecho?

Bueno, aunque los del plato tienen una forma muy original

garantizo que la gallina no ha sufrido nada.

Son huevos un poquito...

de esa forma ovoide han quedado con otra manera.

En cualquier caso, una manera diferente

de disfrutar de los huevos cocidos, en ensalada, rellenos,

troceados, empanados... Mira que nos dan juego.

Por supuesto que sí. Y si nos ponemos estudiarlos un poquito

tenemos datos muy curiosos. ¿Tienes el dato de quien fue antes?

La gallina o el huevo, no. Los científicos no se ponen de acuerdo.

En lo que si se ponen de acuerdo es en la cáscara, que es muy peculiar.

¿Por qué no se asfixian los pollos cuando ya son grandes

y tienen que empezar a respirar? Se asoman a través de la cáscara.

Pues casi, porque tiene 7000 poros.

Lo podemos ver ahí en primer término.

Por eso hay que tener tanto cuidado con las intoxicaciones alimentarias,

porque al fregar el huevo se cuelan ahí las bacterias.

No lo hagáis. Tened mucho cuidado porque la cáscara

no lo preserva íntegramente porque es muy porosa.

También el huevo ha tenido que lidiar un poco

con su mala fama de subir el colesterol. Es mentira.

El huevo es muy sano. Está lleno de vitaminas.

Es bueno incluso como agente antienvejecimiento.

Tenemos que consumirlo siempre con cuidado

y también cuidado con la forma de cocinado

por qué huevo frito con jamón es un manjar,

pero un manjar que no es de ahora.

No hay más que fijarse en un cuadro de Velázquez.

El de la vieja friendo huevos. Mira qué carita y qué ansias.

Cómo tenían que estar aquellos huevos.

El niño está con cara de a ver si acaban y se pueden comer huevo.

Una obra de arte maravillosa que está llena de intención.

Y refleja uno de los platos más fáciles, pero también esenciales

de nuestra gastronomía, el huevo frito.

Tenemos ahí huevos blancos, tenemos huevos morenos

y hay quien dice que tienen propiedades distintas

y unos están mejor para un plato y otros mejor para otro.

Eso es rizar un poco el rizo. Sí, es como el colesterol.

No tiene nada que ver.

Si son blancos es porque la gallina es blanca.

Y por cierto, no necesitan al gallo para poner huevos. No, señor.

Y los huevos morenos son de gallinas pardas.

Sí, la raza es la que marca el color.

Después la yema es otro mundo.

En función de la alimentación, de cómo ha estado esa gallina...

No tiene nada que ver con el color exterior.

Y esos tópicos que hay por ahí

de que el huevo marrón la mahonesa la corta... Nada que ver.

Se puede utilizar indistintamente uno u otro

y el resultado tiene que ver con nuestras manos.

Después damos datos de producción y consumo que son muy importantes.

Mira que en España hay producción potente.

Estos huevos que habéis visto antes les vamos a dar un toque ahumado.

Rellenos, cremosos y con toque ahumado gracias a una sal ahumada.

Acordaos que más de una vez os hemos enseñado tipos de sales.

Hoy vamos a poner una sal ahumada que cuando vayamos a degustarlo,

lo primero que nos va a recordar un poco es el aroma

a cuando estamos haciendo algo al humo. Muy agradable.

Cuéntanos los ingredientes y nos vamos a preparar.

Los vamos mirando y los vamos diciendo.

Bueno, pues una vez que tengamos esos espinacas a la crema

con el toque de ajo, las pasas y un poco de langostinos,

os podéis imaginar que vamos a romper con el relleno clásico,

un relleno muy rico de atún con tomate,

pero hoy las espinacas a la crema en el interior de estos huevos

con ese toque ahumado. Hoy de postre vamos a aprovechar.

Si os ha quedado pan de ayer o de antes de ayer

vamos a reconvertirlo en una especie de entre croqueta y buñuelo

muy sabrosa con toques de canela y dulces

y por eso en nuestro postre es económico, rápido y muy resultón.

Unas croquetas dulces.

A ver, ¿croqueta con bechamel y todo el invento?

Estás muy lejos de la realidad. Croqueta por la forma.

La forma nos recuerda la croqueta

pero la elaboración no tiene nada nada que ver.

O sea, como tu pollo. Que parecía...

Parecía una gallina y se convirtió en pollo.

Empiezo a entender por qué no me invitan a las ferias agropecuarias.

Fíjate. Debo de ser yo todo lo contrario.

Lo tienes que asumir, eres urbanita. Pretendes ser rural y no te sale.

Yo me pongo y me pongo. Voy a conseguir unos cultivos tremendos.

Hay por ahí un oficio muy... Sexador de pollos. Ganan una pasta.

De momento aquí quedan las croquetas dulces.

Luego ya las hacemos. Sexador de pollos te voy a dar yo a ti.

Vamos con este plato muy sencillo. El paso 1, muy sencillo.

Vamos a hacer la crema de espinacas.

Para dar sabor ponemos un poco de aceite.

Pepa, la cuchara es para ti. Ahí tienes el aceite.

Vamos a empezar a sofreír. ¿Donde lo pongo?

En la grande. Estás con los pollos, los cultivos y los huertos...

El pollo agresivo y Lucía por el jardín...

Descubrí que los pollos, a partir de una edad,

les encanta correr dándolo todo por el jardín y Lucía se asustaba

porque salías al jardín y el pollo...

Venía derrapando el pollo. Era tremendo aquello.

Pero está muy feliz viviendo con muchas gallinas.

Me dijeron que era un pío asturiano. Fíjate la raza que tenía.

Era blanco con plumitas negras.

Y qué no, que yo le llevaba los niños...

Le preguntaba si seguía el pollo. Íbamos a verle

y se ha hecho un gallo tremendo y dueño del corral.

Pero en su momento ya tendré gallinas otra vez.

De momento la experiencia... Yo que tú lo dejaba.

No, yo no desisto.

Puedo garantizar que algún día tendré gallinas ponedoras

y los limones crecerán en los limoneros

y el granado algún día tirará para arriba.

Todo en su momento, no hay que agobiarse.

El único el olivo, es que se porta bien es el olivo.

Le hagas lo que le hagas...

Bueno, lo primero que vamos a hacer es sofreír los ajos.

Vamos a sofreír esos ajos. Ahí te los doy. Perfecto.

Dales una vueltina. Y las uvas pasas, como son bastante grandes,

les voy a dar también una pasadita a cuchillo rápido.

Nos comentaba nuestra compañera Cristina que ha ido a comprar

y ha visto unas pasas bien hermosas

y le han parecido geniales para el plato.

Iba por buen camino pero las tenemos que trocear

porque sino para el relleno... Cuando vamos a rellenar un alimento,

en este caso un huevo relleno, que la cavidad no es muy grande,

tenemos que calcular que lo que vaya en el interior no sea muy grande.

Todo controlándolo. Se está riendo.

Lógicamente. Se trae un trajín la pobre con las compras que para que.

Marchando las uvas pasas troceadas. Le he dicho uvas

o ciruelas porque... Sí, la verdad...

Cómo huele ya. Aceite, un poquito de ajo y esas uvas pasas.

Ahora vamos a añadir un poquitín de marisco,

unos langostinos que tengo por aquí. Los vamos a cortar así, pequeñitos,

les vamos a dar una pasada. Que no se te queme el ajo.

Cuando veas que dora...

Me avisas, y corre que te corre, añado los langostinos.

Estoy intentando imaginarme el sabor final

y tengo que probar estos huevos. ¿Cómo huele de momento?

Huele rico, pero el marisco me despista.

Un toque de marisco... Hombre, sino queremos marisco

podemos poner un poco de bacon o un toque de jamón iba a ir muy bien.

Para que veáis todas las alternativas que os damos,

al igual que luego pasará con el postre, con las croquetas dulces.

Os voy a dar unos ingredientes y la técnica

y sobre ella podéis añadir las que más os gusten.

Nosotros vamos a poner un tipo de fruta

pero podéis poner la fruta que más os guste.

¿También lleva fruta? Lleva fruta camuflada.

Y sé que más de uno, para dar de comer o de postre para los peques,

va a tomar fruta de una u otra manera.

Ya tenemos la base del plato, como veis.

El marisco como las uvas, pasas y los ajos.

Lo siguiente que va a entrar serán las espinacas. Podríamos hervirlas,

escurrirlas y añadir, pero lo que vamos a hacer con las espinacas es,

ya están lavadas, las voy a trocear, las vamos a incorporar

y las vamos a sofreír ligeramente. Es otra opción. Ya lo sabéis.

Como si fuesen salteadas.

¿No haría falta un poquito más de aceite?

Si ves que se queda todo muy seco...

Un poco de aceite no te viene mal tampoco.

Y ahora ya estas espinacas a las que voy a dar una pasada,

las voy a añadir y cuando ya pongamos las espinacas

subimos el fuego a tope. Las espinacas van a liberar

sin ningún tipo de problema agua y no va a pasar nada.

Ya se van a encargar las espinacas...

Es verdad que huele muy bien. Huele rico.

Pues os podéis imaginar esto con la harina, con una bechamel,

para rellenar los huevos como un poco de queso por encima,

golpe de horno y esto va a ser una auténtica delicia.

Pues marchando. Te voy a empezar a poner ahí...

Sube el fuego. Está al cinco, subirlo a nueve

para que esas espinacas se hagan cuanto antes. Ahí está.

Marchando. Me quedan unas poquitas por aquí.

Ya con estas, que las pongo todas en la tabla, las quitó de en medio

y les doy una pasada a todas.

Ya lo sabéis, ahora yo he comprado estas espinacas de bolsa,

que es la hoja. Ya la espinaca ha crecido y es un tallo más grueso.

Para cocinar es ideal.

Cuando vayamos a hacer ensalada de espinacas

comprad siempre brotes de espinaca. Es la hoja mucho más tierna

y más agradable de sabor. Y luego nos decora mucho más.

Por lo tanto, por todas esas características,

no es lo mismo añadir a una ensalada la hoja de la espinaca tal cual,

que se hace un poco más dura de comer, más áspera,

y de sabor es un sabor muy intenso. Los brotes mucho más ricos.

Tiene un montón de hierro. Es una buenísima alternativa. Y de calcio.

Fijaos, todo lo que había y en lo que se ha quedado la cosa.

Pues sí. Mira en lo que se ha quedado.

Merman rápidamente. Le vamos a dar una vueltita a ese sofrito y,

para que nos quede cremoso, ¿qué es lo siguiente que vamos a añadir?

Un pelín de harina y el toquecito de leche.

Y ya tenemos una base de bechamel. Dale una vuelta por ahí.

Añadimos harina que vas a ir trabajando bien.

Vamos trabajando poco a poco la harina. Ahí está.

Ahora ya podemos bajar. Añadimos la leche fría.

Remueve bien toda la harina. Marchando toda la leche.

Vas trabajando toda la mezcla y dejamos que vaya reduciendo,

que espese. Un toquecito de sal, muy poco al principio de sal ahumada,

y que vaya dando sabor. Antes de que Pepa se vaya a darnos datos,

cocción de los huevos en el paso 2. Agua. Ahora enciendo...

Está fría. Enciendo a tope.

Chorrito generoso de vinagre, toquecito de sal

y lo que conseguimos con la sal y el vinagre

es que si durante la cocción de los huevos algunos rajan o rompe,

tanto la sal como el vinagre coagulan la clara rápidamente

y de esa manera no se queda todo el recipiente lleno de clara.

Si no ponemos sal y no ponemos vinagre

corremos el riesgo de que se pueda rajar alguno de los huevos,

se sale toda la clara y es un desastre.

Por tanto podríamos decir que esa combinación de sal y vinagre

nos ayuda a frenar la salida de clara.

10 u 11 minutos en cocción de los huevos.

Esto ya empieza espesar.

Nos cuentas los datos sobre la producción.

Y ahora seguimos con el plato.

Decíamos antes que la producción de España de huevos es importante.

Pues ni más ni menos que estamos a la cabeza de Europa.

Somos, en realidad, los segundos por detrás de Francia.

Nuestra producción es de 760 000 t al año.

Los franceses nos ganan por un poquito, producen 900 000.

Nuestro consumo también es importante.

Nos comemos al año 6300 millones de huevos.

Venimos a tocar a una media de 138 huevos al año.

Pero ahora los científicos han demostrado

que el huevo es un producto saludable,

según como se cocine, pero que es muy bueno comerlo.

Hace tres décadas un huevo a la semana o dos

y ahora nos recomiendan 4 o 5 sin ningún problema.

El retrato robot de la persona que más huevos come es mayor de 60 años

y vive solo o bien es un matrimonio

de los que ya se han despedido de los hijos, ya han echado a volar,

como los pollitos. Es que una buena tortilla,

un huevo revuelto, o al horno o simplemente hervido.

Un huevo hervido...

Lo natural, lo sano y lo saludable. Y calorías poquitas. Poquísimas.

Hacen muy bien en consumir huevos porque, como decía antes,

es amigo de las arterias y un agente antienvejecimiento.

Nos conserva jóvenes. Y luego, ese miedo que tenemos

cuando empiezan los meses de calor,

fundamental que el huevo esté en la nevera.

Un día fuera de la nevera equivale a una semana dentro de la nevera.

Envejece muchísimo más rápido. El calor acelera el proceso.

Aunque los compremos en el super, aunque estén fuera de la nevera,

en casa guardados en la nevera. Y ni que decir tiene que el cocinado

es muy importante. Llega el calor y vamos a cerciorarnos.

Aunque nos guste la tortilla poco cuajada...

tenemos a veces que sacrificar el cocinado por seguridad alimentaria.

Y fundamental el etiquetado, que para eso está.

Nos tenemos que fijar bien en la etiqueta de procedencia

y la fecha límite de consumo. Desde luego que sí.

Y en repostería, ¿qué vamos a decir? Tanto la clara por un lado

y la yema por otro o los dos juntos nos da muchísimo juego.

Por tanto, sin miedo a consumir huevos,

introducir en nuestra dieta este fantástico producto

y estrujarnos un poco el tarro y buscar técnicas de cocinado

que todavía lo hagan mucho más importante.

Fijaos que maravilla lo que tenemos aquí.

Mira, a mi una de las formas que más me gusta es escalfado.

Como nos enseñaste con los paquetitos de papel film.

¿Les pones cosas dentro? De todo.

Uy, de todo. Menudo cuadro tiene que ser eso.

Hombre, lo que nos decías tú. Jamoncito, aceite, queso...

¿En qué ha derivado? Hemos empezado a...

Con cacahuetes está buenísimo. Probarlo en casa.

Buscad en nuestra web la receta y luego innováis, es más divertido.

De cacahuetes no vais a encontrar, pero esto es cosa de Pepa.

Los huevos cuadrados. ¿Por qué han quedado cuadrados?

Cuando ya están cocidos, los meto en este molde.

Aquí tengo uno.

Los vamos sacando y se quedan cuadrados.

Mira el truco.

Es un molde de metacrilato donde, una vez que pones el huevo,

vais presionando.

Dejamos reposar y se queda con esta forma cuadrada.

Una vez que los tenemos con esta forma,

hacemos lo siguiente, los vamos a vaciar.

Cortamos más o menos una tapa de medio centímetro.

Veis que está toda la yema.

Y con mucho cuidadito hacemos lo siguiente.

Vamos a sacar la yema.

Yo me ayudo con una cucharilla vaciadora.

Despacio, despacio.

Porque lo de volverlos así, mala idea.

Claro, hay que ir con mucho cuidado haciendo una cavidad

porque, si tenéis paciencia y tiempo, aparte de la yema,

yo saco un poco de clara

para hacer el hueco más grande. Aquí recorto un poco.

Y este ya lo tenemos.

Mi consejo, tampoco apuréis demasiado

porque corremos el riesgo de romper las paredes de la clara.

Se supone que son vasitos, ¿no? Claro.

Por lo tanto, ese es mi consejo, no apuréis mucho.

En algunas ocasiones la yema está tan cerca de la clara,

que podemos correr riesgos que no merece la pena.

Vamos a ir vaciando

y ahora prepárate, Pepa, con dos cucharitas

porque vas a ir rellenando estos de aquí.

Los vamos a rellenar con la crema.

Vamos a poner la crema.

Fijaros esa crema de espinacas, langostinos,

en lo que se ha convertido.

Los vas a rellenando, sobre todo que los bordes

de la clara no se manchen demasiado. Bueno...

Y bien colmadito.

No empieces a decir "bueno" si no has empezado,

que no va a pasar nada.

Te haces con ello sin problema.

Aquí tengo otro también preparado.

Simplemente...

Al final las pasas que ha comprado Cristina me gustan más.

Están muy buenas, lo que pasa que tenía sus dudas.

Venga, perfecto. Es el tamaño ideal de relleno.

Me parece que está perfecto. Un poco colmadito.

Lo que vamos a hacer a continuación, si no los queréis gratinar,

no pasa nada, nosotros le damos un golpecito con el grill.

Si llegan a coger color, bien.

Hay a quien le gusta muy tostado, a quien le gusta menos tostado,

pues tenéis varias opciones.

Nosotros los vamos a poner aquí, una vez que los tengas rellenos.

No me presiones. Recordad, los ajos, las pasas,

los langostinos, las espinacas, harina, un poco de leche

y ese toque de sal ahumada y los tenemos listos.

Este lo pongo aquí. Te acercas y me tiembla el pulso.

No te pongas nerviosa. Estas en un sinvivir.

Me entra el complejo del cole con el profe.

Por supuesto, el resto de relleno lo acompañáis.

Nosotroslo vamos a poner en plan finolis, bonito,

presentado minimalista.

Venga, ponemos otro por ahí.

Vamos a colocar este también por aquí.

Y este último por aquí. Mira qué bonitos.

Ya las puedes dejar metidas y ponemos la crema encima.

Vamos a añadir un toque de queso para que se funda.

Si llego a saber que lo tapas... No, es una capa.

Se va a fundir el queso.

Te ha quedado muy bonito, Pepa, de verdad, has triunfado un montón.

Estos me los voy a llevar al horno, a dar un golpe de horno.

Mientras tanto, tienes en este paso 3,

el relleno de los huevos, vas a mezclar...

En el cajón tienes cucharas.

Las yemas que hemos sacado, las añadimos.

Se lo vamos a añadir. Le pones una pizca de sal.

De la ahumada. Un chorrito de aceite.

Y lo vas mezclando. Esto solo unos segundos.

En el horno los voy a meter unos segundos con el grill encendido.

Simplemente, recordad,

la yema, si nosotros queremos una vinagreta con estabilidad,

trituráis el aceite, el vinagre, con un poco de yema.

Mézclalo, que entre un poco de aire.

Sal, aceite, achicoria y la yema, será el acompañamiento.

Por si acaso alguno se ha quedado con duda

de cómo funcionan estos moldes,

mientras que se funde ese queso,

me he guardado aquí un huevo cocido.

Ahora, mientras que se van fundiendo, el huevo pelado, cocido,

lo metemos en el molde.

Le ponemos esta etapa, la que hará la presión,

y poco a poco vamos girando.

Vais viendo cómo se va aplastando, aplastando,

hasta que se queda cuadrado.

Lo metemos en la nevera dos o tres minutos

y nos queda con la forma cuadrada,

con esa forma tan bonita que ha sido la que hemos empleado.

Bueno, pues le vamos a poner un chorro más de aceite.

Voy a traer el plato de la presentación.

Espera un segundito, Pepa, plato de la presentación.

¿Un poquito más de aceite? Marchando...

Espera, cuando tengamos el plato.

Voy al horno a por... Se habrá fundido el queso.

Le añades un chorrito más de aceite. Vale.

Y lo vas trabajando.

Pepa va trabajando esa ensalada de acompañamiento.

Cómo me entretiene. ¿Habéis visto?

Para que no dé guerra, me entretiene.

Que no, que no, para que te portes bien.

Me pones terapias ocupacionales.

Se ha fundido un poquitín ese queso.

Vamos con la presentación. Ahí los tenemos.

Al principio parecía mucho queso,

pero como se ha quedado fundido, queda así.

Si en casa los queréis un poco más dorados, perfecto.

Cada uno a la carta.

Ahora vamos con la presentación. Quita las cucharitas.

Ahora la presentación haremos lo siguiente.

Vamos a poner como una especie de nido.

Ponemos aquí como un nidito.

Así, le damos un poco de forma.

Ahí lo tenemos, uno va a ir por ahí y el otro por ahí.

Aquí lo tenemos.

Por ejemplo, esta de aquí.

La achicoria, también nos valdría cualquier hoja que tengamos en casa.

O sea, lechuga,

si tenéis, por ejemplo, escarola, canónigos...

Simplemente es para crear una base

y ahora, con mucho cuidado...

Mira, este está muy bonito.

Nos lo vamos a llevar y lo ponemos ahí.

En el centro. Mira qué bonito.

Ahora este otro también. En el centro.

Y una forma, mirad, cebollino que he guardado por aquí...

Una forma de disfrutar de unos huevos rellenos

y una forma distinta, divertida de tomar

y seguro que los peques, cuando les saquemos esto en la mesa...

Les veo a todos buscando el chisme este.

Le ponemos su tapita por un lado.

Para despertar un poquito más curiosidad.

Quieta, no te escapes.

¿Nos lo llevamos a la mesa? Hombre, claro.

Cojo yo el plato.

Coge tú el mantel.

Familia, en caliente, mi consejo, disfrutarlos,

muy jugosos y muy sabrosos.

Y de acompañamiento, su ensalada. A disfrutar de ellos.

Lo que el ojo no ve nos muestra esa base de ensalada con achicoria,

la yema de huevo, sal y aceite.

Según vamos avanzando,

vemos la cocción perfecta del huevo, 10-11 minutos,

y el relleno muy jugoso,

a base de las espinacas, langostinos, uvas pasas,

y el queso semifundido en la superficie.

De esta manera, plato perfecto para disfrutar de aroma, sabor y textura.

Ahora vamos a resolver esas dudas que nos enviáis al correo.

Pepa lo abre

y de las miles de preguntas que llegan selecciona unas pocas.

Por ejemplo...

La que nos manda a Alfonso desde Talavera de la Reina, Toledo.

Yo lo que intento es que las dudas de unos sirvan para todos.

Para que aprendamos todos.

Vamos con ella.

Di que sí. Bueno, una zarzuela.

Ese buen sofrito, cocinado lentamente,

un buen fumet para que desde el segundo 1

tengamos sabor, aroma.

Respecto a los pescados, mi consejo, pescados de sabor suave.

Que sean ligeramente gelatinosos, que resistan bien la cocción.

Merluza, pescadilla, un poco de rape,

también va bien un poco de congrio...

Ese tipo de pescados va a ir bien.

Si seleccionamos pescados demasiado sabrosos, demasiado fuertes,

por ejemplo, un pescado azul,

le puede robar protagonismo al resto de ingredientes.

También es importante que esos pescados, una vez salpimentados,

se pasan por harina, se marcan, se fríen, se incorporan al sofrito,

se da un ligero hervor y listo para servir.

No le viene mal si añadimos un poco de marisco.

Algún langostino, algún gambón, o unas almejas y que se abran.

Eso ya está que nos quiero ni contar.

Pues nada, Alfonso, que te salga divinamente, por tu bien

y por el de tus comensales.

Pasamos al correo de Deli, nos lo ha mandado desde Santander.

Aquí la tenemos, es la que parte el bacalao.

Yo elijo también los piropos. Hace bien.

Vosotros sed listos y ponednos por las nubes.

Natillas finas.

Cuando escuchéis eso de natillas finas,

significa lo de finas que utilizamos solamente la yema.

Quitamos la clara y nos quedan con mucho más color, más sabrosas.

De aspecto no os quiero ni contar.

Una receta que te va a funcionar bien,

por ejemplo, para cuarto litro de leche utilizamos dos o tres yemas,

según el tamaño,

45 g de azúcar y 10 g de maicena.

Aromatizamos la leche.

Le damos un hervor con canela, o un poco de piel de naranja o de limón,

y separamos del fuego y colamos.

Aparte, mezclamos el azúcar, la maicena y las yemas.

Ambas elaboraciones se vuelve a batir un poco,

un ligero hervor, que no cueza mucho

porque, si cuece mucho, el huevo cuaja y se cortan.

Un ligero hervor, colamos y dejamos enfriar.

Servimos en cazuela de barro, decoramos con un bizcocho Soletilla

y listo para degustar. Si está buenísimo.

Ya nos contarás cómo se lo toman la familia.

Ojalá que estupendamente, que triunfes.

Y el resto de espectadores, ¿dónde podéis mandar vuestras dudas?

¿Dónde podéis consultar todas las recetas que hemos hecho, más de 260?

¿Dónde podéis descargar los vídeos para recordarlo mejor?

¿Dónde están esos trucos de cocina, los utensilios,

la escuela de repostería, todo? Pues en esta página web.

Www.rtve.es/cocinaconsergio.

Una página para vosotros que tenéis que sacar un rato para disfrutar

porque está cargada de contenidos. Claro que sí.

Sobre todo, os gusta mucho el tema de la repostería.

Por ese motivo, ¿ahora dónde nos vamos?

A la escuela de pastelería.

(Música)

Vamos con esas croquetas dulces,

pero antes repasamos los ingredientes que vamos a utilizar.

Ingredientes de andar por casa.

Vamos a utilizar un huevo que ya tengo cascado en el bol.

50 g de azúcar, azúcar normal.

El almíbar que he utilizado de un melocotón en almíbar,

del propio bote guardamos almíbar y la fruta.

Media barra de pan duro que tenía de ayer y una pizca de canela.

La elaboración muy sencilla.

Voy a añadir este pan desmigado en el bol grande.

Pan duro de ayer. Vale también de molde, no hay problema.

Coge la espátula.

Añadimos también la fruta.

Yo he cogido melocotón, pero si os gustan peras en almíbar

u otro tipo de fruta, perfecto.

El propio almíbar para que vaya reblandeciendo el pan.

El toque dulce del azúcar marchando por ahí.

Y el huevo.

Todo esto lo vamos trabajando bien.

En casa dedicarle unos minutos hasta que el pan se ablanda

y queda empapado, que se pueda trabajar.

Para dar un poco más de sabor, añadimos un toque de canela.

Lo trabajamos bien, bien, bien.

Cuando se pueda moldear, hacemos bolitas o forma de croquetas,

lo enharinamos. Muy importante, lo pasamos por harina

y lo freímos en aceite caliente. ¿Cuál es el resultado?

Venid para acá, así de sencillo.

Es de los postres más rápidos que hemos hecho.

Mirad, nos quedan estas croquetas.

En el interior muy jugosas con la fruta, la canela y el melocotón.

Haznos el resumen y te dejo probar una, dos, o tres, incluso.

O cuatro. Venga, apuntad en casa

que vamos paso por paso viendo cómo hemos hecho el plato de hoy.

Estos son los ingredientes que necesitamos

para los huevos rellenos gratinados.

Y esta la receta paso a paso.

Paso número 1: sofríe el ajo, las pasas y los langostinos troceados.

Cuando tomen color, añade las espinacas en tiras finas

y mantén hasta que se pochen.

Incorpora la harina, la leche y la sal ahumada y deja espesar.

Paso número 2:

cuece los huevos 10 minutos en agua con sal y un chorrito de vinagre.

Una vez cocidos, córtalos por la mitad y vacía las yemas.

Paso número 3: rellena las claras con la yema de espinacas.

Espolvorea el queso por encima y gratina 3 minutos con el grill.

Mezcla en un bol la yema de huevo con la achicoria

y aliña con aceite de oliva y sal.

Paso número 4:

sirve la ensalada de achicoria formando pequeños nidos

y coloca encima los huevos rellenos gratinados.

Qué bueno esto. Se deja comer, ¿eh?

Parece una torrija poco más seca

y el toque de la fruta y la canela muy bueno.

Otra versión. Probadlo en casa, es facilísimo.

Esta receta le encantará a una amiga

que nos escribe desde el otro lado del charco, Sonia.

"No sabéis lo que me ilusiona seguir vuestras recetas desde tan lejos.

Ahora vivo en Chicago y no paso un día sin ver el Canal Internacional.

Estáis siempre con vuestras recetas

y yo con mi cuaderno de recetas lleno de manchas,

pero indispensable para mí.

Gracias por vuestra compañía y buen hacer.

Besos desde Chicago".

Le mandamos también un beso muy fuerte.

Por supuesto que sí. A Sonia y todos los que estáis por allí.

Un beso muy fuerte y ya lo sabéis, "Cocina con Sergio".

Platos, postres, lo pasamos bien.

Si nosotros no somos nadie.

Por lo tanto, os esperamos... En "Cocina con Sergio".

Vamos a estar esperando, no nos falléis.

Hasta el próximo programa. Hasta luego.

Me lo como, ¿no? Sí, termínatela.

¿Me das otro? Sí, están ricas, ¿verdad?

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Huevos rellenos gratinados

Cocina con Sergio - Huevos rellenos gratinados

05 dic 2015

Sergio Fernández nos propone cocinar HUEVOS RELLENOS GRATINADOS. Consulta aquí cómo hacer esta receta paso a paso.  Además, aprendemos a hacer croquetas de pan.
 

ver más sobre "Cocina con Sergio - Huevos rellenos gratinados" ver menos sobre "Cocina con Sergio - Huevos rellenos gratinados"
Programas completos (265)
Clips

Los últimos 358 programas de Cocina con Sergio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios